Tres años después de la guerra de Irak: en vez de paz y democracia, guerra y barbarie

Versión para impresiónSend by email

Se cumplen
3 años de la invasión de Irak. Se demostró que las justificaciones invocadas
para tal barbarie eran todas mentiras. Pero igualmente se ha puesto en
evidencia el incumplimiento de las radiantes promesas que hicieron. Iban a
acabar con un tirano y han instaurado una tiranía aún peor. Iban a dar un golpe
al terrorismo y este no ha hecho sino multiplicar su barbarie. Iban a
estabilizar Oriente Medio y lo han desestabilizado mucho más. Iban a
desarrollar la democracia y lo que han hecho es reforzar a regímenes como los
Ayatolás iraníes, India o Pakistán o a fracciones abiertamente dictatoriales
como los chiitas o Hamas.

La situación en Irak y en toda la zona de Oriente Medio y Asia Central
muestra que le futuro que el capitalismo depara a la humanidad es cada vez más
amenazante.

¿Camina el mundo hacia la paz? Se acumulan hechos y elementos que
apuntan a todo lo contrario: el mundo no camina
hacia la paz sino hacia guerras imperialistas más devastadoras. En Irak, el
enfrentamiento armado entre las distintas fracciones burguesas (chiitas,
sunitas, kurdos) es inevitable, los últimos acontecimientos con la llamada
“guerra de las mezquitas” acercan aún más esa perspectiva.

Pero el
problema no está circunscrito a Irak, lo que allí se produce anuncia una tendencia
hacia el estallido de guerras caóticas en los diferentes estados de la zona
amenazados por una violenta desestabilización. Esto se ve claro en países como
Líbano, Siria, Yemen, Arabia Saudita o Pakistán.

Empantanado en las arenas movedizas de Irak, Estados Unidos ven su
autoridad como gendarme mundial cada vez más debilitada. Eso hace que
gángsteres de barrio como el régimen de los ayatolás se le suban a las barbas y
le lancen un ambicioso desafío con la cuestión nuclear y con la utilización de
las famosas caricaturas de Mahoma para atizar los odios religiosos y las
tensiones nacionalistas en su propio beneficio.

La respuesta de Estados Unidos con su alianza nuclear con India es la
semilla de violentas tensiones con China, Pakistán etc. Una vasta región del
planeta puede verse sumergida en tremendos choques militares.

El eterno conflicto Israel – Palestina amenaza con agudizarse mucho
más con la subida al poder de Hamas y los intentos de los rivales de USA de
apadrinarlo.

En
definitiva, toda la zona de Oriente Medio y Asia Central que constituye el
corazón estratégico del mundo tanto por sus reservas de combustible como por su
posición militar de encrucijada de continentes, puede convertirse en una
gigantesca hoguera de choques imperialistas e ínter burgueses.

El
proletariado no puede considerar estos acontecimientos como algo lejano que no
le incumbe. A la humana indignación contra los sufrimientos intolerables que
las burguesías en liza están causando a las poblaciones de la zona debe unirse
la preocupación por el futuro de toda la humanidad.

La
progresión de los choques imperialistas acarrea consecuencias en los países
centrales del capitalismo (Europa, Estados Unidos, Japón) que significan un
ataque en todos los planos a los trabajadores y al conjunto de la población de
estas metrópolis cada vez menos “privilegiadas”.

En primer
lugar, significa más hombres movilizados para ser enviados a los teatros de
guerra y todo ello lleva consigue innumerables tragedias humanas: son más de
2200 soldados americanos muertos y más de 20.000 heridos, con el consiguiente
sufrimiento para ellos y sus familias.

En segundo
lugar, el incontrolable gasto de guerra lleva consigo la necesidad de atacar
los salarios, reducir las ya de por si recortadas prestaciones sociales: pensiones,
servicios de enseñanza, sanidad etc.; hace imprescindible generalizar la
precariedad y los contratos basura como vemos actualmente en Francia.

En tercer
lugar significa un reforzamiento de la represión y del control totalitario del
Estado sobre la población como se ve claramente con la Ley Patriótica en USA,
las diferentes medidas adoptadas en Gran Bretaña o las recientemente tomadas en
Francia –que han llegado al Estado de Sitio aprovechando las revueltas en las
barriadas periféricas.

Otra
consecuencia es que la guerra vuelve como un boomerang al corazón mismo de los
países centrales del capitalismo bajo la forma de atentados terroristas masivos
como las Torres Gemelas en 2001; Madrid 2004 y Londres 2005. La
desestabilización en las relaciones internacionales, el caos general
imperialista, hace que el terrorismo se convierta en una forma más de guerra.
Toda guerra es una confrontación entre Estados que se realiza tomando como
rehenes a las poblaciones de los bandos contendientes. La barbarie imperialista
actual tiene en los atentados terroristas masivos una forma de golpear a los
Estados tomando como carne de cañón a sus “ciudadanos”. Como se vio en los
trenes de Atocha o en el metro londinense es la clase obrera quien con su
sangre paga la cuenta de este choque entre bandidos.

Esta
perspectiva solo puede ser detenida y finalmente erradicada por la lucha
consciente del proletariado. Este ha pasado por un largo periodo de
dificultades, pero hoy su estado de ánimo empieza a cambiar como ha podido
verse con luchas, todavía limitadas, pero que muestran el comienzo de una
respuesta: SEAT en España, el metro en Nueva York, Heathrow en Gran Bretaña,
Argentina… En estos días, los estudiantes universitarios y de enseñanza media
francesa junto con jóvenes obreros muestran masivamente su protesta y su
inquietud ante la situación cada vez más deteriorada.

Frente a la
guerra, frente a la miseria, frente al deterioro de la situación que provoca la
crisis del capitalismo, ES NECESARIO LUCHAR. NO TENEMOS OTRO CAMINO QUE LA
LUCHA.

Acción Proletaria 10-3-06

 

Noticias y actualidad: