Noticias de Argentina: ¡El NCI no ha roto con la CCI!

Versión para impresiónEnviar por email

Recientemente, la CCI ha enviado una delegación a Argentina. Esta ha sido acogida muy calurosamente por los miembros del NCI quienes nos han afirmado que sólo tenían un temor: que la CCI cambiara de opinión y los abandonara renunciando al viaje.

Durante nuestra estancia, los camaradas del NCI han tomado la decisión de enviar por correo postal su Declaración del 27 de octubre[1] a todas las secciones del BIPR y a otros grupos de la Izquierda Comunista con el fin de restablecer la verdad: contrariamente a las falsas informaciones propagadas por el BIPR (particularmente en su prensa en italiano), el NCI no ha roto con la CCI.

Los miembros del NCI han pedido dos veces por teléfono al individuo B. que viniera a explicarse ante el NCI y la delegación de la CCI. El Señor B. se ha negado a cualquier encuentro y cualquier discusión y ha colgado el teléfono. Este comportamiento revela la cobardía de este individuo: descubierto con las manos en la masa[2] prefiere esconderse bajo tierra como un conejo en su madriguera.

Los camaradas del NCI nos han aportado elementos suplementarios sobre el comportamiento de este pequeño aventurero de provincias. El señor B tenía un profundo desprecio hacia los otros miembros del NCI. Estos últimos son obreros que viven en la miseria mientras que B ejerce una profesión liberal y se enorgullecía de ser el único miembro del NCI que “podía pagarse un viaje a Europa”. Los camaradas del NCI nos han desvelado igualmente los métodos de B: dividía a los militantes del NCI de tal forma que nunca se podían reunir todos juntos. Los abordaba individualmente o en pequeños grupos para llevar discusiones personales con cada cual. No quería que los miembros del NCI profundizaran en las cuestiones políticas y pasaba constantemente de un tema a otro a toda velocidad. Esta ha sido la razón por la que los camaradas del NCI habían estimado que no estaban dispuestos a adherir a la CCI cuando B había pujado en agosto pasado para que el NCI se integrara en nuestra organización de forma prematura. Finalmente, los compañeros del NCI nos han manifestado que tenían hasta ahora muchas dificultades para criticar los métodos de este jefecillo estaliniano debido sin duda al peso de su pasaje por las organizaciones izquierdistas.

Este individuo había intentado sembrar la cizaña dentro de la propia CCI. A principios de septiembre nos envió un correo en el cual acusaba a uno de nuestros camaradas (que formaba parte de la delegación que le había visitado en Argentina en el mes de agosto) de haber provocado con su comportamiento a que un miembro del NCI tuviera que cambiar de casa. En nuestro último viaje este militante nos ha certificado que todo eso no era más que una mentira pura y dura: si tuvo que cambiarse de casa era sencillamente porque no podía pagar el alquiler. Hemos guardado la traza escrita de esta mentira repugnante del Señor B

Pese al choque que han recibido al descubrir las mentiras y maniobras realizadas en su nombre y a sus espaldas por ese siniestro personaje, los camaradas del NCI han expresado su voluntad de proseguir una actividad política a la medida de sus fuerzas limitadas. Gracias a su acogida fraternal y a su implicación política, la CCI ha podido celebrar una segunda reunión pública en Buenos Aires el 5 de noviembre sobre un tema elegido por los camaradas del NCI[3]

Durante toda su estancia en Buenos Aires, la delegación de la CCI ha sido alojada en casa de los camaradas del NCI que han ofrecido generosamente su hospitalidad pese a sus condiciones de vida espantosas. La mayoría está en el paro y no cobra ningún subsidio del Estado. Uno de ellos –cuya compañera ha sido despedida- acaba de perder su vivienda.

Pese a las terribles dificultades materiales que encuentran cotidianamente, los miembros del NCI han insistido ante nuestra delegación que quieren implicarse en una actividad militante y particularmente proseguir la discusión con la CCI. Los que están en el paro quieren encontrar a toda costa un trabajo no solo para poder sobrevivir y alimentar a sus niños sino también para salir del subdesarrollo político en el que el Señor B les mantenía (particularmente han expresado la voluntad de contribuir a la compra de un ordenador).

Al romper con el ciudadano B y sus métodos burgueses, los camaradas del NCI se han comportado como verdaderos militantes de la clase obrera. Han podido trazar perspectivas de trabajo con la delegación de la CCI. Han decidido prioritariamente formarse en la utilización del equipo informático con objeto de servirse de Internet y poder dotarse de una dirección mail[4].

En el momento de la partida de nuestra delegación, los camaradas del NCI han agradecido muy calurosamente nuestra visita. Nos han dicho que en su recorrido político pasado jamás encontraron una organización como la CCI que manifestaba tal respeto por los militantes. Han insistido varias veces que la CCI les llame regularmente por teléfono. Uno de ellos ha lamentado ante uno de nuestros camaradas que no le hubiera llamado por teléfono en el último periodo.

La CCI no piensa abandonar al NCI. No va a permitir que el Señor B y su minúsculo “círculo” vicioso, ejerza el más mínimo chantaje o la más mínima presión sobre este “pequeño núcleo” en un país aislado. Por ello, a petición unánime de todos los militantes del NCI, la CCI continuará utilizando su “metodología” (calificada de “nauseabunda” por el Señor B y sus cómplices de la FICCI) consistente en realizar regularmente llamadas telefónicas a los compañeros[5].

CCI 17-11-04

[1] Ver Acción Proletaria nº 179

[2] Ver en Acción Proletaria nº 179: “Círculo de Comunistas Internacionalistas: ¿Impostura o realidad?”

[3] Ver también Acción Proletaria nº 179

[4] Para toda correspondencia o para apoyo financiero escribir a la dirección de Acción Proletaria

[5] Este mitómano manipulador ha empleado estos términos en su declaración del 12 de octubre donde ha desplegado abundantemente sus mentiras nauseabundas atribuyendo a la CCI sus propias maldades (como sus aliados de la FICCI que le han deseado la “bienvenida” en su boletín nº 28): “Hacemos esta declaración como consecuencia de una serie de denuncias efectuadas por militantes del Círculo de Comunistas Internacionalistas y a su petición que dan cuenta que han sido objeto de llamadas telefónicas por parte de la CCI. Sin embargo, estos llamados telefónicas no eran inocentes. Tenían la taimada intención de destruir nuestro pequeño núcleo (…) Bajo su petición unánime, los camaradas llamados por la CCI para sembrar los gérmenes de la desconfianza y la destrucción de nuestro pequeño grupo, proponen al conjunto de militantes del Círculo de Comunistas Internacionalistas el rechazo total de este método político de la CCI que consideran como típicamente estalinista”