A los camaradas militantes de Sanoryum y al conjunto de la clase obrera coreana

Versión para impresiónEnviar por email 

 Solidaridad

A los camaradas militantes de Sanoryum
y al conjunto de la clase obrera coreana

Hemos leído con estupor lo que está aconteciendo en las vidas de ocho militantes proletarios ejemplares quienes están sufriendo en carne propia y de manera directa la acción vil, criminal y cobarde del Estado de Corea del Sur.

¿Qué diferencia puede existir entre este Estado y aquél a quién la burguesía surcoreana llama Estado terrorista, que sume en miseria y hambre a la población, controlado por la camarilla guerrerista alrededor de Kim Il Sum  y familia, y que la burguesía "democrática y parlamentaria" gusta nombrarla como Estado comunista? Para nosotros proletarios militantes por el comunismo no existe ninguna diferencia, ambos  Estados representan a su manera los mismos intereses, el interés de explotar a la clase trabajadora y sacarles la última gota posible de plusvalía antes de que sus cuerpos dejen de funcionar para beneficio de sus respectivas burguesías nacionales.

Decir que los conflictos que conservan el Norte y el Sur son apariencias, es negar el hecho real y manifiesto de que producto del caos en la producción, las relaciones burguesas de propiedad, la competencia desenfrenada que desemboca en un mercado global cada vez más estrecho por la superproducción, la entrada del capitalismo a su decadencia tras la primera carnicería mundial y con ella la instauración del capitalismo de Estado, transforman las relaciones entre las naciones en relaciones entre imperialismos, en donde las burguesías se juntan bajo su Estado para enfrentar al resto de imperialismos y así poder disputarles mercados, ya por la mañosa negociación de los empréstito, ya por el sometimiento militar o ambas. Hoy por hoy, desde la crisis permanente desatada a finales de los 60s, la descomposición a profundidad de todo el  andamiaje capitalista tras el derrumbe del bloque "soviético" generando con mayor fuerza la tendencia de "cada uno para si", arrastrando a toda la humanidad al paroxismo del nacionalismo pretendiendo hundir a la humanidad en el abismo bárbaro de la guerra imperialista. La barbarie, solución que presenta en permanencia la burguesía y sus acólitos en vista de la imposibilidad de salir del atolladero de la crisis y sus convulsiones igualando "al mago que ya no es capaz de dominar las potencias infernales que ha desencadenado con sus conjuros" (Manifiesto Comunista); a esta perspectiva es que los compañeros de Sanoryum se manifiestan en total oposición, y por ello, por oponerse a la irracionalidad burguesa y su convocatoria a la muerte, nuestros camaradas serán juzgados y sentenciados.

Sepan camaradas proletarios de Sanoryum, ustedes no están solos; su voz de protesta ante el terror del Estado capitalista (sea democrático-parlamentario o neo-estalinista seudo-Estado obrero, socialista, anti-imperialista, etc.) es escuchada por todos los trabajadores del mundo; nuestra clase no ha sido derrotada, retomando el camino de la lucha de clases dejó claro cual será el sendero marcado en 1968, Francia; y desde entonces los escenarios del enfrentamiento álgido han pasado por: 1980, Polonia; 2003, Francia y Austria; 2006, Francia; 2007, oleada de protestas cruzan el orbe: Egipto, Inglaterra, Turquía, Francia, España, Dubai; 2008 fue ardiente: Rusia, Irlanda, Bélgica, Suiza, Italia, Grecia, Rumania, Turquía, Israel, Irán, Emirato de Bahrein, Túnez, Argelia, Camerún, Swazilanda, Venezuela, México, Estados Unidos, Canadá, y China; 2009, Grecia, Inglaterra y Turquía; 2010, Grecia, España, Inglaterra, China; lo que va el nuevo año Túnez, Líbano, Jordania, etc. A la medida de los ataques de la burguesía y sus acólitos representados por los partidos de la izquierda del capital, los izquierdistas de toda ralea y los sindicatos; la clase ha planteado en perspectiva la necesidad de  incrementar la unidad entre los proletarios, a tomar sus luchas entre sus manos sin la participación de los sindicatos, a promover asambleas soberanas independientes del aparato sindical e izquierdista, y a ir confiando cada vez más en sus fuerzas, en la posibilidad de un futuro totalmente diferente, un futuro a la medida de los sueños.

No construimos castillos en el aire; somos ­marxistas, abrazamos el socialismo científico como método  y tenemos confianza en nuestra clase, fidelidad con su lucha y su programa comunista, así como al internacionalismo proletario; tenemos la seguridad de que nuestra clase ha empezado a recomponer la confianza en sus fuerzas y en su perspectiva de futuro y por añadidura a retomar la solidaridad entre los proletarios en medio de su enfrentamiento con la burguesía y sus acólitos; lo hemos visto en  Inglaterra, y en las luchas que todavía retumban en los oídos de la burguesía francesa a finales del año pasado.

Camaradas no se desanimen, hoy por hoy, en ustedes se resume la resistencia y el grito enardecido de millones que pugnan por una vida mejor, de un futuro para sus hijos; camaradas ustedes son ejemplo de dignidad y de lo que será el hombre del mañana; viven presente en nuestras mentes y en cada acto en que refrendemos nuestra protesta ante lo que la burguesía nos quiere hacer pagar por sus frenéticos deseos de enriquecerse, estarán ustedes en primer fila, alentándonos a no traicionar, a no doblegar ante la bestia sórdida del capitalismo y sus abyectos beneficiarios: la burguesía y sus acólitos.

Expresamos nuestro total apego a su lucha, que es la lucha de todos los trabajadores del mundo, nuestra solidaridad con vuestras familias que sufren profundamente estos hechos y no duden de la certeza de vuestra postura, el caminar es tortuoso pero lo que nacerá de este proceso de parto será la sociedad humana, el comunismo.

Núcleo de discusión internacionalista en Ecuador (NDIE)
28 de enero de 2011