Derrame de petróleo y gas en el Golfo de México: El peor desastre ecológico de la historia

Versión para impresiónEnviar por email Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

El 20 de abril del 2010 una explosión destruyó la plataforma petrolera Deepwater Horizon a 50 millas de la costa de Luisiana, la cual finalmente se hundió el jueves 22 de abril, causando el peor derramamiento de petróleo y gas  metano en el océano en la historia del capitalismo. Otra catástrofe ecológica que se agrega a la larga lista de accidentes causados por la ciega depredación capitalista del planeta en busca siempre de mantener una posición competitiva. También nos recuerda de nuevo lo que depara a los trabajadores sobre las condiciones de seguridad. La explosión mató a once trabajadores, y se agrega a la reciente explosión de una mina de carbón de Virginia Occidental que dejó 24 trabajadores muertos.

Al nivel del impacto en el ambiente y en el sustento de la población local, el daño causado por este desastre es desmedido, y durará por décadas. La agencia para la "prevención de los desastres" establecida por el Estado capitalista bajo la forma de Minerals Managment Service se ha develado como completamente corrupta e inepta. Mientras que su función oficial era cerciorarse de que las operaciones de perforado fueran seguras para el ambiente, y que el equipo usado fuera seguro para las vidas humanas, al mismo tiempo estaba encargada de la recolección de los derechos petroleros de las compañías, una práctica existente para permitir que los costos de producción baratos tomen preminencia sobre las consideraciones para el ambiente y las vidas humanas.

El gigante petrolero BP, así como el Transocean que BP contrató para el trabajo, y Halliburton, contratado para el equipo y algunos procedimientos de perforación, se culpan mutuamente por el desastre. BP se siente tan confiado en la fuerza de su estatura económica que incluso accedió a sobrepasar la responsabilidad estándar del gobierno federal impuesta en tales casos. Mientras que la pena máxima impuesta es $75 millones, BP ha prometido $89 millones. No dice, sin embargo, que sus réditos para el primer trimestre de 2010 estaban en los mil millones. Halliburton, por su parte, se ríe por las supuestas penalidades "estrictas" que el Estado capitalista tomará contra él porque sabe que su seguro le pagará cerca de tres veces lo que hubiera perdido en réditos. Y ¿qué hay sobre la limpieza del ambiente? ¡Bien, el guardacostas está utilizando barreras protectoras flotantes! Eso es equivalente a usar papel Kleenex para intentar absorber el agua de una casa inundada. Estas operaciones son tan inadecuadas que los residentes de New Orleans anticipan que el aceite derramado será descargado en la costa en este año una vez que comience la temporada de huracanes, causando una devastación adicional a un área ya empobrecida y contaminada.

La cantidad de petróleo que se derrama en el golfo de México es por lo menos 10 veces más de las estimaciones oficiales. Los hallazgos de los expertos sugieren que el derramamiento de BP es ya de lejos más grande que el provocado con el accidente de 1989 del Exxon Valdez en Alaska, que derramó por lo menos 250 000 barriles de petróleo, cuyos remanentes pueden todavía ser encontrados hoy, 21 años más tarde. Estas estimaciones evidencian las mentiras de BP en sus tentativas de limpiar su imagen como un gigante petrolero "ambientalmente responsable" pues calculan la cantidad de petróleo y gas derramados entre 56 000 y 100 000 barriles al día. Esto sugiere que la captura -y la limpieza- de este aceite será un reto mucho más grande que cualquier otro hasta ahora. BP continúa clamando que el derramamiento es de 5000 barriles al día.

BP tiene una larga historia de violaciones, pero tiene muchos cómplices, el Estado de los EU es el más grande. Una de las refinerías más grandes de BP en los EU estalló en marzo de 2005 causando 15 muertes, dañando a 180 personas y forzando a miles de residentes próximos a permanecer atrapados en sus hogares. El incidente fue la culminación de una serie de accidentes menos serios en la refinería, y los problemas de ingeniería no fueron atendidos por la gerencia. El mantenimiento y la seguridad en la planta habían sido recortados como medida de ahorro, la responsabilidad recaía en última instancia en los ejecutivos de Londres. Ha habido varias investigaciones del desastre, y la compañía eventualmente ha sido culpada de innumerables violaciones a los códigos de seguridad y eventualmente sancionada económicamente, acciones que las empresas siempre pueden apelar.

¿Por qué EU le permite a un charlatán ambiental como BP tener el 40% de su mercado en este país? De hecho, por permitir medidas de seguridad y ambientales muy laxas los EU son un cómplice principal en los desastres cometidos por BP. Es seguramente muy conveniente al nivel económico para EU tener que comprar su propio petróleo a una empresa que lo produce a un precio bajo y le permiten contratar partes de su trabajo por fuera -como BP hiciera en este caso con Transocean y Halliburton. ¡Su registro de negligencia, reducción de gastos, empleo de equipo viejo y en mal estado, y la indiferencia completa ante la seguridad de los trabajadores le hace posible a BP producir a un precio bajo! La desventaja es sin embargo seria: los EU están en una desventaja tecnológica en la modernización de sus propios aparatos de extracción y producción de petróleo en el contexto de un incremento de la necesidad de fuentes más baratas de energía disponible, p. ej. el petróleo. Esto es lo que está en el centro de  la presente propuesta de reforma energética hecha por la administración Obama.

En el contexto de la agravación de la crisis económica, los EU necesitan desesperadamente ganar una ventaja competitiva en el mercado mundial. Las disputas también han implicado a EU y Gran Bretaña en su participación en la tubería Baku-Tbilisi-Ceyhan, por ejemplo, una espina del lado de los EU que trata de ganar control sobre los recursos que otros países -estados europeos, China también quieren. Por eso caeríamos en un error si creyéramos que las acciones de las agencias de los EU dedicadas a castigar el comportamiento del BP son un reflejo de la preocupación del Estado por la seguridad del medio ambiente y las vidas humanas. Al contrario, EU están usando estos desastres ambientales para limpiar su propia imagen como el campeón de la protección del medio ambiente y afirmar su autoridad en una industria que es vital para su competitividad en el mercado mundial. Así, estas penalizaciones se convierten en armas de su propia guerra comercial contra otros países, en el caso de BP, contra Gran Bretaña.

EU, como los otros Estados capitalistas, saben perfectamente bien que la dependencia del petróleo no será abolida en el corto plazo en las condiciones actuales capitalistas, y menos en el momento de la agudización de su crisis económica. El petróleo es la única fuente de energía que puede dar una ventaja competitiva, independientemente del costo ambiental o humano. Y encima de todo, el petróleo es absolutamente indispensable como un arma de guerra, la expresión última de la competencia capitalista -tanto porque es vital para abastecer de combustible su propia máquina de guerra, como porque el control de sus fuentes puede ser usado para obstaculizar las máquinas de guerra de sus rivales.

El capitalismo nunca será "verde". Su indiferencia por el hombre y la naturaleza se expresa cada día forzando las mistificaciones de la burguesía y las mentiras sobre su capacidad de lograr un mejor futuro. Las variadas imágenes de muerte de animales y plantas y el conocimiento de la pérdida de vidas humanas y del hábitat que es resultado de este y otros desastres, sólo nos llena de horror y de una ansiedad sobre el futuro. Este acontecimiento expone más allá la irracionalidad completa del capitalismo y puede generar una reflexión fructífera sobre el hecho de que la vida humana y el planeta están en un cruce de caminos donde hay una verdadera posibilidad de la especie humana que puede llegar a extinguirse debido a la permanencia del capitalismo. Ya es hora que nosotros destruyamos al capitalismo, antes de que este nos destruya.  

Ana 22/6/10