Los fenómenos naturales no tienen un responsable… los desastres sociales son provocados por el capitalismo

Versión para impresiónEnviar por email

 

Hemos publicado en nuestro sitio en Internet un artículo titulado Las catástrofes devastadoras no son causa de la naturaleza sino del capitalismo en descomposición donde se presenta e incluye un texto de denuncia sobre los desastres naturales del GLP/ORGAP y expresamos que compartimos su denuncia del capitalismo ante los desastres naturales, que como en todos los casos de desastres naturales, son y serán las masas obreras las mas afectadas, gente de nuestra clase que no tendrá los recursos para salir de los lugares siniestrados, y que tendrán que sufrir hambre y sed, esperando sin mucha esperanza que se les proporcione ayuda, lo cual sólo agravará con creses las ya miserables condiciones de vida que padece bajo la explotación y la opresión capitalista.

 

¿Quien es el culpable?

En todo el mundo la situación social generada por los terremotos es similar, la diferencia sólo es de grado debido a las circunstancias especificas de los países involucrados, por ejemplo en el sur de Chile, en las regiones del Maule y Bío Bío, se ha demostrado, como dicen los compañeros, "como un huracán en pocos feroces minutos no sólo se cayeron casas y edificios SINO SE VINO ABAJO TAMBIEN EL MITO DEL CRECIMIENTO Y DE LA PROSPERIDAD ECONOMICA DEL SUR CHILENO QUEDANDO AL DESCUBIERTO LA INFAME MISERIA DE LOS PROLETARIOS."  En efecto el tan aclamado "modelo  capitalista chileno" ha logrado que este país sea capaz de tener submarinos nucleares, helicópteros y tanques de guerra modernos, pero no un sistema de comunicación telefónica y radial que pueda enfrentar situaciones de "catástrofes. La infinidad de edificios derrumbados muestra que fueron construidos pensando sólo en la ganancia y nunca para que resistieran estos movimiento sísmicos, exactamente igual como sucedió en el terremoto de 1985 aquí en México, y recientemente en Haití. Es cierto, un terremoto tiene bastantes probabilidades de dejar víctimas, pero ¿Cómo justificar que la clase trabajadora no pueda habitar viviendas construidas con buenos materiales debido a que sus recursos apenas les permite medio comer? ¿Cómo explicar que los edificios que se supone son modernos también se hayan derrumbado o estén por hacerlo? Así por mucho que se nos diga que en Haití las víctimas alcanzaron un numero muchísimo mayor que en Chile, (o en Mexicali, en la frontera norte de México, después del terremoto del 4 de abril) debido al desarrollo desigual alcanzado en estos países, surge una verdad elocuente, siempre los proletarios son los más afectados en cualquier terremoto inundación, etc. y siempre los gobiernos estarán dispuestos encontrar "su oportunidad de generar millonarias ganancias. Para la burguesía una situación de terremoto, trae un situación de reconstrucción (desfile de jugosos contratos con empresas constructoras, empresas de materiales de construcciones" (texto del GLP/ORGAP) y por otro lado, en pos de hacer respetar la sacrosanta propiedad privada, preferirán disparar y asesinar a la población hambrienta que luchando por sobrevivir  "viola" el derecho y las instituciones... burguesas.

Efectivamente el equipo gubernamental saliente de Chile (Bachelet) como el entrante (Piñera), inmediatamente derramando lagrimas de cocodrilo se encaminaron a restablecer el orden capitalista justo como en Haití, para evitar que la población se autorganizara (algo similar hizo el gobierno mexicano en el sismo de 1985), se provocó y jugó con el temor y la histeria sobre los "saqueadores", justificando la presencia de la policía y la soldadesca, que reprimía a los trabajadores que entraban a los supermercados buscado no morirse de hambre y proveer algo a sus familias, ¿debían cruzarse de brazos y esperar religiosamente la muerte?

 

¿Puede la clase obrera autoorganizarse?

Ahora bien, mientras los medios nos muestran como lo hicieran en  Haití los "saqueos", una intervención desde chile en nuestro sitio de Internet da testimonio  de lo ocurrido, (véase "Sobre la situación en el Sur de Chile", CCI Online 2010), contrariamente a la propaganda burguesa, que ha denigrado el comportamiento de la población local atribuyéndole la autoría de todos los "escandalosos saqueos", se restablece la realidad de los hechos, afirmando que ante la precariedad y desgracia de la situación es el espíritu proletario de solidaridad y ayuda mutua el que anima a los obreros en la distribución de los productos de primera necesidad, de acuerdo a las necesidades de cada familia.

El comentario agrega que después aparecieron bandas armadas, que se dedican a saquear no sólo pequeños establecimientos, sino viviendas particulares incluso incendiándolas. Los vecinos, que al principio se encontraban en la más completa indefensión, han empezado a organizarse para la auto-defensa, haciendo rondas de vigilancia, levantando barricadas para protegerse, continuando en algunos barrios la colectivización de los víveres entre todos los vecinos.

Mientras los medios burgueses nos invaden con explicaciones de sicología de cocina acerca del despertar del lado oscuro del hombre para explicar los saqueos y el origen de las bandas armadas, nuestro comentarista, nos llama la atención a no poner en el mismo costal la necesidad de la población de apropiarse espontáneamente y comunitariamente de los medios para subsistir, con las fechorías de estas bandas que tiene su origen en las mafias ya existentes que intentan monopolizar el mercado negro; compartimos con nuestro comentarista que estos elementos mafiosos son aliados naturales del Estado y de la clase empresarial, demostrado por el hecho de que sus indignas fechorías están siendo usadas por los medios masivos de comunicación para desmoralizar aún más a los trabajadores, y justificar por otro lado la militarización y el toque de queda. Además agrega: ¿Qué otro escenario podía ser más propicio para nuestros amos políticos y empresariales, que ven en esta crisis catastrófica nada más que otra buena oportunidad para hacer buenos negocios estrujando con ganancias redobladas a una fuerza de trabajo doblegada por el miedo y la desesperación?

Es temprano emitir un juicio sobre los intentos de autoorganización de la clase en estos eventos tan dramáticos, pero si podemos afirmar que esta actitud es fundamental aún cuando sea apenas un germen de la autoorganización, sin embargo, la intención de la clase trabajadora pende de un hilo puesto que hasta donde sabemos las fuerzas izquierdistas, apéndices de la izquierda del capital, claman que sean los sindicatos los que encabecen esta acciones de acopio, solidaridad, auto-defensa y autoorganización, intentando así entrampar a los trabajadores en falsos actos de solidaridad en tanto intentan cortar la iniciativa espontánea de la clase para autoorganizarse y proponen dejar en manos de "expertos" un papel que debe ser llevado acaba por los propios trabajadores, eso sin contar que estas estructuras sindicales son en todo el mundo independientemente de su color y lenguajes, armas del capital incrustados en el interior de la clase obrera.

Por último, debemos llamar la atención sobre un punto que los compañeros del GLP/OGRAP plantean así: ¿Las situaciones que crean los terremotos, como la que acontece en Chile, con toda su magnitud, generan toma de conciencia? ¿Son situaciones similares a las guerras imperialistas, donde es menos posible la toma de conciencia, debido al pánico, terror y desmoralización que estas causan en el proletariado? Queda abierta la discusión que abordaremos próximamente.

Christian/15-04-2010