La lucha proletaria en todo el mundo: confirmación de la auto-organización de los trabajadores

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

En nuestro periódico anterior explicábamos que para la clase obrera la crisis había llegado desde mucho antes del colapso de los bancos y del pánico en los mercados. Igualmente decíamos que ante la avalancha de ataques -desempleo, paros técnicos, recortes en servicios, represión policial-, veíamos ya el comienzo de una muy amplia respuesta de los trabajadores durante los cinco años anteriores, significativa no por su masividad sino por el enfrentamiento a las maniobras de los sindicatos y contra la represión del Estado.

En Italia, contra la planeación de suprimir 130 mil trabajos en el sector de la educación se desarrolló una oleada de protestas de varias semanas entre octubre y noviembre, las huelgas tocaron también sectores, privados y públicos. A principios de noviembre, una huelga nacional del transporte de un día que se extendió a trenes, autobuses y el metro. También hubo huelgas no oficiales del personal de Alitalia. En Alemania aunque los sindicatos han logrado dividirlos, 600 mil trabajadores han participado en una serie de huelgas, manifestaciones a principios de noviembre. Haciendo eco de las protestas en Italia, a mediados de noviembre 100 mil estudiantes salieron de clases y se unieron a manifestaciones de protesta en 40 ciudades alemanas. En Francia durante noviembre hubo una huelga de 4 días en Air France, y una huelga nacional de trenes de 36 horas. Durante octubre hubo una huelga a nivel nacional en Bélgica que afectó a varios sectores que protestaban por el alza de precios. En China miles de personas atacaron a la policía y las oficinas gubernamentales en una ciudad del noroeste ante el malestar ocasionado por un plan para reubicar a los residentes. También ha habido "protestas de trabajo" en las principales regiones de exportación del país, donde miles de fábricas han cerrado estos últimos meses. Hay protestas contra el alza de precios y del desempleo.

 

Grecia, España: crecen las asambleas generales contra los sindicatos

El estallido de diciembre de la rebelión de estudiantes, trabajadores y desempleados en Grecia fue la expresión más espectacular de la respuesta proletaria contra la crisis capitalista, pero como hemos visto estuvo precedida o acompañada de otras revueltas de jóvenes en Italia, Francia, Alemania, Lituania. En la propia Grecia previamente durante octubre hubo una oleada de huelgas que culminó con una huelga de un día a nivel nacional que incluyó al sector público, el transporte, etc., así como cientos de miles de trabajadores del sector privado, y también una huelga general de los trabajadores de autoservicios al día siguiente. Aunque una vez más los sindicatos todavía la dividen y dominan. Hubo también una oleada de ocupaciones de escuelas, aproximadamente 300, a través de Grecia durante octubre.

En este contexto, la rebelión de diciembre en respuesta al asesinato de un joven proletario a manos de la policía, es un movimiento de la clase trabajadora y no una serie de disturbios sin dirección, en ella se ha resaltado más que el enfrentamiento contra a la policía, la tendencia a la auto-organización. Así cuando la Confederación General de Trabajadores de Grecia(GSEE), abiertamente se declaró contra los manifestantes, los trabajadores ocuparon su sede sindical en Atenas y la convirtieron en un centro de reunión para celebrar asambleas generales abiertas a todos los estudiantes, trabajadores, y desempleado, en un comunicado explicaban el fin de la ocupación:

-Para desmentir esas patrañas... sobre la ausencia de obreros en los choques, sobre la cólera de estos últimos días que sólo se debería a unos 500 "encapuchados", "hooligans", y demás historias ridículas...

-Para arrancarle la careta a la burocracia sindical en su vergonzosa labor de zapa contra la insurrección, y, en general, por su función, pues la...(GSEE), y todo la maquinaria sindical..., socava las luchas, negocia nuestra fuerza de trabajo por migajas, perpetúa el sistema de explotación y de esclavitud asalariada...

-Para abrir este espacio por primera vez, como continuidad de la apertura social creada por la insurrección misma.... Durante años hemos puesto nuestro destino en manos de salvadores de todo tipo y hemos acabado perdiendo nuestra dignidad. Como trabajadores, debemos comenzar a asumir nuestras responsabilidades y no dejar nuestras esperanzas en manos de líderes "prudentes" o representantes "competentes". Debemos empezar a hablar con nuestras propias voces, encontrarnos, discutir, decidir y actuar por nosotros mismos contra los ataques que nos asedian por todas partes. La creación de colectivos de resistencia "de base" es la única solución.

-Para proteger la idea de auto organización y de solidaridad en los lugares de trabajo, proteger el método de los comités de lucha y de los colectivos de base, abolir las burocracias sindicales.

También este ejemplo se repitió cuando tras ataque con ácido a una trabajadora de limpieza, empleados del metro de Atenas, tomaron las oficinas del metro y el local sindical de Salónica y las utilizaron para celebrar asambleas generales.

Una asamblea celebrada en el local del sindicato de la construcción se declaró en apoyo de la trabajadora agredida y por proseguir las movilizaciones en contra del asesinato y del terror estatal y agregó:

Hacemos un llamado a todos los trabajadores a unirse a esta lucha común ... la asamblea, abierta a todas las oficinas que ocupa el sindicato, las personas procedentes de diferentes entornos políticos, sindicalistas, estudiantes, inmigrantes y camaradas del extranjero ha adoptado esta decisión de unirse;

Esta asamblea denunció a los sindicatos oficiales:

"En ningún lugar de la plataforma [de los sindicatos], se mencionan las causas de la desigualdad, de la miseria, de las estructuras jerárquicas en esta sociedad... son intrínsecamente partícipes del régimen en el poder; sus miembros de base y los obreros en general deben darles la espalda, y (...) optar por la creación de un polo autónomo de lucha dirigido por y para ellos (...) Si los trabajadores toman en manos sus luchas y rompen la lógica de su representación por los cómplices de la patronal, volverán a confiar en sí mismos y miles de ellos llenarán las calles en las próximas huelgas. El Estado y sus sicarios asesinan a la gente. ¡Auto organización! ¡Luchas de autodefensa social! ¡Solidaridad con los trabajadores inmigrados y Konstantina Kuneva!"

En la Universidad Politécnica de Atenas, centro simbólico de batallas campales contra la policía del estado de los Coroneles en 1973, fue utilizado de la misma manera: la ocupación y la celebración de asambleas, que insistió en que las decisiones sobre la conducta de la lucha (incluso cuando hay que hacer una retiro táctico de cara a la abrumadora fuerza del Estado) estaría en sus manos:

"... La decisión de la ocupación de la Asamblea se decide políticamente aquí. El momento de abandonar el edificio lo deciden las personas que lo ocupan y no la policía.".

En otra parte expusieron:

"Al término de la ocupación de la Escuela Politécnica después de 18 días, mandamos nuestra solidaridad más calurosa a todas las personas que han participado en esta revuelta de diferentes maneras, no sólo en Grecia sino también en muchos países de Europa, de las Américas, en Asia y Oceanía. Por todos aquellos con los que nos hemos encontrado y con quienes seguiremos combatiendo por la liberación de los presos por esta revuelta y también para que se prolongue hasta la liberación social mundial."

Las últimas palabras también muestran el espíritu internacionalista de este movimiento, que vio a los inmigrantes, trabajadores, estudiantes y desempleados luchar uno al lado del otro, y que se vio a sí misma como parte de una más amplia respuesta internacional a la crisis abierta de la sociedad capitalista mundial.

La idea de crear una alternativa a la mano muerta de los sindicatos también apareció en una escala más pequeña en una reciente lucha de los trabajadores de salud mental en Alicante en España[1]. Esta movilización ha sido provocada por la falta de pago de los salarios por las autoridades públicas locales. Los trabajadores involucrados se reunieron con los pacientes y sus familias, y organizados en asambleas generales que no se limitaba a los más directamente involucrados, sino están abiertos a todos los trabajadores. Esto fue una consecuencia directa de los trabajadores de rechazo de cualquier actitud, estrecha y sectorial. En uno de sus panfletos leemos: "No creemos que esta lucha sea sólo nuestra. Nuestra situación es el producto de una situación de crisis general y quiebra en el ámbito internacional, así como de la mala gestión de la administración pública en particular. Todo esto es parte del ataque general contra las condiciones de vida de los trabajadores y la población en general ": además, tras explicar la necesidad de luchar contra los ataques de la burguesía continúan diciendo:

"... Creemos que la única solución radica es la unidad y la extensión de nuestras luchas para que se conviertan en un combate. Esta es la razón por la que estamos convocando una asamblea general de los trabajadores.(subrayado nuestro)

Tras proponer un orden del día agregaron un objetivo más

-" Permanencia de la asamblea como un espacio para que los trabajadores se reúnan; (...) Esta reunión es abierta, te invitamos a que extenderla a todos los trabajadores y compañeros"

En otro folleto distribuido por los trabajadores expresan que la atención material a los usuarios es pésima. Y que los trabajadores que prestan el servicio cobran tarde y muy mal, pero ahora ese retardo se ha exagerado trayendo como serias consecuencias la sobrevivencia de todos los empleados.

"Por lo tanto, hemos decidido movilizarnos(..) Por esta razón, creemos que nuestra lucha es la lucha de todos:

- Debido al peligro de la desaparición de los servicios sociales y de salud que necesita la población;

- Debido a los repetidos ataques a las condiciones de vida de los trabajadores."

Conclusión: Después de la caída del Bloque del Este las luchas de los trabajadores sufrió reflujo y las que se dieron fueron en lo general de carácter muy aislado, los acontecimientos señalados hoy nos muestran que si bien las expresiones de lucha no son aún oleadas internacionales, si muestran que hay un giro en la relación de fuerzas entra la burguesía y los trabajadores y que hay una proximidad real en tiempo y espacio de las luchas. Pero sobre todo, los trabajadores están comprendiendo que ningún sacrificio garantiza el trabajo, ni mejores condiciones de vida por lo tanto la única salida es luchar, y dentro de esta dinámica están comprendiendo que la solidaridad y la auto organización fuera y contra los sindicatos es la consigna a desarrollar:

Adaptado de World Revolution 7/feb/2009

 


[1] Desde el decenio de 1970 ha habido numerosos ejemplos de los trabajadores españoles en la organización de asambleas generales. En 1976 los trabajadores de Vittoria, durante una huelga general, no sólo formaron asambleas en los distintos lugares de trabajo, pero también eligió a un delegado conjunto que más o menos se hizo cargo de la gestión de la ciudad. En Alicante en 1977, un gran movimiento de los trabajadores en la industria del calzado también adoptó esta forma de organización, en abierta oposición a los sindicatos: véase http://libcom.org/history/reflections-shoe-industry-strike-assembly-movement-alicante-1977, y en Vigo en 2006 los trabajadores del acero celebraron reuniones públicas masivas para reunir a los trabajadores de una serie de pequeñas fábricas de acero y para abrir su lucha a otros sectores de la clase obrera: véase http://en.internationalism.org/wr/295_vigo