III - El aislamiento es la muerte de la revolución

Versión para impresiónEnviar por email

En los números 71 y 72 de la Revista internacional, publicamos los dos primeros artículos de esta serie, en los que mostrábamos cómo la revolución proletaria de Octubre de 1917 fue el resultado de una acción masiva y consciente de los trabajadores, de su combate político contra los partidos de la burguesía (mencheviques, socialistas-revolucionarios,...) que trataban de sabotear su lucha y encadenarlos a la defensa del interés imperialista de Rusia en la Iª Guerra mundial. Señalábamos igualmente cómo, en ese formidable despliegue de combatividad y conciencia, el partido bolchevique había desempeñado un papel de vanguardia, de motor en el desarrollo de la conciencia de la clase y de cristalizador de toda esa inmensa energía revolucionaria hacia la destrucción del Estado burgués en la insurrección del 24-25 de Octubre. El estalinismo, como hemos expuesto en multitud de ocasiones([1]), no fue el continuador de ese torrente de energía emancipadora, sino su más cruel verdugo. Ante esta degeneración muchos trabajadores creen, aceptando las mentiras difundidas por la burguesía, que la Revolución rusa estaba «podrida desde dentro», que los bolcheviques se aprovecharon de los trabajadores rusos para encumbrarse en el poder([2]). Al retratar así Octubre, la burguesía no hace más que aplicar a la revolución rusa, el cliché de lo que siempre ha sido su propia política: el engaño, el embaucamiento de masas. Sin embargo, el curso de los acontecimientos posteriores a la insurrección de Octubre, está regido por las «leyes históricas» de las revoluciones proletarias y no por las del maquiavelismo político clásico de la burguesía: «La revolución rusa no hizo más que confirmar lo que constituye la lección básica de toda gran revolución, la ley de su existencia, o la revolución avanza a un ritmo rápido, tempestuoso y decidido, derriba todos los obstáculos con mano de hierro y se da objetivos cada vez más avanzados o pronto retrocede de su débil punto de partida y resulta liquidada por la contrarrevolución»([3]).

Si el formidable caudal de experiencias de febrero a octubre de 1917, muestra a los trabajadores que es posible derribar el Estado burgués, la tragedia de la degeneración de esta revolución nos enseña otra lección igualmente valiosa: la revolución proletaria sólo puede subsistir extendiéndose al conjunto del planeta.

La Revolución rusa luchó con todas sus fuerzas
por extenderse a otros países

«El destino de la revolución en Rusia, dependía totalmente de los acontecimientos internacionales. Lo que demuestra la visión política de los bolcheviques, su firmeza de principios y su amplia perspectiva es que hayan basado toda su política en la revolución proletaria mundial»([4]).

En efecto, desde 1914, cuando la Iª Guerra mundial abrió el periodo de decadencia del capitalismo, los bolcheviques estuvieron en la vanguardia de los revolucionarios, al señalar que la alternativa a las guerras mundiales sólo podía ser la revolución mundial del proletariado.

Con esa orientación firmemente internacionalista, Lenin y los bolcheviques ven en la revolución rusa: «... sólo la primera etapa de las revoluciones proletarias que inevitablemente surgirán como consecuencia de la guerra».

Para el proletariado ruso, la suerte de la revolución dependía en primer lugar de las insurrecciones obreras en otros países, principalmente en Europa.

La revolución rusa, no se limitó a confiar pasivamente su destino al surgimiento de la revolución proletaria en otros países, sino que a pesar de las inmensas dificultades que enfrentaba en la propia Rusia, tomó continuamente iniciativas para extender la revolución. De hecho el Estado que surge de la revolución se concibe a sí mismo como el primer paso hacia la «República internacional de los soviets», delimitado no por las fronteras artificiales de las naciones capitalistas, sino por las fronteras de clase([5]). Por ejemplo, una propaganda sistemática fue llevada a cabo hacia los prisioneros de guerra incitándoles a unirse a la revolución internacional, y quienes lo deseaban tenían la posibilidad de ser ciudadanos rusos. Como consecuencia de esa propaganda, se constituyó la Organización socialdemócrata de prisioneros de guerra en Rusia, que llamaba a los trabajadores alemanes, austriacos, turcos,... a la insurrección para poner fin a la guerra, y extender la revolución rusa.

Pero la clave de la extensión de la revolución estaba en Alemania, y hacia los trabajadores alemanes se volcó con todas sus fuerzas la revolución rusa. Desde que pudo instalarse una embajada en Berlín (Abril de 1918), ésta se transformó en una especie de cuartel general de la revolución en Alemania. El embajador ruso, Joffe, compraba información secreta a funcionarios alemanes, y se la pasaba a los revolucionarios alemanes para que desenmascararan la política imperialista del Gobierno, compró igualmente armas para los revolucionarios, imprimía en la propia embajada toneladas de propaganda revolucionaria, y todas las noches, los revolucionarios alemanes acudían subrepticiamente a la embajada para discutir los preparativos de la insurrección.

Las prioridades de la revolución mundial hacen que los trabajadores rusos sacrifiquen de sus propias raciones tres trenes cargados de trigo para ayudar a los obreros alemanes.

Cabe imaginarse cómo se vivieron en Rusia los primeros momentos de la revolución en Alemania. Cuando ésta estalló, en una impresionante concentración de trabajadores ante el Kremlin: «decenas de miles de trabajadores estallaron en salvajes gritos. Jamás he vuelto a ver una cosa por el estilo. Hasta bien entrada la tarde, los obreros y los soldados del Ejército rojo desfilaron. La revolución mundial había llegado. La masa del pueblo oía el férreo eco de sus pisadas. Nuestro aislamiento había terminado»([6]).

Como contribución a esa revolución mundial en marcha, aunque desgraciadamente con retraso, en marzo de 1919 tiene lugar en Moscú el primer congreso de la Internacional comunista, que se concebía a sí misma en estos términos: «Nuestra tarea es generalizar la experiencia revolucionaria de la clase obrera, depurar el movimiento de mezclas impuras de oportunismo y socialpatriotismo, unir las fuerzas de todos los partidos verdaderamente revolucionarios del proletariado mundial y de ese modo, facilitar y acelerar la victoria de la Revolución comunista en el mundo entero»([7]).

Sin embargo ese proletariado fue masacrado en Berlín, Viena, Budapest, Munich..., y la Internacional comunista empezó a hacer concesiones al parlamentarismo, al sindicalismo, a la liberación nacional. Del mismo modo, la extensión de la revolución, se confía entonces a la «guerra revolucionaria», que los mismos bolcheviques, como veremos más adelante, habían rechazado cuando el tratado de Brest-Litovsk en 1918([8]). En diciembre de 1920, en ese camino de degeneración, el Ejecutivo ampliado de la IC lanza la nefasta consigna del «Frente único», ante la convicción de que la revolución europea se aleja.

La lógica «fatalista» tan propia de la filosofía burguesa, considera que «una cosa es... lo que termina por ser». Así las cosas, la Internacional comunista, como tantos otros titánicos esfuerzos de los trabajadores, y los revolucionarios, se nos presentan, ya desde sus orígenes, como el plan preconcebido por los «maquiavélicos» bolcheviques para conseguir «un instrumento de la defensa del Estado capitalista ruso». Pero como decíamos, esa es la lógica de la burguesía. Para el proletariado en cambio, la degeneración de la Revolución rusa, y de la propia Internacional comunista, son el resultado de una derrota de la clase obrera, de una lucha encarnizada contra la reacción más bestial por parte del capitalismo mundial. Si según nos explica hoy la burguesía, «bastaba dejar pasar el tiempo» para que la revolución quedara en agua de borrajas... ¿Por qué entonces todos los capitalistas del mundo se empeñaron en ahogar la revolución rusa?

El cerco capitalista a la Revolución rusa

Entre 1917 y 1923, hasta que fracasa la tentativa revolucionaria del proletariado mundial, todos los capitalistas se reúnen en una cruzada internacional bajo la consigna: ¡Ahogar el bolchevismo!. En esa cruzada aparecen juramentados, desde el imperialismo alemán a los generales zaristas, y las «democracias» occidentales de la Entente, que pocos meses antes estaban enzarzados en la Iª carnicería imperialista mundial. Esa es otra lección esencial de la revolución de Octubre: cuando la insurrección obrera amenaza la existencia misma del capitalismo, los explotadores dejan a un lado sus divergencias para aplastar la revolución.

El imperialismo alemán

La primera barrera que sufre la extensión de la revolución rusa es el cerco de los ejércitos del Kaiser. Si bien es cierto que la revolución rusa, como el conjunto de la oleada revolucionaria, surge como respuesta a la Iª Guerra mundial, también es verdad que esa guerra mundial crea «las condiciones más difíciles y anormales», como decía Rosa Luxemburgo, para el desarrollo y la extensión de la revolución.

La paz era una necesidad imperiosa, y como tal figuraba en primer lugar de las prioridades de la revolución en Rusia. El 19 de Noviembre, empezaron las conversaciones de paz en Brest-Litovsk, que eran «retransmitidas» por radio noche a noche por los delegados soviéticos, no sólo para los propios trabajadores rusos, sino también para los prisioneros de guerra, y en definitiva para los trabajadores del mundo entero. Al fin y al cabo habían ido a Brest sin ninguna confianza en las intenciones de «paz» del imperialismo alemán: «No ocultamos a nadie que no consideramos capaces de una paz democrática a los actuales gobiernos capitalistas; sólo la lucha revolucionaria de las masas trabajadoras contra sus Gobiernos puede acercar a Europa una paz semejante, y su plena realización no está asegurada más que por una revolución proletaria victoriosa en todos los países capitalistas»([9]).

A comienzos de 1918 empiezan a llegar noticias de las huelgas y motines en Alemania, Austria, Hungria…([10]), lo que anima a los bolcheviques a dilatar las negociaciones, pero finalmente esas revueltas son aplastadas, por lo que Lenin, de nuevo en minoría dentro del partido bolchevique, defiende la necesidad de firmar cuanto antes el tratado de paz. La extensión de la revolución, la causa por la que luchan denodadamente, no puede confiarse a la «guerra revolucionaria», que propugnan los «comunistas de izquierda»([11]) sino a la maduración de la revolución en Alemania: «Es admisible por completo que con tales premisas, no sólo sería "conveniente", sino absolutamente obligatorio aceptar la posibilidad de la derrota y de la pérdida del Poder soviético. Sin embargo está claro que esas premisas no existen. La revolución alemana madura, pero es evidente que no ha llegado aún a su estallido, que no ha llegado todavía a la guerra civil en Alemania. Es evidente que nosotros no ayudaríamos, sino que obstaculizaríamos el proceso de maduración de la revolución en Alemania si "aceptásemos la posibilidad de la pérdida del poder soviético". Con ello ayudaríamos a la reacción alemana, le haríamos el juego, dificultaríamos el movimiento socialista en Alemania, apartaríamos del movimiento socialista a grandes masas de proletarios y semiproletarios de Alemania que no se han incorporado aún al socialismo y que se verían atemorizados por la derrota de la Rusia soviética, de la misma manera que la derrota de la Comuna en 1871 atemorizó a los obreros ingleses»([12]).

Así se expresa el dilema que se vive en un bastión donde el proletariado ha tomado el poder, pero que momentáneamente está aislado, que no ha logrado extenderse con insurrecciones triunfantes en otros países: ¿Ceder el bastión o negociar, y por tanto claudicar ante una fuerza militarmente muy superior, para tratar de obtener un respiro, y manteniendo el bastión revolucionario seguir ayudando a la revolución mundial? Rosa Luxemburgo, quien por cierto en un primer momento no estuvo de acuerdo con las negociaciones de Brest Litovsk, resume, sin embargo, con tremenda claridad, cómo lo único que puede desbloquear esa contradicción en un sentido favorable a la revolución es la lucha del proletariado alemán: «Todo el cálculo de la batalla comprometida por los rusos para la paz, se asentaba en efecto sobre esta hipótesis tácita: que la revolución en Rusia debía ser la señal del levantamiento revolucionario del proletariado en Occidente (...). En ese caso solamente, pero también indudablemente, la revolución rusa hubiera sido el preludio de la paz generalizada. Hasta ahora nada de eso ha sucedido. La revolución rusa ha sido –al margen de algunos valerosos esfuerzos del proletariado italiano (huelga general del 22 de Agosto en Turín)– dejada de la mano por los proletarios de todos los países. Y sin embargo, la política de clase del proletariado internacional, por naturaleza y por esencia, sólo puede ser realizada internacionalmente...»([13]).

Finalmente el Alto mando alemán reanudó por sorpresa, el 18 de Febrero, las operaciones militares («el salto de esa fiera es muy rápido» había advertido Lenin) y en apenas una semana estaba a las puertas de Petrogrado y finalmente el Gobierno ruso hubo de aceptar una paz aún en peores condiciones: en la primavera de 1918, los ejércitos alemanes ocupaban las antiguas provincias bálticas, la mayor parte de Bielorusia, toda Ucrania, el norte del Caúcaso, y, posteriormente incumpliendo los propios acuerdos de Brest, Crimea y Transcaucasia (excepto Bakú y el Turquestán).

No pensamos, en continuidad con la que defendió la Izquierda comunista italiana([14]), que la paz de Brest-Litovsk representase un paso atrás de la revolución, sino que venía impuesta por esa contradicción que antes señalábamos entre el mantenimiento del bastión proletario y la extensión de la revolución. La solución a esa contradicción no está en la mesa de negociaciones, ni en el frente militar, sino en la respuesta del conjunto del proletariado mundial. Precisamente, cuando los capitalistas lograron derrotar la oleada revolucionaria, el Gobierno ruso aceptó la «política exterior» convencional de los Estados capitalistas y firmó los acuerdos de Rappallo en abril de 1922, que ni por su forma (acuerdos secretos), ni por supuesto por su contenido (apoyo militar del ejercito ruso al Gobierno alemán) tienen nada que ver con Brest-Litovsk, ni con la política revolucionaria del proletariado.

Cuando la IC, en pleno proceso de degeneración, llama a los trabajadores alemanes a una reacción desesperada en Marzo de 1923 (la llamada «acción de Marzo»), las armas de que se valen las tropas gubernamentales alemanas para masacrar a los trabajadores, les han sido vendidas por el Gobierno ruso.

El hostigamiento continuo de las «democracias» occidentales

Los aliados de la Entente, las «democracias avanzadas de Occidente», no escatimaron esfuerzos para ahogar la revolución rusa. En Ucrania, en Finlandia, en los países bálticos, en Besarabia, Gran Bretaña y Francia instalaron gobiernos que apoyaron a los ejércitos blancos contrarrevolucionarios.

No contentos con esto, decidieron además intervenir directamente en Rusia: el 3 de Abril desembarcaban tropas japonesas en Vladivostok. Posteriormente llegarían destacamentos franceses, ingleses y americanos: «Desde el comienzo de la revolución de Octubre, las potencias de la Entente se han puesto del lado de los partidos y gobiernos contrarrevolucionarios de Rusia. Con la ayuda de los contrarrevolucionarios burgueses se han anexionado Siberia, Ural, los bordes de la Rusia Europea, el Caúcaso y el Turquestán. Roban de esas comarcas las materias primas (madera, petróleo, manganeso, etc.). Con la ayuda de las bandas checoslovacas a su servicio, han robado las reservas de oro de Rusia. Bajo la dirección del diplomático ingles Lockhart, espías ingleses y franceses han hecho saltar puentes y destruido ferrocarriles e intentado obstaculizar el aprovisionamiento de víveres. La Entente ha sostenido con fondos, armas, y ayuda militar a los generales reaccionarios Denikin, Koltchak, Krasnov, que han fusilado y ahorcado a miles de obreros y campesinos en Rostov, Yusovka, Novorossijsk, Omsk,... »([15]).

A principios de 1919, es decir justo cuando estalla la revolución en Alemania, Rusia está completamente aislada del exterior, y enfrentada a uno de los momentos de mayor actividad tanto de los ejércitos blancos, como de las tropas de las «democracias occidentales». Los bolcheviques proclaman de nuevo, ante los soldados enviados por los capitalistas a aplastar la revolución, la necesidad del internacionalismo proletario: «No vais a luchar contra enemigos (decía una hoja distribuida entre las tropas inglesas y americanas en Arkángel) sino contra trabajadores como vosotros; y nosotros os preguntamos, ¿vais a aplastarnos?... Sed leales a vuestra clase y negaos a hacer el trabajo sucio de vuestros amos...»([16]).

Y de nuevo los llamamientos de los bolcheviques (otra vez se editan periódicos como The Call -El Llamamiento- en inglés, La Lanterne -La Linterna-, en francés, ...) vuelven a hacer efecto en las tropas enviadas a combatir la revolución: «El 1º de marzo de 1919, estallan motines en las tropas francesas. Antes, una compañía de infantería británica se había negado como un sólo hombre a volver a su puesto en el frente, y poco después lo hizo una compañía americana»([17]). En Abril de 1919, las tropas y la flota francesas han de ser retiradas, pues en Francia crece la indignación de los trabajadores ante el fusilamiento de Jeanne Labourbe (una militante comunista que hacia propaganda en pro de la confraternización entre los soldados franceses y los rusos). Del mismo modo, las tropas inglesas habrán de ser repatriadas pues en Inglaterra, en Italia, etc., se producen manifestaciones obreras contra el envío de tropas o armamentos a los ejércitos contrarrevolucionarios. Por ello las «democracias» occidentales se vieron obligadas a cambiar de táctica, y utilizar, en el hostigamiento a la revolución rusa, las tropas de las naciones que ellas mismas habían contribuido a crear sobre las ruinas del antiguo imperio ruso, como un «cordón sanitario» contra la extensión de la revolución. En Abril de 1919, tropas polacas ocuparon una parte de Bielorusia y Lituania. En abril de 1920, ocupan Kiev en Ucrania, y finalmente en mayo-junio de 1920, el gobierno polaco, apoyando al general blanco Denikin se hizo con el control de casi toda Ucrania. Igualmente, Enver Pachá, líder de la revolución «antifeudal» de los jóvenes turcos, acabó encabezando una revuelta antisoviética en el Turquestán, en Octubre de 1921.

La reacción interior

Después de la insurrección de octubre y la toma del poder en toda Rusia, los restos de la burguesía, del ejército, las castas militares reaccionarias (cosacos, tekineses...) empiezan inmediatamente a reagrupar sus fuerzas, tras la bandera del Gobierno provisional (la misma curiosamente que hoy, con Yeltsin, ondea en el Kremlin) formándose los primeros ejércitos «blancos» al mando de Kaledin, atamán de los cosacos del Don.

El inmenso caos y la penuria que atravesaba la aislada Rusia, la «autodesmovilización» de los restos del ejército heredado del zarismo, lo magro de las fuerzas armadas revolucionarias , pero sobre todo debido a la acción del imperialismo alemán y de los imperialismos occidentales en ayuda de los ejércitos blancos, inclinó progresivamente la relación de fuerzas en la guerra civil. A mediados de 1918, el territorio bajo dominio de los Soviets se reduce a lo que en la época feudal era el principado de Moscovia, y la revolución tiene que hacer frente a la revuelta de la «legión checa» y al Gobierno «antibolchevique» de Samara([18]), que cortaban la necesaria comunicación con Siberia. A estos acabarían sumándose luego los cosacos de Krasnov (el general derrotado en Púlkovo en los primeros días de la insurrección, y que había sido detenido y posteriormente liberado por los bolcheviques), el ejercito de Denikin en el Sur, Kaledin en el Don, Kolchak en el Este, Yudenitch en el norte... En resumen una sangrienta orgía de terror, de matanzas, asesinatos y atrocidades de todo tipo, aplaudida por los «demócratas» y bendecida por los «socialistas» que en Alemania, Austria, Hungría..., aplastaban las insurrecciones obrera.

Los historiadores burgueses presentan esas bestialidades de la guerra civil, «como en todas las guerras», fruto del «salvajismo» de los hombres. Pero la atroz guerra civil, que sacudió Rusia durante tres años, que costó junto a los enfermedades y el hambre causados por el bloqueo económico impuesto a la población en Rusia, siete millones de muertos, fue una imposición del capitalismo mundial.

Junto a los ejércitos occidentales, junto a las «bandas blancas», operaban al mismo tiempo contra la revolución el sabotaje y las conspiraciones contrarrevolucionarias de la burguesía y la pequeña burguesía. En julio de 1918, Savinkov([19]) organizó con fondos dispensados por el embajador francés Noulens, un motín en Yaroslav donde se sostuvieron dos semanas de auténtico terror y venganza contra todo lo que oliera a proletario, revolucionario, bolchevique. También en julio, apenas unos días después del desembarco franco-británico en Murmansk, los socialistas revolucionarios de izquierdas organizaron una tentativa de golpe de Estado, tras asesinar al embajador alemán, conde Mirbach, con objeto de provocar una reanudación inmediata de las hostilidades con Alemania. Lenin lo definió como «otro monstruoso coletazo del pequeño burgués». ¡Solo le faltaba a la revolución en ese momento, una guerra abierta con Alemania!

La revolución se debatía entre la vida y la muerte. Sobrevivir, a la espera de la revolución en Europa, exigía un sinfín de sacrificios, en el terreno económico como veremos más adelante, pero también en el terreno político. No entraremos en este artículo, en analizar por ejemplo la cuestión del aparato represivo o del ejército regular([20]), sobre las que la revolución rusa proporciona un sinfín de lecciones. Si nos interesa, no obstante destacar que el paso de la necesaria violencia revolucionaria al terror, así como la sustitución de las milicias obreras por un ejército jerarquizado, cada vez más autónomo de los Consejos obreros, son en gran parte consecuencias del aislamiento de la revolución, de la cada vez más adversa correlación de fuerzas entre burguesía y proletariado mundiales, que es en definitiva lo que decanta el curso de la revolución que ha «triunfado» en un solo país.

Entre una Checa que en el momento de su formación en Noviembre de 1917, cuenta con apenas 120 hombres y que no dispone ni de coches para hacer las detenciones; y el monstruoso aparato policiaco del GPU, utilizado precisamente por Stalin contra los propios bolcheviques, no hay una «evolución lógica», sino una degeneración resultado de la derrota de la revolución. Del mismo modo, entre la «guardia roja» que por mandato de los Soviets controla las unidades militares; y un ejército regular donde se reinstauran el reclutamiento obligatorio (Abril de 1919), la disciplina cuartelaria, el saludo militar, y en el que en Agosto de 1920 hay ya 315 000 «spetsys» militares («especialistas» procedentes del antiguo ejército zarista) no hay una continuidad prevista de antemano por los «maquiavélicos» bolcheviques, sino el aplastante peso de las exigencias de la lucha entre un bastión proletario que necesita el aire de la revolución internacional para sobrevivir, y una feroz contrarrevolución mundial, que cada vez fue más potente, porque cada vez amputaba, con derrotas, más partes del cuerpo del proletariado mundial.

La asfixia económica

En las condiciones del aislamiento de la revolución, del hostigamiento permanente de los capitalistas, del sabotaje interior, e independientemente de las ilusiones de los bolcheviques sobre la posibilidad de introducir una lógica distinta a la economía, la verdad es que como reconocía el mismo Lenin, la economía en la Rusia de 1918-1921, era la de una «fortaleza sitiada», un bastión proletario, que trataba de aguantar, en las peores circunstancias, a la espera de la extensión de la revolución.

En otros números de esta Revista internacional hemos mostrado cómo en Rusia jamás existió el socialismo, pues este requiere, aún para sus primeros pasos, el triunfo del proletariado sobre la burguesía a escala internacional. La política económica que puede emprenderse en un «bastión revolucionario» aislado, viene necesariamente dictada por el capitalismo dominante a nivel mundial. El «socialismo en un sólo país», como siempre denunciaron los revolucionarios, no es sino el taparrabos ideológico de la contrarrevolución estalinista.

Lo que nos interesa señalar en este artículo es que la terrible penuria económica que padeció la revolución en Rusia, no es la consecuencia de la miseria que trae aparejado el socialismo, sino de la imposibilidad de romper con la miseria cuando la revolución proletaria queda aislada. La diferencia es sin duda sustancial: mientras que de la primera tesis, los capitalistas esperan que los obreros saquemos la lección de que «es mejor no hacer la revolución, y destruir el capitalismo, que mal que bien nos permite sobrevivir», de la segunda se extrae una lección fundamental de la lucha obrera, desde las huelgas en la fábrica más pequeña hasta las revoluciones que ocupan un país entero: «si no extendemos las luchas, si la revolución queda aislada, no podemos vencer al capitalismo».

La revolución obrera en Rusia surge frente a la Iª Guerra mundial, y por tanto hereda también de ésta el caos económico, los racionamientos, la supeditación de la producción a las necesidades de la guerra. Aislada, habrá de sufrir además los estragos de la guerra civil, y la intervención militar de las «democracias» occidentales. Estas, que mostraban su rostro «humanitario» en Versalles, bajo el lema «vive y deja vivir» no dudaron, sin embargo en dictar un drástico bloqueo económico que se extendió desde marzo de 1918, hasta comienzos de 1920 (pocos meses antes de la derrota definitiva del último «ejército blanco» de Wrangel) y que impedía incluso la llegada a Rusia de los envíos solidarios que los proletarios de otros países hacían a sus hermanos de clase, en Rusia.

Así, la población se vio privada, por ejemplo, de combustible. El frío sembraba Rusia de cadáveres. Como consecuencia del cerco establecido por los capitalistas, el carbón de Ucrania se mantuvo inaccesible hasta 1920 y el petróleo de Bakú y el Caucaso estuvo en manos inglesas desde el verano de 1918 hasta finales de 1919. El total de combustible que llegaba en aquel momento a las ciudades rusas, no suponía ni siquiera el 10 % de los suministros normales antes de la Iª Guerra mundial.

En las ciudades se pasaba un hambre atroz. Desde la guerra imperialista el azucar y el pan, se encontraban racionados. Con la guerra civil, el bloqueo económico, y el sabotaje de los campesinos que escondían gran parte de la cosecha, para después venderlas en el mercado negro, ese racionamiento alcanzó niveles infrahumanos. En Agosto de 1918, cuando se habían ya agotado por completo las existencias de víveres en los almacenes de las ciudades, se decidió diferenciar las raciones:

  • los obreros de la industria pesada recibían la ración de primera categoría, que proporcionaba aproximadamente de 1200 a 1900 calorías/día, es decir la cuarta parte de sus necesidades reales. Este tipo de ración se hizo luego extensiva, con el transcurso de la guerra civil, a los familiares de los alistados en el Ejército rojo.
  • la ración inferior representaba la cuarta parte de la anterior, y era la que se proporcionaba a los burgueses. El resto de los trabajadores obtenía una ración «media», tres veces mayor que la inferior.

En Octubre de 1919, con el general blanco Yudenitch a las puertas de Petrogrado, Trotski describe a la población que tenía que encargarse de frenar las acometidas de los guardias blancos, como un amasijo de espectros: «Por aquella época, los obreros de Petrogrado tenían un aspecto lamentable, con sus caras pardas como la tierra por falta de alimento, con sus trajes que se les caían de lo rotos, con sus botas agujereadas, que muchas veces ni siquiera casaban»([21]).

En enero de 1921, aún después de acabada la guerra civil, la ración de pan negro es de 800 gramos para los trabajadores de las empresas a fuego continuo, y de 600 gramos para diversos trabajadores de choque; y se rebaja a 200 gramos para los portadores de la «carta B» (parados). Lo mismo puede decirse del arenque, que otras veces había ayudado a salvar la situación y que ahora faltaba por completo. Las patatas llegaban casi siempre heladas a las ciudades, pues el estado de las vías férreas y de las locomotoras era lamentable (el 20 % de su potencial de antes de la guerra). A principios del verano de 1921, una hambruna atroz sacudió las provincias orientales, así como la región del Volga. Existían en ese momento según las estadísticas reconocidas por el propio Congreso de los Soviets entre 22 y 27 millones de necesitados, que padecían hambre, frío, epidemias de tifus([22]), difteria, gripe...

A los escasos suministros, se unía la especulación. Para conseguir algo con lo que completar las raciones oficiales, había que recurrir al mercado negro: la «sujarevka» (nombre tomado de la Plaza Sujarevski de Moscú, donde se realizaban semiclandestinamente este tipo de transacciones). La mitad del grano que llega a las ciudades viene de la administración de Abastecimiento, la otra mitad se consigue en el mercado negro (a un precio 10 veces superior al oficialmente fijado). Existe otra forma de sobrevivir: el estraperlo, el transporte ilegal de productos manufacturados al campo, para intercambiarlos allí con los campesinos por víveres. Pronto, la tipología de la revolución acuñó un nuevo personaje: el «hombre del saco» que en desvencijados trenes de mercancías, lleva a los pueblos sal, cerillas, a veces un par de botas o un poco de petróleo en una botella, para cambiarlos por unos kilos de patatas y algo de harina. En septiembre de 1918, el Gobierno reconoció tácitamente el estraperlo, limitándolo únicamente a 1'5 puds (aproximadamente 25 kilos) de trigo. Desde entonces el hombre del saco pasó a denominarse el «hombre del pud y medio», sin que cesara de proliferar. Cuando en las fábricas se empezó a pagar en los propios productos que los obreros fabricaban, se extendió igualmente la práctica de que los propios trabajadores se transformaban en «hombres del saco», vendiendo por los pueblos, correas, herramientas...

En cuanto a las condiciones de trabajo, la tremenda miseria, el aislamiento de la revolución y la guerra civil, las agravaron brutalmente, dando al traste con las reivindicaciones obreras e incluso con las medidas que el propio Gobierno adoptaba para satisfacerlas: «Cuatro días después de la revolución, se publicó un decreto que establecía la jornada de 8 horas, y la semanal de 48 horas, prohibiendo el trabajo a los menores de 14 años y limitando el de las mujeres. Un año después el Narkomtrud (administración del pueblo para el Trabajo) tuvo que volver a recordar la obligatoriedad de este decreto. Estas prohibiciones tuvieron poco efecto, en el periodo de extrema escasez de mano de obra de la guerra civil»([23]).

Lenin mismo que había abominado del «taylorismo», es decir del trabajo a destajo, calificándolo como el «encadenamiento del hombre a la máquina», cedió finalmente a las exigencias de incrementar la producción, instituyendo los «sábados comunistas», por los que los trabajadores apenas recibían una comida, que además por lo general acababan pagando, convencidos de estar apoyando la revolución. En la confianza aún de que la revolución proletaria podía ser inminente en Europa, defendiendo por tanto en ese sentido la supervivencia del bastión proletario, privados además como veremos más adelante de sus Soviets, de sus asambleas obreras, de su lucha de clases contra la explotación capitalista, los sectores más combativos y más conscientes de la clase trabajadora se fueron progresivamente encadenando a las formas más brutales de la explotación capitalista vigente en Rusia.

Aún así a pesar de esa sobrexplotación, las fábricas rusas, producían cada vez menos, por un lado por la propia pérdida de productividad de un proletariado desnutrido, pero también por el propio caos de la economía rusa: Aún en 1923, tres años después del final de la guerra civil, el conjunto de la industria rusa, funcionaba al 30 % de la capacidad de 1912. Sólo en la pequeña industria, la productividad del obrero era el 57 % de la de 1913. Esta pequeña industria, desarrollada sobre todo a partir de 1919, era en gran parte rural (de hecho su producción era esencialmente de herramientas, ropa, muebles..., para el mercado campesino local) y en ella los obreros trabajaban en condiciones muy similares a las de la agricultura (el trabajo por horas, en particular). Habida cuenta de las dificilísimas condiciones de existencia en las ciudades, que antes veíamos, gran parte de los trabajadores emigró al campo, y se integró dentro de esta producción a pequeña escala. Y aún dentro de las ciudades, los obreros dejaban las grandes factorías para entrar a trabajar en pequeños talleres, donde podían obtener piezas para intercambiar con el campesinado. En 1920, el número total de asalariados en la industria era de 2 200 000 trabajadores, de los cuales sólo 1 400 000 estaban empleados en establecimientos de más de 30 obreros.

Con la entrada en vigor de la NEP (Nueva política económica) en 1921([24]), las empresas del Estado, tienen que hacer frente a la competencia de los capitalistas «privados» de Rusia, o a los recién llegados inversionistas extranjeros, por lo que, como en cualquier economía capitalista, el Estado-patrón necesitaba producir más y más barato. Tras la desmovilización de la guerra civil, y la entrada en vigor de la NEP, se produjo una oleada de despidos, que por ejemplo en los ferrocarriles, alcanzó a la mitad de la plantilla. El paro empezó a extenderse con fuerza a partir de 1921. En 1923 había en Rusia 1 millón de parados oficialmente censados.

La cuestión campesina

El campesinado representaba en Rusia el 80 % de la población. En la insurrección el congreso de los Soviets adoptó el «Decreto sobre la tierra», que trata de hacer frente a la necesidad de decenas de millones de campesinos, de hacerse con un trozo de tierra del que poder alimentarse, y al mismo tiempo, eliminar las grandes propiedades agrarias, que no sólo eran el azote de esos campesinos, obligados a trabajar en condiciones arcaicas, sino además el punto de apoyo de la contrarrevolución. Sin embargo, las medidas tomadas no contribuyeron a formar grandes unidades de explotación, en las que los trabajadores agrícolas, pudieran ejercer un mínimo control obrero. Al contrario, a pesar de iniciativas como los «comités de trabajadores agrícolas», o como luego los Koljozi («granjas colectivas»), o los Sovjozi («granjas soviéticas», llamadas también «fábricas socialistas de grano», pues su misión era la de abastecer de cereales al proletariado de las ciudades, lo que se extendió fue la pequeña unidad campesina, de dimensiones ridículas, y que apenas daba para subsistir a la propia familia del campesino. Las explotaciones agrarias de menos de 5 hectáreas, que en 1917 representaban el 58 % del total, alcanzaron en 1920, el 86 % del total de la tierra cultivable. Por supuesto estas explotaciones, dado lo exiguo de su producción, no podían suponer ningún alivio para el hambre en las ciudades. Las medidas de «requisa forzosa» con que los bolcheviques intentaron en un primer momento obtener los alimentos que se necesitaban para cubrir las necesidades del proletariado y del Ejército rojo se saldaron no sólo con un fracaso lamentable en cuanto a la cantidad de lo recolectado, sino que además empujó a gran parte de estos campesinos a los ejércitos blancos, o bien a bandas armadas, a menudo muy numerosas, que combatían a veces a los ejércitos blancos y a veces a los bolcheviques, como fue el caso del anarquista Majno en Ucrania.

A partir del verano de 1918, el Estado trató de apoyarse en los campesinos medios, para obtener mejores resultados: en el primer año de la revolución, el Comisariado de Abastos, había recogido apenas 780 mil toneladas de grano; de Agosto de 1918 a Agosto de 1919 consiguió dos millones de toneladas. Sin embargo, el campesino propietario de una explotación agrícola «media», no estaba dispuesto a colaborar:

«El campesino medio produce más artículos alimenticios de los que necesita, y en cuanto tiene excedentes de cereales, se convierte en un explotador del obrero hambriento (...) Aquí está nuestra misión fundamental, y en ello estriba la contradicción fundamental; el campesino, en cuanto que trabajador, de hombre que vive de su propio trabajo, que ha padecido la opresión del capitalismo está al lado del obrero; pero el campesino, en su calidad de propietario, del que tiene excedentes de cereales, está acostumbrado a considerarlos como propiedad suya, que puede vender libremente»([25]). Tampoco aquí podían los bolcheviques llevar a la práctica otra política, que la que les venía impuesta por el curso desfavorable de la relación de fuerzas entre la revolución obrera y el capitalismo dominante. La solución a ese cúmulo de contradicciones, no estaba en las manos del Estado ruso, ni residía en las relaciones entre el proletariado y el campesinado en Rusia. La solución, sólo podía venir del proletariado internacional: «En el IXº Congreso del Partido, en marzo de 1919, que proclamó la política de conciliarse con el campesino medio, Lenin tocó uno de los puntos dolorosos de la agricultura colectiva; se conseguiría ganar al campesino medio para la sociedad comunista "únicamente... cuando facilitemos y mejoremos las condiciones económicas de su vida". Pero ahí estaba la dificultad. "Si pudiésemos darle mañana 100.000 tractores de primera clase, dotados de gasolina, suministrarle mecánicos (sabéis muy bien que por el momento esto es pura utopía), el campesino medio diría: 'estoy a favor de la comuna (es decir del comunismo).' Pero para hacer eso es necesario primero vencer a la burguesía internacional, obligarla a que nos dé esos tractores". Lenin no seguía el silogismo. Edificar el socialismo en Rusia era imposible sin la agricultura socializada, y socializar la agricultura era imposible sin tractores, y obtener tractores era imposible sin una revolución proletaria internacional»([26]).

La economía de los primeros años de la revolución en Rusia, no esta marcada, ni en el periodo del «comunismo de guerra», ni en el de la NEP, por ningún vestigio de socialismo, sino por las asfixiantes condiciones que el aislamiento impone a la revolución: «Más aún teníamos razón nosotros al pensar que si la clase obrera europea hubiera conquistado el poder antes, habría tomado a remolque a nuestro país atrasado –por la economía y la cultura–, y así nos habría sin duda alguna ayudado por medio de la técnica y la organización y nos habría permitido, corrigiendo y modificando en parte o totalmente nuestros métodos de comunismo de guerra, dirigirnos hacia una economía socialista verdadera»([27]).

La derrota de la oleada revolucionaria del proletariado mundial, llevó también a la muerte al bastión proletario ruso. A partir de la muerte de la revolución pudo reconstruirse en Rusia, una nueva burguesía: «La burguesía rusa se reconstruye con la degeneración interna de la revolución, no a partir de la burguesía zarista, eliminada por el proletariado en 1917, sino a partir de la burocracia parasitaria del aparato de Estado, con el que se confundió cada vez más, bajo la dirección de Stalin, el Partido bolchevique. Es esta burocracia del Partido-Estado la que al eliminar, a finales de los años 20, todos los sectores susceptibles de reconstruir una burguesía privada y a los que se había aliado para asegurar la gestión de la economía (propietarios campesinos, especuladores de la NEP) tomó el control de esta economía»([28]).

El agotamiento de los consejos obreros

Como consecuencia del aislamiento de la revolución, se producen no sólo el hambre y las guerras, sino también la progresiva pérdida del principal capital de la revolución: la acción masiva y consciente de la clase obrera, que veíamos extenderse y profundizarse entre febrero y octubre de 1917([29]).

A finales de 1918, el número de obreros de Petrogrado era el 50 % del que existía finales de 1916, y en el otoño de 1920, al final de la guerra civil, la que había sido cuna de la revolución había perdido casi el 58 % de la población total. Moscú, la nueva capital, se había despoblado en un 45 %, y el conjunto de las capitales de provincia en un 33%. Gran parte de esos trabajadores se alistaron en el Ejército rojo, o se pusieron al servicio del Estado: «Cuando las cosas se pusieron graves en el frente, nos volvimos al Comité central del partido y al Presidium del Comité central sindical y de esas dos fuentes enviamos proletarios destacados al frente y allí crearon el Ejército rojo a su propia imagen y semejanza»([30]).

Cada vez que el Ejército rojo, compuesto mayoritariamente de campesinos, retrocedía en desbandada o cundían las deserciones, se reclutaban brigadas de los trabajadores más decididos y conscientes, para colocarlos en vanguardia de las operaciones militares o como «barrera de contención» contra las deserciones campesinas. Pero también, cada vez que había que tomar la responsabilidad de reprimir el sabotaje, de organizar el caos de los suministros, los bolcheviques recurrían a la célebre consigna de Lenin: «¡Aquí hace falta energía proletaria!», y así, esa energía de la clase revolucionaria, se fue alejando cada vez más de los centros donde había nacido, y donde se había acrisolado: los Consejos Obreros, los Soviets, y se fue integrando, cada vez más, en el servicio del Estado, es decir, a la larga, en la burocracia parasitaria, en el órgano que sería el motor de la contrarrevolución([31]). Como consecuencia de ello, se produjo una progresiva desvitalización de esos mismos Soviets: «Cuando la tarea principal del gobierno era organizar la resistencia al enemigo y nos era obligado rechazar todos los ataques, la dirección se ejercía casi exclusivamente mediante órdenes y la dictadura del proletariado revestía, naturalmente, la forma de una dictadura proletaria militar. Entonces, los amplios órganos de poder soviético, las asambleas plenarias de los Soviets casi desaparecieron y la dirección pasó exclusivamente a los Comités ejecutivos, es decir, a órganos limitados, a comités de tres o cinco personas, etc. Con frecuencia, sobre todo en las regiones próximas a la línea del frente, los órganos "regulares" del poder soviético, es decir los órganos elegidos por los trabajadores, fueron reemplazados por los "comités revolucionarios" locales que, en lugar de someter los problemas a examen de las asambleas de masas, los resolvían por propia iniciativa»([32]).

Y esa pérdida de reflexión y discusión colectivas, se daba no sólo en las asambleas, en los soviets locales, sino a todo lo largo y ancho del tejido de los consejos obreros. A partir de 1918, el Congreso soberano de los Soviets, que debía reunirse, cada tres meses, pasó a hacerlo una vez al año. Incluso el Comité central de los Soviets, en muchas ocasiones no podía llevar adelante discusiones y decisiones colectivas. Cuando en el VIIº Congreso de los Soviets (diciembre de 1919), la representante del Bund (Partido comunista judío) pregunta qué ha estado haciendo el Comité ejecutivo central, Trotski le responde: «¡El CEC está en el frente de batalla!».

Al final, no sólo las decisiones sino la vida política misma se concentraban en las manos del partido bolchevique. Kamenev en el IXº Congreso del Partido Bolchevique señalaba: «Administramos Rusia, y no podemos administrarla más que a través de los comunistas» (el subrayado es nuestro). Nosotros estamos de acuerdo, en cambio, con Rosa Luxemburgo, quien en La Revolución rusa (op. cit.) critica: «"Gracias a la lucha abierta y directa por el poder –escribe Trotski– las masas trabajadoras acumulan en un tiempo brevísimo una gran experiencia política, y en su desarrollo político trepan rápidamente un peldaño tras otro". Aquí Trotski se refuta a sí mismo y a sus amigos. ¡Justamente porque es así, bloquearon la fuente de la experiencia política y este desarrollo ascendente al suprimir la vida pública! (...) Las tareas gigantescas que los bolcheviques asumieron con coraje y determinación exigen el más intenso entrenamiento político y acumulación de experiencias por las masas!».

En ese mismo sentido se expresó la Izquierda comunista italiana, al trazar un balance de las causas de la derrota de la Revolución rusa: «Aunque Marx, Engels, y sobre todo Lenin hubieran señalado muchas veces la necesidad de oponer al Estado su antídoto proletario, capaz de impedir su degeneración, la revolución rusa, lejos de asegurar el mantenimiento y la vitalidad de las organizaciones de clase del proletariado, las esteriliza al incorporarlas al aparato de Estado, devorando así su propia sustancia» (Bilan nº 28).

Poco importó que para tratar de preservar el peso político de la clase obrera, se primara la representación de ésta en el Estado (un delegado por cada 25 mil obreros, mientras que 125 mil campesinos, elegían también un solo delegado), ya que el problema era la absorción de esos trabajadores en el propia maquinaria reaccionaria del Estado.

Finalmente, cuando se completó la derrota de la revolución proletaria en Europa, ni siquiera el férreo control que sobre la sociedad mantenía el Partido Bolchevique, pudo evitar que el capitalismo dominante a nivel mundial y por tanto también en la propia Rusia, atrapara el Estado, y lo llevara en una dirección absolutamente opuesta a la que pretendían los comunistas: «La máquina escapa de las manos de quien la conduce: se diría que hay quien maneja el volante y conduce esta máquina, pero que ésta sigue una dirección diferente a la que se quiere, como si estuviera controlada por una mano secreta, clandestina que sólo Dios sabe de quién es, puede ser de un especulador o de un capitalista privado, o de ambos a la vez. El hecho es que la máquina no va en la dirección que quiere el que está al volante, a veces va más bien en sentido contrario»([33]).

*
*  *

«Los bolcheviques temían que la contrarrevolución viniera con los ejércitos blancos y otras expresiones directas de la burguesía, y defendieron la revolución contra esos peligros. Temían la vuelta de la propiedad privada a través de la persistencia de la pequeña producción, y en particular del campesinado. Pero el peor peligro de la contrarrevolución, no vino ni de los "kulaks", ni de los obreros desgraciadamente masacrados en Kronstadt, ni del "complot blanco" que los bolcheviques veían tras esta revuelta. Fue sobre el cadáver de los obreros alemanes masacrados en 1919 como la contrarrevolución ganó, y fue a través del aparato burocrático de lo que se suponía debía ser el "semi-Estado" del proletariado como se expresó más poderosamente»([34]).

La salida a la situación creada, con la insurrección de Octubre de 1917, no estaba en Rusia. Como señaló Rosa Luxemburgo: «En Rusia solamente podía plantearse el problema. No podía resolverse». La clave de la evolución de la situación estaba en el proletariado internacional. En realidad, mientras se esperaba la respuesta de éste, la oleada revolucionaria que siguió a la Iª Guerra mundial, iba siendo aplastada, como veremos en el próximo artículo de esta serie. De este modo, el curso de los acontecimientos en Rusia, estuvo marcado por una acumulación de contradicciones, de búsqueda desesperada de soluciones, sin poder cortar el «nudo gordiano» de todas ellas: la extensión de la revolución: «En todo caso, la situación fatal en que hoy se encuentran los bolcheviques es, al igual que la mayoría de sus errores, una consecuencia del carácter, por el momento insoluble, del problema al que están confrontados por el proletariado internacional, y en primera línea por el proletariado alemán. Realizar la dictadura del proletariado y la revolución socialista en un sólo país, cercado por una bestial dominación reaccionaria imperialista y asediado por la más sangrante de las guerras generales que haya conocido la historia humana, es la cuadratura del círculo. Cualquier partido revolucionario estaría condenado a fracasar en esta tarea y a perecer, por mucho que base su política en la voluntad de vencer y la fe en el socialismo internacional, o en la confianza en sí mismo»([35]).

La Revolución rusa ha sido la experiencia más importante, la más rica de enseñanzas de la historia del movimiento obrero. Las futuras luchas revolucionarias del proletariado no lo serán si no hacen el esfuerzo de volver a hacer suyas sus múltiples lecciones. Pero, sin lugar a dudas, la primera de esas lecciones es la confirmación del ya antiguo y nunca tan actual grito de guerra del marxismo: «Proletarios de todos los países, ¡uníos!» y el convencimiento de que esa consigna no es una «idea hermosa» sino la condición previa y vital para el triunfo de la revolución comunista. El aislamiento internacional es la muerte de la revolución.

Etsoem

[1] Ver nuestro suplemento: No muere el comunismo sino su peor enemigo, el estalinismo.

[2] Desgraciadamente, como consecuencia de la terrible decepción que supuso el fracaso de la revolución, también entre los revolucionarios se han desarrollado teorías como las de los consejistas que presentan la Revolución rusa como una simple revolución burguesa y al Partido bolchevique como un partido burgués. O, como es el caso de los bordiguistas, que definen una doble naturaleza (burguesa y proletaria) de la Revolución rusa. Hemos criticado estos errores en los artículos de la Revista internacional nº 12 y 13: «Octubre de 1917: principio de la revolución proletaria».

[3] Rosa Luxemburg, La Revolución rusa.

[4] Ídem.

[5] La primera constitución soviética de 1918 reconocía la ciudadanía «a todos los extranjeros que residan en el territorio de la Federación Soviética con tal de que pertenezcan a la clase obrera o al campesinado que no explota mano de obra».

[6] Radek, citado por E.H. Carr, La Revolución bolchevique.

[7] «Manifiesto de la Internacional comunista a los proletarios del mundo entero», en Los Cuatro primeros congresos de la Internacional comunista.

[8] Las sesiones del IIº Congreso de la IC se celebraron ante un mapa donde se reflejaban los avances del Ejército rojo, en su contraataque sobre Polonia en verano de 1920. Como es sabido, lo único que logró esta incursión militar fue que los proletarios polacos cerraran filas en torno a su burguesía, siendo así derrotado el Ejército rojo a las puertas de Varsovia.

[9] Trotski, citado por E.H. Carr, op. cit.

[10] En Enero de 1918, estalló una huelga de medio millón de obreros en Berlín, que se extendió a Hamburgo, Kiel, el Rhur, Leipzig..., y se constituyeron los primeros Consejos obreros. Al mismo tiempo surgieron revueltas obreras en Viena y Budapest, que incluso la mayoría de periodistas burgueses (cf. E. H. Carr, op. cit.) decían que estaban relacionadas con la Revolución rusa, y más concretamente con las negociaciones de Brest-Litovsk.

[11] Ver en la Revista internacional, nos 8 y 9: «La Izquierda comunista en Rusia».

[12] Lenin, Obras escogidas.

[13] «La responsabilidad histórica», Cartas de Spartacus, nº 18. Editada –en francés– en Rosa Luxembourg: Contre la guerre, par la revolution, p. 128-129.

[14] Ver en Revista internacional nº 8: «La Izquierda comunista en Rusia», y Revista internacional nos 12 y 13: «Octubre de 1917: principio de la revolución proletaria». Ver también nuestro folleto –en francés– El periodo de transición del capitalismo al socialismo, donde a propósito de la experiencia rusa, examinamos el problema de las negociaciones del bastión proletario con los gobiernos capitalistas.

[15] «Tesis del Iº Congreso de la IC sobre la situación internacional y la política de la Entente», en Los cuatro primeros congresos de la Internacional comunista.

[16] Citado en E. H. Carr, op. cit.

[17] E.H. Carr, op. cit.

[18] Este Gobierno llegó a controlar todo el medio y bajo Volga. En octubre de 1918, se produjo el levantamiento de 400 mil “alemanes del Volga” que instituyeron en ese territorio una “Comuna de obreros”. La llamada “legión checa” eran prisioneros de guerra checoslovacos que fueron autorizados por el Gobierno ruso a abandonar Rusia por Vladivostok. En el camino 60 mil de los 200 mil con que contaba la expedición, se amotinaron, (hay que decir también que cerca de 12 000 soldados de esta “legión” engrosaron el Ejército rojo) creando bandas armadas dedicadas al saqueo y al terror.

[19] Este antiguo social revolucionario sirvió en septiembre de 1917 de intermediario clandestino entre Kerensky y Kornilov. En enero de 1918 organizó un atentado contra Lenin, y luego fue nombrado representante de los “blancos” en París, donde por supuesto se codeaba no sólo con los servicios secretos de los “aliados”, sino con ministros, generales..., que en premio a su “democrática” labor le pusieron al mando de las escuadras de saboteadores, los llamados “verdes”.

[20] Ver en la Revista internacional no 3, «La degeneración de la revolución rusa»; en las nos 8 y 9, «La Izquierda comunista en Rusia»; en las nos 12 y 13, «Octubre de 1917: principio de la revolución proletaria».

[21] Trotski, Mi vida.

[22] Las epidemias de tifus fueron tan extensas y tan repetidas, que Lenin mismo sostuvo: «o la revolución acaba con los piojos o los piojos acaban con la revolución».

[23] E.H. Carr, op. cit.

[24] A pesar de lo que entonces pensaban muchos de los miembros de la Izquierda comunista en Rusia, la NEP, no significaba una vuelta al capitalismo, pues en Rusia nunca hubo una economía socialista. Tomamos posición frente a esta cuestión de la NEP, en Revista internacional no 2: «Respuesta a Workers Voice», y nos 8 y 9: «La Izquierda comunista en Rusia».

[25] Lenin, citado en E.H. Carr, op. cit.

[26] E. H. Carr, op. cit.

[27] Lenin, «La NEP y la revolución», en Teoría económica y Economía política en la construcción del socialismo.

[28] De nuestro suplemento: No muere el comunismo, sino su peor enemigo el estalinismo.

[29] Ver artículo en Revista internacional no 71.

[30] Trotski, citado en E. H. Carr, op. cit.

[31] Hemos expuesto nuestra posición sobre el papel del Estado en el periodo de transición, y las relaciones de los Consejos obreros con ese Estado, precisamente sacando lecciones de la experiencia rusa en el folleto El periodo de transición del capitalismo al socialismo, y en Revista internacional nos 8, 11, 15, 18. Asimismo, sobre nuestra crítica a la idea de que el partido toma el poder en nombre de la clase obrera, ver Revista internacional nos 23 y 34-35.

[32] Trotski, La Teoría de la revolución permanente.

[33] Lenin, Informe político del Comité central al Partido, 1922.

[34] Introducción al folleto de la CCI: El periodo de transición del capitalismo al socialismo, editado en francés.

[35] Rosa Luxemburg: «La tragedia rusa». Cartas de Spartacus, nº 11, sep. de 1918.