La situación después de la Segunda Guerra Mundial

Versión para impresiónEnviar por email

Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, los movimientos de las colonias evolucionaron de dos formas, aunque manteniéndose ambas dentro de la misma dinámica que antes.

Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, los movimientos de las colonias evolucionaron de dos formas, aunque manteniéndose ambas dentro de la misma dinámica que antes.

En primer lugar, los años de posguerra conocieron una relativa tendencia a la descolonización “pacífica”. A pesar de la existencia de potentes y, a veces, violentos movimientos nacionales en India, África, etc. la mayoría de las antiguas potencias coloniales otorgaron fácilmente la “independencia nacional” a muchas colonias. En un artículo escrito en 1952 el grupo francés Internationalisme, que se había separado de la Izquierda Italiana en 1944 a causa de la formación del Partido en plena contrarrevolución, analizaba así la situación:  «Antes, en el movimiento obrero se creía que las colonias sólo podían emanciparse en el marco de la revolución socialista. Sin duda alguna, al ser ‘los eslabones más débiles de la cadena imperialista’, con una explotación y una represión capitalistas agudizadas, las colonias eran particularmente vulnerables los movimientos sociales. Su acceso a la independencia estaba siempre ligado a la revolución en las metrópolis.

Y sin embargo, hemos visto en los últimos años a gran parte de las colonias obtener su independencia. La burguesía colonial se ha emancipado más o menos del dominio metropolitano. Este fenómeno, por muy limitado que sea en la realidad, ya no puede ser comprendido con la antigua teoría que consideraba al capitalismo colonial como simple lacayo del imperialismo, como servil contable.

La verdad es que las colonias han dejado de ser un mercado extra-capitalista para las metrópolis. Se han vuelto nuevos países capitalistas. Han perdido su carácter de salida mercantil, lo cual hace que los viejos imperialismos sean más comprensivos ante las reivindicaciones de la burguesía colonial. Hay que añadir que los propios problemas de los imperialismos (en una época en la que ha habido dos guerras mundiales) han favorecido la expansión en las colonias. El capital constante se destruyó a si mismo en Europa, mientras que crecía en las colonias y semicolonias llevando a explosiones de nacionalismo (África del Sur, Argentina, India). Hay que resaltar que esos nuevos países capitalistas, desde su creación como naciones independientes, pasan directamente a la fase de capitalismo de Estado mostrando los mismos aspectos que una economía orientada hacia la guerra como ya pusimos de relieve.

La teoría de Lenin y Trotsky ya no tiene sentido alguno. Las colonias se han integrado al mundo capitalista e incluso lo han apoyado. Ya no hay ‘eslabón débil’. El dominio del capital se extiende de igual manera por toda la superficie del globo» (“La evolución del capitalismo y la nueva perspectiva”. Internationalisme nº 45. 1952).

La burguesía de los antiguos imperios coloniales, debilitada por las guerras mundiales, fue incapaz de mantener las colonias. La desintegración “pacífica” del imperio británico es el mejor ejemplo. Pero fue sobre todo porque las colonias ya no podían servir de base a la reproducción ampliada del capital mundial (al haberse vuelto ellas mismas plenamente capitalistas) por lo que perdieron importancia para los principales imperialismos. De hecho fueron las potencias más atrasadas, Portugal por ejemplo, las que se aferraron con más fuerza a sus colonias. La descolonización era solo el reconocimiento formal de una situación de hecho: el capital ya no se acumulaba según una dinámica de expansión hacia regiones precapitalistas, sino sobre la base del ciclo de la decadencia: crisis-guerra-reconstrucción y, por tanto, despilfarro monstruoso de la producción.

El acceso de las antiguas colonias a la independencia política no significó ni mucho menos su independencia real respecto a las principales potencias imperialistas. Tras el colonialismo llegó el “neo-colonialismo”. Con él, las grandes potencias mantienen un dominio efectivo sobre los países atrasados gracias a una fuerte presión económica: imposición de cuotas de cambio desiguales, exportación de capitales mediante sociedades multinacionales o simplemente mediante el Estado. Todo lo cual obliga a los países del “Tercer Mundo” a adaptar su economía a las necesidades de los capitalismos más avanzados por medio del monocultivo, la implantación de industrias con mano de obra barata para la exportación, las inversiones extranjeras,... Y para mantener todo eso, para defender sus intereses están evidentemente los poderosos ejércitos de los imperialismos dominantes con sus rápidas intervenciones político-militares. Vietnam, Guatemala, República Dominicana, Checoslovaquia, Hungría y tantos y tantos países han sido el escenario de la intervención directa de un imperialismo que quería proteger sus intereses contra un cambio político o económico considerado inaceptable.

De hecho, la descolonización “pacífica” es más una apariencia que una realidad. Ha ocurrido dentro de un mundo dominado por bloques militares imperialistas, cuya correlación de fuerzas determina la posibilidad de una descolonización pacífica. Los países metropolitanos han aceptado la independencia de sus colonias solamente si estas seguían integradas en el bloque imperialista de origen. La segunda guerra mundial ha dado lugar a un nuevo reparto del mercado mundial sobresaturado, por lo que la única evolución posible de la situación ha sido el desarrollo de nuevos enfrentamientos imperialistas, principalmente entre las dos potencias que emergieron dominantes después del conflicto: Estados Unidos y Rusia. Por ello, la segunda tendencia, tras la segunda guerra mundial, ha sido la de una proliferación de guerras “nacionales” a través de las cuales las grandes potencias se han enfrentado para mantener o ampliar sus respectivas esferas de influencia.

Las guerras de China, Corea, Vietnam, Oriente Medio y tantas otras en todo el mundo, han sido consecuencia de la correlación de fuerzas imperialistas establecida tras la Segunda Guerra Mundial, de la incapacidad manifiesta del capitalismo para satisfacer las necesidades más elementales de la humanidad y de la profunda descomposición de las antiguas Zonas colonizadas. Muy raras veces se han enfrentado abiertamente en estas áreas los dos imperialismos aunque todas les han servido de intermediarios para dirimir sus rivalidades. Igual que durante la guerra mundial misma tales conflictos han demostrado la incapacidad de las burguesías locales para combatir a un imperialismo sin caer en las garras del otro. Cuando una burguesía nacional consigue librarse de los tentáculos de un bloque cae inmediata e irremediablemente en los de otro. En Oriente Medio los sionistas de Israel guerrearon primero contra los árabes con armas rusas e inglesas para acabar en  la órbita norteamericana. El fracaso de Stalin para integrar a en su bloque a Israel le convirtió en patrocinador de la resistencia palestina y árabe que hasta entonces luchaban protegidas por los alemanes nazis. En Vietnam, Ho Chi Minh apoyó primero a Francia e Inglaterra contra los japoneses, después se integró en el bloque Ruso luchando contra Francia y Estados Unidos. En Cuba, Castro se libró de la tutela de EEUU para caer enseguida en la de URSS. Sin duda alguna cada una de esas guerras debilita aquí o allá a tal o cual potencia imperialista... fortaleciendo a la potencia rival. En estas guerras es siempre el sistema capitalista e imperialista quien sale realmente reforzado. Sólo los trotskistas y los estalinistas pueden con sus aberrantes contorsiones ideológicas presentar como “progresistas” y “debilitadores del imperialismo” a este carrusel sangriento de cambios de bloque. En el mundo real la cadena imperialista siempre sale reforzada con estas guerras de exterminio.

Esto no quiere decir que las burguesías locales sean siempre puros títeres en manos de las grandes potencias. Las burguesías locales tienen también intereses particulares y tales intereses son también imperialistas. La expansión de Israel sobre territorios árabes, la de Vietnam en Laos y Camboya, las rivalidades entre India y Pakistán por Cachemira y Bengala... obedecen a la férrea y ciega ley de la competencia imperialista que se impone a todos los capitales nacionales. Además de ser agentes de los grandes imperialismos, aceptando su influencia, armas y “ayudas”, las burguesías locales necesitan crearse su pequeña parcela imperialista para dar salida a sus propios intereses expansionistas. Como ninguna nación puede acumular capital en la autarquía absoluta, no le queda otro remedio que expansionarse a expensas de naciones más atrasadas, meterse en políticas anexionistas, imponer el intercambio desigual,... En la época del capitalismo decadente toda nación es siempre imperia­lista. Esto no impide que el conjunto de rivalidades locales se integre en el marco más general de las rivalidades entre los dos grandes bloques imperialistas. Los pequeños países tienen que doblegarse ante las exigencias de las grandes potencias para poder realizar sus intereses locales y poder garantizarse su pequeña área de influencia. En circunstancias excepcionales potencias de segundo orden, por ejemplo China o Arabia, pueden jugar un papel principal en la arena imperialista mundial. Sin embargo, este papel se inscribe siempre en el marco superior de las rivalidades entre los dos grandes bloques y no puede escapar de la dinámica que imponen estos. El caso de China es significativo: a principios de los 60 rompió con Rusia e intentó por algún tiempo practicar una política de autarquía e incluso crear un tercer bloque. El ahondamiento de la crisis echo por tierra estos sueños del Capital chino y acabó empujándolo a los brazos del imperialismo americano del cual es hoy furgón de cola.

En resumen: toda la evolución de la posguerra ha demostrado con creces la falsedad de la táctica de apoyo a los movimientos de liberación nacional para “debilitar al imperialismo”. Al contrario, estos movimientos lo han fortalecido aun más facilitando el reforzamiento de su control sobre el mundo y, sobre todo, movilizando a fracciones del proletariado mundial al servicio de un imperialismo contra el otro.

La imposibilidad de la «liberación nacional»

El desarrollo objetivo del mercado mundial es lo que ha hecho imposible la existencia de verdaderas luchas de liberación nacional. El sistema capitalista ha llegado a un impasse histórico. Tras haber socializado las fuerzas productivas a un nivel sin precedentes, tras haber unificado la economía mundial a un nivel no conocido hasta ahora; no puede sin embargo continuar, debido a sus propias contradicciones -inherentes a su modo de producción- esa obra positiva y tiende por contra a la degeneración y la decadencia, amenazando a la humanidad con el hambre y la destrucción más gigantescas que ha conocido la historia. La sobreproducción crónica y la saturación permanente del mercado mundial han hecho que el capitalismo pueda sobrevivir solamente a base de un ciclo de CRISIS-GUERRA-RECONSTRUCCIÓN... El capitalismo ha establecido las bases potenciales de la COMUNIDAD HUMANA MUNDIAL pero esta comunidad sólo podrá realizarse destruyendo al Capital y su Estado a escala mundial mediante la Revolución Proletaria Internacional que instaure el PODER MUNDIAL DE LOS CONSEJOS OBREROS. Sin este acto histórico de la violencia proletaria el capitalismo llevará a la humanidad a guerras cada vez más destructivas o incluso a la inmolación definitiva.

Las relaciones sociales capitalistas -relaciones mercantiles generalizadas basadas en el carácter mercantil de la fuerza de trabajo- han entrado en conflicto permanente con las fuerzas productivas. Lo que caracteriza la crisis histórica del capital -el aprisionamiento de las fuerzas productivas en la forma mercantil y nacional- es lo que impide al carácter asociado y colectivo de la producción capitalista servir de base a un modo de producción verdaderamente socializado. Sabiendo que la humanidad únicamente puede avanzar mediante el establecimiento de tal sistema socializado, lo único progresivo hoy es la liberación de las fuerzas productivas de su forma mercantil y la instauración del comunismo, lo cual es posible únicamente a escala mundial. Al mismo tiempo que las relaciones sociales capitalistas han entrado en la fase de decadencia, las formas del derecho y la propiedad, que son una expresión de dichas relaciones, intervienen directamente en el bloqueo de las fuerzas productivas. En el pasado, la nación era progresiva porque daba un cuadro adecuado al libre juego de las relaciones mercantiles y permitía la unificación creciente de la reproducción social, en oposición a la atomización impuesta por las relaciones feudales. Sin embargo hoy, en el marco del mercado mundial, la Nación se convierte en la unidad económica y política de cada grupo de capitalistas que disputa la supervivencia de sus intereses en pugna a muerte con los demás grupos capitalistas nacionales. La tendencia al capitalismo de Estado, general en todos los países, es la expresión de la concentración nacional de cada grupo de capitalistas para sobrevivir en la jungla imperialista mundial. La expansión imperialista a la que tiende inevitablemente todo capital nacional es la expresión de la concurrencia mercantil despiadada en que se basan las relaciones mercantiles generalizadas ahora a escala mundial. En el mercado mundial el máximo nivel de “unidad” que es capaz de alcanzar el capitalismo es el de grandes bloques imperialistas rivales, dotados de gigantescos arsenales, que pugnan mediante la violencia más salvaje por imponer sus dominios. Cada bloque es a su vez una unión forzada de capitales nacionales dentro del cual reina el imperio de la fuerza, la traición y el cambalache. La Nación lejos de servir al proceso de unificación de la producción social lo impide de la forma más extrema. En un mundo que reclama la instauración de un sistema de producción racional y planificada a escala planetaria, la nación se ha convertido en un anacronismo insoportable. La agravación actual de la crisis histórica del capital pone cada vez más al desnudo el absurdo de las fronteras nacionales. Cada capital nacional se ve forzado a establecer una infraestructura económica propia, una moneda propia, un ejército propio, una legislación propia. Esto genera una multiplicación absurda de las actividades productivas, una multiplicación todavía más absurda y gigantesca de las actividades improductivas y ocasiona un terrible despilfarro de la capacidad productiva de la humanidad; engendrando hambre, miseria y destrucción en un marco de sobreproducción generalizada.

Pero la más criminal consecuencia de la concurrencia imperialista son las GUERRAS IMPERIALISTAS, que en lo que va de siglo han costado la friolera de CIEN MILLONES DE MUERTOS. La guerra es la expresión máxima del despilfarro salvaje de fuerzas humanas y técnicas que caracteriza al capitalismo decadente.

Hoy no tiene absolutamente nada de progresivo la formación de nuevas naciones porque el capital se ha constituido en relación social mundial y ha entrado, en consecuencia en su fase decadente. La burguesía, al extenderse a escala mundial, ha terminado su rol histórico progresivo y se ha convertido en un obstáculo reaccionario al desarrollo de la humanidad. Y si la burguesía de los grandes países industrializados ha demostrado hasta el absurdo su incapacidad de desarrollar las fuerzas productivas, con más claridad aun lo han demostrado las burguesías de los países atrasados, con recursos limitados, incorporándose tarde al desarrollo capitalista y estando sometidas a la presión de los grandes imperialismos.

Incluso en el período de reconstrucción que ha seguido a la II Guerra Mundial y en el curso del cual los principales países capitalistas han experimentado una fase de fuerte crecimiento económico, los países del “Tercer Mundo” (término inventado por los comentaristas burgueses para designar a las naciones que encarcelan en sus fronteras a dos tercios de la humanidad) no han salido de su subdesarrollo. Salvo excepciones, han visto aumentar aún más sus diferencias con los grandes países industrializados. Conocido el estancamiento económico, la ruina masiva de los campesinos obligados a emigrar a las ciudades de Asia, África, Sudamérica, etc., donde se concentran en gigantescos cinturones de miseria inmersos en la más espantosa miseria. Padecen la corrupción oficial y una sobreproducción de capas sociales incapaces de ser integradas en la actividad económica y social, el desarrollo de enfermedades y epidemias en proporciones gigantescas. Están obligadas a permanecer en el escenario de los más feroces conflictos imperialistas, a vivir en la inestabilidad política más brutal,… Todas estas realidades cotidianas de las regiones subdesarrolladas constituyen una demostración permanente del carácter puramente ficticio de la llamada “sociedad de consumo”. Hoy, cuando los países avanzados se hunden ante el nuevo asalto de la crisis generalizada, los países atrasados no pueden conocer otra cosa que una descomposición cada vez más profunda. La crisis golpea ya a algunos países del tercer mundo de forma absolutamente catastrófica. En especial a aquellos que no disponen de las materias primas indispensables para contrarrestar las presiones de los países más ricos, los cuales intentan descargar los efectos de la crisis sobre los países más débiles. Esta tendencia, con la profundización inexorable de la crisis, se va a intensificar cada vez más. Países como Etiopía y Bangla-Desh sufren 1a plaga permanente del hambre, la inflación, la guerra y la caída ininterrumpida de la producción. Particularmente instructiva es la situación en Bangla-Desh que demuestra de forma aplastante la imposibilidad de la “liberación nacional”. El régimen del Jeque Mujibur Rahman, instalado en el poder gracias a una guerra de “liberación nacional” conducida por rusos e indios contra USA, Pakistán y China, se muestra absolutamente incapaz de afrontar el hundimiento general de la economía. Según cifras oficiales mueren de hambre 27.800 personas al mes. Frente a ello la única respuesta del gobierno es la eliminación brutal de todos sus adversarios políticos. Esta respuesta es la que han continuado dando los sucesores de Mujibur Rahman, instalados en el poder tras una interminable maraña de golpes y contragolpes, pese a que los eslóganes con los que lo alcanzaron fueron: “acabar con la represión”, “reconstruir el país”, etc., etc.

La profundización de la crisis mundial ha tapado la boca a los que se deshacían en alabanzas a los “modelos de desarrollo” del tercer mundo personificados en Irán y Brasil. Se ha hablado a menudo del “milagro brasileño” cantado no solo por los economistas y políticos burgueses sino por numerosos “marxistas” que veían en él la “prueba” del desarrollo capitalista en países del Tercer Mundo. En realidad, incluso en el periodo del “boom”, semejante “milagro” fue el resultado de una represión feroz de la clase obrera por la Junta Militar, de una pobreza escalofriante de millones de campesinos y marginados urbanos, de la esclavitud o de la exterminación de las tribus indias. La economía brasileña está regida por los intereses de los imperialismos americano, japonés, alemán y otros, todos igualmente rapaces y cuya principal preocupación es obtener el máximo de ganancia en el mínimo tiempo posible. Hoy, cuando la crisis ha disipado el cuento del “milagro económico”, el ministro brasileño de finanzas reconoce descaradamente que todo el crecimiento de los últimos años se ha fundado en un capital enteramente ficticio. La economía brasileña se mantendrá mientras los demás capitales simulen creer en la realidad de su potencia (esto es, un microcosmos de lo que ocurre a nivel de toda la economía mundial, basada esencialmente en la confianza otorgada al dólar).

Es verdad que el Tercer Mundo ha conocido un cierto desarrollo, pero está basado únicamente en un inmenso despilfarro, base de toda acumulación capitalista en nuestra época. En algunos sectores, de estos países se da un cierto crecimiento (en general, en beneficio del capital extranjero), pero al mismo tiempo las formas tradicionales de la economía se hunden irremediablemente sin que sean reemplazadas por ninguna otra forma superior, lo que lleva a la desposesión total de gigantescas masas humanas. El precio que pagan estos países por cada nueva fábrica es más chabolas, más intelectuales sin empleo y más campesinos sin tierra.

Los países del Tercer Mundo son lamentables caricaturas de los países “desarrollados”. Cada uno de ellos debe repetir en miniatura el gigantesco aparato burocrático que caracteriza al Estado y a la actividad económica de las grandes metrópolis y debe dedicar la parte del león de sus gastos a la adquisición de armas y a la organización de un ejército ultramoderno. Nigeria gasta en su ejército el 22’4% de su presupuesto, Egipto el 40%. Estos países conocen de pleno todos los “encantos” del capitalismo actual: despilfarro generalizado, destrucción intensiva del medio natural, deshumanización absoluta de la vida social, agravados por el traumatismo de la destrucción forzada de las culturas tradicionales... Todos los rasgos más monstruosos del capitalismo decadente (capitalismo de Estado, totalitarismo estatal, economía de guerra) se concentran masivamente en estos países, mostrando que lejos de ser “jóvenes-capitalismos-en-desarrollo” son la expresión más extrema de un sistema mundial senil.

El nacionalismo contra la clase obrera

Este siglo ha conocido una intensificación brutal de la dominación capitalista basada en un ataque continuo contra la existencia de la clase obrera y en una contrarrevolución permanente. Todas las organizaciones de masas creadas por el proletariado en el siglo XIX (partidos y sindicatos) han sido integradas en el sistema capitalista y constituyen un obstáculo de primer orden contra la lucha proletaria. La burguesía ha establecido formidables máquinas de mistificación que van desde la televisión y la prensa en el Oeste hasta las campañas de propaganda del Este. Cada vez que la clase obrera ha resistido contra los asaltos de la burguesía, ésta ha movilizado contra aquella un gigantesco abanico de fuerzas represivas: policías antidisturbios, bombardeos por aire, especialistas en tortura, campos de concentración... Y cada vez que la crisis permanente del capital ha aparecido como una plaga abierta en el corazón del sistema, la burguesía ha sacrificado a millones de proletarios en las guerras imperialistas.

Los ataques de la burguesía contra la clase obrera se hacen cada vez más pérfidos a medida que la crisis alcanza niveles mayores de intensidad. Y esto es así porque el capitalismo no tiene otra opción que aumentar sin límites la explotación, aplastar las luchas obreras y culminar todo ello en una nueva guerra mundial imperialista. En los países más atrasados, la dominación capitalista no tiene los paliativos temporales que poseen las grandes metrópolis para moderar sus ataques antiobreros, por lo que en aquellos los proletarios han sufrido una explotación y una brutalidad despiadadas. La terrible realidad que sufren los obreros de los países atrasados refuta la idea de Lenin según la cual los movimientos de liberación nacional suponen un avance político y social para la clase obrera. El Capital no ofrece en ninguna parte  mejoras reales de las condiciones de existencia de la clase obrera ni menos aún facilidades para su organización autónoma. Al contrario, y más aún en el Tercer Mundo, lo único que “ofrece” es la sobreexplotación económica y la superopresión política de la clase obrera.

La debilidad económica de estos países no deja más opción a la burguesía que la de intentar extraer el máximo de plusvalía (dada la débil composición orgánica del capital en estas regiones, la extracción de plusvalía absoluta es la tendencia dominante). Apenas han ocupado el poder, las fuerzas de “liberación nacional” consagran todas sus energías a la “batalla de la producción” y refuerzan invariablemente las tendencias al capitalismo de Estado que marcan profundamente estas economías. Las nacionalizaciones a gran escala se hacen con el doble objetivo de apuntalar una economía ruinosa y de rodearse de una máscara populista y socialista que persuada a los obreros de que deben apretarse el cinturón por “el bien de su economía nacional”. A fin de cuentas lo único que pueden ofrecer tales regímenes a la clase obrera son consuelos ideológicos de ese género, que por supuesto no dan de comer. Este es, por ejemplo, el mensaje del FRELIMO (Mozambique), una vez instalado en el poder: “La liberad significa trabajo y fin de la pereza”. Desde las plantaciones de caña en Cuba hasta las fábricas “ejemplares” de Corea del Norte el mensaje machacón de los burócratas de la “liberación nacional” es siempre el mismo: “TRABAJAR TODAVIA MÁS QUE ANTES POR “EL BIEN DE LA PATRIA”. La ideología de la “construcción del socialismo” es utilizada para enmascarar las formas de explotación más feroces y primitivas, de las que el Estado ruso de los años 30 fue el pionero: trabajo a destajo, horas extras obligatorias, militarización de la producción, integración completa de las organizaciones “obreras” en el engranaje estatal. Los tercermundistas, los liberales y los izquierdistas son expertos en cantar el “heroísmo” y el “socialismo” de esos engendros del capital. Detrás de la admiración por los Castro, Mao, Nyerere etc., está la admiración por unas ideologías que, durante un tiempo, han conseguido mistificar a la clase obrera llevándola a los mayores sacrificios. El curso ascendente de la lucha obrera mundial hace más necesaria que nunca para el capital una nueva edición de esos mitos anti proletarios.

Pero lo que los admiradores burgueses de la “liberación nacional” no pueden ni quieren ver es que, a pesar de las mistificaciones la clase obrera no está derrotada ni integrada en ninguna parte y su lucha de clase continúa incluso en los países “progresistas” del Tercer Mundo. La reciente oleada de huelgas en China, rota por los amarillos del PCCh es un elocuente testimonio. Detrás de la verborrea socialista del ‘sacrificio voluntario” se esconde siempre la amenaza omnipresente de la represión. Por la misma razón, el líder del Frelimo ha debido añadir a su definición de la libertad antes mencionada que no hay lugar para las huelgas en el “nuevo” orden social instaurado en Mozambique.

En el siglo XIX, las revoluciones burguesas permitieron en la mayoría de las ocasiones el establecimiento de regímenes más o menos democráticos que otorgaron a los trabajadores el derecho a organizarse. La mejor prueba de la imposibilidad de revoluciones burguesas en el siglo XX, el siglo de la decadencia capitalista, es la naturaleza política de los regímenes de “liberación nacional”. Todos ellos están organizados para impedir y romper por la fuerza, si es necesario, todo embrión de lucha autónoma de los trabajadores. El noventa y nueve por ciento de ellos son Estados de partido único que prohíben radicalmente el derecho de huelga y cuyas prisiones están llenas a rebosar. Numerosos de ellos se han destacado en el aplastamiento sangriento de las movilizaciones de la clase obrera: Ho Chi Minh, el liberador de Vietnam, ahogó en sangre las revueltas obreras de Hanoi y Saigón en 1946; Mao Tse-tung, el gran timonel de China, no dudó en emplear el ejército contra las huelgas de 1967-68 para “reestablecer el orden socialista”,...

Recordemos también la represión de las huelgas mineras por Allende o la de la tan “progresista” junta militar de Perón. La lista es casi inagotable. Los campesinos también han tenido que soportar las tiernas solicitudes de esos regímenes. Antes de apoderarse de las ciudades, en este caso contra los campesinos, los “ejércitos de liberación nacional” ejercen su poder en los distritos rurales aterrorizándoles, esquilmándoles con impuestos, movilizándoles como carne de cañón. La huida de campesinos presos del pánico ante el avance de las tropas del FNL vietnamita en marzo de 1975, mucho después de que los norteamericanos hubieran dejado de bombardear las regiones controladas por el FLN, es muestra patente de la vacuidad de la promesa de felicidad para el campesinado, que, según los tercermundistas, aportaría la “liberación nacional”. Tras la toma del poder por las fuerzas de liberación nacional, los sufrimientos de los campesinos continuaron y el régimen aplastó a los agricultores que se habían rebelado en 1956 contra las nacionalizaciones de Ho Chi Minh. En China los campesinos movilizados para construir embalses, puentes y demás infraestructuras tuvieron que aguantar el aumento de la explotación por parte del Estado. La destrucción forzada del campesinado en el tercer mundo es una caricatura violenta de lo que había ocurrido de modo gradual en las metrópolis.

Los regímenes de liberación nacional perpetran también la opresión contra las minorías nacionales. En los regímenes independientes de África son los asiáticos los oprimidos. En Sudán son los negros los oprimidos por un régimen árabe “progresista”. En Ceilán (Sri-Lanka), los tamiles están privados de derechos civiles y soportan una explotación despiadada en las plantaciones de té por de un gobierno socialdemócrata, estalinista y trotskista. Lenin en sus tiempos ya había criticado severamente las tradicionales persecuciones de los judíos por las burguesías polaca y rusa. Pues bien, la actual burguesía de Estado de esos países también se parece a su predecesora, a pesar de que se reclama de Lenin, persiguiendo a los judíos que todavía no han podido salir del país.

Todos los frentes de liberación nacional expresan claramente en su programa la intención de sustituir una forma de opresión nacional por otra. El programa sionista tiene previsto, lo digan o no claramente, la expulsión de los palestinos. Por su parte, el programa nacional palestino, con su reivindicación de un Estado en el qué musulmanes, judíos y cristianos puedan vivir juntos en tanto que comunidades religiosas , no tiene, otra intención que la de suprimir la nacionalidad judía israelita sustituyéndola por la de nación árabe palestina. Y lo mismo en Irlanda, donde el sueño y el programa del IRA están exactamente por dar la vuelta a la tortilla y que sean los protestantes la minoría religiosa nacional oprimida.

Así es y no puede ser de otra forma. Todos los programas de liberación nacional son programas capitalistas y la opresión nacional es la esencia del capitalismo.

Volviendo a la situación específica de la clase obrera en esos regímenes podemos decir que los golpes más duros que han propinado a la clase obrera han sido sobre todo las propias guerras de “liberación nacional”. A causa del carácter constante de las rivalidades interimperialistas en un periodo de crisis histórica crónica, la burguesía del tercer mundo está continuamente mezclada en las peleas imperialistas y demás peripecias contra sus rivales locales. Desde l914, no ha habido casi ni un momento en el que al menos una parte del mundo subdesarrollado no haya estado sometida a la guerra.

Las guerras de liberación nacional son una necesidad para los imperialismos secundarios si quieren sobrevivir en el mercado mundial. La competencia es tanto más feroz en esos países en cuanto que el dominio de los países adelantados les obliga a enfrentarse entre sí si quieren ocupar un pequeño lugar en el mercado mundial. Pero a la clase obrera, esas guerras no hacen sino acarrearle mayor explotación, una militarización todavía más fuerte y sobre todo masacres y destrucciones a gran escala. Millones de trabajadores han sido matados durante este siglo en esas guerras sin por eso ganar otra cosa que la sustitución de un explotador por otro. Como cualquier guerra nacional, las luchas de liberación nacional han servido para amordazar la lucha de la clase, para dividir las filas proletarias, para entorpecer en éstas la maduración de la conciencia comunista. Y como el capitalismo decadente va sin remedio hacia conflagraciones imperialistas cada vez mayores, las luchas nacionales localizadas sirven de banco de pruebas a los futuros conflictos mundiales, los cuales si que podrían comprometer las posibilidades de instauración del comunismo.

En el período de decadencia del capitalismo, los comunistas deben afirmar sin ambigüedades que todas y cada una de las formas de nacionalismo son reaccionarias por definición. Muy pocos negarán el carácter reaccionario del nacionalismo tradicional de los grandes imperialismos (patriotismo del Ku-Klus-Klan, patrioterismos y chovinismos de los países europeos, nazismo, chauvinismo ruso, etc.) en cambio, muchos estarán muy predispuestos a aceptar los llamados nacionalismos de los “oprimidos” que son, si cabe, todavía más perniciosos para la clase obrera. Es con este nacionalismo “progresista” con el que la burguesía de las ex colonias intenta integrar a la clase obrera y convencerla de que tiene que producir más y más plusvalía por la patria. Al son de los cánticos de unión con la liberación nacional y contra el imperialismo es como los obreros de esos países son movilizados en las guerras interimperialistas. La clase obrera no tiene más que un único interés hoy y es el de unificarse a escala mundial por la revolución comunista. Toda ideología que divida a la clase obrera según criterios raciales, sexuales o nacionales es contrarrevolucionaria, por mucho que se base en “realidades”, hable de socialismo, de liberación o de revolución.

Si el capitalismo en crisis consiguiera imponer a la clase obrera su “solución”, la guerra mundial, lo haría sin lugar a dudas con los estandartes del nacionalismo. Sea cual fuere la forma, mandaría a los trabajadores a hacerse matar en el último asalto de la barbarie. Hoy en día, el nacionalismo es la antítesis del proletariado y de su lucha, la negación de la humanidad y el vehículo ideológico en potencia de la extinción de ésta.

 

Comentarios

me parece genial su ppagina

me parece genial su ppagina pero especifiquen porfavor mas

pregunta

NESESITO COMENTAR SOBRE ESTO Y NO ENTIENDO NADA ALGUIEN ME PODRIA AYUDAR......????????

El fin de la Segunda Guerra Mundial supuso el declive de los imperios coloniales europeos y el comienzo de la libertad de las colonias. Los nuevos países se caracterizaron por su dependencia del exterior y la desarticulación de sus economías

¡A la mierda ya!, diría una canción de Eskorbuto

   ¿Por qué no eliminan los spam los compañeros de la CCI? No sólo no contribuyen, sino que entorpecen el debate y, además, contaminan visualmente (y espacialmente).

   ¡A la mierda ya!, diría una canción de Eskorbuto.

:)

porque no se van a la mierda

porque no se van a la mierda malditos proletariados

tarea de mi hermana

chicoo q anda pasando bo encontre nada!! necesito la respuuesta siguiente!! ke paso con la India durante la segunda guerra mundial y la post guerra?? me ayuudann!! pliiisssssss

eso me parecio absurdo y sin

eso me parecio absurdo y sin sentido de imperialismo no encontre ni culo

sobre insultos...

Por favor Sr. si no les gusta la WEB de la CCI, por que se meten en heya, no tienen, conciencia, solo sois unos parasitos, de la peor calaña, duerman tranquilos, mientras la CCI hace su trabajo de debate y clarificación de las luchas proletarias y que las pequeñas minorias se unifiquen sacando las lecciones, de las trampas que la burguesia les tiende, luchemos por , la destrucción del capitalismo en todo el planeta, descansar tranquilos Sr. que en esta sociedad, ya sabemos quienes somos , cada cual.
Proletarios que no os desmoralice estos insultos, que solo quieren desprestijiar a los verdaderos trabajadores que luchan con la honrradez y conciencia, por la liberacción de la humanidad.En una sociedad sin clases.Komunismo ó Barbarie

-.-

Chivo sera tu viejo

que chivos sos lo lastimaron

que chivos sos

lo lastimaron

que chivo lo lastimaste

que chivo lo lastimaste

Vayanse a la concha de la lora

VAyanse todos a la conchadesusmadres

comentario

igualmente, los insultos no son para esta spaginas recomiendo que se borren inmediatamente...
ahora es una buena pagina si no pudiste encontrar tu INFORMACION sera mejor seguir buscando pero no ofendas a esta pagina porque deseguro si tu haces una pagina y te ofenden diciendo que no sirve ¿como te sentirias?
tambn que actualizen un poquitito mas la informacion
saludos camaradas :DDD

SONIA PEREZ ESPOSA DEL ESTADISTA ISRAELI .SIMON PEREZ .HA FALLEC

SONIA PEREZ ESPOSA DEL ESTADISTA ISRAELI SIMON PEREZ.HA FALLECIDO
Sonia
Peres, esposa del presidente israelí Simon Peres, ha fallecido a los 87
años de edad en su residencia en el norte de Tel Aviv, Nacida en
Ucrania en 1923, conoció a Peres ya en Israel, donde ambos contrajeron
matrimonio en 1945.

Los padres de ella trabajaban y vivían en Ben Shemen Youth Village,
donde conoció a su futuro marido. En 1942, Sonia se alistó como
enfermera en el Ejército británico y trabajó en un hospital cerca de El
Cairo. Después condujo camiones militares y cruzó Europa varias
veces.Sonia Peres se alistó como voluntaria durante la Segunda Guerra
Mundial en el Ejército británico, y una vez finalizada la contienda
regresó en 1945 a la región, donde poco después se casó con quien desde
entonces era su marido.

Desde entonces, y a lo largo de la dilatada carrera política de su
marido, Sonia Peres apareció en contadas ocasiones en público,
Aunque
los servicios de urgencia se trasladaron inmediatamente a la residencia
de los Peres sólo pudieron confirmar el fallecimiento de Sonia, que
habría sufrido un infarto mientras dormía.

Simon Perez .Tras una carrera política de más de 55 años, en 2007 fue
propuesto por el partido Kadima para la elección presidencial. Fue
designado presidente de Israel por el Parlamento israelí el 13 de junio y
sucedió a Moshé Katsav el 15 de julio por un periodo de siete años, a
la edad de 84 años.

Con la creación del estado de Israel en 1948, Peres se integró en el
grupo de personas de coinfianza del Presidente David Ben-Gurión. En
1959, fue elegido en la Knéset, como un miembro del Mapai, el Partido
Laborista Israelí.

Como ministro de Asuntos Exteriores impulsó la apertura de
conversaciones de paz con los países árabes y con la OLP de Arafat; pero
el asesinato de Rabin en 1995 (que convirtió a Peres en primer
ministro) y la posterior victoria electoral del Likud frenaron el
difícil proceso de paz.

Shimon Peres recibió el Premio Nobel de la Paz junto con Yasser Arafat e Isaac Rabin en 1994.
Shimon Peres es el miembro de la Knéset más antiguo que aún sigue en funciones. Ha ocupado numerosos cargos gubernamentales.

El Prsidente del Estado de israel es un Estadista de lujo, que fue un
excelente soldado, cuando necesito serlo y hoy es excelente negociador
de la paz ;
Su gran influencia en el desarrollo del país desde la
creación misma del estado y su participación en el proceso de paz, lo
trasforman en una figura de dimensiones míticas para muchos israelíes.
Además, por su participación en el proceso de paz es uno de los
políticos israelíes más respetados en el exterior (al menos en el mundo
occidental. Demostró en esa oportunidad, nuevamente porqué es
considerado uno de los políticos más brillantes de la actualidad. Y
recordábamos que al cumplir 80 años, lo más granado de la dirigencia
mundial estuvo presente en su conmemoración, entre ellos los presidentes
Bill Clinton, Hosni Mubarak, el rey Hussein de Jordania y el Primer
Ministro Tonny Blair, sólo por mencionar algunos, quienes le brindaron
un reconocimiento sin igual. Brilla Shimon Peres con luz propia. Y con
elegancia y estilo el Pueblo de Israel corona a un hijo predilecto, con
el máximo galardón, la Presidencia del Estado de Israel.

ABEL REYES TELLEZ
PRESIDENTE NACIONAL
PARTIDO SOCIAL CRISTIANO
NICARAGUENSE. PSC.
TEOLOGO ESCRITOR CRISTIANO
[email protected]

TEL.505+2249 3460

ATENTADO CONTRA HITLER.SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

ATENTADO CONTRA HITLER. SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Durante su vida política Hitler fue objeto de varios atentados, algunas fuentes citan al menos 42 tentativas. Nunca tuvieron éxito debido a muchos factores. Los factores que contribuyeron al fracaso fueron:Algunos dicen que fueron varias decenas; otros mencionan tres como aquellos que estuvieron más cerca del éxito. El número de atentados contra Hitler es una incógnita, pero el hecho de que en Alemania existiera una resistencia arroja luces sobre una de las páginas más tristes de la era moderna.
Entre los numerosos intentos de acabar con Hitler, uno en particular es singularmente revelador: el conocido como el atentado del 20 de julio. Llevado a la gran pantalla como Operación Valquiria, el intento de magnicidio pretendí­a arrancar del poder al Führer.

Los intentos vinieron tanto por parte de los aliados como de sus círculos más cercanos. Los ingleses se plantearon asesinarlo en 1944, cuando Hitler se presentara en Berghof. Se hizo un exhaustivo estudio de sus hábitos y se elaboraron varios planes, todos con una dudosa posibilidad de éxito.

El 8 de noviembre de 1939, un relojero y carpintero alemán, llamado Georg Elser, planificó y construyó un dispositivo y lo instaló en una de las columnas del estrado en la cervecería Bürgerbräukeller. Hitler, que iba a dar un discurso con motivo de un nuevo aniversario del Pustch de 1923, se presentó media hora antes y habló ante una atestada concurrencia. Este discurso debía terminar alrededor de las 10 de la noche, pero Hitler abruptamente lo finalizó a las 9 horas y 7 minutos y se retiró del lugar. Trece minutos después de marcharse explotó la bomba y mató a siete personas dejando el lugar en ruinas. Elser fue detenido y ejecutado cinco años después, el 9 de abril de 1945, en el campo de prisioneros de Dachau.

Un plan inglés era la introducción de comandos en ese lugar, el uso de francotiradores, y el envenenamiento de sus alimentos mediante un cocinero infiltrado. Otro de los intentos era envenenar el té, bebida de la cual Hitler era asiduo.

Otro fallo fue el empleo de bombas barométricas el 17 de marzo de 1943 por Fabian von Schlabrendorff en el avión Condor personal de Hitler, que no explotaron por motivos aún desconocidos. Lo mismo sucedió con el plan de hacer volar su tren especial.

También se barajó la posibilidad de bombardear masivamente la ciudad en la cual se encontrase, sin importar el número de vidas inocentes que conllevara eliminar a Hitler.

Pero esa historia que desde hoy podemos ver en la gran pantalla, fue el eco de intentos anteriores que no llegaron a buen puerto. Según documentos históricos otros atentados estuvieron cerca del éxito.

El 8 de noviembre de 1939, por ejemplo, un carpintero alemán conocido como Georg Elser construyó un dispositivo explosivo que escondió en el estrado en el que Hitler darí­a un discurso horas más tarde. Como si intuyera lo que le esperaba, el Führer adelantó su participación y dejó el lugar 13 minutos antes de que la bomba estallara.
El 17 de marzo de 1943, el teniente Fabian von Schlabrendorff colocarí­a 2 bombas barométricas en el avión personal de Hitler. Debido a las bajas temperaturas en el compartimento en donde estaban ocultas, éstas no llegaron a detonar.

Otros atentados seguirí­an, pero sin lugar a dudas, el que más cerca estuvo del éxito fue el perpetrado por el Claus Von Stauffenberg, tema de Valquiria.

1) Hitler variaba repentinamente su agenda, adelantando o acortando su permanencia.

2) Hitler cambiaba habitualmente de ruta o fechas de actividades.

3) Le rodeaba un dispositivo blindado de seguridad. El 20 de julio de 1944, el coronel Von Stauffenberg encabezó el célebre atentado contra Hitler en la Guarida del Lobo. Recientemente se ha estrenado el film La caída (Der Untergang) de Oliver Hirschbiegel. Aquí, con sobriedad, y una eximia recreación histórica y actoral, se reviven los últimos días de Hitler (magistralmente caracterizado por Bruno Ganz) en su bunker de Berlín, en abril de 1945. El demencial dictador nazi pudo haber sido detenido varios meses antes. Si esto hubiera ocurrido cientos de miles de vidas se hubieran salvado. Pero, por desgracia, el golpe de Stauffenberg y otros alemanes hastiados de la guerra y la destrucción promovida por el nacionalsocialismo, no tuvo éxito. En la Alemania del domino nazi existieron también muchos alemanes que tuvieron la audacia y el coraje de rebelarse,
Claus Graf Schenk von Stauffenberg nació en 1907. Era descendiente de una familia de origen aristocrático. Se crió en un castillo renacentista. Su protagonismo, y el de otros, en el atentado contra la continuación de la locura destructora, es símbolo de la necesidad de la determinación que lo arriesga todo contra el barbarismo fundado en el desprecio de la vida.
El coronel Claus Schenk Von Stauffenberg acababa de ser trasladado a Berlín bajo las órdenes del general Friedrich Olbricht, miembro de un comité de resistencia que empezaba a maquinar un plan para dar muerte a Hitler. Era 1943, y Olbricht ya tenía entrelazados a más de 200 implicados en distintos estratos de la sociedad alemana e incluso de la sección de inteligencia y contraespionaje. El objetivo era eliminar a Hitler, Göring y Himmler, neutralizar a las SS e instalar un gobierno provisional que intentaría hacer las paces con occidente y detener la guerra.

Von Stauffenberg se ofrece para ejecutar el atentado. Por sus lesiones de guerra (había perdido un ojo y varios dedos de la mano), los conspiradores dudan de su capacidad para activar la bomba, pero finalmente deciden que su invalidez es la coartada perfecta para no levantar sospechas. Después del 1 de julio, von Stauffenberg intenta en varias ocasiones atentar contra Hitler, Himmler y Gōring a la vez. No consigue encontrarles a todos juntos.

El 20 de julio 1944, el alto mando se reúne en el cuartel general de Hitler, situado cerca de Rastenburg (hoy, Ketrzyn-Polonia). Stauffenberg porta un maletín con un explosivo inglés de 1 kg que se activa mediante un detonador químico absolutamente silencios. Pero para sorpresa de los conjurados, Hitler adelanta en una hora la reunión, ya que debía recibir a Benito Mussolini pasado el mediodía.

Antes de entrar en la sala de reuniones, Stauffenberg, con la excusa de cambiar su camisa, se introduce en un cuarto y con mucha dificultad extrae el mecanismo con sus tres dedos de la mano izquierda y activa con un alicate el primer explosivo en su maletín. No alcanza a activar el segundo. Von Haeften, su compinche, lleva una segunda bomba no activada en su maletín a un bunker antiaéreo cercano. El dispositivo químico hará detonar la primera bomba en menos de 5 minutos.

Al cónclave asisten 16 personas además de Hitler. El ambiente es caluroso. Se ordena abrir las ventanas. Empieza la reunión. Stauffenberg llega con retraso, se excusa con un gesto y se sitúa tan cerca de Hitler como le es posible, supuestamente esperando su turno de exponer la situación en el Frente Oriental. Hitler ocupa la parte central de la mesa mirando hacia el exterior. Stauffenberg está su derecha, apenas a metro y medio.

Poco después de comenzar la reunión, Stauffenberg se retira discretamente con el pretexto de una llamada desde Berlín y coloca el maletín con explosivos bajo de la mesa, muy cerca del lugar en el que se apoya Hitler. Tiene apenas 3 minutos antes de explotar. Al salir, uno de los asistentes choca con el pie accidentalmente con el maletín y lo aparta, colocándolo junto a una de las patas gruesas de la mesa en el lado más alejado de Hitler. La reunión continúa.

Tres minutos después, a las 12:14 horas, el artefacto explota. Hitler, que estaba agachado sobre la gruesa mesa, ve de súbito que esta sube y le golpea en el rostro. La explosión es tan violenta que mata al estenógrafo y hiere de muerte a otros cuatro asistentes a la reunión, dejando a otros malheridos. Como la habitación estaba con las ventanas abiertas, la fuerza de la explosión se fugó. Milagrosamente, Hitler salva la vida. Es protegido por la gruesa pata y el grosor de la mesa, la cual se deshizo en astillas, que quedaron clavadas en su pierna. Sólo sufrió magulladuras ligeras en su brazo y en el lado izquierdo de su rostro.

Von Stauffenberg y Haeften presenciaron a lo lejos la brutal explosión y creyeron, sin comprobar los resultados, que ni Hitler no podría haber sobrevivido a ella. Partieron apresuradamente al aeródromo y viajan a Berlín, radiando previamente la palabra “Walkiria”, como señal de que el atentado había tenido éxito para que otros implicados tomasen las decisiones acordadas para asumir el control del estado.

Al llegar a la Bendlerstrasse, alrededor de las 16.30 horas, Stauffenberg se da cuenta que el plan de toma de poder no se ha iniciado. El ejército de reserva no ha tomado los cuarteles. Stauffenberg se convirtió rápidamente en el primer sospechoso de Himmler y Ernst Kaltenbrunner. Joseph Goebbels, que está sumariando a los cabecillas, saca a los sospechosos al patio de estacionamientos y son ejecutados en esa misma noche.

En las dos semanas siguientes murieron unas 200 personas directamente implicadas. Al final, más de 5.648 personas fueron ejecutadas los meses siguientes por las SS. De todos los intentos de atentado contra Hitler, éste es el que estuvo más cerca de lograr su objetivo.

Las últimas palabras al grito de Stauffenberg segundos antes de morir fueron: Larga vida para la Sagrada Alemania. En consonancia con la propaganda nazi, la acción de Claus von Stauffenberg fue considerada un acto de traición para la población alemana. Con el paso del tiempo, se le ha dado categoría de héroe en la lucha por la liberación de yugo nazi, llevando incluso una calle de Berlín: Stauffenbergstrasse.

Fue aquel un momento crucial para Alemania, para el mundo. La muerte del tirano hubiera terminado la contienda, ahorrando los diez millones de vidas que segó la guerra entre esa fecha y la capitulación alemana, el 10 de mayo de 1945.
Durante su vida política, fueron realizados varios atentados contra Hitler. Algunas fuentes citan al menos 42 intentos. Nunca tuvieron éxito debido a muchos factores.

ABEL REYES TELLEZ
PRESIDENTE NACIONAL
PARTIDO SOCIAL CRISTIANO NICARAGUENSE PSC
TEOLOGO ESCRITOR CRISTIANO
TEL 505 .2249 3460.
[email protected]
MANAGUA NICARAGUA

me parece que sos un

me parece que sos un estupida persona sin nada mejor que hacer!!! que publicar cosas ordinarias!!!

opino lo mismo que vos no

opino lo mismo que vos no esta nada bueno lo que ponen en esta pagina muchos buscamos informacion sobre el tema,opiniones y puntos de vista y lo unico que encontramos son estupideces de personas que de seguro no tienen mejor cosa que hacer que insultar y ocupar espacios necesarios al vicio... maduren!!!

AUSCHWITZ FUE EL UMBRAL DE LA MUERTE

AUSCHWITZ FUE EL UMBRAL DE LA MUERTE

El antiguo campo de concentración de Auschwitz, situado a unos 60 kms de Cracovia, está ubicado en un paisaje pantanoso. Las SS escogieron un antiguo cuartel de la monarquía austro-húngara para emplazar allí el campo, debido a la situación favorable de las vías de comunicación.

La creación del campo principal Auschwitz I fue decidida por las SS en febrero de 1940 sobre antiguos emplazamientos de cuarteles polacos, vacíos desde que la región fue anexionada por el Reich. Los primeros prisioneros polacos llegaron en junio de 1940. Auschwitz fue al principio un campo de concentración y de trabajos forzados. El campo concentró a políticos e intelectuales opuestos al régimen nazi antes de recoger prisioneros de guerra soviéticos, criminales alemanes, prisioneros políticos, así como «elementos asociales

En la puerta de entrada a uno de los diversos campos que componían el complejo (Auschwitz se puede leer el lema en alemán (ARBER MACHT FREI el trabajo os hace libres) con el que eran recibidos los deportados por las fuerzas SS que custodiaban el centro durante el periodo de funcionamiento, desde su apertura en mayo de 1940 hasta el 27 de enero de 1945,

El complejo de campos de concentración de Auschwitz fue el más grande que creó el régimen nazi. Incluía tres campos principales; en todos ellos los prisioneros eran utilizados para realizar trabajos forzados. Uno de los campos también funcionó durante mucho tiempo como campo de exterminio. Los campos estaban ubicados aproximadamente 59 kilómetros al oeste de Cracovia, cerca de la frontera germano-polaca de antes de la guerra, en la Alta Silesia, un área anexada por la Alemania Nazi en 1939 después de invadir y conquistar Polonia. Las autoridades de las SS crearon tres grandes campos principales cerca de la ciudad polaca de Oswiecim: Auschwitz I en mayo de 1940, Auschwitz II (también denominado Auschwitz-Birkenau) a comienzos de 1942 y Auschwitz III (también llamado Auschwitz-Monowitz) en octubre de 1942.

Los alemanes crearon una serie de instalaciones de detención para encarcelar y eliminar a los “enemigos del estado.” La mayoría de los prisioneros en los primeros campos de concentración era comunistas alemanes, socialistas, social demócratas,

gitanos), testigo de Jehova, homosesuales clérigos cristianos, y personas acusadas de comportamiento “asocial” o anormal. Después de la invasión alemana de la Unión Soviética en junio 1941, los nazis aumentaron el numero de campos de prisioneros de guerra. Algunos de los campos fueron construidos dentro de campos de concentración ya existentes, como en Auschwitz en la Polonia ocupada. El campo de Lublin, luego conocido como Majdanek, fue creado en el otoño de 1941 como un campo de prisioneros de guerra y fue convertido en campo de concentración en 1943. Miles de prisioneros de guerra soviéticos fueron fusilados o gaseados ahí.

En el momento de liberar el campo de Auschwitz, se encontraron 7.000 Kg. de cabellos humanos, que los análisis detectaron restos de cianuro (componente del Ziklon B), esto quiere decir que luego de gasear a ancianos (antes de meterlos en el crematorio), mujeres y niños les cortaban el pelo y las fabricas alemanas lo utilizaban para hacer ropa.

en el campo principal un edificio formado por una cámara de gas y un crematorio compuesto por tres hornos. Ésta instalación funcionó desde 1941 a 1942, antes de ser transformada en bunker para protección en caso de ataque aéreo. Por esta razón, el edificio no fue destruido por los nazis. El horno crematorio actualmente visible, fue reconstruido después de la guerra a partir de los materiales originales que quedaron en el terreno. En 1942, el campo vio la llegada de las primeras mujeres. Entre abril 1943 y mayo de 1944, las mujeres judías sirvieron de cobayas para los experimentos

Auschwitz es la personificación de las atrocidades del siglo XX. Representa el lugar en donde se llevó a cabo un genocidio planificado y organizado hasta los más mínimos detalles. Las víctimas no fueron enterradas, sino calcinadas. Sus cenizas fueron esparcidas sobre los campos colindantes.
Nuestros recursos lingüísticos no alcanzan a describir todas las crueldades a las que fueron sometidos tantos inocentes: hombres, mujeres y niños, en este lugar de horror. No sólo fueron asesinados brutalmente, sino que miles de ellos murieron de hambre, y muchos fueron obligados a trabajos forzados bajo condiciones infrahumanas, hasta morir de agotamiento.

Lo que hoy en día queda del Campo y sus instalaciones sólo logra transmitirnos ínfimamente el sufrimiento de cientos de miles de personas. Hoy en día nadie que jamás haya estado en un Campo de Concentración podría creer y menos aún comprender las crueldades cometidas por los nazis en Auschwitz.

En Birkenau sólo se encontraban internadas unas pocas presas políticas alemanas, de forma que el campo disponía de muy pocas “funcionarias”. La mayoría de las funcionarias del campo eran prostitutas alemanas. También había unas pocas judías (p. ej. algunas judías eslovacas) que disfrutaban de un estatus especial. Se trataba de una minoría, ya que tanto los judíos como los gitanos y los eslavos eran catalogados de "Untermenschen" (seres humanos inferiores) dentro de la estructura social de la S.S.; es decir, para la S.S. no formaban parte de la sociedad humana.
El sufrimiento de las presas en los barracones abarrotados todavía era mayor, si cabe, que el de los hombres. No sólo por la falta de espacio, sino también por las medidas e instalaciones sanitarias insuficientes, los constantes registros, y los malos tratos perpetrados por el personal de guardia de la S.S.

Muchas de las mujeres-guardias de la S.S. igualaban en crueldad y en dureza a sus colegas masculinos. Incluso competían por ser los/las más crueles en el trato con los presos. Especialmente temida era la jefa de vigilancia del campo de mujeres, María Mandel, que también tomaba parte en las selecciones.

Las mujeres física y psíquicamente se derrumbaban antes que los hombres, convirtiéndose por ello también antes en un “musulmán” (así llamaba la S.S. a los prisioneros que tenían un aspecto sumamente demacrado y ya no podían realizar trabajos duros). La media de esperanza de vida de las mujeres en el campo era en un 50% inferior a la de los hombres.

Sólo la esperanza de vida de aquellas mujeres que formaban parte de los "buenos comandos de trabajo" era superior (p. ej. en la cocina, en la sastrería, de asistenta en la familia del comandante, de escritora en la sección política, etc.) Todas las demás presas tenían que realizar, al igual que los hombres, los trabajos más penosos.

Las mujeres también estaban obligadas a prestarse a experimentos pseudomédicos. Destacaban especialmente por su crueldad los médicos Dr. Schumann (esterilización con rayos X), Dr. Clauberg (esterilización con preparados químicos, inseminación artificial de las mujeres, castración de los hombres) y Dr. Mengele (experimentación con gemelos, investigación racial en gitanos y enanos).
Musulmanes

El “musulmán” ya no era dueño de su propio cuerpo. Le salían edemas y úlceras, estaba sucio y olía mal. El aspecto físico de un musulmán se describía de éste modo: Extremadamente delgado, la mirada apagada, la expresión indiferente y triste, los ojos profundamente hundidos, el color de la piel gris pálido; la piel se iba haciendo transparente y seca, como de papel, y terminaba pelándose. El pelo se volvía duro y tieso, sin brillo, y se partía con facilidad. La cabeza parecía aún más alargada al sobresalir los pómulos y las órbitas de los ojos. También las actividades mentales y las emociones sufrían un retroceso radical. El preso perdía la memoria y su capacidad de concentración. Todo su ser se concentraba en una sola meta -su alimentación. Las alucinaciones provocadas por el hambre disimulaban el hambre atormentadora. Sólo registraba lo que se le ponía directamente delante de los ojos y sólo oía cuando le gritaban. Se resignaba sin resistencia alguna a los golpes. En la última fase, el preso ya ni siquiera sentía ni hambre ni dolores. El “musulmán” moría en la miseria, cuando ya no aguantaba más. Personificaba la muerte en masa, la muerte por inanición, el asesinato psíquico y el abandono, un muerto ya en vida.

Los presos temían el ingreso en la enfermería, puesto que tenían que contar con “la inyección letal”, incluso cuando sólo sufrían “una enfermedad leve”. “La inyección letal” significaba ser asesinado con una inyección de fenol de 10 ccm, inyectada directamente en el corazón. Las víctimas morían en el acto. Con ese método de asesinato se empezó en agosto de 1941. Las inyecciones de fenol en la mayoría de los casos las administraban los sanitarios Josef Klehr y Herbert Scherpe, así como los presos iniciados Alfred Stössel y Mieczyslaw Panszcyk. Los presos, al igual que los niños seleccionados para la inyección letal, tenían que presentarse en el bloque 20 del campo central. Allí se les llamaba de uno en uno y se les mandaba sentarse en una silla del ambulatorio. Dos presos sujetaban las manos de las víctimas, un tercero les vendaba los ojos. Acto seguido, Klehr introducía la aguja en el corazón y vaciaba la jeringuilla. Así morían entre 30 y 60 personas a diario.

Hoy en día el campo de concentración de Auschwitz es un museo declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y uno puede visitar los lagers y las instalaciones reformadas que quedaron en pie tras la derrota de los nazis.

De los cuatro campos de concentración que existían en la zona quedan dos en pie y pueden visitarse: Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau.

Genocidio que, a modo de cámara de gas y trabajos forzados, implantaron los nazis y todavía la palabra Auschwitz causa terror a todo ser humano con un mínimo de sentido humano en sus carnes.

El principal, Auschwitz I, lee en su puerta la cruel y famosa frase “Arbeit macht Frei” (el trabajo hace libres). Por aquí desfilaban los presos bajo una marcha militar para facilitar el recuento cada día tras volver de sus trabajos forzados.

ABEL REYES TELLEZ

PRESIDENTE NACIONAL

PARTIDO SOCIAL CRISTIANO NICARAGUENSE PSC

[email protected]

ola

me da paja leer tantos insultos chingones , si no les gusta , pa q se meten

TU MAMÁ EMULACIÓN

TU MAMÁ
EMULACIÓN ECONÓMICA ENTRE EL SOCIALISMO Y EL CAPITALISMO: proceso histórico objetivo de competición entre los dos sistemas económico-sociales opuestos en la esfera principal de la actividad humana: en la esfera de la producción material; forma de la lucha de clases en el plano mundial entre el socialismo y el capitalismo. La victoria en esta emulación depende de cuál de los dos sistemas puede crear condiciones materiales y espirituales más favorables para la vida de todos los hombres, para el pleno desarrollo de sus fuerzas creadoras, de sus talentos y facultades. En la emulación económica se resuelve la tarea histórica de superar al sistema capitalista en la producción de bienes materiales, de dejar atrás a los países capitalistas más desarrollados en la industria y en la agricultura tanto en lo que se refiere al volumen total de la producción como a la producción por habitante. En las condiciones de la coexistencia pacífica (ver) de estados con diferente régimen social, el principal campo de la lucha entre los dos sistemas mundiales es el de la emulación económica pacífica, en el proceso de la cual el socialismo, aprovechando sus ventajas frente al capitalismo, asegura cambios radicales en la correlación de fuerzas en favor del socialismo. La primera etapa de la emulación socialista entre los dos sistemas empezó con la victoria de la Gran Revolución Socialista de Octubre, cuando el socialismo estaba representado por un solo país: la Unión Soviética. Ya en esa etapa, el socialismo conquistó relevantes éxitos en la emulación al ocupar, por los ritmos de crecimiento de la producción y por el volumen absoluto de la producción material, el primer puesto de Europa y el segundo del mundo. La segunda etapa de la emulación comenzó al formarse el sistema socialista mundial después de la segunda guerra mundial. Constituyen un resultado importantísimo de la lucha del socialismo de este período, la victoria total del modo socialista de producción en el marco de todo el sistema socialista mundial los enormes éxitos históricos en el desarrollo de la economía y en el aumento del bienestar de los pueblos de los países socialistas. En la presente etapa de la emulación económica pacífica, el socialismo resuelve la tarea de lograr que su sistema supere al capitalista en la producción mundial, se adelante a los países capitalistas más desarrollados en la productividad del trabajo social, en la producción por habitante, y posea el nivel de vida más alto del mundo. La emulación económica entre el socialismo y el capitalismo es, en primer término, emulación en el desarrollo de las fuerzas productivas actuales, emulación en la capacidad de aprovechar mejor y más plenamente las tendencias más progresivas, las enormes posibilidades de la ciencia y de la técnica. Los países socialistas tienen la posibilidad de tomar en consideración y utilizar de manera más rápida, plena y multilateral las transformaciones progresivas que se dan en la economía bajo el influjo de la revolución científico - técnica en pleno avance, tienen la posibilidad de crear la estructura más progresiva y más eficiente por ramas de producción. Para triunfar en la emulación con el capitalismo, los países socialistas deben aprovechar de la manera más eficaz las ventajas del socialismo tanto dentro de cada país como en el marco de todo el sistema mundial del socialismo. Ello implica un amplio desarrollo de las relaciones políticas y económicas —recíprocamente ventajosas— entre todos los países socialistas, y consolidar entre ellos, asimismo, la colaboración cultural, técnica y científica. Para el desarrollo de la economía de los países socialistas es un importante instrumento la actividad del Consejo de Ayuda Mutua Económica, que se ocupa de la división internacional del trabajo, de la especialización y cooperación de la producción, de la coordinación de los planes de perspectiva y de los planes corrientes sobre el fomento de la economía nacional de los países que integran dicho Consejo. Los éxitos del socialismo en la emulación económica mundial, al modificar esencialmente la correlación de fuerzas en favor del socialismo, ejercen un influjo enorme sobre todo el curso de los acontecimientos internacionales, influyen activamente en el sentido de acelerar el proceso revolucionario mundial, crean condiciones favorables para la lucha de los pueblos de los países capitalistas, de las colonias y de los que han conquistado su independencia política en favor de la paz, de la democracia, de la libertad y de la independencia nacionales, en favor del socialismo. Los éxitos crecientes de los países socialistas en la emulación económica con el capitalismo, el incremento de sus relaciones económicas con los jóvenes estados soberanos en vías de desarrollo, constituyen una de las formas más eficaces del apoyo que el socialismo presta a los pueblos de los países liberados. Las ventajas que posee aseguran al sistema socialista mundial la victoria en la emulación económica con el sistema capitalista. Mientras que en 1937 la parte que correspondía al socialismo en la producción industrial del mundo representaba sólo un 10 %, y en 1950 cerca de un 20 %, en 1963 los países socialistas produjeron más del 37 % de los artículos industriales fabricados en todo el mundo. En la emulación económica, el factor decisivo radica en los ritmos de crecimiento de la producción. En 1963, el volumen de la producción industrial de los países socialistas creció, en comparación con el nivel de 1937, aproximadamente en 8 veces, mientras que en los países capitalistas se incremento sólo en 2,6 veces. Los imperialistas temen los éxitos del socialismo en la emulación económica y procuran obstaculizar el desenvolvimiento de los países socialistas. Sin embargo, todo el curso de la competición histórica entre los dos sistemas es una prueba de que nada ni nadie podrá evitar la victoria del socialismo sobre el capitalismo.

APORTE PARA LOS KE NECESITEN ALGO BUENO!!!!

EMULACIÓN ECONÓMICA ENTRE EL SOCIALISMO Y EL CAPITALISMO: proceso histórico objetivo de competición entre los dos sistemas económico-sociales opuestos en la esfera principal de la actividad humana: en la esfera de la producción material; forma de la lucha de clases en el plano mundial entre el socialismo y el capitalismo. La victoria en esta emulación depende de cuál de los dos sistemas puede crear condiciones materiales y espirituales más favorables para la vida de todos los hombres, para el pleno desarrollo de sus fuerzas creadoras, de sus talentos y facultades. En la emulación económica se resuelve la tarea histórica de superar al sistema capitalista en la producción de bienes materiales, de dejar atrás a los países capitalistas más desarrollados en la industria y en la agricultura tanto en lo que se refiere al volumen total de la producción como a la producción por habitante. En las condiciones de la coexistencia pacífica (ver) de estados con diferente régimen social, el principal campo de la lucha entre los dos sistemas mundiales es el de la emulación económica pacífica, en el proceso de la cual el socialismo, aprovechando sus ventajas frente al capitalismo, asegura cambios radicales en la correlación de fuerzas en favor del socialismo. La primera etapa de la emulación socialista entre los dos sistemas empezó con la victoria de la Gran Revolución Socialista de Octubre, cuando el socialismo estaba representado por un solo país: la Unión Soviética. Ya en esa etapa, el socialismo conquistó relevantes éxitos en la emulación al ocupar, por los ritmos de crecimiento de la producción y por el volumen absoluto de la producción material, el primer puesto de Europa y el segundo del mundo. La segunda etapa de la emulación comenzó al formarse el sistema socialista mundial después de la segunda guerra mundial. Constituyen un resultado importantísimo de la lucha del socialismo de este período, la victoria total del modo socialista de producción en el marco de todo el sistema socialista mundial los enormes éxitos históricos en el desarrollo de la economía y en el aumento del bienestar de los pueblos de los países socialistas. En la presente etapa de la emulación económica pacífica, el socialismo resuelve la tarea de lograr que su sistema supere al capitalista en la producción mundial, se adelante a los países capitalistas más desarrollados en la productividad del trabajo social, en la producción por habitante, y posea el nivel de vida más alto del mundo. La emulación económica entre el socialismo y el capitalismo es, en primer término, emulación en el desarrollo de las fuerzas productivas actuales, emulación en la capacidad de aprovechar mejor y más plenamente las tendencias más progresivas, las enormes posibilidades de la ciencia y de la técnica. Los países socialistas tienen la posibilidad de tomar en consideración y utilizar de manera más rápida, plena y multilateral las transformaciones progresivas que se dan en la economía bajo el influjo de la revolución científico - técnica en pleno avance, tienen la posibilidad de crear la estructura más progresiva y más eficiente por ramas de producción. Para triunfar en la emulación con el capitalismo, los países socialistas deben aprovechar de la manera más eficaz las ventajas del socialismo tanto dentro de cada país como en el marco de todo el sistema mundial del socialismo. Ello implica un amplio desarrollo de las relaciones políticas y económicas —recíprocamente ventajosas— entre todos los países socialistas, y consolidar entre ellos, asimismo, la colaboración cultural, técnica y científica. Para el desarrollo de la economía de los países socialistas es un importante instrumento la actividad del Consejo de Ayuda Mutua Económica, que se ocupa de la división internacional del trabajo, de la especialización y cooperación de la producción, de la coordinación de los planes de perspectiva y de los planes corrientes sobre el fomento de la economía nacional de los países que integran dicho Consejo. Los éxitos del socialismo en la emulación económica mundial, al modificar esencialmente la correlación de fuerzas en favor del socialismo, ejercen un influjo enorme sobre todo el curso de los acontecimientos internacionales, influyen activamente en el sentido de acelerar el proceso revolucionario mundial, crean condiciones favorables para la lucha de los pueblos de los países capitalistas, de las colonias y de los que han conquistado su independencia política en favor de la paz, de la democracia, de la libertad y de la independencia nacionales, en favor del socialismo. Los éxitos crecientes de los países socialistas en la emulación económica con el capitalismo, el incremento de sus relaciones económicas con los jóvenes estados soberanos en vías de desarrollo, constituyen una de las formas más eficaces del apoyo que el socialismo presta a los pueblos de los países liberados. Las ventajas que posee aseguran al sistema socialista mundial la victoria en la emulación económica con el sistema capitalista. Mientras que en 1937 la parte que correspondía al socialismo en la producción industrial del mundo representaba sólo un 10 %, y en 1950 cerca de un 20 %, en 1963 los países socialistas produjeron más del 37 % de los artículos industriales fabricados en todo el mundo. En la emulación económica, el factor decisivo radica en los ritmos de crecimiento de la producción. En 1963, el volumen de la producción industrial de los países socialistas creció, en comparación con el nivel de 1937, aproximadamente en 8 veces, mientras que en los países capitalistas se incremento sólo en 2,6 veces. Los imperialistas temen los éxitos del socialismo en la emulación económica y procuran obstaculizar el desenvolvimiento de los países socialistas. Sin embargo, todo el curso de la competición histórica entre los dos sistemas es una prueba de que nada ni nadie podrá evitar la victoria del socialismo sobre el capitalismo.

aaa!!!

TE CONTRADICES....
EN EL PRINCIPIO PONES ALGO Y AL FINAL OTRA COSA
DEBERÍAS UBICARTE Y DARLE COHERENCIA A TU TEXTO OK?

ja'

ja'como dices ""EL CAPITAL SE REPARTE IGUAL EN TODO EL MUNDO"" todos sabemos ke no es cierto para nada ahora todo es injusto el socialismo vive y los pobres seguiremos aumentando si personas como tú siguen siendo tan incoherentes y se dejan lavar las mentes asi, el capitalismo se expande cada dia mas pero no de la forma como tu lo expresas el capitalismo nos está acabando y debemos pensar en seguir asi o mejorar con ayuda del socialismo!!!!
esta página sólo me da risa!!!!!

importante

primero que nada esta muy bien su trabajo, pero yo necesito algo mas es decir,: etapas del desarrollo capitalista antes y despues de la segunda guerra mundial, y caracteristicas sociales, economicas y politicas de c/etapa en la rep. dominicana.... GRACIAS.

Sobre los insultos

Probablemente se trata de alguien que buscaba datos sobre la Segunda Guerra para hacer la tarea del colegio. Regularmente, los niños (y en ocasiones, los propios adolescentes) no saben hacer búsquedas y fue por eso que llegaron a este artículo.
Por supuesto, este tipo de mensajes no deberían dejarse en el sitio, pues carecen de aportación a los temas que son tratados en los artículos.
Saludos!

Insultos

Como siempre hay gente,que hace el ridiculo y habla su estupidez pequeño burguesa y inmadura,como mencionaron algunos deberian impedir la entrada de estos mensajes.

buen mal trabajo

hey si ponen documentos en internet
que sea n buenos no como que
son videos de youtube que solo bavosadas
se miran y lo mas importante que es:
LA PORNOGRAFIA no se encuentra allí
pero hay otras pajinas
por cierto yo comente lo que dice:
"faltan cosas" pero le puse que era juan
porque pense que era alguna caca
ME LOS PISO A TODOS JAJAJA

puta!!!!

estos pendejos no saben que poner en internet
solo mierda ponen
que viva el reggae y el rap
fuck cops =)

faltan cosas

hey puya!
no halle lo que queria
mala suerte la mia
o la del que subio el documento

"Es verdad que los insultos

"Es verdad que los insultos son ajenos a los métodos de discusión del proletariado, por eso en esta página de mierda no hay un puto argumento, y se la pasan insultando a otras corrientes comunistas que, con errores y aciertos, hicieron muchísimo más de lo que van a hacer estos pendejos que no tienen ningún peso en la realidad. Creo que deberían cerrar la página y ponerse un kiosquito de plantas, pinches."

Y tu que quieres? Que crucemos los brazos mientras tarados abortos de departamentos de filosofia forman sus pequenos grupos armados en nombre del santo mao y el santo stalin y aniquilan pueblos completos? O cuando los "comunistas oficiales" apoyan, y a veces toman parte de, guerras imperialistas donde los obreros se sacan las tripas por los intereses de patrones rojos o blancos? No senor, en la izquierda comunista ningun grupo o persona es sagrado.

por ciertoo esta pagina es

por ciertoo esta pagina es horrorosa no encontre lo qe tenia qe buscar..
adios!

todo esto esmui bnito pero

todo esto esmui bnito pero aora tambn estas en uan situacion horible de la qe tenems qe salir no creeis?? una sevillana confusa..

Qomentar

de asqo la pagina, no enqontre lo qe busqaba

adios

Que paradojico tu dices no a

Que paradojico tu dices no a los insultos pero lo estas haciendo con tu comentario sin argumentos como porque cerrar la pagina; tu dices no tiene nada de peso en la realidad cuando es lo contario.

Es verdad: los insultos son de la policía

Es verdad que los insultos son ajenos a los métodos de discusión del proletariado, por eso en esta página de mierda no hay un puto argumento, y se la pasan insultando a otras corrientes comunistas que, con errores y aciertos, hicieron muchísimo más de lo que van a hacer estos pendejos que no tienen ningún peso en la realidad. Creo que deberían cerrar la página y ponerse un kiosquito de plantas, pinches.

insultos = ausencia de argumentos

Completamente de acuerdo con el/la compañero/a. Los insultos son ajenos al método de discusión del proletariado. Un sitio importante como éste no debe dar cabida a esos mensajes insultantes que no aportan argumento alguno.



Un fraternal saludo, camaradas!

mensajes insultantes

Sugiero que los mensajes insultantes sean borrados y si es posibles, se impida su publicación, es decir no lleguen ni a entrar. Obviamente no aportan nada y no creo que deba darsele cabida a tarados incestuosos obsesionados con el culo de sus madres.

porfavor especifiquen mas la

porfavor especifiquen mas la pagina porque para hacer un trabajo no se entiende nada... gracias!!!!

Porfavor especifiquen mas la

Porfavor especifiquen mas la pagina.
Gracias.