Iraq: brotes de lucha contra la economía de guerra

Versión para impresiónSend by email
AdjuntoTamaño
Icono PDF _para_web_irak_mo_movilizaciones.pdf120.58 KB

A partir del 8 de julio, una serie de protestas espontáneas estallaron en el centro y sur de Irak involucrando a miles de manifestantes. Se extendió a través de ocho provincias del sur muy rápidamente y, quince días más tarde, a las calles de Bagdad. A estas manifestaciones siguieron importantes protestas en Jordania e Irán exactamente sobre los mismos problemas. El movimiento en Irak habría estado al tanto de estas protestas e inspirado por ellas dadas las similitudes básicas.

La clase obrera en Iraq es numérica y generalmente más débil que en los otros dos países, y aunque hay informes de manifestantes y reunión de los trabajadores del petróleo, el contenido y el contexto de esas reuniones no se conocen. Pero las fuerzas impulsoras de las protestas son temas de clase:

- Desempleo: las cifras oficiales de desempleo del 18% de los jóvenes no los cree nadie cuando más de 400 mil jóvenes se integran al mercado laboral cada año con pocas perspectivas de conseguir un empleo;

- Falta de servicios básicos: el calor de 50 grados ha aumentado aún más la miseria resultante de restricciones sobre los cortes de electricidad que sólo está disponible un corto periodo del día y a pesar de 40 mil millones de dólares asignados desde 2003 para reconstruir la red hidráulica del país.

- Salud: cánceres y otras enfermedades congénitas graves del cerebro y el cuerpo en niños y otras numerosas fallas graves de salud están aumentando en todo Iraq. Ya en 2009, la agencia Reuters informó que muchas familias estaban tomando la terrible decisión de dejar a sus hijos morir (1º de diciembre)[1]. La falta de cuidado en estos casos graves se refleja en todos los niveles de atención de salud en el país.

- Agua: similar a los manifestantes en Jordania e Irán (donde en el sur los militares desviaban grandes cantidades para alimentar sus agro-negocios), los manifestantes han exigido acceso a agua potable. La demanda de esta necesidad básica de agua potable muestra una convergencia de problemas económicos y ecológicos dentro de las protestas[2].

- Alquileres carísimos y salarios no pagados (Rudaw Media, 20 de julio, 2018).

- Corrupción y clientelismo: como en Jordania e Irán estos son elementos esenciales de la economía de guerra y los que viven en ella provocan en la indignación de las masas mientras las condiciones de vida declinan a través de todo el país. Los manifestantes también han denunciado el "fraude electoral".

El clérigo chiita más veterano de Irak, Ali al-Sistani, ha pedido al Gobierno que acepte las demandas de los manifestantes; similar "apoyo" a las protestas ha llegado del clérigo populista chiita, Muqtada al-Sadr[3] quien, conforme a un recuento, ganó las elecciones el 12 de mayo con la ayuda del Partido Comunista iraquí; el primer ministro del partido gobernante Sawa, Haider al-Abadi, prometió fondos y proyectos para responder a las protestas; y los saudíes, olfateando una oportunidad para contrarrestar la influencia iraní, han prometido «ayuda».

No sólo los edificios municipales y de gobierno han sido blanco de ataques de manifestantes sino también las instituciones chiitas desmintiendo su hipócrita "ayuda" a la ola de protestas. La delegación del populista "radical" al-Sadr para reunirse con los manifestantes fue atacada – esto fue mostrado en las imágenes de los medios sociales. Cada institución chiita importante ha sido rechazada y sus oficinas atacadas y lo que hace esto aún más importante es que los ataques han venido de sus propios electores en los territorios chiitas, con los manifestantes irónicamente usando el término Safavids para describir a sus líderes -una expresión que se refiere a anteriores dinastías chiitas, frecuentemente usada por los sunitas como término de abuso. Aviones iraníes fueron saqueados en el aeropuerto de la ciudad santa chiíta de Nayaf y el cuartel general de la milicia pro-iraní incluyendo a las unidades de movilización popular fue atacado e incendiado al igual que las oficinas de gobierno. Según Kurdistán News 24, del 14 de julio de 2018, unidades regulares del ejército iraquí se unieron a las protestas en al menos una provincia. Cuando las protestas dieron un paso adelante y golpeó Bagdad, Middle-East Eye, del 19 de julio de 2018, reporta el lema de las grandes multitudes: "¡no sunitas, no chiitas, laicos, laicos!".

El Primer ministro al-Abadi despidió un ministro y algunos funcionarios y prometió reformas, pero la respuesta abrumadora del Estado ha sido la represión, redadas, detenciones y torturas, mientras nuevas protestas han logrado la liberación de los detenidos. El gobierno declaró el "estado de emergencia" e impuso un bloqueo al internet desde el principio, y se usaron gases lacrimógenos, cañones de agua y munición real contra los manifestantes. Unidades antiterroristas fueron movilizadas contra los manifestantes en Bagdad, algo impensable sin el acuerdo favorable de los altos mandos estadounidenses y británicos que residen en la llamada "zona verde"[4]. Al menos 14 personas fueron asesinadas y 729 heridas según Human Rights Campaign, del 20 de julio de 2018. Pero las protestas desde hace unas tres semanas han continuado hasta este fin de semana cuando las fuerzas de seguridad atacaron a manifestantes fuera del consejo provincial y el campo petrolífero de Qurna, Basora.

Tanto en Irán y Jordania estos arranques de ira están dirigidos contra una economía de guerra y todo su detritus parasitario. Tanto en Irán como en Jordania la protestas de 2018 en Iraq son más extensas y más profundas que los brotes anteriores (en 2015 en el caso de Iraq) y es bastante obvio que los líderes religiosos tienen menos influencia. Las promesas del gobierno y la influencia de los líderes religiosos están perdiendo su fuerza en tanto que el proletariado y las masas luchan por sus intereses en estas escaramuzas contra el capital y su economía de guerra.

Baboon, 30 de julio, 2018.

 

[1] Mucho de este veneno ha sido introducido por las campañas de bombardeo de la Coalición encabezada por Estados Unidos/Gran Bretaña y especialmente a través de la propagación de uranio empobrecido. La mayor magnitud de los daños y deformidades se registra en los lugares más bombardeados: Falluyah  y Basora. En Londres, el Ministerio de defensa utiliza la vieja frase, "no hay evidencias"  y los políticos británicos que son rápidos para denunciar los bombardeos químicos de otros no dicen una palabra acerca de sus propias atrocidades

[2] No sólo en Medio Oriente hay falta de agua potable, según la Agencia de Protección Ambiental, más de 5 millones de estadounidenses están expuestos a agua potable que contienen toxinas por arriba de los niveles seguros (WSWS, 27 de julio, 2018). Y en un plano más amplio, si Trump ha rechazado generalmente el cambio climático, el Pentágono no lo ha hecho, y totalmente de acuerdo a los intereses del imperialismo de EEUU, ve esto, incluyendo la escasez de agua, como un peligro actual –según la referencia de Las Implicaciones de Seguridad Nacional de Riesgos Relacionados con el Clima y el Cambio Climático, 27.5.15

[3] Al-Sadr ha sido considerada por Occidente como "la nueva cara de la reforma", New York Times, 20.5.18

[4] Barrio de Bagdad lujoso y ultra protegido reservado a militares y asesores norteamericanos y otros “aliados”

Geografía: 

Herencia de la Izquierda Comunista: 

Rubric: