¡La ley Pulpin es un ataque más contra la clase obrera!

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Compañeros:

La nefasta "ley Pulpin" o del Empleo Juvenil es un paso más en la política del Estado y la burguesía para descargar sobre los lomos de los trabajadores la caída de las ganancias y la recesión de la economía. Con los paquetazos "reactivadores" soltados por Humala y
la pandilla congresal, se nos quiere hacer pagar los platos rotos de la crisis mundial del capitalismo que estalló en 2008 y cuyas olas ya azotan con fuerza al Perú y otros países sudamericanos (Brasil, Chile, Argentina, Venezuela).

Y como ya ha ocurrido en EEUU, Europa, Japón o China la fórmula que aplican es la misma: atacar las condiciones de vida de los trabajadores, facilitando despidos masivos, congelando los salarios, aumentando la intensidad de la explotación, horas extras no pagadas y ,ahora, la contratación de mano de obra joven y barata.

Pero no crean que esta ofensiva recién haya comenzado. Viene de todos los gobiernos pasados. En este gobierno comenzó en 2012 atacando a los profesores con la Ley Magisterial a lo que se respondió con un mes de huelga, al final vendida por el SUTEP-Patria Roja. Siguió la "Reforma de la salud”, en contra médicos y enfermeras y la nueva Ley universitaria contra los estudiantes. Hoy, con la crisis económica apretando fuerte, el Estado le rebaja los impuestos a las ganancias de los capitalistas (¡670,000 empresas beneficiadas!) y de la mano con los congresistas aprueban leyes que facilitan todavía más los despidos. Como vemos la ofensiva anti obrera marcha a todo vapor y debemos salir a las calles para enfrentarla.

Crisis, decadencia y descomposición

Ya lo dijimos líneas arriba, las leyes contra los trabajadores sólo se explican en el marco de la crisis del capitalismo mundial. El Capital es un sistema en decadencia hace ya un siglo y, desde los ochentas, ha ingresado a su fase terminal de descomposición cuyas peores manifestaciones podemos ver hoy: pandillaje, barras bravas, narcotráfico; el aumento de asaltos y el sicariato; el terrorismo político o religioso, el desastre medioambiental, las
matanzas masivas(los 43 estudiantes masacrados en México[1]), las guerras imperialistas (Siria, Irak, Ucrania), la corrupción generalizada. El capitalismo, en su fase de Descomposición
representa el reinado absoluto de la amoralidad cuyo peso ideológico contamina a la clase obrera. Pero los trabajadores somos los únicos que podemos darle vuelta a esta situación con moral de lucha y solidaridad de clase.

Todos somos (o seremos) esclavos asalariados

A ti que hoy estás luchando de forma compañera te decimos que el "trabajo digno" o el "no quiero ser explotado" es un imposible dentro del Capitalismo por la sencilla razón que todo trabajo por un sueldo o salario es explotación y toda explotación es indigna. Porque el trabajo asalariado significa la extracción de ganancias a favor de los empresarios; porque el capitalista es un vampiro que chupa la sangre, el sudor de los trabajadores. En este
sistema nuestro trabajo ha sido convertido en una miserable mercancía más, que se compra y vende en el mercado al precio y gusto de los capitalistas. Los trabajadores (jóvenes o no) estamos pues obligados, forzados a entregar 8,10 o más horas de trabajo por la
necesidad. ¿Eso como se llama?: esclavitud asalariada.

Ojo: cuando decimos capitalistas o empresarios no sólo nos referimos a los dueños de las grandes empresas y fábricas agrupadas en CONFIEP o ADEX sino a las empresas de propiedad
estatal que no son del pueblo como nos dicen y todas las demás MYPES, tiendas, galerías (gamarra), talleres, fabricas, services: tiendas, galerías (Gamarra), talleres, restaurants, oficinas, imprentas, panaderías, colegios, clínicas y un largo etc. ¡Donde hay un empresario
y trabajadores a su servicio hay explotación!

Esta "Ley Pulpin" es una forma de engordar al empresario con tu trabajo y derechos recortados al máximo pero a la vez busca domesticarte en la disciplina de la esclavitud asalariada, de irte
metiendo en la cabeza que trabajar para otro ,ser explotado es "normal". El "todos debemos trabajar" es parte del moralismo y el sentido común inculcados en los cerebros de la gente por la burguesía y su Estado desde la escuela. Y cuando los trabajadores sufrimos el rigor de la explotación y rompemos esa "normalidad" con huelgas o movilizaciones pues ahí corren presurosos el Estado y la democracia con sus gerentes de turno (Fujimori, García, Toledo o
Humala y los que vendrán) a soltar los perros de la represión, a meter palo, bala y cárcel contra los "revoltosos".

¿Qué podemos hacer?

El estado y los capitalistas juegan a mantenernos divididos (jóvenes vs "viejos", obreros vs profesionales, mameluco vs corbata). Debemos romper con el localismo, con el aislamiento y el luchar cada uno por su lado. Tenemos que articularnos y coordinar nuestras luchas con la de otros compañeros que también están peleando como nosotros. Las
recientes huelgas en Antamina, SERPOST, ESSALUD, Banco de la Nación etc. ¿acaso no son también luchas nuestras? ¿No lo son también las recientes movilizaciones en EEUU, Bélgica o Italia contra las medidas de austeridad y el desempleo? ¡Claro que sí. Porque los trabajadores somos una clase mundial, nuestra lucha trasciende las fronteras, es internacional.

Debemos movilizarnos pero también debemos reunirnos, conocernos, hablar entre nosotros, discutir y debatir las medidas de lucha entre todos, sin dejarle las riendas a una camarilla que decida a nuestras espaldas. Formemos asambleas de lucha donde reflexionemos y hagamos un balance de las jornadas y decidamos las medidas a ejecutar, asambleas abiertas a todos los explotados.

Obreros, estudiantes, jubilados, desempleados, ambulantes, todos tenemos algo que decir y aportar a la lucha.

Compañeros: comencemos a forjar la unidad de los explotados rompiendo las divisiones y hagamos retrocederá este sistema inhumano. Tomemos conciencia de una vez por todas que pertenecemos al proletariado, al ejército de esclavos obligados a vender nuestra fuerza de trabajo. No somos maquinas de trabajo, “capital humano” como les gusta decir a los economistas a sueldo de la burguesía.

¡NO!... ¡somos una clase histórica que lleva tras de sí 150 años de luchas y que es portadora de un proyecto de liberación para toda la humanidad explotada! La cual es la comunidad humana mundial.

Tomemos la continuidad de los que nos antecedieron y luchemos también por una sociedad diferente organizada por los trabajadores del mundo entero, en la que ya no exista explotación ni clases sociales ni fronteras y donde la socialización a escala mundial de la producción y las necesidades primen a la humanidad y donde el trabajo sea una actividad humana en beneficio de todos.

El capitalismo es hoy un sistema decadente y en profundo proceso de descomposición que nos está llevando a la barbarie generalizada, al desastre ambiental y acelerar la extinción de nuestra propia especie. Organicémonos desde hoy y unamos nuestra lucha con los trabajadores del mundo para acabar con este orden de sufrimiento y miseria.

¡Revolución mundial o destrucción de la humanidad!

Proletarios de todos los países ¡uníos!

Internacionalismo Perú, enero 2015
Sección de la Corriente Comunista Internacional
http://es.internationalism.org/

Para todo contacto, suscripción, etc., escribid a [email protected]

 

Ver tambien :