Declaración internacionalista de Rusia

Versión para impresiónEnviar por email

Publicamos a continuación un comunicado elaborado por KRAS, un grupo anarquista internacionalista de Rusia, firmado a su vez por varios otros grupos e individuos. Pensamos que responde a un deber elemental de los internacionalistas el oponerse a la guerra imperialista, no apoyar un bando contra el otro, sino apoyar los intereses de la clase trabajadora internacional contra todos los explotadores, y denunciar la histeria nacionalista que la clase dominante siempre trata de provocar cuando estalla la guerra o existe su amenaza.

Finalmente comentar que un simpatizante en España había leído la publicación en inglés de la Declaración y si bien está de acuerdo, nos ha enviado un comentario crítico que añadimos a finales del texto.

Estamos publicando una declaración producida por el KRAS, un grupo anarquista internacionalista en Rusia, y firmada por otros grupos e individuos. Creemos que ésta responde al deber elemental de los internacionalistas para oponerse a la guerra imperialista no apoyando un campo contra el otro, sino apoyando los intereses de la clase obrera internacional contra todos sus explotadores, y denunciando la histeria nacionalista que los gobernantes siempre intentan impulsar cuando la guerra es una amenaza o cuando estalla.

 

No pensamos, como lo indica la declaración, que el conflicto entre Rusia y Ucrania pueda provocar una tercera guerra mundial. Las condiciones para tal conflicto están ausentes en el presente período: no existe la constitución de bloques imperialistas estables ni la clase obrera está derrotada en los principales países capitalistas.

Sin embargo, el conflicto sí expresa una grave profundización de las tensiones imperialistas a nivel mundial y un mayor descenso del capitalismo en el caos y el militarismo. Y aún más  -en aparente contradicción con la idea de que este conflicto podría ser el precursor de una conflagración mundial- la declaración también da la impresión de que una motivación central para las acciones de Rusia es desviar o impedir una respuesta proletaria a la crisis. El nacionalismo es, desde luego, utilizado de esta manera durante cualquier situación de guerra, pero no es el peligro de la lucha de clases la que empuja a la burguesía hacia la guerra: más bien es lo contrario.

A pesar de estas críticas, queremos afirmar nuestra solidaridad con los compañeros de KRAS y con quienes en Ucrania han firmado esta declaración, ya que ellos están enfrentando una situación particularmente difícil: una atmósfera de nacionalismo desenfrenado, la omnipresente represión del Estado contra los disidentes y la violencia no oficial de las pandillas de la 'nueva derecha', que es sólo una versión recalentada del viejo fascismo.

Finalmente comentar que un simpatizante en España había leído la publicación en inglés de la Declaración y si bien está de acuerdo, nos ha enviado un comentario crítico.

CCI

La lucha de poder entre clanes oligárquicos en Ucrania amenaza con degenerar en un conflicto armado internacional. El capitalismo ruso pretende usar la redistribución del poder del estado ucraniano con el fin de implementar sus añejas aspiraciones imperiales y expansionistas en Crimea y Ucrania oriental donde tiene fuertes intereses económicos, financieros y políticos.

En el fondo de la próxima ronda de la inminente crisis económica en Rusia, el régimen trata de avivar el nacionalismo ruso para desviar la atención de los crecientes problemas socio-económicos de los trabajadores: los salarios y pensiones de pobreza, el desmantelamiento de la prestación del cuidado de la salud, educación y otros servicios sociales. En el trueno de la retórica nacionalista y militar es más fácil completar la formación de un Estado autoritario, corporativo basado en valores conservadores, reaccionarios y políticas represivas.

En Ucrania, la aguda crisis económica y política ha llevado a la creciente confrontación entre clanes oligárquicos "viejos" y "nuevos", y el primero utilizó incluso formaciones ultraderechistas y ultranacionalistas para hacer un golpe de estado en Kiev. La élite política de Crimea y Ucrania oriental no tiene la intención de compartir su poder y propiedad con los siguientes gobernantes en turno en Kiev y están tratando de contar con la ayuda del gobierno ruso. Ambas partes recurrieron a la desenfrenada histeria nacionalista: respectivamente, ucraniana y rusa. Hay enfrentamientos armados, derramamiento de sangre. Las potencias occidentales tienen sus propios intereses y aspiraciones, y su intervención en el conflicto podría provocar la Tercera Guerra Mundial.

Los grupos beligerantes de los jefes, como de costumbre, nos obligan a luchar por sus intereses, a nosotros, gente común: a los asalariados, desempleados, estudiantes, pensionados... Emborrachándonos con droga nacionalista, nos ponen uno contra el otro, haciéndonos olvidar nuestros verdaderos intereses y necesidades: a nosotros no nos preocupan sus "naciones" y no podemos preocuparnos por ellas, puesto que ahora estamos preocupados en problemas más vitales y urgentes -cómo ganarnos la vida en el sistema que encontraron para esclavizarnos y oprimirnos.

No sucumbiremos a la intoxicación nacionalista. ¡Al diablo con su Estado y sus "naciones", con sus banderas y oficinas! ¡Esta no es nuestra guerra, y no deberíamos ir a ella pagando con nuestra sangre sus palacios, cuentas bancarias y el placer de sentarse en las sillas suaves de las autoridades!, ¡Y si los jefes en Moscú, Kiev, Lviv, Kharkiv, Donetsk y Simferopol inician esta guerra, nuestro deber es resistir por todos los medios disponibles!

¡No a la guerra entre las "naciones"!, ¡No a la paz entre las clases!

KRAS, sección rusa de la Asociación Internacional de los Trabajadores (IWA).
Internacionalistas de Ucrania, Rusia, Moldavia, Israel, Lituania
Federación Anarquista de Moldavia
Fracción de los Socialistas Revolucionarios (Ucrania)

La Declaración fue apoyada por:
La Alianza de Solidaridad de los Trabajadores (WSA, Norteamérica)
Un internacionalista de EE.UU.
Iniciativa Anarco-sindicalista de Rumania
Libertarios de Barcelona
Los comunistas de Izquierda e Internacionalistas de Ecuador, Perú, República Dominicana, México, Uruguay y Venezuela
Iniciativa Comunista de los Trabajadores (Francia)
Grupo Leicester de la Federación Anarquista (Gran Bretaña)
Un internacionalista de Irlanda
Federación Anarquista Francófona (FAF)
Internacional de Federaciones Anarquistas (IFA)
Sindicato de trabajadores y precarios de Clermont-Ferrand CNT-AIT (Francia)
Revolución Mundial (Croacia)
Un socialista libertario (Egipto)
Grupo libcom.org
Red Mundo en Común

La declaración está abierta a la firma en el sitio web de KRAS. Los individuos u organizaciones que quieran co-firmar la declaración deben enviar su nombre o el nombre de la organización a KRAS por correo electrónico a: [email protected]

Comentario de un simpatizante

Me parece muy bien la Declaración que la he leído en la Web de la CCI en inglés, también comparto las críticas que hace la CCI a la Declaración.

Pero yo creo que hay dos puntos que se deben criticar. No me parece correcto el análisis que emplea de “oligarquías” y “élites”. Esto revela una debilidad que puede ser peligrosa. El Capital es una relación social y no una élite o una oligarquía. Por eso ese lenguaje es incorrecto y lleva, se quiera o no se quiera, a distinguir partes “menos malas” dentro del capitalismo. Elites, oligarquías, PYMES, no se puede distinguir, pues todos forman parte del engranaje.

También la Declaración habla de “completar la formación de un Estado corporativo autoritario basado en valores reaccionarios y políticas represivas”. Yo creo que cae en la trampa de los distingos: Estados autoritarios y no autoritarios. Para mi todos los Estados son autoritarios pues siempre nos imponen la “autoridad” de los intereses de la burguesía.

L.