De la comida chatarra a la hambruna, II

Versión para impresiónEnviar por email

En la primera parte de este artículo vimos que la burguesía da explicaciones espurias para justificar la persistencia de la desnutrición y el hambre. Tratan de limpiar al sistema capitalista de la responsabilidad de todas las catástrofes alimentarias culpando a los individuos o señalando con el dedo a tal o cual patrón, tal o cual empresa, utilizando la antigua táctica de encontrar un chivo expiatorio. En este segundo artículo vamos a ver en qué medida este sistema bárbaro, mediante el fomento del desperdicio y el saqueo, es destructivo.

Las crisis alimentarias que marcan el desarrollo de la producción capitalista se han acentuado con la entrada del sistema en su decadencia, y más aún en el actual período de podrirse sobre sus pies, de la descomposición, que a menudo toma características cualitativamente diferentes. E incluso si el capitalismo siempre ha envenenado, hambreado y destruido el medio ambiente, hoy en día, en la búsqueda de explotar hasta la última parte del mundo para su beneficio, su destructividad ha extendido sus estragos a todo el planeta, lo que significa que este sistema hoy amenaza la la supervivencia de la raza humana.

Lo absurdo de la sobreproducción

Al separar el valor de uso de los bienes de su valor de cambio el capitalismo históricamente ha cercenado a la humanidad el verdadero objetivo de la actividad productiva. ¿Se pretende que la agricultura satisfaga las necesidades humanas? Bueno, en el capitalismo, la respuesta es "¡no!" Se trata simplemente de la producción de mercancías cuyo contenido y calidad no importa, siempre y cuando encuentren un lugar en el mercado mundial y permite la reproducción más barata de la fuerza de trabajo.

Y con la decadencia del capitalismo la producción capitalista se ha intensificado, en detrimento de la calidad. Esta es la dura realidad que observamos en el desarrollo de la agricultura desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad. Después de la guerra la consigna era: ¡producir, producir y producir! En la mayoría de los países desarrollados la agroindustria vio aumentar su capacidad de producir a un ritmo asombroso. La propagación de la maquinaria y los productos químicos agrícolas fue muy grande. En las décadas de 1960-1980 a la intensificación de la agricultura se le conoció con el nombre engañoso de la "revolución verde". ¡No había consideración para la ecología allí! Era, en realidad, una cuestión de producir el máximo por el mínimo coste, sin prestar mucha atención a la calidad resultante, para hacer frente a la competencia creciente. Pero las contradicciones de un sistema en decadencia sólo podían acumular y aumentar así la sobreproducción.

Producir, producir... pero ¿vender a quién? ¿A los hambrientos? ¡Por supuesto que no! A falta de mercados solventes suficientes los bienes eran destruidos o muy a menudo deteriorados donde se almacenaban ([1]).

Millones de personas mueren de hambre en África y Asia, crecientes masas tienen que depender de organizaciones benéficas en los países desarrollados, mientras que numerosos productores se ven obligados a destruir parte de su producto para respetar sus "cuotas" o mantener artificialmente sus precios.

El descenso del sistema capitalista en su crisis histórica hace que el problema sea aún peor. Sobre la base de la crisis económica crónica los inversores ávidos de lucro tratan de colocar sus capitales en valores alimenticios rentables (como el arroz o los cereales), especulando y jugando en el mercado como un casino sin ningún tipo de escrúpulos, dejando a una creciente parte de la población mundial morir de hambre : “Para dar algunas cifras particularmente claras, el precio del maíz se ha cuadruplicado desde el verano de 2007, el precio del grano se ha duplicado desde principios de 2008, y en general los precios de los alimentos han aumentado un 60% en dos años en los países más pobres” ([2]).

Para las poblaciones en situación precaria, como en Senegal, Costa de Marfil, Indonesia o Filipinas, este aumento se ha vuelto simplemente insoportable y ha terminado por provocar revueltas del hambre al tiempo de lo que hoy se llama la “crisis mundial de los precios alimentarios 2007-08” ([3]). En una farsa cínica el mismo escenario, agravado por el alto uso de cultivos alimentarios para la producción de biocombustibles (soja, maíz, colza, caña de azúcar), se repitió en 2010, arrastrando a los más pobres en aún más extrema miseria.

El capitalismo envenena y asesina

Junto a la tragedia que reserva para las poblaciones del Tercer Mundo, el capitalismo no se ha olvidado de los explotados en los países "desarrollados". Mientras que la producción agrícola ha crecido considerablemente en los últimos decenios, permitiendo la reducción global en el porcentaje de personas desnutridas, debemos presenciar resultados desastrosos.

La intensificación extrema de la agricultura con el uso masivo e incontrolado de productos químicos ha empobrecido considerablemente los suelos en la medida en que el valor nutricional de sus productos y su contenido de vitaminas se ha agotado por igual ([4]).

Estudios recientes tienden a mostrar una correlación directa entre la utilización de herbicidas, pesticidas y fungicidas en cultivos y el evidente aumento en el número de tipos de cáncer y enfermedades neurodegenerativas ([5]). Además, el uso de edulcorantes como el aspartame (E951 en las etiquetas) o glutamato en la industria alimentaria, igual que la propagación de los colorantes de alimentos, han demostrado ser muy perjudiciales para la salud. Un experimento en ratas demostró que destruye las células nerviosas ([6]). No vamos a hacer una lista de todas las sustancias nocivas presentes en nuestra alimentación, ya que ocuparía páginas y páginas.

"Todo es cuestión de la dosis", se nos dice. Pero ningún estudio se ha hecho público o completado para mostrar los efectos acumulativos de estas diferentes "dosis" ingeridas del mismo producto día tras día. Sólo hemos observado algunos de los efectos de la radiación nuclear en nuestros alimentos: por ejemplo, después del accidente de Chernobyl con la explosión de los cánceres de tiroides, malformaciones en la población de la región después de la ingestión de alimentos contaminados. Es lo mismo con los productos del mar en Japón hoy desde Fukushima. El carácter asesino del capitalismo ha bien y verdaderamente tomado una nueva dimensión. Para generar ganancias, el capitalismo puede hacer que sus explotados se traguen lo que sea.

Haciéndose eco del enfoque de Engels en La condición de la clase obrera en Inglaterra, recordemos algunos hechos que indican la manera en que el capitalismo actual muestra su preocupación por la salud de los que explota: “En diciembre de 2002, el asunto del nuevo etiquetado de cajas de la leche de fórmula para lactantes que habían llegado a su fecha de caducidad. La multinacional importó ilegalmente la leche de Uruguay para ponerla a la venta en Colombia...” El Tiempo, sábado 7 de diciembre, comentó que "a las 200 toneladas de leche incautadas..., se podrían añadir otros 120 toneladas incautadas, mientras que en el proceso de poner una nueva etiqueta para aparecer como si se hubiera producido en el interior del país y ocultar el hecho de que tenía pasado la fecha para el consumo humano" ([7]).

Entre los numerosos productos adulterados del capitalismo, encontramos, por ejemplo, el salmón noruego que, como los pollos enjaulados, están llenos de antibióticos e incluso tintes para responder a las demandas del mercado. La concentración de las drogas en su cuerpo es suficiente para que los salmones cultivados se conviertan en una especie de mutantes monstruosos con cabezas deformes o aletas ranuradas... Pero debido a que un ministro en el país posee varias fincas y mantiene firmemente el código de omertá, de silencio, los académicos han sido expulsados ​​por señalar el peligro cancerígeno, incluso la toxicidad del salmón de crianza.

A esto hay que añadir las toneladas de contaminantes que se encuentran en el mar, los PCB (bifenilospoliclorados, utilizados como refrigerantes) en los ríos, los residuos radiactivos ya sea enterrados o no ([8]).

... Y esto sin tener en cuenta el daño causado por los metales pesados, dioxinas, amianto transportado en nuestros alimentos y en nuestras mesas. El agua y los productos del mar, el aire que respiramos, los productos de origen animal que comemos y las tierras cultivadas están profundamente impregnados de todas estas fuentes de contaminación.

Hay muchas cosas por las que indignarse en esta crisis alimentaria permanente en todo el planeta, donde algunos se mueren de hambre y otros son envenenados.

La cólera de los que combaten las aberraciones de este sistema está profundamente justificada. Pero, al mismo tiempo, "El control y la reducción del nivel de desperdicio está con frecuencia más allá de la capacidad de cada agricultor, distribuidor o consumidor, ya que depende de las filosofías de mercado, la seguridad del suministro de energía, la calidad de las carreteras y de la presencia o ausencia de centros de transporte” ([9]).

En última instancia, esto significa que la búsqueda de soluciones a nivel local e individual conduce, en el corto o mediano plazo, a un callejón sin salida. Actuando como un “ciudadano” responsable y bien informado, es decir, como un individuo, nunca se puede dar una solución al inmenso desperdicio que genera el capitalismo. La búsqueda de soluciones “locales” o “individuales” conlleva la ilusión de que podría haber una respuesta inmediata a las contradicciones del capitalismo. Como hemos visto las razones son profundamente históricas y políticas. La verdadera lucha debe llevarse a cabo a este nivel. “Ahora los propagandistas del capital nos llaman a “mejorar nuestros hábitos alimenticios”, para “reducir el peso” con fines de prevención, eliminar la “comida chatarra” de las escuelas... ¡Ni una palabra sobre el aumento de los salarios! ¡Nada para mejorar las condiciones materiales de los oprimidos! Ellos hablan sobre hábitos, alimentos de temporada, o enfermedades congénitas... Pero ocultan la verdadera causa del empeoramiento de la nutrición la humanidad: la crisis de un sistema que sólo existe para el beneficio” ([10]).

[1] A raíz de malas estrategias comerciales, vinculadas a el aumento del embargo de la India sobre su arroz: "Tailandia ha perdido su rango como el principal exportador del mundo y el país ha acumulado el equivalente del consumo de un año. Hangares del antiguo aeropuerto de Bangkok fueron utilizados para almacenar el arroz qué nadie sabía dónde poner para evitar su descomposición" (" Tailandia sofocado por su arroz ", Le Monde, 24 de junio 2013).

[2] Revista Internacional, no 134, “Crisis alimentaria, revueltas del hambre, Sólo la lucha de clases del proletariado podrá acabar con las hambrunas”.

[3] http://en.wikipedia.org/wiki/2007%E2%80%9308_world_food_price_crisis

[4] "En el período de 1961 a 1999, el uso de fertilizantes nitrogenados y fosfatados aumentó en un 638% y 203%, respectivamente, mientras que la producción de plaguicidas aumentó un 854% (“Informe mundial de los alimentos”, p 13, http://www.imeche org / docs / default-source / reports / Global_Food_Report.pdf? sfvrsn = 0

[5] Veáse, de la columnista Marie-Monique Robin, Notre poison quotidien.

[6] Ídem.

[7] Christian Jacquiau, Les coulisses du commerce équitable, p. 142. La traducción es nuestra.

[8] Le Monde, 7 de agosto 2013, nos recuerda que en Fukushima, 300 toneladas de agua contaminada son liberadas en el Pacífico cada día.

[9] Global Food Report, p. 18.

[10] “La obesidad: el nuevo rostro de la miseria bajo el capitalismo”, en Revolución Mundial, 28 de abril, 2010.