El problema no es la corrupción, es el capitalismo

Versión para impresiónEnviar por email

El capitalismo es un sistema perverso, esto no es ninguna novedad. Se basa en la explotación de las personas y de la naturaleza y su único objetivo es el lucro a costa de las necesidades de las personas.

“En el capitalismo la gente muere de hambre, no por que no haya comida, muere de hambre por que no puede pagarla.”

El capitalismo es un sistema corrupto, dada su composición perversa y antihumana la corrupción esta servida. Cualquier método es lícito para enriquecerse. Los políticos que gestionan el Estado capitalista son parte y servicio del gran capital, verdaderos amos del tinglado. La corrupción les es consustancial a sus funciones.

La corrupción ha existido siempre, si bien ahora parece más sangrante que nunca, dado que contrasta con la situación de miseria de grandes capas de la población. Pero, ¿por qué ahora se sabe más?, ¿por qué los medios de comunicación capitalista hacen una campaña sobre la corrupción?

Provocar un cambio de gestor del capital nacional español, parece ser el objetivo. Provocando a la población (acosada por los constantes ataques cotidianos a nuestras condiciones de vida) con el tema de la corrupción para generar una explosión social que justifique un cambio de gobierno propicio a una intervención económica directa por parte del Banco Central Europeo. Lo cual podría indicarnos un enfrentamiento entre la misma clase dominante, la burguesía, respecto a las acciones a tomar para asegurar sus beneficios, básicamente su supervivencia.

Una intervención económica del BCE, significa un incremento en los niveles de sacrificio de la población: más paro, más desahucios, más precariedad, más recortes, más explotación… Es decir, la única política que el capital (decadente y en estado terminal) nos ofrece como perspectiva de futuro.

No queremos ser sus marionetas en sus luchas de poder. No queremos servir a sus intereses y hacer de carne de cañón en protestas controladas con el único fin de aumentar la explotación.

Pero tampoco vamos a dejar de luchar. Pero lo que pensamos que nuestra lucha debe ser:

  • Clara y rechazar cualquier planteamiento interclasista. No somos clase media, somos clase obrera.
  • Debe estar dirigida por nosotros mismos y nadie más. TODO EL PODER A LAS ASAMBLEAS.
  • Debe defender de forma intransigente los intereses de los trabajadores y las clases populares. ninguna concesión al capital, ni europeo, ni español, ni catalán,…
  • Debe dirigirse contra el Estado capitalista en su totalidad, no contra tal o cual político. los trabajadores necesitamos construir nuestra propia organización de clase.
  • Debe ser unitaria y solidaria. unidad de la clase por encima de cualquier sector, organización o nacionalidad.
  • Debe ser internacional e internacionalista. los trabajadores de todo el mundo son nuestros hermanos de lucha.

Ante cualquier manipulación e instrumentalización de la lucha opongamos el programa de los trabajadores:

conciencia, unidad, autoorganización, solidaridad

Trabajadores Indignados y Autoorganizados

CONTACTO: [email protected]