El conflicto de las Spratly: ¡Trabajadores de China y Filipinas, uníos!

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Denuncia por parte de nuestra sección en Filipinas de la tensión imperialista en torno a las islas Spratly. Agradecemos la colaboración de un compañero en la traducción

Tensión imperialista en Asia

"¡Proletarios del mundo, uníos!" Esta es la verdad y la realidad bajo el sistema capitalista. Nosotros, los trabajadores, como clase internacional que somos, no tenemos intereses nacionales o nación alguna que defender. En cualquier lugar del mundo en que estemos presentes somos explotados y oprimidos por el capital y el Estado local.

El patriotismo y el interés nacional sólo sirven a una clase particular. La historia nos enseña que el patriotismo y el Estado sirven únicamente a los intereses de la burguesía: controlar y explotar a la clase obrera y a las demás clases desposeídas.

La situación actual en las Islas Spratly entre las burguesías china y filipina (ambos dicen ser los legítimos propietarios de una isla pequeña pero rica en recursos) es, según estas mismas burguesías, un asunto de "soberanía nacional" e "integridad territorial". Por todas partes resuenan las llamadas por la "unidad nacional" y la "defensa del territorio nacional". Los medios burgueses están ahora envenenando las mentes de las clases desposeídas inculcandoles que, como raza y nación, los capitalistas y los trabajadores son hermanos y aliados.

La burguesía ha estado inyectando a los trabajadores de ambos países el "amor a la patria" para dividirlos y así combatirlos y exterminarlos.

El conflicto territorial de las Islas Spratly: una disputa inter-imperialista en Asia para obtener mayor beneficio

El conflicto de las Spratly no es exclusivamente entre China y Filipinas. Otros países como Vietnam, Tailandia y Malasia1 también reclamaron su parte, y Brunei2 también reclama la isla. Los motivos de cada país es su larga historia de agresión colonial, y no su "soberanía nacional"3.

Amasar un mayor beneficio es la razón última de cada una de las burguesías nacionales participantes en el conflicto. Sea quien sea el ganador en esta disputa, no serán las masas explotadas de China o Filipinas quienes sacarán algo de ello, sino el gobierno, los burócratas y los capitalistas.

Otro motivo importante para el conflicto son los intereses imperialistas de las burguesías nacionales contendientes; las Spratly son una posición que puede ser estratégica para una base militar: un gran motivo para que China, Vietnam, Taiwan y los EE UU se disputen la isla. Hace ya décadas que viene habiendo fricciones y conflictos armados entre China y Vietnam (un aliado de los EE UU).

Está claro que este conflicto de las Spratly forma parte de la rivalidad imperialista entre China y los EE UU en Asia. El ambicioso imperialismo chino necesita expandir su territorio a causa de la crisis mundial del capitalismo. La potencia imperialista número uno, los EE UU, lo sabe; y está dedicando todos sus esfuerzos a reforzar y proteger sus fronteras en Asia4.

Los capitales nacionales unidos contra la clase trabajadora

A pesar de la competición, inherente al propio capitalismo,entre las diferentes facciones capitalistas , los capitales nacionales son uno cuando se trata de atacar a la clase obrera.

Mientras la ideología nacionalista/patriótica envenena a los trabajadores, la cooperación diplomática y económica entre los países contendientes continúa5. Mientras algunas secciones de la población de las partes contendientes defienden "su" nación, los capitalistas y burócratas festejan y se alegran junto a sus homólogos filipinos, chinos y estadounidenses hablando de cómo pueden reforzar sus relaciones económicas. En otras palabras: hablando de cómo intensificar sus ataques contra el proletariado.

Las burguesías nacionales de los países implicados explotan y oprimen a sus trabajadores hasta límites extremos. Cientos de miles de trabajadores chinos se lanzaron en huelga salvaje o en manifestaciones casi cada día contra el Estado y los capitalistas. Hay huelgas en Vietnam a causa de los bajos salarios y la ausencia de derechos. Los trabajadores filipinos experimentan y se enfrentan a los mismos hechos. Los padecimientos de los proletarios del "tercer mundo" no son en absoluto diferentes de los padecimientos de sus hermanos y hermanas de los países del "primer mundo", particularmente de EE UU.

El objetivo primero y fundamental de cada capital nacional es alimentar el fuego de la tensión para ganarse el favor de las masas descontentas contra las naciones extranjeras que "atacan nuestro derecho a la soberanía".

Unidad y lucha de clase contra el veneno del nacionalismo y el patriotismo

Es la clase capitalista, local o extranjera, el enemigo verdadero y primario de la clase trabajadora.

No debemos apoyar las llamadas de nuestra burguesía nacional a "luchar por la soberanía nacional" y a "defender el territorio de la nación". La verdad que se esconde tras estos llamamientos es la soberanía de la burguesía para explotar y oprimir más a la clase obrera; es el territorio capitalista para amasar más beneficio de nuestro trabajo gratuito.

En vez de esto, debemos unirnos a los trabajadores filipinos y chinos junto con nuestros hermanos y hermanas de clase en todo el mundo para derribar "nuestras" propias burguesías nacionales.

Tenemos que condenar el permanente toque de tambores de nuestros gobiernos con sus amenazas de guerra; una guerra que sólo empeorará nuestras condiciones de vida y nos llevará a la extrema pobreza, muerte, destrucción y división entre nosotros.

Sabemos que en el presente conflicto ninguno de los contendientes tiene la capacidad o el interés de lanzar una agresión militar directa y total6. Sin embargo, la propaganda sobre una posible guerra puede atraer e influenciar secciones populares relativamente atrasadas en su consciencia de clase, capaces de apoyar su burguesía nacional contra una burguesía extranjera. El principal objetivo de las burguesías nacionales de China y Filipinas es envenenar la mente de las clases laboriosas con fervor e ideología nacionalista.

¡Camaradas, trabajadores filipinos y chinos, no nos dejemos persuadir por sus dulces palabras y suaves discursos ni por la propaganda venenosa de "nuestros" propios gobiernos! Continuemos nuestra lucha contra todos los ataques del capital a nuestras filas en nuestros respectivos países. Continuemos exponiendo la naturaleza opresora y explotadora de la clase capitalista, ya local ya extranjera. ¡Necesitamos reforzar nuestra unidad como clase!

La "soberanía nacional" y la "unidad nacional" son cadenas que nos mantienen esclavizados para siempre a esta prisión capitalista. Son herramientas para la división del proletariado mundial. Un movimiento de corte nacionalista es un movimiento destinado a debilitar aún más el movimiento proletario internacional.

Trabajadores filipinos y chinos: no tenemos ningún interés ni nada que ganar venza quien venza en el conflicto de las Spratly y acabe poseyendo las islas. Nuestros intereses son liberarnos de la pobreza, de ser esclavos asalariados. Nuestros intereses son acabar con el capitalismo y construir una sociedad libre de opresión y de explotación. Nuestros enemigos son los gobiernos de Filipinas, la China imperialista y todos los países imperialistas del mundo7.

El capitalismo es la causa fundamental de la guerra en la era del imperialismo. La única garantía de paz duradera para la humanidad es la destrucción total del capitalismo.

¡PROLETARIOS DEL MUNDO, UNÍOS!

¡ABAJO LA CLASE CAPITALISTA, LOCAL O EXTRANJERA!

¡DERROQUEMOS "NUESTROS" GOBIERNOS NACIONALES Y SU IDEOLOGÍA NACIONALISTA!

¡ABAJO CHINA Y AMÉRICA IMPERIALISTAS!

¡ABAJO EL SISTEMA IMPERIALISTA MUNDIAL!

Internasyonalismo

28 de Abril de 2012

1 Ver http://www1.american.edu/ted/SPRATLY.htm

2 Ver http://en.wikipedia.org/wiki/Spratly_Islands_dispute

3 Contrariamente al Derecho Internacional, Filipinas dice poseer Scarborough Shoal desde los tiempos del colonialismo español (http://globalnation.inquirer.net/34031/ph-sovereignty-based-on-unclos-principles-of-international-law)

mientras que Vietnam dice ser propietaria desde el colonialismo francés. Y China basa su "derecho" en los mismos argumentos. (http://en.wikipedia.org/wiki/Spratly_Islands#cite_note-encarta-23).

4 Con el equilibrio de poder entre China y EE.UU, en Asia, Corea del Norte es el único aliado de China. Esto no quiere decir que EE.UU. sea el "enemigo principal" en Asia, y "los enemigos de segunda" o "aliados tácticos" los otros países competidores rivales. El principal enemigo del proletariado internacional es la burguesía del mundo

5 La relación económica entre Filipinas y China está en continua expansión (http://www.mb.com.ph/articles/346111/robust-philippineschina-trade-relations), lo mismo ocurre con China y los EE.UU.

(http: / / www.census.gov/foreign-trade/balance/c5700.html). De hecho, China es el mayor acreedor de EE.UU. (http://money.cnn.com/2011/01/18/news/international/thebuzz/index.htm).

6 El enfrentamiento en las islas Spratly ha tenido varios pequeños conflictos militares entre las Vietnam y China, calibrados y controlados por ambos países para que no estallasen en una guerra a gran escala, ya que su único objetivo es aumentar la ideología nacionalista de sus países. Entre China y las Filipinas hay una pequeña posibilidad de una confrontación militar, pregonada por las fuerzas armadas de Filipinas, EE.UU., y China. Medios de comunicación chinos habían anunciado últimamente la posibilidad de pequeños enfrentamientos militares entre China y Filipinas

7 El movimiento maoísta de Filipinas ayuda a la campaña de la burguesía filipina por la ideología nacionalista entre las filas de los trabajadores. Los maoístas mantienen firmemente la táctica contrarrevolucionaria de "elegir el mal menor", que se muestra claramente a través de las declaraciones de sus organizaciones legales, acerca de la fricción entre China y los EE.UU.. Sin embargo, no sólo el movimiento maoísta tiene esta forma de pensar, todo el resto de las organizaciones de izquierda están adoptando las mismas tácticas