Debate en Libcom sobre la valoración de la huelga del 29 M

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Se ha establecido un debate (http://libcom.org/news/account-march-29-spanish-general-strike-barcelona-01042012 ) sobre la pasada huelga del 29M en la web (principalmente de habla inglesa) libcom.org. "Libcom" es la abreviación de "comunismo libertario" . Se trata de una web bastante interesante por las noticias de luchas proletarias a nivel internacional, los análisis de luchas históricas, los textos y análisis de distintas tendencias revolucionarias, y por los debates. Para mí se trata de una expresión de la parte más avanzada y revolucionaria del anarquismo: el anarquismo de clase, comunista e internacionalista.

Se trata libcom de una web mucho más interesante que por ejemplo (por compararla con algunas en lengua española) lahaine o kaosenlared, las cuales, aparte de alguna noticia o dato de interés, están copadas por las variadas tendencias de la extrema izquierda del capital y por toda clase de social-patriotismos. También es bastante más interesante que otras webs más específicamente anarquistas, tipo alasbarricadas.org, centradas principalmente en el gueto anarquista y alternativo, y sus distintos -ismos y actividades.

Merece la pena echarle un vistazo a la página, y si no se domina el inglés, cualquier traductor (tipo google traductor, etc) puede facilitar mucho la lectura.

BUTTERS

Unas palabras desde España

Para aquellos interesados, ahí van algunas reflexiones sobre la "huelga general" en España la semana pasada:

-        Se ha tratado básicamente de una maniobra de los sindicatos mayoritarios en España para, primero, fingir como que están haciendo algo por los trabajadores y parados, dado el creciente malestar y la cada vez más dramática situación de un creciente número de familias (desempleo masivo; miles de desahucios cada año; cifras record de personas -que pertenecían a la "clase media"- necesitando los servicios de organizaciones caritativas para no morirse de hambre), y segundo, para medir el nivel de malestar con el fin de adecuar futuras estrategias para contener y bloquear las luchas de clase. El leiv motiv de la huelga supuestamente era el parar una reforma laboral recientemente aprobada por el nuevo gobierno, que simplemente significaba más de lo mismo: peores condiciones de vida y trabajo para el proletariado. Esta ley expresa una continuidad perfecta con otras leyes y reformas aprobadas por gobiernos anteriores (casi siempre con el beneplácito de los sindicatos), por lo que se trata de una maniobra de distracción, tomando al nuevo gobierno derechista y la reforma laboral como cabezas de turco con el fin de justificar posteriores acuerdos entre gobierno, patronal y sindicatos, tapando el verdadero culpable: la clase dominante y el capitalismo como un todo.

-        Todo el planteamiento de este tipo de huelgas es negativo: obedecer a los sindicatos sin ningún tipo de reflexión o discusión colectivas; acciones absurdas de los piquetes que en lugar de fortalecer la solidaridad, la unión y la autoconfianza en el seno de la clase obrera, se centran en que "nadie trabaje", con el único fin de añadir números para las cifras de los sindicatos; no se da ningún espacio para que los millones de parados, los estudiantes y los jubilados establezcan contacto y luchas comunes con los que aún tienen trabajo; etc. Resumiendo: una "lucha" cuyos medios y fines se encuentran lejos de incrementar la auto-organización, la solidaridad y la reflexión en la clase trabajadora.

-        Los sindicatos mayoritarios poco a poco se comienzan a ver como lo que de verdad son: meros brazos del Estado capitalista para prevenir, controlar y llevar al fracaso cualquier lucha de clase. Es por eso que de vez en cuando los sindicatos tienen que disfrazarse de "defensores de la clase trabajadora" para poder seguir haciendo su labor. Pero los sindicatos pequeños no son mucho mejores. Cualesquiera sean sus colores, más allá de sus propuestas radicales o sus denuncia de los sindicatos mayoritarios, en el fondo no son más que el apéndice "radical" de los "sindicatos responsables". Han participado completamente en la "huelga" sin decir una palabra sobre la trampa que suponen estas "luchas". Al contrario, el único problema que ven es que los sindicatos más grandes no las convoquen más a menudo... No proponen nada a la clase obrera sino  una versión supuestamente "honesta" y "radical" de los grandes.

-        El único resultado de los disturbios que han aparecido en los medios es el identificar cualquier tipo de lucha de clase con la violencia absurda. Un caos para esconder el caos del capitalismo, y justificar la represión. No añaden ningún aspecto positivo a  la lucha anticapitalista. No es pues sorprendente el porqué a veces son provocados o tolerados por la policía. http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/13166-%C2%BFqui%C3%A9n-inicia-los-disturbios-y-para-qu%C3%A9?-mossos-infiltrados-huelga-29m-paseo-de-gracia.html.

-        Con todo lo dicho,  también es cierto que hechos como el gran número de gente que ha ido a las manifestaciones (no únicamente del "ghetto izquierdista", sino digamos "gente común", incluida mucha gente jóven que está tomando conciencia del "brillante" futuro que le espera bajo el capitalismo), con la oportunidad de establecer contacto y romper el cada uno a la suya de la vida diario bajo el capitalismo, son importantes en el camino de la lucha, por lo que es importante aprovechar las "luchas" convocadas por los sindicatos para tratar de fortalecer un movimiento de clase contra el capitalismo. En ese sentido algunas minorías han intentado aprovechar esta "huelga general" para contribuir realmente al desarrollo de un movimiento contra el capitalismo. http://es.internationalism.org/node/3367  ;   http://es.internationalism.org/node/3365

VAGA

Algunas palabras desde Cataluña

Para aquellos interesados, me gustaría señalar algunos puntos débiles (al menos en mi opinión) de las reflexiones de Butters:

-         "Se ha tratado básicamente de una maniobra de los sindicatos mayoritarios en España para..."

La huelga general no ha sido una maniobra de los sindicatos mayoritarios, aunque el papel activo que han jugado en esta coincida con la descripción de Butters. De todas formas no se puede esperar ninguna acción revolucionaria de ellos, así que a quién le importa lo que hagan.

Estás olvidando el hecho de que el desacreditar a los sindicatos mayoritarios ha sido parte de las recientes movilizaciones de trabajadores, estudiantes y parados.

-        "El leiv motiv de la huelga supuestamente era el parar una reforma laboral..."

Pienso que sería bastante difícil conseguir que mucha gente participara en una huelga bajo el slogan "Abajo el capitalismo, revolución ahora". Cualquier medida opresora desde el gobierno debería ser una razón para luchar.

-        "Todo el planteamiento de este tipo de huelgas es negativo: obedecer a los sindicatos sin ningún tipo de reflexión o discusión colectivas; acciones absurdas de los piquetes que en lugar de fortalecer la solidaridad, la unión y la autoconfianza en el seno de la clase obrera, se centran en que "nadie trabaje", con el único fin de añadir números para las cifras de los sindicatos; no se da ningún espacio para que los millones de parados, los estudiantes y los jubilados establezcan contacto y luchas comunes con los que aún tienen trabajo; etc. Resumiendo: una "lucha" cuyos medios y fines se encuentran lejos de incrementar la auto-organización, la solidaridad y la reflexión en la clase trabajadora."

La huelga no es el problema; este está en la obediencia a los sindicatos. Está claro que los sindicatos mayoritarios no van a fomentar la auto-organización. Debe señalarse que el número de personas fortaleciendo lazos de solidaridad y unión en los trabajadores, los parados, estudiantes o jubilados está creciendo, y ha sido importante en varias iniciativas.

-        "Pero los sindicatos pequeños no son mucho mejores. Cualesquiera sean sus colores, más allá de sus propuestas radicales o sus denuncia de los sindicatos mayoritarios, en el fondo no son más que el apéndice "radical" de los "sindicatos responsables". Han participado completamente en la "huelga" sin decir una palabra sobre la trampa que suponen estas "luchas". Al contrario, el único problema que ven es que los sindicatos más grandes no las convoquen más a menudo... No proponen nada a la clase obrera sino  una versión supuestamente "honesta" y "radical" de los grandes."

Yo diría que sí hay sindicatos radicales que hablan de la necesidad de extender la lucha, aparte de la gente que lo hacen sin estar afiliados a cualquier sindicatos.

-        "El único resultado de los disturbios que han aparecido en los medios es el identificar cualquier tipo de lucha de clase con la violencia absurda. Un caos para esconder el caos del capitalismo, y justificar la represión. No añaden ningún aspecto positivo a  la lucha anticapitalista. No es pues sorprendente el porqué a veces son provocados o tolerados por la policía."

El único fin de los mass media es mentir. El gobierno, cuando se siente atacado, responde con represión. Nada sorprendente en este sentido.  Esta no es razón para no que uno no se defienda.

No creo que la policía necesita provocar o tolerar disturbios. Estos suceden de todas formas. Yo creo que la policía más bien se infiltra en los disturbios para identificar sospechosos y posteriormente crear paranoia sobre "ESOS criminales encapuchados que están alterando NUESTRA bonita y pacífica manifestación".

-        "...por lo que es importante aprovechar las "luchas" convocadas por los sindicatos para tratar de fortalecer un movimiento de clase contra el capitalismo. En ese sentido algunas minorías han intentado aprovechar esta "huelga general" para contribuir realmente al desarrollo de un movimiento contra el capitalismo."

Por lo tanto, todo el planteamiento de la huelga no era equivocado después de todo, ¿no?

BUTTERS

Reflexiones incompletas sobre la huelga general del 29 de marzo en España y respuesta a Vaga:

-        En mi opinión, no hay duda de que se ha tratado de una especie de "huelga trampa"; una huelga no para ser el primer paso con el fin de iniciar la lucha sino para prevenirla y apagarla; no para romper con el aislamiento y la pasividad, sino para mantenerlo todo lo posible. ¿Cómo explicar de otra forma que tras la "exitosa e histórica movilización" (según los sindicatos y la izquierda), hace más de dos semanas, todo continúe igual en la calle, barrios y centros de trabajo? Tras los grandilocuentes discursos y comunicados, los líderes sindicales vuelven manos a la obra negociando y suplicando de rodillas al gobierno y empresarios que (supuestamente) cambie algunos aspectos de la reforma laboral; y, en pocas palabras, colaborando con la clase dominante, mirando hacia otro lado mientras la clase trabajadora sufre cada vez peores ataques a sus condiciones de vida.

-        Los sindicatos son otro brazo del Estado capitalista, como los medios de comunicación, la policía y el ejército, la justicia, o la izquierda. Para llevar a cabo su labor (prevenir, controlar y en última instancia llevar a la derrota la lucha de clase) necesitan, como los políticos, representar una obra teatral: decir una cosa y hacer otra. Fingen que "hacen lo que pueden", que si no hacen más es porque los trabajadores no les apoyan lo suficiente, y al mismo tiempo representan un teatro de falsa lucha con empresarios y gobierno. Tampoco nos olvidemos que participan de muy buena gana alimentando toda clase de posiciones regionalistas, nacionalistas o racistas ("bote, bote, alemán el que no bote" cantaban algunos de estos "defensores obreros" en manifestaciones el día de la huelga, tomando a Merkel y al capital alemán como cabeza de turco, algo que hacen los sindicatos en Grecia también).

-        Si, pese a todo y afortunadamente, las luchas y la voluntad de luchar están poco reapareciendo NO ES GRACIAS A LOS SINDICATOS SINO PESE A ELLOS. Cuando son incapaces de impedir que se produzcan luchas (bajo riesgo de perder la poca credibilidad que todavía les queda entre los trabajadores, desafortunadamente) se dedican a canalizarlas, sabotearlas y llevarlas a callejones sin salida y a la derrota, a través de inofensivos e inútiles métodos de lucha, como este tipo de "huelgas-trampa". Sería necesario un artículo más largo para añadir algún ejemplo de de esto el último siglo. Si el propósito de los sindicatos no fuera este, si -como dice Vega- esta huelga no ha sido una maniobra, ¿tenemos que pensar que, gracias a algún milagro de semana santa, pese a décadas de traición y colaboración con la clase dominante, los sindicatos se han vuelto defensores de los trabajadores de repente?

-        No hay duda de que existen militantes de base honestos en las filas sindicales, pero toda la estructura, la dirección, la financiación, y sus métodos, hace de los sindicatos estructuras podridas para la lucha de clase.

-        Sin embargo, el problema real no son los sindicatos, sino el sindicalismo como ideología y método. La ecuación "lucha por mejorar o defender condiciones de vida y trabajo = sindicalismo" es falsa. La tendencia general de las grandes luchas en el siglo XX es superar el marco sindical e incluso enfrentarse a él: asambleas masivas; huelga de masas; acción directa de masas; consejos obreros. De nuevo, llevaría un texto más largo analizar este proceso, pero puede resumirse en que los sindicatos han sido absorbidos por el Estado capitalista. Sus métodos son un obstáculo para el desarrollo de un movimiento anticapitalista fuerte y radical:

   1. Limitan los conflictos laborales a una empresa o un sector particular, impidiendo y obstaculizando que la lucha se extienda al resto de proletarios.

   2. Propagan una mentalidad individualista y meramente económica en los "ciudadanos trabajadores", "olvidando" y debilitando la reflexión sobre la dimensión política y colectiva de los problemas del proletariado.

   3. Propagan la acción delegada e individual, socavando la posibilidad la auto-organización y la solidaridad.

-        No veo que los sindicatos más pequeños o "radicales" usen métodos muy distintos: normalmente se centran conflictos particulares sin intentar de extenderlos más allá de ese marco. Puede que utilicen métodos más originales o alternativos, pero las diferencias con los mayoritarios son más cuantitativas que cualitativas, como hemos visto una vez más en esta huelga. Vega dice que "Yo diría que sí hay sindicatos radicales que hablan de la necesidad de extender la lucha, aparte de la gente que lo hacen sin estar afiliados a cualquier sindicatos.". Sería interesante y alentador saber más acerca de esas experiencias.

-        La alternativa por supuesto no es quedarse en casa. De hecho, uno de los "daños colaterales" de este tipo de "luchas" es que no crean las condiciones adecuadas para estimular a los trabajadores hacia la lucha (acciones absurdas de piquetes, mera obediencia a los sindicatos, etc), el resultado es más división y rechazo a cualquier tipo de acción colectiva. Ha sido muy interesante lo que un grupo de trabajadores de Alicante en España decían en su panfleto: "Queremos aprovechar la "huelga general" para plantear acciones y actividades que vayan más allá de una convocatoria que consideramos insuficiente y desmovilizadora. HAGAS HUELGA O NO, OS CONVOCAMOS EL DÍA 29-M."

No hay luchas perfectas, y sólo a través de las experiencias pasadas y presentes podemos encontrar el camino para luchar contra la clase dominante, y estas nos dicen que seguir a los sindicatos y a la izquierda nos convierte en simples marionetas condenadas a la derrota y la impotencia.

VAGA

Algunas aclaraciones incompletas...

En general, estoy bastante de acuerdo con tus argumentos y mi conclusión va en la misma línea:

-         "No hay luchas perfectas, y sólo a través de las experiencias pasadas y presentes podemos encontrar el camino para luchar contra la clase dominante, y estas nos dicen que seguir a los sindicatos y a la izquierda nos convierte en simples marionetas condenadas a la derrota y la impotencia."

Me gustaría saber lo que entiendes por "izquierda". Además, pienso que no se debe seguir a ningún líder. Espero que mucha gente consciente políticamente haya aprendido esta lección.

-        "¿..todo continúe igual en la calle, barrios y centros de trabajo?"

 Bien, si no hubiera sido así es que se habría liado muy gorda, lo que habría sido estupendo. Sin embargo, considero que bastante gente ha aprendido algo y que por tanto la próxima vez no todo continúe igual.

-        "Si, pese a todo y afortunadamente, las luchas y la voluntad de luchar están poco reapareciendo NO ES GRACIAS A LOS SINDICATOS SINO PESE A ELLOS."

Y esto es porqué no veo la huelga como simplemente una maniobra de los sindicatos mayoritarios.

-        "Cuando son incapaces de impedir que se produzcan luchas (bajo riesgo de perder la poca credibilidad que todavía les queda entre los trabajadores, desafortunadamente) se dedican a canalizarlas, sabotearlas y llevarlas a callejones sin salida y a la derrota, a través de inofensivos e inútiles métodos de lucha, como este tipo de "huelgas-trampa". Sería necesario un artículo más largo para añadir algún ejemplo de de esto el último siglo. Si el propósito de los sindicatos no fuera este, si -como dice Vega- esta huelga no ha sido una maniobra, ¿tenemos que pensar que, gracias a algún milagro de semana santa, pese a décadas de traición y colaboración con la clase dominante, los sindicatos se han vuelto defensores de los trabajadores de repente?"

Estoy plenamente de acuerdo con que el propósito de los sindicatos es hacer de las movilizaciones maniobras, y no espero que los sindicatos se conviertan el defensores de los trabajadores. La "contra-maniobra" consistiría en propaganda anti-sindical, asambleas vecinales que iniciaron piquetes auto-organizados y demás.

-        "No hay duda de que existen militantes de base honestos en las filas sindicales, pero toda la estructura, la dirección, la financiación, y sus métodos, hace de los sindicatos estructuras podridas para la lucha de clase."

Sí, tu anti-sindicalismo ha quedado muy claro y apoyo tú crítica de todo corazón.

-        "Sin embargo, el problema real no son los sindicatos, sino el sindicalismo como ideología y método. La ecuación "lucha por mejorar o defender condiciones de vida y trabajo = sindicalismo" es falsa. La tendencia general de las grandes luchas en el siglo XX es superar el marco sindical e incluso enfrentarse a él: asambleas masivas; huelga de masas; acción directa de masas; consejos obreros. De nuevo, llevaría un texto más largo analizar este proceso, pero puede resumirse en que los sindicatos han sido absorbidos por el Estado capitalista. Sus métodos son un obstáculo para el desarrollo de un movimiento anticapitalista fuerte y radical:

   1. Limitan los conflictos laborales a una empresa o un sector particular, impidiendo y obstaculizando que la lucha se extienda al resto de proletarios.

   2. Propagan una mentalidad individualista y meramente económica en los "ciudadanos trabajadores", "olvidando" y debilitando la reflexión sobre la dimensión política y colectiva de los problemas del proletariado.

  3. Propagan la acción delegada e individual, socavando la posibilidad la auto-organización y la solidaridad."

Ahora ya se ha convertido en excesivo.

-        "No veo que los sindicatos más pequeños o "radicales" usen métodos muy distintos: normalmente se centran conflictos particulares sin intentar de extenderlos más allá de ese marco. Puede que utilicen métodos más originales o alternativos, pero las diferencias con los mayoritarios son más cuantitativas que cualitativas, como hemos visto una vez más en esta huelga. Vega dice que "Yo diría que sí hay sindicatos radicales que hablan de la necesidad de extender la lucha, aparte de la gente que lo hacen sin estar afiliados a cualquier sindicatos.". Sería interesante y alentador saber más acerca de esas experiencias."

Me refería a CNT/CGT, que sí promueven la auto-organización y la solidaridad. Debo decir que soy crítico con ellos, ya que puedes encontrar individuos en sus filas que expresan posiciones bastante dogmáticas o reformistas. La división CNT/CGT es un asunto que se podría debatir más, pero no lo conozco lo suficiente, sólo diré esto: creo en el bien del anarcosindicalismo.

Simplemente pienso que hay una masa radical que tiene perfectamente claro lo de las organizaciones podridas y la necesidad de extender la lucha desde las manifestaciones a más acción directa, como en el movimiento de los indignados.

-        "La alternativa por supuesto no es quedarse en casa."

Quedarse en casa es contraproducente en cualquier caso. De ahí la necesidad de movilizarse.

-        "De hecho, uno de los "daños colaterales" de este tipo de "luchas" es que no crean las condiciones adecuadas para estimular a los trabajadores hacia la lucha (acciones absurdas de piquetes, mera obediencia a los sindicatos, etc), el resultado es más división y rechazo a cualquier tipo de acción colectiva."

¿Cuáles son las condiciones adecuadas para fomentar que los trabajadores vayan a la lucha? ¿Qué quieres decir con "acciones absurdas de piquetes"?

La obediencia a los sindicatos es siempre un problema, no sólo en estas luchas. Es un elemento sobre el que se necesita reflexionar. La eficacia de este enfoque seguramente depende del esfuerzo específico llevado a cabo para "liberar" al trabajador de su condición. Si por casualidad conoces un método infalible, dímelo por favor.