¡Por un movimiento unitario contra los Recortes y contra la Reforma Laboral!

Versión para impresiónEnviar por email

Tras los duros ataques del PSOE, el PP en apenas 2 meses ha lanzado los peores golpes en más de 50 años:

  • fuerte aumento del IRPF que puede suponer como mínimo una pérdida del 3-5% para asalariados, pensionistas y parados;
  • aluvión de recortes en las autonomías, concentrados en sanidad, servicios sociales y educación
  • Reforma Laboral que elimina la indemnización por despido de 45 días por año trabajado, lo rebaja a 33 días pero con la puerta abierta a la generalización del despido con solo 20 días; permite a las empresas el despido sin autorización administrativa; consolida y amplia la norma del gobierno anterior que permite contratos basura de hasta 3 años y, lo más grave aún, autoriza a las empresas a rebajar los sueldos sin ningún tipo de cortapisa.
  • Por su parte, y como "aperitivo" de la Reforma Laboral, sindicatos y patronal habían pactado unos días antes la congelación salarial hasta 2014, permitiendo además "cláusulas de descuelgue" a las empresas.

Estas barbaridades tienen lugar en medio de una formidable escalada del paro, multiplicación de los despidos[1] y proliferación de impagos y atrasos salariales de hasta 6 meses etc.

Hay una fuerte indignación, la combatividad y las iniciativas "desde abajo", tienden a crecer. Sin embargo, es necesario comprender en qué condiciones tienen lugar, para lo que cabe hacerse algunas preguntas: ¿Cómo se posicionan Gobierno, Oposición y Sindicatos, frente a los trabajadores? ¿Cuál es la conciencia de éstos? ¿En qué medida las semillas puestas por el 15 M pueden favorecer su lucha?

La Comunidad Valenciana ha vivido 2 grandes manifestaciones: el 21 de enero (educación) con 80000 personas en Valencia y 40000 en Alicante y el 26 de enero (todo el sector público) con 100 mil en la primera, 50 mil en la segunda y 20000 en Castellón. Tras estas manifestaciones, la movilización ha continuado en colegios, institutos y barrios.

Sin embargo, aunque Valencia ha sido tomada temporalmente como la principal diana de los ataques; las luchas tienden a aumentar en las demás regiones. En Madrid protesta de los bomberos; manifestación de funcionarios y concentración contra la Reforma Laboral el mismo día de su aprobación; en Bilbao manifestación del sector público; 100 mil personas se manifiestan en Barcelona de todos los sectores; en esta misma ciudad los trabajadores de escuelas infantiles junto con padres y niños se concentran ante el gobierno regional; manifestación masiva del sector público en Toledo; 10 mil personas se manifiestan en Vigo en solidaridad con el sector naval; marcha de los trabajadores de Ferrol a La Coruña.

Preparan cuidadosamente la confrontación

En contra de lo que se nos hace creer no somos ciudadanos iguales, la sociedad está dividida entre una clase minoritaria que posee no solamente los medios de producción sino también el Estado[2], y una inmensa mayoría que sólo contamos con nuestra conciencia, nuestra solidaridad, nuestra unidad y la fuerza del número.

Vamos hacia enfrentamientos cuya dimensión es difícil de predecir, lo que resulta evidente es que la minoría-el Capital y su Estado- ha preparado una ratonera político-ideológica donde atrapar la movilización de los trabajadores.

Por una parte, los ajustes se realizan de manera escalonada autonomía por autonomía, paquete por paquete: en enero 2011 empezó Murcia, desde junio Cataluña; en septiembre Madrid y ahora le toca el turno a Valencia; más adelante con toda probabilidad a Andalucía. Es decir, un ataque general es presentado como una sucesión de ataques regionales sin relación entre si, haciendo que los trabajadores luchen solos encerrados en cada autonomía[3].

Por otra parte, manipulan la tradicional división entre trabajadores del sector público y del sector privado. A los primeros se les presenta como privilegiados y se les hace creer que lo son, con lo cual los sindicatos les dicen que para "hacerse perdonar" deberían renunciar a reivindicaciones sobre salarios y condiciones de vida para concentrarse únicamente el carácter estatal de la educación y la sanidad.

Pero esa división entre trabajadores públicos y trabajadores privados es desmentida por la realidad: 40% de los trabajadores públicos son interinos, de tal forma que hay más precariedad en el sector público que en el privado. Trabajadores privados vía Reforma Laboral y trabajadores públicos vía Recortes comparten una misma rebaja de salarios, una amenaza generalizada de desempleo[4], una degradación de los puestos de trabajo. Los recortes son como un cuchillo de doble filo: con un filo cortan los salarios y las condiciones de los trabajadores públicos; con el otro filo reducen servicios indispensables y los degradan a un nivel mínimo. Recortes y Reforma Laboral no son hechos diferentes ligados a realidades distintas sino un ATAQUE GLOBAL a TODOS LOS TRABAJADORES.

Los sindicatos tampoco nos representan

En el movimiento 15 M se expresaron duras críticas a los sindicatos, especialmente hacia CCOO-UGT.

¡No es para menos! Por una parte, firman todo lo que Patronal o Gobierno les pone sobre la mesa, pero, por otro lado, y esto es lo peor de su labor, organizan luchas ficticias que provocan desmovilización y división en los trabajadores, llevándolos a la derrota.

El Capital y su Estado emplean las dos manos contra los trabajadores: con la derecha, Gobierno y Patronal lanzan los hachazos, mientras que con la izquierda, sindicatos y Oposición, les empujan a poner la cabeza bajo el hacha.

En Madrid, la mano derecha, la presidenta Aguirre atacó a los trabajadores de la enseñanza con 3000 despidos y más horas lectivas, mientras que la mano izquierda, el "pentasindicato" (una alianza de 5 sindicatos que va desde CCOO-UGT hasta sindicatos derechistas como CSIF o AMPE) hizo lo imposible para boicotear las asambleas de base, frustrando su coordinación, y desvió y agotó finalmente la lucha hacia la falsa dicotomía público-privado que permitió colar todo lo que el gobierno autonómico quería[5].

Ahora con las movilizaciones en Valencia tenemos más de lo mismo: la mano derecha, el Gobierno PP, lanza recortes durísimos, mientras que la mano izquierda, habla de corrupción y despilfarro, ocultando que la crisis es global y mundial con lo que nos aísla en las cuatro paredes de la autonomía, y pide renunciar a las reivindicaciones "egoístas".

Resulta significativo que ante la Reforma Laboral, los sindicatos adopten un perfil bajo, tratando de evitar por todos los medios que la necesidad de una lucha unitaria acabe por hacerse evidente. Su política es escalonar los "respuestas" de tal manera que estén lo más fragmentadas posible, que no se vea el lazo de unión entre los recortes sociales y la reforma laboral, entre estos y el paro desbocado, que no se comprenda que nos hallamos ante las manifestaciones de una misma y única crisis del sistema.

Prefieren que los trabajadores públicos en Valencia se vayan desgastando en el aislamiento -como antes lo sufrieron sus compañeros en Murcia, Madrid y Barcelona- y apuestan a que sean derrotados para entonces lanzar "una movilización general" contra la Reforma Laboral que se hará con el lastre de esa derrota previa.

¿Pueden romper los trabajadores esta estrategia hostil que se les impone?

Tras 5 años de crisis, los sufrimientos son cada vez más grandes y lo único que se ve en el horizonte son los ajustes, el desempleo, la miseria... La Derecha promete -como antes hizo el PSOE- una "salida" si se hacen duros sacrificios, la Izquierda y los Sindicatos hablan de "salida" si el Estado ata corto a "las finanzas" y "libera recursos" para crear empleo etc. Pero ¿podemos creer en tales "salidas" cuando vemos que tras los ajustes vienen los recortes y tras los recortes los tijeretazos en una cadena sin fin? ¿Es realista buscar "salidas" a un sistema que no las tiene?

¿Qué hacer? Las luchas, incluso las más masivas, no consiguen aliviar la situación. Pero no luchar es aun peor porque perdemos la dignidad, somos humillados.

¡Tenemos que luchar! La principal adquisición de la lucha es la lucha misma. La lucha es una escuela en la que ganamos conciencia de qué medios disponemos, quienes son nuestros enemigos y quienes nuestros falsos amigos, qué trampas utilizan contra nosotros. La lucha si es capaz de auto-organizarse en Asambleas masivas y abiertas permite desarrollar la comunicación, la empatía, la discusión y una toma de decisiones basada en la responsabilidad y el compromiso de todos. Frente a una sociedad que nos infiltra el veneno de la competencia entre nosotros, las Asambleas nos proporcionan el antídoto: aprender a actuar juntos, a tomar en nuestras manos los asuntos.

La lucha hace que multitudes tomen calles y plazas, haciéndonos descubrir la posibilidad de ACTUAR UNIDOS y si logramos hacerlo a escala internacional podemos visualizar que somos una fuerza capaz de transformar el mundo, OTRO MUNDO ES POSIBLE DISTINTO DEL CAPITALISMO, pues aunque son muy poderosos y tienen recursos temibles, son una minoría parásita que dependen de nuestro trabajo colectivo y asociado.

Junto a luchas que se dan en Italia, Grecia etc., vemos iniciativas, todavía minoritarias, que apuntan en esa dirección.

En Alicante varios colegios decidieron unirse en asamblea de zona, hacer pasacalles para concienciar y acudir unidos con pancarta propia a las manifestaciones; funciona una Asamblea Abierta que periódicamente celebra reuniones donde confluyen trabajadores de servicios socio-sanitarios, enseñanza, gas, limpieza etc.[6] En Castellón, el 15 M convoca una asamblea en la plaza central para luchar contra los recortes. Trabajadores de escuelas infantiles de Valencia han hecho una concentración junto con padres y niños delante del gobierno regional. Asambleas del 15 M de las poblaciones dormitorio del Sur de Valencia llaman a una manifestación conjunta para el 18 de febrero contra los recortes y contra la subida de impuestos municipales. En varios barrios y poblaciones de Valencia se han formado Asambleas de Zona que coordinan a escuelas e institutos. Denominada "Lunes al Sol" una iniciativa de agrupamiento de parados ha comenzado en Valencia -y en otros lugares de España- aunque todavía muy minoritaria. En varias ciudades de España ha habido concentraciones en solidaridad con los trabajadores en Grecia.

En una Asamblea general de profesores de Valencia con la mesa ocupada por los sindicatos hubo una tensión entre estos y los trabajadores. Una intervención dejó claro que había que organizarse en Asambleas horizontales. Varias intervenciones "advirtieron" a los sindicatos de que "no les traicionaran" y "no firmaran como han hecho en otras ocasiones".

Para el 20 de febrero estaba programada la realización de encierros en los centros, los delegados de dos institutos propusieron hacer un "único encierro central" en el Instituto Luis Vives (en el centro de Valencia) donde confluyera todo el mundo tanto trabajadores de la enseñanza como de sanidad, parados etc. Se propuso que fuera una ocupación para crear un espacio de debate, encuentro y unidad que se prolongara los días siguientes. Esta iniciativa fue resistida por los sindicatos aunque ¡tras 2 votaciones! fue aprobada.

Vemos una ocupación del terreno por los sindicatos pero simultáneamente un impulso, un desarrollo de iniciativas, por parte de los trabajadores que buscan llevar una lucha eficaz y tratan de tomarla en mano. Hay una fuerte aspiración de LUCHAR UNIDOS. Necesitamos Una misma lucha contra los Recortes Sociales, contra el desempleo y contra la Reforma Laboral; Una misma lucha por una Sanidad, una Educación y unos servicios sociales verdaderamente humanos y de calidad.

Nuestro movimiento es la vez inmediato y de futuro. Inmediato para resistir Recortes y Reformas. De futuro para responder a preguntas de cuya respuesta depende el porvenir: ¿qué sociedad necesitamos como alternativa a la que sufrimos actualmente? ¿Cómo podemos llegar a ella? ¿Cómo serán en ella la educación, la sanidad, los servicios sociales, culturales etc.?

Corriente Comunista Internacional 15-2-2012

Nos puedes contactar en [email protected] ; nuestra Web es http://es.internationalism.org

[1] Spanair y Air Nostrum han echado a unos 5000 trabajadores; los astilleros de Ferrol amenazan cierre con 6000 trabajadores directos y otros 10 mil indirectos

[2] El Estado no es de "todos" ni tampoco es neutral, es una máquina burocrática y represiva al servicio de la minoría dominante que se legitima cada 4 años con la farsa de las elecciones. Como se decía en el 15 M «le llaman democracia y no lo es», «es una dictadura y no se ve».

[3] Tomemos el ejemplo de Valencia. Es cierto que el gobierno valenciano es muy corrupto, pero, como se decía en una hoja de un Colectivo de Trabajadores de Valencia «Está claro que buena parte de la clase política es una pandilla grotesca de aprovechados con ínfulas de nuevos ricos (Gürtel, Emarsa, Brugal, Aerocas, ERE's de Andalucía...). Pero estos desmanes son la consecuencia de un sistema social que hace aguas por todo el mundo. Los recortes son generalizados: en Cataluña, en Madrid, en Castilla La Mancha, ¡en toda España! ¡Pero igualmente en Portugal, en Grecia, en USA, en Gran Bretaña! La crisis de la deuda ha puesto de manifiesto el fracaso de un sistema cuya única meta es el beneficio, lo que favorece la especulación y la inversión en sectores financieros e inmobiliarios acabando por crear una burbuja que al pinchar nos ha explotado a todos»

[4] En Grecia se ha procedido ya al despido de funcionarios con plaza segura. En Francia, Sarkozy habla tramposamente de instaurar el despido de funcionarios ¡a cambio de aumentarles el sueldo!

[5] En el artículo Solidaridad con los trabajadores de la enseñanza, se explica detalladamente estas maniobras. Ver http://es.internationalism.org/ap/2011/221_maestros

[6] Ver en Acción Proletaria 222 Alicante: asamblea abierta de trabajadores sociales http://es.internationalism.org/ap/2000s/2010s/2012/222_afema

AdjuntoTamaño
hoja febrero 2012.pdf30.37 KB