Ocupar Londres: El peso de las ilusiones

Versión para impresiónEnviar por email

Las discusiones en torno a la reivindicación "Ocupar Londres" se articulan sobre dos temas principales: uno, cómo "mejorar" la democracia parlamentaria, en el sentido de ganar terreno "en favor del pueblo" contra los ricos, los banqueros, las élites,..., y otro cómo lograr la justicia social, es decir, un reparto más equitativo en el capitalismo.

En la página Web "Ocupar Londres" (www.occupylsx.org). Hemos podido leer la siguiente declaración:

"Los de Ocupar Londres coincidimos con la línea de ocupaciones que se están llevando a cabo en el mundo entero; formamos parte del "99%"; formamos un foro pacífico y no jerárquico; estamos de acuerdo con los que consideran que el sistema actual es antidemocrático y absurdo. Necesitamos nuevas alternativas, nuevas propuestas. Por todo esto os invitamos a participar y a desarrollar con nosotros un debate sobre: cómo crear un futuro mejor para todos."

Coincidimos , por ser totalmente cierto, que hay movimientos de ocupación por todo el mundo que se manifiestan a través de acciones que surgen en cientos de ciudades de Estados Unidos -que comenzaron por el movimiento "Ocupar World Street"- y en diversos lugares de toda Europa -Frankfurt, Glasgow,..., entre otras-. Son movimientos que, generalmente empiezan ocupando un espacio público y se continúan con discusiones, manifestaciones y acciones comunes. Las preocupaciones de las personas que participan en las ocupaciones están relacionadas con el interés por conocer el verdadero estado del mundo, de la economía y de la política. Todo esto es incontestable.

Un camarada de World Revolution que ha visitado recientemente dos espacios ocupados nos lo comunicaba con el siguiente testimonio: "Visité Finsbury Square donde he estado discutiendo con dos muchachas, un joven parado y algunos otros que tenían trabajo. Uno de ellos nos explicaba las razones que le han motivado a participar en la ocupación: en cierta medida el descontento frente al estado de cosas actual pero, además, porque las ocupaciones proporcionan una cosa que no abunda en Gran Bretaña y que es ni más ni menos que un espacio público donde las personas tienen libertad para acceder y discutir en asambleas generales, en un esfuerzo común para intentar comprender la situación actual del mundo. Estas personas vienen desde diferentes regiones del país, incluso desde otros países. Y acuden compañeros que aunque tienen trabajo han decidido participar en la protesta. Todos hacen propuestas, una de ellas consiste en enviar delegados a la lucha que están llevando los obreros de la electricidad. Esto está ocurriendo en un momento en que a lo largo de todo el país, a pesar del temor y la ira engendrada por la lluvia de medidas de austeridad que nos está cayendo encima, aparece algo que va en el sentido de una auténtica respuesta de los obreros. Como lo demuestran los acontecimientos recientes en España y en Grecia, las asambleas son el elemento vital de la autoorganización de los trabajadores; son el lugar donde la confrontación política, la clarificación y la reflexión pueden llevarse a cabo y desarrollarse. El mejor ejemplo son las intensas discusiones que hemos visto en España entre los defensores de la "democracia real"-de una institución democrática, ‘democracia gubernamental', mejorada- y quienes avanzan una perspectiva proletaria: ‘haya momentos de gran agitación en los que los intervinientes, muy excitados, hablan incluso de revolución, de denunciar el sistema, de ser radicales (en el sentido de ‘ir a la raíz del problema') como decía uno de ellos."[1]

Las discusiones en torno a la reivindicación "Ocupar Londres" se articulan sobre dos temas principales: uno, cómo "mejorar" la democracia parlamentaria, en el sentido de ganar terreno "en favor del pueblo" contra los ricos, los banqueros, las élites,..., y otro cómo lograr la justicia social, es decir, un reparto más equitativo en el capitalismo.

En su narración nuestro camarada nos sigue explicando: "Por fin pude encontrar, algo tarde ya, la reunión en la "Carpa de la Universidad", donde se mantenía una discusión sobre la democracia de la que me pareció entender que no es cierto que hubiese una verdadera democracia en España, habida cuenta de que hay allí toda una lista de partidos "proporcionalmente representados" sin que cada diputado tenga derecho al voto en tanto que individuo (es decir, en tanto que simple Miembro del Parlamento -MP), que los partidos son parte del Estado y que algunos de ellos son herederos directos de la dictadura franquista ... En la reunión se hacía a los políticos culpables de prácticamente todo. Había voces discordantes que intentaban plantear la discusión en el terreno de la economía señalando que la democracia en el Reino Unido no es mejor. Hubieron algunas contribuciones realmente chocantes en la discusión incluyendo la idea de que deberíamos hacer participar a la gente en la Administración Pública de la misma manera en que se le obliga a formar parte de un Jurado posiblemente con la idea de que esto podría desterrar el favoritismo político de la Cámara de los Lores..., o lograr que hubiese mejores dirigentes en el Gobierno, como en China... Uno pensaba que introducir mejoras en el sistema de voto para elegir los parlamentarios sería un buen medio para ampliar la experiencia parlamentaria. Pude hacer tres breves intervenciones durante la discusión: una, para decir que la manera de comportarse los políticos no viene determinada por el sistema de votación español, británico u otro sistema representativo, sino por el hecho de que todos defienden el capitalismo; otra, que la crisis no es un simple asunto de banqueros; otra para decir que había esperado oír hablar más sobre lo que son y deben ser las asambleas y mencioné una lista de experiencias históricas que incluían los Consejos obreros. Algunas manos se levantaron aprobando lo que dije pero la discusión general volvió a la búsqueda de medios para perfeccionar la democracia burguesa."

"Ocupar Londres" no es únicamente un movimiento más reducido que los de España o Estados Unidos, que le han inspirado, sino que las voces que se levantan a favor de la perspectiva de la lucha de la clase obrera son relativamente débiles y las que defienden la democracia parlamentaria relativamente fuertes. Por ejemplo, los esfuerzos para solidarizarse con las reivindicaciones de los trabajadores de la electricidad, enviándoles alguna "delegación", dada la proximidad de su lugar de concentración, fueron consideradas como una decisión totalmente individual y dejada a la iniciativa de los participantes; mientras que el movimiento "Ocupar Oakland" había llamado a una huelga general y a reuniones por la tarde para que los que estaban trabajando pudieran participar también (consultad la página Web: http://www.occupyoakland.org/). Esto ha dejado al movimiento "Ocupar Londres" muy vulnerable en relación a las maniobras relacionadas con la amenaza de desalojo o con la propuesta de una reducción a un periodo de dos meses del asentamiento de carpas y tiendas de campaña, y al circo mediático montado en torno a lo que está ocurriendo con la jerarquía religiosa de la catedral de St. Paul: dimisión primero del Canónigo y más tarde del Deán.

La reacción de los Media era bastante previsible y la hemos visto: desde los titulares del tipo: "¡Horror!", "¡Conflicto!", a los artículos en primera página, tanto en la prensa del ala izquierda como la de la liberal, argumentando que estas ocupaciones representan un "aliciente", un "revulsivo" para un sistema democrático demasiado formalista y encorsetado. En general la mayoría de periodistas, y la institución religiosa, han intentado adelantar un medio para hacer entender a los políticos que deberían saber "reaccionar" ante las "preocupaciones" que se expresan en las "legítimas protestas". Frente a la ausencia de una perspectiva que contemple, desde el movimiento de ocupaciones, la toma de contacto con el conjunto de la clase obrera, estos Media han usurpado, como se podía prever por la manera como ellos presentan en su prensa la ocupación, las fuerzas y las potencialidades de éste para convertirlo en un tema recurrente o dicho de otra forma, en una idea fija, reiterativa, un punto de fijación asumible por lectores, oyentes y televidentes.

En las asambleas, la amenaza de desalojo y el cómo defenderse de la represión y la violencia son, sin duda, cuestiones y preocupaciones recurrentes y tratadas como importantes. De la "respuesta" que a éstas dan los políticos electos en numerosos lugares de EEUU (la pura y dura represión) pueden dar testimonio tanto los 700 manifestantes que primero fueron embaucados y después arrestados cuando intentaban atravesar el puente de Brooklyn, donde fueron además apaleados, como otros detenidos, y aporreados en distintas ocupaciones[2]. En las asambleas generales en Finsbury Square, a las que suele asistir alguno de nuestros camaradas, donde se ha discutido (antes del ofrecimiento de que podían permanecer dos meses más, si se marchaban en la fecha convenida) de cómo reaccionar frente a la amenaza de expulsión de St. Paul, lo que más les preocupaba era, sin embargo, qué tratamiento iban a dar los Media a su respuesta. La propuesta de dirigirse directamente a los trabajadores, argumentada por nuestro camarada, haciéndose eco de la de otro de los que participaban -quien avanzaba que sus objetivos iban en el sentido de mantener indefinidamente la ocupación- y que no había sido retomada por nadie, no obtuvo respuesta. El hecho es que a ninguna de las dos propuestas se les dio la importancia que les atribuían los argumentos de los compañeros.

El mayor peligro sería ahora que "Ocupar Londres" se metiese en una dinámica desesperada, encerrándose en sí mismo, mientras la Iglesia y los Medias siguen haciendo con el movimiento lo que ellos quieren.

Este artículo ha sido publicado por primera vez en World Revolution (Órgano de prensa de la CCI en Reino Unido) nº 349 -noviembre de 2011. http://en.internationalism.org/worldrevolution/201111/4569/occupy-london-weight-illusions.

[1] http://en.internationalism.org/icconline/2011/september/indignados

[2] The Guardian ha informado que incluso el hijo del legendario blues-man Bo Diddley fue arrestado por intentar manifestar su apoyo a la ocupación en una plaza de Florida...que tiene el nombre de su propio padre (el 14 de octubre de 2011).