Electricistas: no dejéis que los sindicatos saboteen la lucha

Versión para impresiónEnviar por email

Publicamos un informe de nuestros compañeros de World Revolution, sección de la CCI en Gran Bretaña, sobre la lucha de los electricistas que muestra un esfuerzo de solidaridad, de apertura a otros sectores obreros y de pulsión por tomar la lucha a cargo pese al sabotaje de los sindicatos y a que todavia pesan las ilusiones y planteamientos sindicalistas

Los electricistas en Reino Unido llevan 4 meses protestando contra la amenaza de recortes salariales de un 35%. Ruidosas protestas han tenido lugar en Londres, Manchester, el Noreste inglés, Glasgow y otros sitios, con bloqueos y ocupaciones de obras con presencia de alguna de las 7 empresas que intentan llevar a cabo los recortes; una manifestación en Londres el pasado 9 de noviembre coincidiendo con la de estudiantes; y paros ilegales y bloqueos a obras el 7 de diciembre.

A pesar de su militancia y determinación, a pesar de que se les ha exigido que firmen los nuevos contratos (que incluirían las nuevas condiciones) para primeros de diciembre bajo amenaza de perder sus empleos (fecha pospuesta ahora hasta enero), el sindicato Unite1 no convocó una votación para una huelga hasta noviembre, y únicamente para los trabajadores de la empresa Balfour Beatty, que lleva la voz cantante en los recortes, y sólo para una huelga limitada. Incluso con una mayoría del 81% Unite impugnó la votación, repitiéndose esta, impidiendo la convocatoria de una huelga autorizada para el 7 de diciembre, pero no pudiendo impedir las huelgas ilegales y los bloqueos en Grangemouth, Immingham, Cardiff, Manchester, Londres y otros muchos sitios. En algunos sitios los trabajadores se negaron a cruzar los piquetes y pese a la fuerte presencia policial muchas obras fueron paralizadas.

La lucha hasta ahora

Las huelgas y protestas que se llevan repitiendo desde que 8 empresas anunciaron que pretendían abandonar el Joint Industry Board (algo así como el convenio colectivo del sector vigente hasta el momento) e imponer salarios más bajos y peores condiciones a través de un nuevo tipo de convenio para esas empresas (BESNA)2 se han caracterizado por:

  • Repetidas huelgas ilegales.

  • Reuniones y concentraciones fuera de las obras para asegurarse de que todos los electricistas son informados de la amenaza de recortes salariales y para intentar involucrarlos en la lucha, y algunas veces breves ocupaciones y bloqueos. Estos encuentros se han convertido en una importante arma para los electricistas con la que mostrar su determinación a la lucha, y para que otros mostraran su solidaridad. Se han puesto a disposición de los presentes micrófonos abiertos para posibilitar una discusión real.

  • Una fuerte búsqueda de solidaridad dentro del sector de la construcción y más allá. Ha existido una comprensión de que es necesario que consigan la solidaridad de trabajadores de otros sectores, y de que ellos podrían ser los próximos si los recortes a los electricistas siguen adelante. Es necesario que obreros tanto dentro como fuera de los sindicatos participen. Y ha habido un esfuerzo importante por buscar la solidaridad de los trabajadores de otros sectores, expresado en las huelgas y manifestaciones del 9 de noviembre que coincidieron con la protesta estudiantil, y la propuesta de hacer lo mismo del día 30 junto con los trabajadores del sector público. El 16 de noviembre en Farringdon, aunque los piquetes eran menos numerosos, algunos obreros -incluyendo un grupo de polacos- se negaron a entrar a trabajar.

  • Miembros de "Occupy London" han sido bien recibidos, y varios cientos de electricistas marcharon a la catedral de San Pablo en Londres (donde se encuentran los "ocupantes") para mostrar su solidaridad con las protestas de estos.

Las protestas del 9 de noviembre en Londres mostraron todas estas tendencias, comenzando con una protesta de militantes de base fuera de Pinnacle, cerca de Liverpool street, que tras bloquear la calle marcharon hacia varias obras llevadas por empresas del BESNA y realizaron sesiones de micro abierto antes de unirse a la manifestación principal de Unite en Shard. Varios cientos de electricistas decidieron no unirse a la protesta sindical ante el parlamento y unirse a los estudiantes. Fueron rápidamente interceptados y pese a su resistencia la policía los contuvo y registró- salvo a unos pocos que escaparon por una cafetería. ¡La clase dominante está muy interesada en mantenernos separados!

El 7 de diciembre, a la vez que hacía un llamamiento a los electricistas para que se unieran a los paros, el piquete frente a la empresa Balfour Beatty en St Cath's Birkenhead se dirigió a trabajadores del NHS3 para explicarles el porqué de su protesta, obteniendo una actitud positiva por parte de estos.

Ha habido un auténtico silencio mediático sobre todo esto. Nada se ha dicho de los recortes salariales, ni de las protestas, bloqueos u ocupaciones. Prácticamente nada tampoco sobre la manifestación del 9 de noviembre, a pesar de la idea de que la protesta ante el parlamento atraería a los medios. Es algo habitual que los medios guarden silencio sobre una lucha que la clase dominante cree que puede ser un "mal ejemplo" para otros trabajadores. Y lo que los electricistas han hecho hasta ahora desde luego puede servir de "mal ejemplo".

Tampoco ha habido información a través de cauces sindicales, pese a las platónicas promesas de apoyo por parte de otros sindicatos aparte de Unite. Se les preguntó a los piquetes frente al Hospital de Great Ormond street el 30 de noviembre (protestando por los recortes en sanidad) y no sabían nada de los ataques a los electricistas, ni tampoco de su lucha. No nos sorprende.

Dificultades para el desarrollo de la lucha

Los puestos de trabajo escasean, los niveles de vida caen a medida que la inflación se come los salarios, y todos estos ataques se presentan como medidas dolorosas pero necesarias por los políticos y los medios de comunicación. Esta situación afecta a toda la clase obrera, pero en el sector de la construcción la situación es más difícil si cabe. Miles de los obreros más combativos y militantes han sido colocados en listas negras, y muchos de ellos se encuentran en paro, lo que supone una intimidación para todos los trabajadores. Es difícil conseguir trabajo con regularidad, muchos tienen que trabajar para subcontratas o para empresas de trabajo temporal bajo peores condiciones, lo que potencialmente tiene un efecto de división entre los obreros. No es de extrañar que muchos muestren dudas: «La mayoría de los chicos no están aún por acciones no legales, aunque algunos sí han ido a Londres... Empieza a tomar fuerza la idea de una huelga legal. La gente mira por sus puestos de trabajo, lo que es comprensible» (colgado en ElectriciansForum.co.uk).

La situación deja claro que los electricistas necesitan luchar mucho más allá de las 7 u 8 empresas de BESNA que quieren imponer recortes del 35% para el año que viene. Las subcontratas y empresas de trabajo temporal ya pagan menos, como también lo hacen un gran número que no forman parte del convenio JIB, y las que sí están en el convenio sólo cumplen sus normas cuando les interesa: «El convenio JIB no se aplica como debiera, ¡simple y llanamente!» (Colgado en el mismo foro).

Unite: ¿de verdad nosotros somos el sindicato?4

Con la primera fecha tope para aceptar el acuerdo amenazando y sin ninguna protesta convocada, los trabajadores se muestran muy molestos con el sindicato: «En mi opinión un día de huelga no hará mucho daño, estas empresas tienen información de sobra sobre cuándo y cuántos... PODRÍA SER YA MUY TARDE», «la gente es reacia a unirse a un sindicato dirigido por blandengues que venderán a sus afiliados por beneficios personales», «No confío ni una pizca en que Unite consiga un acuerdo que nos satisfaga. Ya me conozco bastante bien sus dulces palabras en otros sectores. Es absolutamente necesario que los afiliados de base participen en cualquier negociación». Al sindicato se le ha descrito como "despreciable" por su inacción y ausencia de convocatorias de protesta. Sin embargo, otras opiniones mantienen que «el sindicato está lejos de ser perfecto pero es todo lo que tenemos, no puede haber militancia de base sin sindicato, y no puede haber sindicato sin militancia de base».

¿Por qué entonces los sindicatos siguen actuando así? Uno de los mayores defensores de Unite en el foro manifiesta: «parad ya de atacar al sindicato, son ellos lo que se van a sentar a negociar los acuerdos... todos jugamos nuestro papel de una forma u otra pero es Unite quien se va a encargar de lo más importante», y añade: «Unite está ahí para conseguir acuerdos con empresas con trabajadores relacionados con Unite, está ahí para servir a sus afiliados. No está ahí para representar a todo un sector o una empresa». Precisamente ese es el problema. Los sindicatos están ahí para negociar con los empresarios; los obreros juegan su papel, en las votaciones o en manifestaciones, pero la actividad principal de los sindicatos tiene lugar a espaldas de estos. Y se limitan a llegar a acuerdos con empresas con representación sindical. Los sindicatos limitan nuestra lucha, nos dividen por puesto de trabajo, por pertenencia a este o aquel sindicato, por esta o aquella empresa. Pero los electricistas se enfrentan a un recorte salarial del 35% en todo el sector, no sólo para trabajadores afiliados o no a un sindicato. Y este es sólo uno de los ataques a los que se enfrenta toda la clase obrera, que necesita unirse por encima de divisiones de puestos de trabajo, o de empresa, o entre afiliados o no a este o aquel sindicato.

El Grupo de Militantes de Base

La lucha hasta ahora ha estado organizada por el Grupo de Militantes de Base de Unite-Construcción, encabezada por un comité elegido en una reunión en Londres el pasado agosto y que ha organizado encuentros por todo el país. El grupo es de la visión de que «actualmente estamos ampliamente de acuerdo en que ni podemos ni vamos a esperar hasta que la votación tenga lugar, aunque nos alegraremos cuando se haga. Pero hasta entonces debemos intervenir realizando campañas para impulsar que se hagan todavía más acciones no autorizadas, marchas a centros de trabajo y acciones de solidaridad» (www.//siteworker.wordpress.com). En septiembre 1500 electricistas dejaron el trabajo en la refinería de Lindsey para sumarse a una manifestación de electricistas. Al igual que el Comité Nacional de delegados sindicales5, el Grupo de Militantes de Base adopta una postura muy marcada: unas veces sobrepasando ligeramente a los sindicatos, otras, mano a mano con ellos. «Luchamos por los mismos objetivos, tanto el Comité de Base como los sindicatos. Tenemos los mismos fines, y no vamos a dejar que nadie nos divida», manifestó Len McCluskey6 el 9 de noviembre en Shard, a pesar de que los líderes de Unite han brillado por su ausencia en la mayoría de protestas, dejando aparte algunas apariciones simbólicas, como en Blackfriars en octubre.

Los esfuerzos del Grupo de Base muestran la combatividad de los electricistas, la determinación de una minoría de resistir a los ataques. También muestra su adhesión a los sindicatos y a sus métodos de lucha, incluyendo la visión de que el motivo de la lucha es la negociación entre Unite y BESNA, y que convencer a los trabajadores para que luchen significa conseguir que se afilien al sindicato. La dinámica de la lucha, como hemos visto, va mucho más allá de los métodos sindicales e incluso se opone, como en los intentos de dirigirse a obreros de otros sectores, estuvieran o no en el sindicato, en vez de confinar la lucha a los afiliados de Unite y sus empresas. El rechazo total de los electricistas a los recortes salariales contrasta con las afirmaciones de Unite que asegura que están dispuestos a discutir la modernización del sector.

Asambleas generales que dirijan la lucha, encuentros masivos abiertos a todos los trabajadores sin importar su afiliación, son el camino para que los obreros puedan tomar la lucha en sus propias manos, y extenderla a otros trabajadores.

Alex 9-12-11

1 Unite (unir): Uno de los principales sindicatos en Reino Unido.

2 BESNA: Building Engineering Services National Agreement (Convenio Nacional para Servicios Técnicos en la Construcción). Nuevo convenio colectivo propuesto por algunas empresas del sector bajo el argumento de la necesidad de "modernizar el sector" y adaptarse al "difícil clima económico"

3 NHS: National Health Service (Servicio Nacional de Salud británico)

4 Parafraseando el eslogan sindical "You are the union" (tú eres el sindicato)

5 El comité de la "National Shop Stewards Network" (Red Nacional de Delegados Sindicales), caracterizada por una defensa del sindicalismo de base

6 Secretario General de Unite