Toma de posición del GEC sobre la situación mundial de la lucha de clases

Versión para impresiónEnviar por email

Dejemos nuestra marca en la historia



¿Qué es lo que esta pasando frente a nosotros? ¿Será una manifestación de unos cuantos
revoltosos, una huelga de unos pobres trabajadores, un reclamo por unos cuantos
pobladores, la cólera desmedida de unos jóvenes sin rumbo?

¡NO! ¡Es una oleada mundial de luchas que comienza a encender el cielo de un nuevo mañana!


Hoy nos encontramos frente a meses y meses de manifestaciones, huelgas y protestas por cantidades y simultaneas en tiempos en los que este orden social y de producción capitalista ya no puede salirse de las tormentas. Se oyeron los
gritos en contra de las medidas de austeridad en Grecia, se dio la unión de estudiantes proletarios con el resto de proletarios en Inglaterra, hubo movilizaciones en solidaridad por Sudamérica con estas luchas. Igualmente en
China, recortes económicos empujaron a que varios trabajadores salgan en huelgas cuestionando las medidas legales que se les imponen. Cruzamos de frontera a frontera, contra este canceroso sistema, presenciando las protestas en Chile en contra de la construcción de las hidroeléctricas del proyecto Hidroaysen y en contra de la demanda de mas dinero para el bolsillo del gordo burgués al subir el costo de matrícula en los colegios de Santiago. No tan lejos en Perú, bloqueando carreteras centrales y los puertos, los proletarios del campo conlos pobladores de la región de Puno se manifestaron exigiendo la cancelación de las concesiones mineras y petroleras. Y ahora en España, directamente arrasando con las vidas de nuestros compañeros de clase, "los indignados", sigue el enfrentamiento contra la fuerza represora del capital tratando de desalojarlos de la plaza Catalunya, donde se está dando mayor concentración.


Estas son solo unas de las tantas luchas que existen este mismo momento, que como vemos sobre pasan los límites
nacionales, que no tienen banderas. Que unen los problemas de lo que parecen unos cuantos, en un lucha contra una misma raíz.  Son nuestras miles de luchas expresión del hartazgo de seguir viviendo bajo este sistema.

 

¿Y ante esta oleada qué nos ofrece el Papá Capital?


Nos pide la calma, razonar problemas de la forma diplomática. Le urge negociar nuestra explotación, ofrecer una
explotación sana y bonita, una no tan dura represión. Nos presenta la vía legal de "mejorar nuestra situación" con la fiesta electorera, nos dicen: "pero aquí hay de todos los gustos para escoger" gritándonos en nuestras caras "¡Escoge tu
representante!". ¿Pero qué representante? A nosotros nadie nos representa; presidentes, ministros, congresistas, etc. todos solo son parte del Estado y éste representa a una clase, a la burguesía, nunca a la nuestra. No caigamos en sus
juegos sucios esperanzándonos en el aparato represor del capitalismo, eso solo sería entregar nuestra lucha al verdugo.

Pero si no nos parece buena esta opción nos da otras alternativas, pintándose las caritas de "socialistas" con sus partidillos izquierdosos, nos llaman diciendo "Ey, ustedes, luchemos juntos por país mas justo, mas democrático". Pero a todo esto qué es luchar por una patria y que es la democracia? Luchar por un país, primero que todo, implica solo una región de todo el mundo, no es nada a comparación de este sistema global, que es el capitalismo, que determina el modo de producción y de andar de todos los países. Segundo, en un país también se encuentran nuestros queridos amigos burgueses. ¿Vamos a luchar por sus intereses, de chupar nuestra sangre cada día? Además, la lucha democrática es redundante y absurda. Es redundante porque ya vivimos en ella, es el derecho a que la clase dominante pueda jugar con nosotros libremente, para que nosotros podamos escoger quien nos explota más quien nos explota menos, quien contamine aquí y quien allá. Es absurda pues eso no acabará con la explotación que esta a nivel mundial. Y para qué mencionar el papel frenador de los tan famosos sindicatos "revolucionarios", que tanto paran las huelgas y manifestaciones propias de nuestra clase.

 

¡Todo eso es una burla! Sus medios burgueses no son nada ante nosotros. Tienen miedo a nuestra unión internacional. Y es que no puede ser más evidente que estamos descascarando sus fachadas, descartando sus mentiras, tomando las riendas de nuestro destino. Ya perdimos ese terror a levantar la mirada, a ver que la realidad es un asco que perturba, a sentir la necesidad de salir a las calles y enfrentarnos al aparato represivo del capital. Ahora podemos reconocer que
estas luchas en Perú, Bolivia, Chile, México, EEUU, Francia, España, China, Grecia, en la India y en Inglaterra no solo son chispillas esporádicas, una locura de unos cuantos, sino el despertar de una lucha mundial contra el sistema caduco, que no tiene nada que ofrecernos. El tiempo llegó para organizarnos con otros hermanos de clase.


No hay que tener duda en nuestro movimiento, porque somos el sector que produce toda la riqueza mundial, que hace funcionar los servicios necesarios para vivir, porque nosotros hacemos girar al mundo: fabricamos y ensamblamos las armas de fuego y bombas lacrimógenas que usan los perros guardianes del sistema burgués contra nosotros, construimos las pistas por las cuales movilizan sus tanques de guerra, levantamos edificios por millares día a día, construimos fabricas de todo tipo, sanamos a los nuestros después de cada golpe, enseñamos a otras generaciones de proletarios, etc.


Somos proletarios y no es solo una bella palabrita que se lee o escucha  por ahí. Somos fuerza, somos generaciones y
generaciones de lucha, somos una clase mundial, somos el fin y explosión de este sistema podrido, somos la vida de la sociedad sin clases, sin explotación, del comunismo. Somos revolución.

Compañeros y compañeras, dejemos sentir nuestros pasos firmes! Dejemos que galope la sangre, que llene las venas para enfrentar con fuerza y en puños alzados a esta lucha por ya no solo tener que regresar indignados a esa vida de explotados, obedientes y sumisos sino por el comienzo de una batalla verdadera para ganar esa dignidad que nos es robada, para ganar la vida, la verdadera vida, para hacer un hueco mas, cada vez que se pueda, en este sistema para destruirlo, para romper las cadenas de la vida asalariada, por la lucha hacia al comunismo.


¡Basta de ya de ser mercancías, comprados y vendidos al capricho de los malditos parásitos Capitalistas!

Hagamos revivir el sentido de esta frase de clase en nuestras luchas:

"¡Proletarios del mundo unidos!"
M por el GEC
Grupo de Esclarecimiento Comunista - G.E.C.
http://esclarecimientocomunista.blogspot.com/
28 - 05 - 2011