Llamamiento a los asalariados, desempleados, estudiantes y precarios de Europa

Versión para impresiónSend by email

Somos un grupo de asalariados de diferentes
sectores (ferroviarios, enseñantes, informáticos...), de parados y de precarios.
Durante las recientes huelgas en Francia, nos hemos reunido en una Asamblea General Interprofesional -al
principio en los andenes de una estación de tren (Gare de l'Est, en París), y después en el local de una Oficina de
empleo. Queríamos reagrupar lo más ampliamente posible a los trabajadores de
otras localidades de la región parisina. Puesto que ya estábamos hartos del
colaboracionismo de los sindicatos, que nos llevaba una vez más a la derrota,
hemos querido organizarnos por nosotros mismos, para tratar de unificar los
sectores en huelga, extender la lucha, y que sean los propios huelguistas los
que controlen su lucha

A
la guerra social de los capitalistas, los trabajadores tienen que oponer una
lucha de clases

En Gran Bretaña, en Irlanda, en Portugal, en
España, en Francia... en todos los países nos atacan duramente. Nuestras
condiciones de vida se degradan.

En GB, el gobierno Cameron ha anunciado la
supresión de 500.000 empleos en la función pública, recortes de 7000 millones £
en los presupuestos sociales, el aumento al triple de las matrículas
universitarias, etc....

En Irlanda, el gobierno Cowen acaba de reducir el
salario mínimo a la hora más de un euro y las jubilaciones el 9%.

En Portugal, los trabajadores se confrontan a una
tasa de desempleo récord. En España, el "muy socialista" Zapatero, no para de
recortar sustancialmente los subsidios de desempleo y las ayudas sociales y
sanitarias...

En Francia, el gobierno continúa la caza a nuestras
condiciones de vida. Tras las jubilaciones, es el turno de la sanidad. El
acceso a los servicios sanitarios se hace cada vez más difícil para los
trabajadores: cada vez hay que pagar más por los medicamentos, aumenta el costo
de los seguros privados, se suprimen puestos de trabajo en los hospitales
públicos. Como todos los servicios públicos (Correos, gas, telecomunicaciones),
los hospitales se desmantelan y se privatizan. Resultado: millones de familias
obreras ya no pueden tratar sus problemas de salud.

Esta política es vital para los capitalistas.
Frente al desarrollo de la crisis y el hundimiento de sectores enteros de la
economía capitalista, aquellos encuentran cada vez menos mercados que sean la
fuente de beneficios para sus capitales. Y también por eso se ven presionados a
privatizar los servicios públicos.

Sin embargo, la capacidad de los nuevos mercados en
términos de salidas productivas, es más limitada de lo que exigen los pilares
de la economía mundial como la construcción, el automóvil, el petróleo... Y no
permitirán, aún en el mejor de los escenarios, un nuevo desarrollo económico
salvador.

En ese contexto de hundimiento, la lucha por los
mercados será más y más encarnizada entre los grandes trust internacionales.
Dicho de otra manera, será una cuestión de vida o muerte para los inversores de
capitales. En esa lucha, cada capitalista se refugiará detrás de su Estado para
defenderse. En nombre de la defensa de la economía nacional, los capitalistas
tratarán de encadenarnos a su guerra económica.

En esa
guerra, las víctimas son los trabajadores
. Puesto
que tras la defensa de la economía nacional, cada burguesía nacional, cada
Estado, cada empresario, trata de reducir sus "costes" para mantener su "competitividad".
Concretamente no cesarán de intensificar los ataques contra nuestras
condiciones de vida y de trabajo. Si les dejamos hacer, si aceptamos apretarnos
más el cinturón, esos sacrificios no acabarán nunca y llegarán hasta poner en
cuestión nuestras condiciones de existencia.

¡Trabajadores!, neguémonos a dejarnos dividir por
empresa, sector o nacionalidad. Rechacemos participar en esa guerra económica
de una y otra parte de las fronteras. Luchemos juntos y unámonos en la lucha.
La consigna que lanzó Marx está plenamente de actualidad: "Proletarios de todos los países, ¡Uníos!".

Los
trabajadores hemos de tomar la lucha a cargo

Hoy los trabajadores de Grecia, de España, los
estudiantes de Inglaterra, están en lucha y están en el punto de mira de los
gobiernos, de derecha e izquierda, que están al servicio de las clases
dirigentes. Y como nosotros en Francia, os tenéis que enfrentar con gobiernos
que reprimen violentamente a los trabajadores, a los desempleados, a los
estudiantes.

En Francia este otoño hemos querido defendernos.
Éramos millones en la calle para rechazar pura y simplemente este nuevo ataque.
Nos hemos batido contra esa nueva ley de pensiones y contra todas las medidas
de austeridad que nos afectan de lleno. Hemos dicho ¡No! Al aumento de la precariedad
y la pobreza.

Pero lo sindicatos nos han conducido a la derrota,
impidiendo activamente la extensión del movimiento huelguista:

  • En lugar de romper las barreras
    de la fábrica u otros lugares de trabajo para unir lo más ampliamente posible a
    los trabajadores, han cerrado las asambleas generales de cada empresa a los
    otros trabajadores.
  • Han hecho acciones
    espectaculares para "bloquear la
    economía"
    ; pero no han hecho nada para organizar piquetes de huelga que
    habrían podido atraer a otros trabajadores a la lucha; lo que sí han hecho los
    propios trabajadores y precarios.
  • Ha negociado nuestra derrota
    a nuestras espaldas, tras las puertas cerradas de los gabinetes ministeriales.

La Intersindical no ha rechazado nunca la ley sobre
las jubilaciones, al contrario, incluso ha repetido que era "necesaria" e "inevitable". Según ella habríamos debido contentarnos con pedir a
su lado "más negociaciones
gobierno-patronal-sindicatos"
, "más
ajustes de la ley para una reforma más justa y equitativa"...

Para luchar
contra todos estos ataques, solo podemos contar con nosotros mismos
. Por lo que nos concierne, hemos defendido en este movimiento la
necesidad de que los trabajadores se organicen en sus lugares de trabajo en
asambleas generales soberanas y se coordinen a escala nacional, para dirigir el
movimiento huelguista eligiendo delegados revocables en todo momento. Sólo una
lucha animada, organizada y controlada por el conjunto de trabajadores, tanto respecto
a los medios como a los objetivos, puede crear las condiciones necesarias para
la victoria.

                                    
************************************

Sabemos que esto no se ha acabado; los ataques van
a continuar; las condiciones de vida van a ser más y más difíciles y las
consecuencias de la crisis del
capitalismo van a empeorar
. Por todo el mundo  se plantea la necesidad de luchar. Para eso
hemos de tomar confianza en nuestras propias fuerzas:

        
Ÿ           
Somos capaces de tomar las luchas a
cargo y de organizarnos colectivamente

        
Ÿ           
Somos capaces de debatir
abiertamente y fraternalmente, liberando "la toma de palabra".

        
Ÿ           
Somos capaces de controlar
verdaderamente el desarrollo de nuestros debates y la toma de decisiones.

Las asambleas generales no deben estar dirigidas
por los sindicatos, sino por los mismos trabajadores.

Vamos a tener que batirnos para defender nuestras
vidas y el futuro de nuestros hijos.

Los explotados del mundo entero son hermanos y
hermanas de una sola y única clase.

Solo nuestra
unión por encima de las fronteras pondrá las condiciones para destruir este
sistema de explotación.

Los participantes de la Asamblea General
interpro "Gare de l'Estt et Île de France"

Para contactarnos:
[email protected]

Herencia de la Izquierda Comunista: