Somos una misma clase, tenemos un mismo combate

Versión para impresiónEnviar por email

A un año del estallido de la ya conocida como Crisis de las subprimes, la clase obrera en el mundo parece adormecida, desorientada, "sonada" bajo la avalancha de golpes que cada día le propina la burguesía en todos los países, con sus gobiernos de izquierda y de derecha a la cabeza de esos ataques.

Sin embargo, esta misma clase obrera internacional -lo hemos podido constatar a lo largo de los últimos meses- no se resigna, no ha renunciado a responder. Así lo atestiguan las muchas luchas de las que nos hemos hecho eco en artículos precedentes dentro de las publicaciones en papel y páginas Web de nuestra Corriente: la lucha en la refinería de Lindsey en Gran-Bretaña, en los astilleros de Vigo en España; el combate de los obreros de Tekel en Turquía,...[1]

La clase obrera ha demostrado en estas luchas su combatividad, su solidaridad y su capacidad de respuesta enfrentándose a las campañas ideológicas (xenófobas, concretamente) que la clase dominante ha utilizado para dividirla, uniéndose en un mismo combate a los obreros de diferentes corporaciones, sectores etnias o nacionalidades.

Junto a este esfuerzo hay que recordar también el susto que le dieron a la burguesía los jóvenes proletarios con su revuelta, organizados en asambleas generales, a lo largo de diciembre del 2008 en Grecia.

La burguesía teme que el ejemplo griego se "contagie", en otros países europeos, a las nuevas generaciones de estudiantes; no es casual que todavía hoy siga pendiente de las reacciones que los proletarios en Grecia puedan tener frente a los feroces planes de austeridad impuestos por el Gobierno de ese país y por el resto de Estados de la Unión Europea. Estas reacciones son, de momento, un test para los Estados que están inmediatamente amenazados por la quiebra de su economía nacional. Por eso, algo que ha hecho además la burguesía es que con el anuncio, casi simultáneo, de planes y ataques similares ha precipitado la convocatoria de manifestaciones por parte de los sindicatos en las calles de España, de Portugal,...

Sin embargo, el hecho es que aunque las dificultades siguen pesando y con fuerza -especialmente los planes de despidos en masa, que han contribuido a acentuar el sentimiento de impotencia en los trabajadores y a frenar las huelgas y su movilización- se confirma al mismo tiempo que está gestándose un cambio en el estado de ánimo y de espíritu en los trabajadores. La irritación y la cólera son cada vez más profundas y están generalizándose en las filas obreras, por todo el mundo.

La burguesía no se equivocaba cuando ha tapado con un absoluto silencio (Black-out) esas luchas que se van desplegando de un rincón a otro del planeta; luchas que reflejan que la clase obrera no se resigna a su suerte, ni a la miseria, ni al número creciente de ataques tanto económicos como sociales. Vemos que en Argelia, en Rusia, en el seno de la mano de obra inmigrada, sobreexplotada y privada de de cualquier protección social, de los Emiratos, en los proletarios ingleses, en los estudiantes reducidos a la miseria del que fue el más rico Estado de América, California, se aprecia actualmente una agitación, muy alentadora, que indica una tendencia de fondo de dimensión internacional hacia la reanudación de la lucha por la Clase obrera.

Es una situación que permite ir elaborando los ingredientes para la explosión de luchas más masivas.

Vamos a aportar algunos ejemplos recientes, que entendemos son significativos del actual desarrollo del combate internacional de nuestra clase, en un intento por contribuir a romper este silencio (black-out) -incluso el que afecta a las luchas en Grecia-. Queremos con esto animar a nuestros lectores a que envíen a nuestra página Web aquellas informaciones, de los combates que llevan a cabo nuestros hermanos de clase, que la burguesía intenta ocultar o enmascarar.

Grecia

En noviembre-diciembre de 2008, inmediatamente después del asesinato de un joven anarquista por la policía, una sublevación social, llevada adelante principalmente por la juventud proletaria, sacudía Grecia durante más de un mes. Este año, las medidas de austeridad anunciadas por el Gobierno socialista auguran la activación de una explosión, no sólo en los estudiantes y los parados sino en los principales batallones de la clase obrera.

El Gobierno griego, que dirige el Partido social-demócrata (PASOK), elegido el año pasado, anuncia el 3 de marzo un nuevo Plan de austeridad ¡el tercero en tres meses!

Si el precedente movimiento de huelga general, el del 24 de febrero, fue muy amplio y seguido de una huelga de funcionarios del Gobierno y de manifestaciones de alrededor de 40,000 personas, principalmente trabajadores del sector público; el 3 de marzo, una manifestación recorre el centro de Atenas y esta vez son numerosos los jubilados y los funcionarios que acuden a reforzar el combate. Los sucesos que siguieron al anuncio de nuevos ataques a partir de marzo demuestran, aun más claramente, que el proletariado en Grecia está movilizado: «pocas horas después de conocerse el anuncio de las nuevas medidas, los despedidos de Olympic Airways han atacado a los destacamentos de la brigada policial antidisturbios que protegían la sede de la compañía y ocupado el edificio - lo que ellos denominaron una "ocupación indefinida". La acción condujo al cierre, durante muchas horas, de la principal calle comercial de Atenas»[2].

En los días que precedieron a la huelga general del 11 de marzo se produjeron una serie de huelgas y de ocupaciones:

- Los trabajadores despedidos por la Olympic Airways ocupan durante ocho días la sede del Tribunal de Cuentas, al mismo tiempo que los asalariados de la compañía de electricidad ocupaban las Oficinas de empleo en nombre del «derecho que tenemos los que somos ya futuros parados», según decía uno de ellos.

- Los obreros de la Imprenta nacional ocupan su puesto de trabajo y se niegan a imprimir los textos legales de las medidas económicas con el argumento de que hasta que la ley no esté impresa no será válida...

- Los agentes fiscales paran el trabajo durante cuarenta y ocho horas;

- Los asalariados de las autoescuelas al Norte de Grecia han hecho tres días de huelga

- Los jueces y otros empleados de Justicia paraba toda actividad cuatro horas cada día.

- En Atenas no se recoge la basura durante muchos días, ni en Patras, ni en Tesalónica porque los basureros bloquean los vertederos de estas tres ciudades.

- En la ciudad de Komotini los obreros de la empresa textil ENKLO han abierto un conflicto social que ha sido duro y ha ido en aumento, con marchas de protesta y con huelgas: los trabajadores han ocupado dos Bancos.

 

El clima de miedo, de pasividad que tendía a imponerse cuando la crisis económica dio el giro dramático de 2008, comienza a ser reemplazado por la indignación y los trabajadores se preguntan ya abiertamente: "¿Por qué hemos de pagar nosotros la crisis del capitalismo?"

El peligro que la burguesía empieza a ver de frente es: que la combatividad actual prosigue y que los trabajadores empiezan a plantear sus acciones más allá de las "acciones radicales" animadas o por los sindicatos de estos meses; a plantearse la perspectiva de hacerse con sus luchas, de tomarlas en sus manos, de arrancarlas de los controles impuestos por el aparato sindical, retomando de nuevo el instrumento organizativo de las "asambleas generales" abiertas, sobre las que mantienen un dominio de clase y que comenzaron a formarse en diciembre de 2008. La burguesía reacciona, no ha tenido más remedio que empeñarse a fondo en una carrera de calado para oscurecer la "apuesta" de los trabajadores e intentar borrar de la memoria de los proletarios esta experiencia; su idea es la siguiente: empujar la cólera y la combatividad proletarias hacia callejones políticos e ideológicos sin salida. La clase dominante publica y manipula, desde sus medios informativos, los aspectos más superficiales y negativos de las luchas de 2008, procurando enganchar a los obreros en acciones aparentemente radicales; acciones que en realidad anulan las potencialidades para hacerse con las luchas y desarrollar la solidaridad proletaria.

Así las cosas y si bien es cierto que clase obrera logró movilizarse con mayor amplitud con las luchas de noviembre-diciembre de 2008, no lo es menos que ha retrocedido momentáneamente en benefició de la burguesía y de sus aparatos de encuadramiento ideológico, debido a todos los ataques económicos, políticos y sociales e ideológicos que se le han infligido.

El control de los partidos y los sindicatos logró desviar la cólera a callejones sin salida y, sobre todo, privar a los obreros de sus asambleas generales abiertas y de la autoorganización de la lucha, que fueron la base de la fuerza del movimiento proletario de finales de 2008. Esto se pudo ver en el movimiento de los asalariados de la Olympic Airways donde no se permitió la entrada de nadie, que no fuese alguien de ellos, al edificio público que ocupaban y que los dirigentes sindicales hicieron evacuar sin que mediara la decisión de una Asamblea General. Algo similar ocurrió cuando los obreros quisieron acceder a los locales del Tesoro Público que estaban ocupados por los de la Imprenta Nacional: fueron reprimidos tajantemente con este pretexto: ¡"No pertenecéis al ministerio"!

Sin embargo, la intensa ira de los obreros, en Grecia, se expresó clara y contundentemente contra el PASOK y los dirigentes sindicales que están bajo su férula. El 5 de marzo, al líder de la GSEE (Confederación Sindical de Trabajadores Griegos, central sindical del sector privado) le zurraron bien, tras empaparle de agua, café y yogur, cuando intentaba tomar la palabra ante una masa de manifestantes; teniendo que ser socorrido por la policía antimotines y refugiado en el edificio del Parlamento, era abucheado por los reunidos que le conminaban irónicamente a meterse en el lugar que le corresponde: en la guarida de los ladrones, de los asesinos, de los embusteros.

Era la primera vez que un líder sindical era atacado en una manifestación, que su propio sindicato había convocado. Seguramente este hecho marca el inicio de una nueva era en la historia de los sindicatos en Grecia.

Pero... ahí estaba, al quite, el PC griego (KKE) y su oficina sindical, el PAME, presentándose como una alternativa "radical" al PASOK y asumiendo una campaña montada para focalizar la responsabilidad de la crisis en los banqueros o en los desaguisados de la economía "neoliberal".

Si en noviembre-diciembre de 2008 el amplio movimiento fue espontáneo y, frecuentemente, auto-organizado en torno a asambleas generales en las escuelas ocupadas y en las universidades y la ocupación de las sedes del Partido Communiste (KKE) y la de su confederación sindical (PAME) eran una clara expresión de la desconfianza que hay en los aparatos sindicales y estalinistas que en su momento habían denunciado a los jóvenes manifestantes de ser unos lumpen-proletarios y los niños mimados de la burguesía.

Hoy el PC griego ha vuelto a dejar claro que sigue siendo un instrumento esencial del dominio de la burguesía, al ponerse a la vanguardia de las luchas, de las manifestaciones y de las ocupaciones más radicales, al lado de los izquierdistas. «El 5 de marzo por la mañana, los trabajadores del PAME, sindicato afiliado al Partido comunista, ocupaban el Ministerio de finanzas, en la plaza Syntagma, y el Ayuntamiento del Distrito de Trikala. Más tarde el PAME manda ocupar cuatro emisores de TV en la ciudad de Patras, et la estación de televisión estatal de Tesalónica, obligando a los locutores de los Informativos a leer una declaración contra las medidas gubernamentales»[3]

El PC convoca muchas huelgas y manifestaciones: llama a una "Huelga general" a partir del 3 de marzo y a una manifestación en Atenas para el día 5 y, desde el día 4, en otras ciudades. El PAME intensifica sus acciones espectaculares; unas veces ocupando el Ministerio de finanzas otras sitiando el edificio de la Bolsa. El PC griego y sus sindicatos han logrado presentarse como los grandes instigadores del movimiento.

Sin duda las manifestaciones más recientes, en especial las del 5 y el 11 de marzo, han estado marcadas por un hecho: la burguesía ha favorecido que la cólera la desfogasen en enfrentamientos, estériles y sin perspectiva, con la policía.

Sin embargo, esta confusión ideológica se ha ido disipando confrontada con la realidad. El 11 de marzo, toda Grecia quedaba paralizada, al 90%, por el movimiento de ira de la población durante las 24 h que siguieron al segundo llamamiento de los dos principales sindicatos, en menos de un mes, a la huelga general. En total, más de 3 millones de personas (de una población total de 11 millones) han participado en la huelga general. A pesar de la campaña anti-huelgas llevada a cabo por medios burgueses de propaganda y difusión, la manifestación del 11 de marzo fue la que más gente concentró en Atenas desde hacía 15 años y mostró que la clase obrera está decidida a responder a la ofensiva capitalista.

La crisis es, evidentemente, mundial y por todas partes los dirigentes de la burguesía ( de todos los colores, de todas sus fracciones) llaman a la población y a la clase obrera a aceptar los sacrificios que sean necesarios para salvar su agónico sistema.

Si crece, si se desarrolla la resistencia a esos llamamientos, en todos los países los trabajadores se sentirán animados y reconocerán que sus intereses son comunes a los que están presentes en el conflicto que ha comenzado a expresarse masivamente en Grecia.

W (27mars)

Estados Unidos

El inicio del nuevo trimestre escolar (4 marzo) estuvo marcado, en las universidades Californianas y en las de otras zonas de EEUU, por une oleada de protestas de los estudiantes, de los enseñantes y de los empleados del sector de la educación.

En realidad, el movimiento había comenzado ya el año pasado (2009), a partir de setiembre, con una serie de ocupaciones de locales en los Campus para protestar contra los planes de austeridad que quiere imponer el Gobierno californiano: recortes de mil millones de dólares en la financiación del sistema universitario (lo que supone una reducción del 20 %, de las subvenciones acordadas por el Estado californiano, en relación con el año pasado); a los que las Universidades han respondido aumentando un 32% las tasas de matriculación y otros gastos de escolarización y reduciendo el salario del cuerpo docente.

Para muchos estudiantes, que tienen que pluriemplearse para financiar sus estudios y que acaban cargados de deudas que tendrán sin duda que devolver, estos aumentos han sido la gota que colma el vaso.

Desde septiembre a diciembre llevan a cabo ocupaciones, generalmente muy minoritarias, en la UCLA (Universidad de California Los Ángeles), Berkeley (donde más de 2000 estudiantes ocuparon el edificio principal (Wheeler Hall) para exigir: la supresión de la subida de tasas del 32%, la reincorporación de 38 vigilantes despedidos, la dimisión del rector de la Universidad y que no haya sanciones penales al término de la ocupación); en Santa Cruz; Fresno y en la San Francisco State University.

Partiendo de California, el movimiento se extendió en marzo como una mancha de aceite. Hubo manifestaciones a lo largo de todo EEUU: en Milwaukee, en Denver, en New York, en Maryland. En Chicago, los de bachillerato se manifestaron delante del Parlamento del Estado de Illinois. California ha vivido igualmente manifestaciones de enseñantes de las Escuelas públicas contra los despidos impuestos por el Plan de Austeridad.

Bahréin

Miles de empresas tienen, en esta nación, ganancias anuales astronómicas sacadas de la sobreexplotación de la fuerza de trabajo de catorce millones de obreros que trabajan noche y día sin horario legal, sin la menor protección social, sin salario mínimo y en condiciones tan terribles como las que padeció el proletariado a comienzos del capitalismo.

En ese marco: El pasado 27 de febrero la policía ataca a un grupo de unos 150 trabajadores emigrantes chinos de la empresa estatal china China State Construction Engineering Corporation, en huelga salvaje desde el día anterior y que tenían secuestrados a nueve jefes y encargados, desde hacía muchas horas, en un edificio en construcción en Zallaq, a 25 km al sur de la capital -Manama.

Los huelguistas protestaban contra las inhumanas condiciones de trabajo, reclamaban un aumento de sus irrisorios salarios y exigían la repatriación a China de los jefes secuestrados. Tras seis horas de negociaciones con un diplomático chino y el ministro de Interior de Bahréin y tras un encierro que duró muchas horas, ArabNews.com anuncia que la policía acabó asaltando y destrozando el campamento de barracas que les servía de alojamiento a los trabajadores, liberando a los jefes secuestrados y arrestando a 26 obreros, concretamente y sin dilación a los que consideran los "cabecillas".

Gran-Bretaña

Pese a todos los esfuerzos que están haciendo los sindicatos y el conjunto de la burguesía, desde finales del año pasado, para impedirlo, tenemos que:

- Las azafatas y los auxiliares de vuelo de la compañía British Airways han iniciado huelgas intermitentes contra las reducciones de efectivos (BA quiere reducir el número de personal de a bordo en todos los vuelos de larga distancia); varios miles de ellos se pusieron en huelga el fin de semana del 20 de marzo.

- El sindicato de ferroviarios RMT: ha estado obligado, presionado por la ira en aumento de los trabajadores, a convocar una huelga nacional de cuatro horas durante el fin de semana de la Pascua -la primera en 16 años- contra un plan que prevé la supresión de 1500 contratos de trabajo en la Network Rail (Gestora de la red viaria).

Tomado de Révolution Internationale, publicación de la CCI en Francia.


[1] Ver los siguientes enlaces: http://es.internationalism.org/ccionline/2009_oil , http://es.internationalism.org/node/2770 , http://es.internationalism.org/ccionline/2010_Tekel

[2] Ver blog www.libcom.org

[3]http://libcom.org/news/mass-strikes-greece-response-new-measures-04032010