Apreciaciones sobre la crisis hondureña

Versión para impresiónEnviar por email

Los compañeros de la Liga por la Emancipación de la Clase Obrera (LECO - Costa Rica) nos envían una apreciación de las convulsiones que afectan a Honduras basada en una posición proletaria e internacionalista, que hacemos llegar con gran gusto a los lectores.

CCI 21-12-09

El siguiente es un artículo sobre Honduras que a pesar de haberse escrito hace algunas semanas no pierde vigencia. EL juego de la izquierda de oponerse al golpe y no ver la razón de fondo que va más allá de éste, es una política contra la clase obrera. El proletariado no sólo debe denunciar las pretensiones tras estos hechos de la burguesía que representa Micheleti, sino también del sector de la Burguesía tras Zelaya. La miseria que vive el pueblo hondureño, que es la misma miseria de la humanidad actualmente, es resultado del capitalismo, quien en épocas como la actual frente a una crisis profundizada, se prepara a reprimir a los trabajadores en lucha y en toma de conciencia. No se trata de defender el mito de la democracia sino de plantear una alternativa para el proletariado. Los trabajadores y los sectores pobres son los que pagan en la pugna interburguesa de sus opresores.

APRECIACIONES SOBRE LA CRISIS HONDUREÑA

El golpe de estado perpetrado en Honduras es resultado de las medidas de la burguesía para intentar salir adelante tras la crisis. No sólo un gobierno de facto cumplirá el papel represor sobre el proletariado sino que de igual manera lo cumpliría uno bajo cualquier máscara democrática llámesele socialismo del siglo XXI o como sea.  Ante una desestabilización del régimen capitalista, diferentes sectores de la burguesía entran en pugna y utilizan un discurso en apariencia radical para  tratar de asegurar el aplastamiento de la clase obrera y su unidad.

Este golpe de estado es una bifurcación en la política del capitalismo en la época de decadencia; por un lado están la consolidación de gobiernos y regímenes de "izquierda" liderados por Chaves, como Ortega en Nicaragua, Evo Morales, Correa etc., que mantienen una retorica antiyanqui como un medio para timar a las masas; y por otro lado sectores ultra-reaccionarios, que desean una pronta recuperación de la otrora total esfera de influencia de la política del gran garrote de EEUU peleada ahora por otro país imperialista como es Rusia.

El golpe de estado de Honduras es una expresión mas de la agudización de las contradicciones ínter oligarcas, en las que quien paga las consecuencias es el proletariado Hondureño poniendo los muertos y también el retroceso en la posibilidad de organizarse independientemente de sectores ajenos al  objetivo de total independencia en la lucha clasista.

Todos los sectores de la izquierda que han luchado por la restitución de Manuel Zelaya capitulan ante una de las dos caras de la misma moneda del capitalismo, este fenómeno se inscribe en la política global de la rapiña ínter imperialista.

La clase obrera Hondureña debe ser fiel a la absoluta independencia de clase y no tomar partido por ningún bando de la burguesía, pues la maniobra de la burguesía, aunque pase por la restitución de Zelaya al poder no significa ni un pelo de triunfo por parte del proletariado Hondureño. Mas bien la preocupación de la OEA y demás organismos regionales por resolver la crisis a su estilo, creada  o por la "imprudencia"de Micheletti o un mal cálculo en la política de EEUU a través del mismo gobernante de facto obedece al temor que en Honduras sea el inicio de una desestabilización a gran escala de la región.

Rod.