Carta a los camaradas trabajadores de Luz y Fuerza del Centro en México

Versión para impresiónEnviar por email

 

 

Queridos compañeros, han pasado un poco más de un mes desde que en la noche del 10 de Octubre, la burguesía mexicana en contubernio con las fuerzas de seguridad del estado capitalista y sus agentes de primera línea incrustados en el movimiento proletario encubiertos en el sindicato de todo color e intensidad; perpetrara la acción para la cual ellas existen: atropellar, pisotear y diluir sus fuerzas con el garrotazo de un tolete, con la carga de los caballos atónitos al ver blandir los sables clamando sangre proletaria, con el ardid de la negociación, con el ir y venir de los fervorosos y "sacrificados" dirigentes sindicales, con una y mil patrañas escondiendo su real intensión: "defender los intereses de sus amos la burguesía mexicana".

 

Actos como los del 10 de Octubre el proletariado lo ha vivido desde que este se ha levantado contra el frenesí deshumanizante de la burguesía por el beneficio, la ganancia, el dinero, la extracción del valor; recordemos el "Domingo Sangriento del 9 de Enero de 1905" por las calles de Petersburgo, de la Rusia zarista, antesala del glorioso "Octubre rojo de 1917"; así también en el Ecuador de principio del siglo pasado, el "15 de Noviembre de 1922" cientos de obreros que protestaban por mejoras en sus condiciones de vida fueron pasados por cuchillo y arrojados al río Guayas que baña el puerto de Guayaquil; y en tiempos modernos, 1979, la matanza de trabajadores agrícolas zafreros de la empresa azucarera AZTRA, La Troncal, provincia del Cañar, en donde más de doscientos fueron arrojados a los canales y allí acribillados por las fuerzas del orden con lo cual se dio inició a la "democracia" otra forma como la burguesía prolonga su dominación.

 

Si revisáramos minuciosamente la historia de la lucha de clases y anotáramos los combates que la clase ha desplegado a lo largo del tiempo la lista sería enorme como la necesidad que tiene la humanidad por días mejores. Pero no sacamos nada con solo recordar y lamentar esos hechos. Si actuáramos de esa manera estaríamos como los sindicalistas, los partidos de la izquierda del capital o esos izquierdistas de toda ralea que gustan de los actos pomposos de conmemoración de tal o cual fecha significativa de las luchas de la clase trabajadora. Estos agentes ideológicos u orgánicos del capital no conocen para nada la esencia del marxismo, no les interesa para nada sacar las lecciones de esas luchas, para ellos el marxismo es solo frases huecas, eslóganes para ser repetidos en los discursos, para ellos solo le sirve como macetero ideológico. Nosotros debemos remontar la desgracia, debemos de mirar los hechos y descarnarlos para poder entender, comprender y asimilar lo que nos deja como lección, como enseñanza. Debemos de ser valientes ante la adversidad y con tesón volver a la reflexión, el debate y la aclaración en medio de la comunidad de lucha, de los compañeros que se enfrentaron a los piquetes punitivos, entre los que perdieron su puesto de trabajo, con los otros trabajadores de otras plazas, de otras empresas, de otras ciudades, con compañeros de otros países.

 

 

Hermanos proletarios no están solos, por acá, en el mes de Septiembre se vivieron similares protestas a nivel nacional por lo mismo, por defender salarios, los puestos de trabajo, vida digna, justas indemnizaciones, etc.; pero los tránsfugas de los sindicalistas de profesión mañosamente condujeron a los trabajadores por los caminos del parlamento, las leyes, los abogados, etc., etc.; los problemas son los mismos, solo falta saltar el muro impuesto por la burguesía: el sindicato, los partidos de la izquierda del capital y los izquierdistas, el parlamento, las cortes, el gobierno central, y la nación.

 

Compañeros permítanme decirles de corazón que nosotros estamos unidos a ustedes en solidaridad; nos hemos planteado profundizar la reflexión sobre todos los elementos: teóricos y prácticos que la historia de lucha de la clase trabajadora en el mundo nos ha dejado cual legado, creemos que de esa manera, al comprender vuestro sufrimiento a luz de la experiencia de la lucha de clases podremos transmitir a vuestros compañeros proletarios en esta parte del planeta las enseñanzas sacadas. Compañeros desde la distancia les decimos que no desmayen, no se desanimen, el futuro es vuestro, el camino está lleno de espina pero juntos, solidariamente unidos en medio de la lucha de clases saldremos triunfante y con ello la humanidad gana un lugar en el tiempo. Parafraseando el "Manifiesto Comunista" elaborado por los camaradas Marx y Engels ante el pedido hecho por compañeros de la "Liga de los Comunistas" en noviembre de 1847,......"Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar"....En ese sentido nosotros estamos fielmente convencidos que solo la reflexión, el debate y la aclaración irá cuajando la fuerza suficiente para derribar los muros que nos levantan las fuerzas burguesas y así poderle entregar a la humanidad entera una sociedad humana:........ "EL COMUNISMO".

 

 

¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAISES, UNIOS!

 

 

 

NDIE (Núcleo de discusión internacionalista de Ecuador)

 

 

 

 

 

 

Guayaquil, Noviembre de 2009