Reunión Pública de la CCI en República Dominicana: DEBATE SOBRE LA CRISIS DEL CAPITALISMO

Versión para impresiónEnviar por email

El pasado 25 de Junio se celebró una reunión pública en la ciudad de Santiago, segunda ciudad en importancia en República Dominicana, organizada por el Núcleo de Discusión Internacionalista de la República Dominicana (NDIRD). Es la segunda reunión pública que organiza el Núcleo a la cual es invitada la CCI como expositor, cuyo tema fue "Crisis y Decadencia del Capitalismo"[1].

La reunión fue introducida por los compañeros del NDIRD, en la que destacaron la importancia de este tipo de eventos para dar a conocer las posiciones de la izquierda comunista a través de un debate abierto y fraterno. Precisamente, para disponer del mayor tiempo posible para el debate, la presentación del tema por parte de la CCI sólo se limitó a 20 minutos.

La reunión contó con la presencia de más de 25 personas. Fue notable la cantidad de jóvenes participantes (casi la mitad de los asistentes), característica que observamos en reuniones públicas realizadas en otros países de América Latina en las cuales ha intervenido la CCI. Los participantes manifestaron un verdadero interés durante la presentación; y el debate que se dio a continuación, expresó una auténtica preocupación con respecto a las inquietudes que produce la crisis del capitalismo no sólo al proletariado sino al conjunto de la humanidad.

A continuación hacemos una breve reseña de algunas de las cuestiones planteadas durante el debate que siguió a la presentación:

¿Cómo se explica la creación de mercados artificiales por el endeudamiento?

Esta interesante pregunta de una joven asistente, se debió a que dijimos en la presentación que el capitalismo para poder desarrollarse requiere de mercados solventes; es decir, de sectores que tengan la capacidad real de consumir las mercancías producidas. Con la entrada del capitalismo en su fase de decadencia, período que se abre con la Primera Guerra Mundial, se produce un agotamiento progresivo de esos mercados solventes. Es así como "Para paliar este agotamiento de los mercados solventes exteriores a la esfera capitalista, la burguesía ha utilizado, como paliativo, el crédito; paliativo que es utilizado de manera masiva a partir de los años 60; en ese sentido el capitalismo decadente para sobrevivir había creado un mercado artificial basado en el crédito" (Presentación).

Precisamente es a partir de los años 70 que los países de la periferia, dentro de ellos los de América Latina, inician un masivo proceso de endeudamiento, en buena parte para adquirir los bienes y servicios producidos en los países centrales, prestamistas de esos créditos. Es así como durante las últimas 4 décadas del siglo pasado, los países de la periferia acumulan deudas prácticamente impagables que no paran de crecer, cuyo pago consume un porcentaje importante del PIB de esas naciones.

Dimos como ejemplo reciente de estos mercados artificiales, el crecimiento del sector inmobiliario en Estados Unidos, que se fundamentó en la venta a crédito de los inmuebles. La "burbuja inmobiliaria" estalla "Cuando los créditos no pudieron ser reembolsados por que la crisis se había desarrollado en el mundo, y las tasas de interés aumentaron, ese sistema de crédito explotó. Pero lo que explota, son las contradicciones internas de la economía capitalista; la de la saturación de los mercados solventes. Es al mismo tiempo la crisis del crédito como paliativo" (ídem).

¿Si después de la crisis de 1929 hubo una recuperación, por qué ahora no hay una reactivación como aquéllas que se vieron más tarde (durante los años 50 y 60)?

Respondimos que la crisis del 29 fue la primera gran crisis del capitalismo decadente, cuyos efectos se sintieron durante la década de los años 30 y tuvo como corolario el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Dijimos que después de esta crisis hubo una recuperación económica importante después de la Guerra, que se fundamentó en la aplicación de políticas keynesianas, aumento de la productividad del trabajo y una mejor explotación de las economías precapitalistas tanto de la periferia como de los vestigios precapitalistas en los países mas industrializados. Pero que precisamente esos mecanismos muestran su agotamiento a finales de los años 60, cuando el capitalismo entra de nuevo en crisis; para enfrentar esta nueva crisis la burguesía recurrió al uso masivo del paliativo del crédito, lo que permitió que el capitalismo pospusiera por mas de 40 años una caída brutal de la economía, tal como lo vemos con la crisis actual.

Planteamos que la crisis actual es más brutal que la del 29. Como lo dijimos en la presentación, la crisis actual es una crisis del crédito. La "salida" que consigue la burguesía mundial es un mayor endeudamiento, que inevitablemente prepara crisis de mayor envergadura para el futuro.

¿Cómo puede luchar el proletariado si más bien está desapareciendo con el desempleo?

Esta preocupación la planteó una de los presentes tomando como ejemplo la situación de la llamada "Zona Franca" de Santiago, una de las más importantes concentraciones de fábricas y empresas maquiladoras del país, donde se ha registrado un alto nivel de desempleo debido a la crisis. Le planteamos que en efecto, uno de los flagelos de la crisis del capitalismo es el crecimiento acelerado del desempleo; pero esto no significa la desaparición del proletariado, pues no se puede concebir una burguesía sin proletarios a quien explotar. Por una parte, un trabajador no pierde su condición de proletario por el hecho de estar desempleado; de hecho, ya comienzan a observarse movilizaciones de desempleados en algunos países. Por la otra, no sólo los trabajadores del sector fabril forman parte del proletariado, también se cuentan entre sus filas buena parte de los empleados del sector público; así como los maestros, trabajadores de la salud, etc.; sectores que tienen un peso cuantitativo importante en los países de América Latina.

Es indudable que la crisis golpea duro a los trabajadores, pues son quienes pagan la peor parte; sin embargo esta misma situación inevitablemente los impulsa a la lucha, tanto en República Dominicana como a nivel mundial.

¿Por qué, a nivel de las consecuencias de la crisis, la CCI habla del desarrollo de imperialismos regionales y locales?

En nuestra presentación dijimos que esta crisis, una etapa más en el hundimiento del capitalismo, tiene consecuencias no sólo a nivel económico y de la lucha del proletariado, sino también a nivel de los conflictos entre las naciones. En la historia del capitalismo, ha sido una constante la lucha entre naciones por los mercados; y la crisis actual no será la excepción. Por otra parte, esta crisis se da en un contexto donde han desaparecido los bloques imperialistas que existieron hasta finales de 80, que se evidencia en el derrumbe del bloque ruso y el debilitamiento progresivo del imperialismo norteamericano. Esta situación ha ocasionado una anarquía en las relaciones internacionales, que se expresa en la tendencia de que cada burguesía nacional trata de fortalecerse en la geopolítica regional y mundial. Estos comportamientos, para sólo mencionar dos de los mas recientes, se expresan de manera patética en Irán, que intenta erigirse como potencia en el Oriente Medio; y en Venezuela, que se fortalece a nivel de la geopolítica en América Latina, utilizando el petróleo y la ideología del Socialismo del Siglo 21 como armas de penetración.

La confrontación entre naciones que se ha desatado después de la caída del bloque ruso, inevitablemente se va a exacerbar con el avance de la crisis. El proletariado debe rechazar cualquier apoyo a las fracciones de la burguesía nacional o regional en estos conflictos que sólo benefician a las clases dominantes.

¿Ante la barbarie, cuáles son las perspectivas para la humanidad?

Esta pregunta expresa de la manera más diáfana lo que dijimos en la introducción de esta reseña: "una auténtica preocupación con respecto a las inquietudes que produce la crisis del capitalismo no sólo al proletariado sino al conjunto de la humanidad".

La CCI planteó que ahora mas que nunca el futuro de la humanidad está afectado por las propias contradicciones del capitalismo, lo que requiere la respuesta de la única clase revolucionaria: el proletariado. Aunque la crisis genera aún más miseria y pauperización, también empuja el proletariado a luchar. Cierto es que las condiciones de la lucha son hoy difíciles, cuando no queda claro cómo luchar o qué hacer cuando cierran las puertas de una fábrica. También es verdad que el proletariado sufre de dudas sobre sus propias capacidades. Pero el desarrollo de la crisis, en particular con los ataques a las condiciones de existencia de los proletarios, y que implican abiertamente al Estado, va a avivar la solidaridad y la lucha de clase en el conjunto del proletariado mundial. En esta dinámica, el proletariado va a desarrollar su reflexión y, poco a poco, retomar confianza en sus fuerzas.

La CCI, como organización revolucionaria, trabaja con toda su energía y posibilidades para acelerar esta dinámica de reflexión. Lo que está en juego es pura y simplemente, sociedad comunista o barbarie; barbarie que aniquilaría a la humanidad entera. Ante estos retos, grupos como el NDIRD que se desarrollan con una visión internacionalista, juegan un papel de primer orden para el proletariado dominicano y mundial. De la misma manera, todos aquellos que como los aquí presentes, se planteen dudas o preguntas en un terreno internacionalista deben debatir unos con otros.

Interés por debatir y escuchar

A pesar del poco tiempo que duró la reunión (aproximadamente una hora y media) debido a la necesidad de entregar el local, se pudo desarrollar un debate, el cual se extendió por unos pocos minutos, mientras disfrutábamos de una bebida autóctona de República Dominicana.

Varios de los participantes mostraron su entusiasmo e interés en participar en este tipo de reuniones. Tal como dijo uno de los compañeros del NDIRD, los participantes mostraron un real interés por debatir y escuchar las posiciones internacionalistas.

Saludamos calurosamente la celebración de esta reunión, así como la capacidad política y organizativa que mostró el NDIRD en su preparación. Los motivamos a proseguir con la organización de este tipo de reuniones, en las cuales la CCI prestará todo su apoyo.

Esta reunión ha sido un momento muy reconfortante, ya que es una muestra de que el internacionalismo tiene la capacidad de unir las fuerzas del proletariado en cualquier país por pequeño que sea.

La CCI

14-07-09


[1] Ver en nuestro site "Reunión Pública en República Dominicana: al encuentro de las posiciones de la Izquierda Comunista"