Darwin como científico materialista

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por emailPublicamos a continuación una contribución de un compañero miembro del grupo LECO (Liga por la Emancipación de la Clase Obrera, Costa Rica) sobre la aportación de Darwin. Nos parece muy interesante que se escriban textos como el del compañero.El proletariado asume la aportación cultural, científica, literaria, moral, de toda la historia de la humanidad, viéndola lógicamente de una manera crítica y con perspectiva histórica. En ese sentido hemos contribuido a una reflexión sobre la obra científica de Darwin cuya investigación nada tiene que ver con la vulgarización que se ha hecho, reducida a estereotipos del tipo "el hombre desciende del mono" o "la lucha competitiva por la existencia", que vendría a justificar las relaciones sociales capitalistas
Hemos aportado textos sobre el tema: ver en Revista Internacional nº 137 Darwinismo y marxismo en http://es.internationalism.org/node/2567 y A propósito del libro El Efecto Darwin en http://es.internationalism.org/node/2538 .

Darwin como científico materialista.
El marxismo siempre ha buscado rescatar las ciencias de la mistificación. Actualmente los compañeros de la CCI y algunos científicos, continúan esta batalla. Este año 2009 ha sido necesario este combate en particular en rescate del Darwinismo. Con este artículo buscamos contribuir a esta lucha importante que ayuda a esclarecer como el capitalismo se opone al desarrollo científico, (particularmente en la etapa de la decadencia), y cómo la utiliza en beneficio de la explotación en contra de la humanidad misma. Darwin tuvo que enfrentar la concepción religiosa para sus hallazgos, hoy sigue siendo importante despojar a las ciencias de todas estas concepciones religiosas que se oponen directamente al avance de la humanidad, a la superación del capitalismo por una sociedad sin clases.
De la evolución biológica a la evolución social.
Muchas especies viven en pequeñas sociedades basadas en la actividad colectiva para favorecer la satisfacción de sus necesidades, es decir de su supervivencia. Casos de este tipo abundan, por lo que podemos utilizar como ejemplo a los mamíferos más desarrollados y más emparentados con el ser humano.
Distintos tipos de monos, viven organizados en clanes. Estos clanes les permiten enfrentar las adversidades de mejor manera, para lo que actúan colectivamente. Pero cuando distintos clanes se encuentran, se da una batalla entre éstos por la supervivencia. Cada clan (o sus líderes) verán el peligro de perder una región que les favorece al topar con otro clan.
A una escala más evolucionada vemos la situación de las sociedades humanas tribales. Al interno de la tribu, favorecerán al colectivo, pero al externo en determinados momentos se enfrentarán a otras tribus. Esto pues dependen a un nivel muy primitivo de la obtención de recursos.
Acá aparece en juego una característica que sólo el ser humano, como un animal más evolucionado posee, la capacidad de dominar y modificar el entorno, de aprovechar los mecanismos que antes sólo dependían de la naturaleza. La agricultura, la cría de animales, permiten un salto en la especie humana, la lucha por la supervivencia ya no depende en tanta medida de las eventualidades de la naturaleza, sino de la capacidad social del mejor aprovechamiento de los recursos. Esta condición le ha permitido al ser humano adaptarse a las condiciones climáticas y geográficas más adversas. Es aquí donde la interpretación de la evolución del hombre depende del desarrollo de las fuerzas productivas. El capitalismo en su etapa actual (decadencia) es un freno de este desarrollo y por ellos se fundamenta en la competencia entre individuos de la misma especie "la explotación del hombre por el hombre"
Desesperadamente la burguesía como clase explotadora justifica su papel rebajando los aportes de Darwin a una simple competencia entre individuos por la supervivencia y oculta una verdadera interpretación científica de la teoría darviniana. Esta teoría ya aportaba desde sus inicios a la explicación de la evolución de la sociedad humana hacia una sociedad sin clases, donde los individuos en lugar de luchar entre sí actúan colectivamente y su lucha por la supervivencia es la lucha contra las adversidades físicas, como la destrucción misma del medio ambiente. Darwin así aporta a la superación de una sociedad que se destruye a si misma y su entorno, hacia una que resuelve absolutamente las necesidades de los individuos y les permite vivir en el reino de la libertad.
El marxismo y el darwinismo lejos de contraponerse, ayudan a dar una interpretación materialista que abarca desde los fenómenos más específicos de la naturaleza y su evolución hasta la interpretación de la evolución social, como el exponente más elevado de la vida y de la evolución.
La única evolución posible para la humanidad y su entorno es la destrucción del capitalismo, y la entrada en el comunismo, que lejos de ser el fin de la evolución es el inicio de ésta a un nivel superior, es la entrada del ser humano y su sociedad en su verdadera historia.
Enrique. Junio 09.