“La nueva Suramérica” o la misma mentira con otra cara.

Versión para impresiónEnviar por email

La prensa burguesa en Europa publica en el "Le Monde Diplomatique" un artículo titulado "La nueva suramérica"[1] en este saludan la llegada al poder de la izquierda del capital en EL Salvador (Mauricio Funes del FMLN ganó las pasadas elecciones presidenciales) y así al conjunto de gobiernos encabezados por Chávez que mantienen un discurso "izquierdista". El conjunto de la izquierda del capital en el mundo, pretende decepcionar a las masas haciendo ver a estos gobiernos como una alternativa para los trabajadores. Claramente esto es una vil mentira típica de la burguesía y sus servidores "izquierdistas" para seguir sometiendo al conjunto del proletariado al yugo capitalista.

Ante la situación de crisis le conviene a la burguesía utilizar una "nueva" imagen, que de por si no es tan nueva, (sobre esto detallaremos adelante); para así buscar la "culpa" de la crisis mundial no en el conjunto del capitalismo como un sistema que está en decadencia y llevando a la barbarie a la humanidad, sino en un sector de la burguesía. Estos propagandistas del capital, aprovechan los ascensos de estos sectores burgueses provenientes de la "izquierda" para hacerlos ver como una alternativa. Como si la crisis fuera una crisis del llamado "neoliberalismo" y que volviendo a implementar o implementando de nuevas formas el modelo de capitalismo de estado, fueran a resolver un problema que es mucho más profundo, y que nace desde la raíz del capitalismo en cualquiera de sus expresiones. Llámesele "neo" es el mismo liberalismo de siempre. Ante una contradicción cada vez mayor de una sociedad dividida en clases. Estos gobiernos de "izquierda" son el arma de la burguesía mundial para adormecer a las masas, para desviarlas de su lucha autónoma por una verdadera revolución social, de la lucha conjunta del proletariado mundial. Esta izquierda que no es más que la izquierda del capital, es un nuevo garrote para reprimir a los trabajadores que cuestionen la opresión de clases y buscan su unidad internacional.

Los modelos de capitalismo basados en la planificación de la economía por parte del estado, de su intervención en salvar los intereses de las empresas, basados en la nacionalización de la explotación etc., no son sino variantes del mismo capitalismo, que pueden ser tan o mas opresoras que su variante de capitalismo privado. Para ejemplos ya conocimos el modelo del "New deal", la Unión Soviética estalinista, el fascismo y el nazisimo, etc, etc, todos modelos que han hecho un favor a la burguesía, defendiendo la relación de clases capitalista, nada distintos en esto a las políticas de Chávez, Lula, Morales etc.

Evidentemente el artículo mencionado es publicado en un periódico burgués, que dentro de una imagen de izquierda propagandiza su interés de clase. Mientras en Europa la izquierda se ha integrado al gobierno desde hace muchas décadas, para facilitarle a éste la opresión de los trabajadores, en América este proceso es relativamente nuevo. La burguesía más vieja del planeta busca revitalizar el discurso que ha utilizado para oprimir a la clase trabajadora, de que el capitalismo puede ser "humanizado". "La nueva Suramérica" no es más que la nueva forma de decir la misma mentira a los trabajadores, la misma que ya se utilizó, en Europa ahora en América, que busca crear confianza en las luchas nacionales, en la "reforma" del capitalismo, en los procesos electorales. En general buscan revitalizar la falsa idea de que los intereses del proletariado y los de la burguesía pueden ser compatibles[2].

Cuando a la burguesía solo le interesa seguir viviendo del trabajo de la clase obrera, y a la clase obrera solo le puede interesar liberarse del yugo del capitalismo, de la explotación del hombre por el hombre, llámesele "socialismo del siglo XXI", o como se le llame. El verdadero socialismo sólo es posible en un proceso revolucionario mundial, proceso donde la clase obrera debe hacer uso de su fuerza y su unidad, de su organización independiente de la burguesía, de su violencia revolucionaria.

"Suramérica se ha convertido en la región más progresista del planeta. Donde más cambios se están produciendo en favor de las clases populares y donde más reformas estructurales están siendo adoptadas para salir de la dependencia y del subdesarrollo." Este extracto del artículo refleja exactamente el discurso que necesita el capital para continuar con su explotación, para crear falsas esperanzas de que el capitalismo puede dar alguna mejoría de vida a los trabajadores. A este discurso se le suma el conjunto de la izquierda del capital, quienes apoyan aunque se diga críticamente a los gobiernos de Chávez y compañía como lo hace el trotskismo. Estos que le dan la espalda al proletariado y se esfuerzan por confundir a la clase obrera, por dividirla; necesitan utilizar un discurso aparentemente revolucionario, aparentemente socialista o comunista para borrarle las esperanzas a la clase explotada de alcanzar realmente una sociedad comunista. Esta sociedad que deberá formarse enfrentando e todos los enemigos del proletariado, al conjunto de la burguesía mundial, enfrentando a los Chávez y sus bases criticas y de toda índole. La base consciente y realmente proletaria sabrá ir rompiendo con estos falsificadores y fieles amigos de la decadencia, estos aduladores del parlamentarismo, de las luchas nacionales y de los sindicatos y sabrá irse armando contra las trampas que el capitalismo impone, para desembocar el proceso revolucionario mundial, único que puede dar salida a la crisis a las guerras y la miseria del capital.

Juan K. 19/4/09


[1] ."La nueva Suramérica". Ignacio Ramonet. Publicado en: Le monde Diplomatique abril 2009

[2] ."Toda la sociedad va dividiéndose, cada vez más, en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases, que se enfrentan directamente: la burguesía y el proletariado." (Manifiesto Comunista. Marx y Engels. Capitulo 1)