Sobre las luchas de los estudiantes universitarios en las últimas semanas, en Barcelona

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

UNA REFLEXION SOLIDARIA

La verdad es que los estudiantes están cada vez más preocupados por su propia situación y cada vez más intrigados e indignados con el futuro que les depara la clase dominante. No es nada extraño, esa sensación crece por días y por todo el mundo (ver las movilizaciones de estudiantes y trabajadores en Francia, Grecia es un ejemplo[1]) sobre todo entre los proletarios y entre las clases más débiles de la sociedad, muchos de ellos padres o parientes de estos mismos estudiantes, afectados todos ellos por el avance imparable de la crisis que les va condenando cada vez con mayor saña a situaciones verdaderamente graves de existencia y empujándoles a reflexionar y a preguntarse sobre las salidas a lo que hay, acerca de si el capitalismo va a poder asegurarles algo más que miseria, caos y barbarie.

Pero además, cada día están "más calientes", aunque de momento mantienen fría -quiero decir, en su sitio- la cabeza. Crece su desconfianza en las "soluciones" que les proponen y sobre todo no parecen estar dispuestos a aceptar lo que no les interesa (un futuro incierto en lo que se refiere a encontrar trabajo una vez acabados los estudios; aceptar créditos que les hipotecarían para toda la vida ligándoles de por vida a la "formación permanente" y a la dependencia económica a un "benefactor" que les va a sacar la manteca a base de bien: empresas, , bancos, Estado,...).

Sobre todo, la indignación es enorme por la represión brutal perpetrada por los Mossos de Escuadra de la Generalitat comandada por el Tripartito y cuyo jefe directo es el Señor Saura, que está coaligado con la seudo-radical Izquierda Unida. La ferocidad de las medidas represivas contra los jóvenes -golpes, detenciones, expulsiones- muestra de manera fehaciente qué podemos esperar de cualquier Gobierno, sea de Derechas o se presente como "progresista" y "social".

Si los estudiantes se quedan encerrados en el ámbito de una "lucha universitaria", si luchan solos, el Estado burgués los tendrá acorralados y los mossos de escuadra del Tripartito podrán golpearlos impunemente con la complicidad de las autoridades académicas, de la prensa y de todo el "mundo oficial".

Pero si los estudiantes -como ya lo han empezado a hacer- extienden su lucha a profesores, a trabajadores de todos los sectores, a estudiantes de enseñanza secundaria, su fuerza -así como la de todos los explotados - será enorme y los gobernantes tendrán que retroceder.

Fue un paso positivo el que los estudiantes estuvieran presentes en la gran manifestación de la enseñanza que hubo en Barcelona el día 19 de Marzo (más de 30.000 asistentes) aunque no deberían haber participado separados de la manifestación sino integrándose claramente en ella.

La situación es difícil y eso va a costar aun mucho a unos y a otros, pero poco a poco ha ido creciendo su confianza en sí mismos y su determinación para enfrentar los ataques de la crisis y la del Estado que la gestiona: bien sea por el canal "Plan Bolonia" o por cualquier otro que les quieran poner por delante.

Tras el desalojo y la represión violenta del día 18 los estudiantes universitarios reaccionaron rápidamente en solidaridad con los compañeros agredidos asistiendo unas cinco mil persona. El Gobierno de la Generalitat se ha visto obligado a pedir disculpas y a forzar algunas dimisiones en Interior. Desde entonces siguen adelante haciendo sus asambleas, huelgas y ocupaciones, reuniones con colectivos sociales que les apoyan, debatiendo, intercambiando información con los de otras universidades y que han respondido manifestándose en solidaridad con ellos /Madrid, Valencia, Gerona,...)

Los estudiantes, que han manifestado claro y alto "que no son delincuentes, no son revoltosos sin perspectiva, ni quieren ser carne de cañón de mosos o burócratas", siguen empeñados en conseguir "a través de un amplio movimiento estudiantil, pues la unión hace la fuerza" "no sólo tirar para atrás los ataques del capital -Plan Bolonia o el Que sea" sino "una sociedad justa, tolerante, solidaria y libre" "pues nos sentimos con capacidad suficiente para cambiar la realidad en que vivimos". (De unas "Reflexiones... sobre los hechos del 18 de marzo en Barcelona" impresas que nos dieron en la manifestación del día 26).

Convocaron el 26 una manifestación, contaban con la solidaridad de quienes como ellos se enfrentan a la realidad del cada día peor sin perspectivas de mejora: de sus propios compañeros, de profesores, de los que compartíamos sus preocupaciones y sus esfuerzos de los que estamos de su lado y que sabemos que mañana deberán estar al lado nuestro y de toda la clase obrera. Enfrente tenían las más que decenas de "mosos" que les estaban esperando armas en mano "para lo que hiciera falta". También, la amplia propaganda que por todos los medios la Generalitat había difundido que "aquello" es ilegal y que se iba a empeñar en el asunto "como corresponde".

En la plaza universidad estábamos expectantes pero nos manteníamos firmes y veíamos que los estudiantes estaban seguros, que controlaban la situación. Los mosos nos cerraban el acceso al camino programado y los organizadores tuvieron el coraje de decidir un recorrido alternativo hacia un lugar más relajado: Sants.

Fue una manifestación que contrastaba con las procesiones folclóricas de los sindicatos; nada de pitos, colorines ni chirigotas; se podía hablar con el de al lado, abrir la respuesta a consignas imaginativas: contra el gobierno, contra los ejecutores del ministerio del interior, (los mosos armados hasta los dientes que les han corrido a palos dos días antes, a traición). Desde los balcones se oían gritos de solidaridad con los manifestantes, aplausos. Los locales de los partidos en el gobierno fueron pintados con denuncias a sus responsables.

Se fue sumando gente y al final éramos más de 10000 personas y cómo en Grecia habíamos de todas las generaciones: estudiantes, padres, trabajadores de distintas edades... Puede que no hayan echado atrás el Plan Bolonia, que de momento no vean realizados materialmente sus deseos, pero esa manifestación es una victoria importante: Salimos todos con la sensación de que nos van a llamar de nuevo a su lado a contribuir en su combate a debatir con ellos a que les expliquemos nuestras experiencias y ellos sus propuestas de marcha. A continuar un combate que no dan por acabado: se han tomado un necesario respiro aunque insisten en que se van a seguir viendo hasta vacaciones en algún Campus -asamblea en el Raval.

¿Está esta lucha inmersa en una perspectiva de luchas masivas en otros sectores, estudiantes, maestros, sectores industriales, funcionarios, sector servicios, activos, parados? Estamos convencidos que sí. Muchos de los presentes también lo estaban aunque no se oyeron, al menos los que escribimos esto no lo oímos, llamamientos, consignas en este sentido. Las condiciones se están consolidando las dinámicas impulsan hacia ello. La intervención de la clase obrera en el proceso, su experiencia, su solidaridad, son decisivas. Los estudiantes deben contar con ello. Al fin y al cabo ellos formarán parte de esa misma clase, algunos forman ya parte de ella.

Militantes de la CCI en Barcelona.


[1] Ver en nuestra REVISTA INTERNACIONAL nº 136: Las revueltas de la juventud en Grecia confirman el desarrollo de la lucha de clases en http://es.internationalism.org/rint136+-+grecia