¡Salud a las nuevas secciones de la CCI en Turquía y Filipinas!

Versión para impresiónEnviar por email

En los últimos congresos de la CCI señalábamos una tendencia internacional al surgimiento de nuevos grupos y elementos que se orientan hacia las posiciones de la Izquierda Comunista, y destacábamos tanto la importancia de ese proceso, como la responsabilidad que impone a nuestra organización:

«Los trabajos de este XVIº congreso... han puesto en el centro de sus preocupaciones el examen de la reanudación de los combates de la clase obrera y las responsabilidades que esa reanudación acarrea para nuestra organización, especialmente frente a la aparición de una nueva generación que se está girando hacia una perspectiva política revolucionaria»[1]

«La responsabilidad de las organizaciones revolucionarias, y de la CCI en particular, es participar plenamente en la reflexión que ya se está desarrollando en el seno de la clase obrera, no solo interviniendo activamente en las luchas que están ya desarrollándose, sino también estimulando la posición de los grupos y elementos que se plantean sumarse a su combate»[2]

«El congreso también hizo un balance positivo de nuestra política hacia grupos e individuos cuya perspectiva es la defensa o el acercamiento a las posiciones de la Izquierda comunista (...) El aspecto más positivo de esa política ha sido, sin lugar a dudas, la capacidad de nuestra organización para establecer o reforzar lazos con otros grupos que se sitúan en el terreno revolucionario, cuya ilustración es la participación de cuatro entre ellos en el XVIIº congreso»[3]

Y fue así que nuestro último congreso internacional, por primera vez en un cuarto de siglo, dio la bienvenida a delegaciones de diferentes grupos que mantienen claramente posiciones internacionalistas (OPOP de Brasil, el SPA de Corea, EKS de Turquía y el grupo Internasyonalismo de Filipinas[4], aunque este último no pudo estar  presente físicamente). Desde entonces han continuado los contactos y las discusiones con otros elementos y grupos de otras partes del mundo, especialmente en Latinoamérica, donde hemos hecho Reuniones Públicas en Perú, Ecuador y República Dominicana[5]. Las discusiones con los compañeros de EKS e Internasyonalismo les han llevado a plantear su candidatura para sumarse a la CCI dado el acuerdo con nuestras posiciones. Por todo un tiempo esas discusiones se han desarrollado en el marco de un proceso de integración, cuyas líneas generales se describen en el texto que se publica en nuestra página web: «¿Cómo hacerse militante de la CCI?»[6].
Durante este periodo, los compañeros han estado implicados en profundas discusiones de nuestra plataforma, manteniéndonos al día con informes de sus discusiones. Varias delegaciones de la CCI les han ido a visitar "en directo" y han podido comprobar por sí mismo su profunda convicción militante y la claridad de su acuerdo con nuestros principios organizacionales. Al concluir esas discusiones, la última sesión plenaria del órgano central de la CCI ha tomado la decisión de integrar ambos grupos como nuevas secciones de nuestra organización.

La mayoría de secciones de la CCI están en Europa[7], o en América[8], y hasta ahora, la única sección fuera de esos dos continentes era la de India. La integración de estas dos nuevas secciones en nuestra organización amplia considerablemente la extensión geográfica de la CCI.
Filipinas es un extenso país en una región del mundo que recientemente ha vivido un rápido crecimiento industrial, con el consiguiente aumento del número de obreros -por no mencionar la diáspora de 8 millones de trabajadores filipinos emigrantes por todo el mundo. Ese crecimiento ha alimentado los últimos años muchas ilusiones sobre un "nuevo aliento" del capitalismo; hoy, al contrario, está claro que los países "emergentes" no tienen más oportunidades de escapar a los estragos de la crisis que los "viejos" países capitalistas. Las contradicciones del capitalismo van pues a agudizarse violentamente los próximos años en esta región, y eso provocará inevitablemente movimientos sociales, que no van a limitarse a revueltas de hambre como las que vimos en la primavera de 2007, sino que incluirán también luchas de la clase obrera.
La formación de una sección en Turquía refuerza la presencia de la CCI en el continente asiático, más especialmente en una región próxima a uno de los puntos calientes más críticos de las tensiones imperialistas hoy día: Oriente Medio. En realidad los compañeros de EKS ya intervinieron por medio de un volante el año pasado para denunciar las maniobras militares de la burguesía turca en el norte de Irak (ver en inglés "EKS leaflet: against the Turkish army's latest ‘Operation'").
La CCI ha sido acusada más de una vez de tener una visión "eurocentrista" del desarrollo de las luchas obreras y la perspectiva revolucionaria, porque ha insistido en el papel decisivo del proletariado en los países de Europa Occidental:
«Sólo cuando la lucha proletaria afecte al corazón económico y político del dispositivo capitalista, es decir cuando:
- Resulte por tanto imposible poner en marcha de un cordón sanitario económico, pues estarán afectadas las economías más ricas.
-No surta efecto el cordón sanitario político porque estaremos ante una confrontación entre el proletariado más desarrollado y la burguesía más poderosa.
Entonces, y sólo entonces, esta lucha dará la señal de la extensión revolucionaria mundial (...)
La historia ha situado, desde hace siglos, el corazón y el cerebro del mundo capitalista en Europa Occidental. Ahí donde el capitalismo dio sus primeros pasos, la revolución mundial dará los suyos, pues ambas cosas están estrechamente relacionadas. Ahí es donde están reunidas en su forma más avanzada todas las condiciones para la revolución que antes hemos enumerado (...)
Es pues en Europa Occidental, ahí donde el proletariado tiene una más larga experiencia de lucha; donde, desde hace décadas, se confronta directamente a los engaños antiobreros más elaborados, donde la clase obrera podrá desarrollar plenamente la conciencia política indispensable para su lucha por la revolución[9]»
.
Nuestra organización ya ha respondido a esta acusación de "eurocentrismo"
«No se trata, en manera alguna, de una visión "eurocentrista". El mundo burgués que se desarrolló a partir de Europa, generó el proletariado más antiguo y, por tanto, el que acumula una experiencia más vasta» (Id.).
Sobre todo, siempre hemos considerado que los revolucionarios tienen una parte vital que jugar en los países de la periferia del capitalismo:
«Lo anterior no quiere decir que la lucha de clases o la actividad de los revolucionarios, carezca de sentido en otras regiones del mundo. La clase obrera es una. La lucha de clases existe en todos los lugares donde se enfrentan proletarios y capital. Las enseñanzas de las diferentes manifestaciones de esta lucha, ocurran donde ocurran, son válidas para toda la clase.  En particular la experiencia de las luchas en los países de la periferia influenciará la lucha en los países centrales. La revolución será, igualmente, mundial y afectará a todos los países. Las corrientes revolucionarias de la clase serán valiosísimas en todos los lugares donde el proletariado se enfrente con la burguesía, es decir, en todo el mundo» (Id).
Esto se aplica obviamente a países como Turquía o Filipinas.
En estos países, la lucha para defender las ideas comunistas es realmente difícil. Tiene que confrontar las mistificaciones clásicas que la clase dominante emplea para bloquear el desarrollo de la lucha y la conciencia de la clase obrera (ilusiones democráticas y electorales, sabotaje de las luchas obreras por el aparato sindical, veneno del nacionalismo). Pero más allá de eso, la lucha de la clase obrera y de los revolucionarios se confronta directa e inmediatamente, no sólo con las fuerzas oficiales de represión del gobierno, sino también con fuerzas armadas de oposición al gobierno, como el PKK en Turquía o los diferentes movimientos guerrilleros en Filipinas, cuya brutalidad y falta de escrúpulos es completamente igual que la del gobierno respectivo, por la simple razón de que también defienden el capitalismo; aunque bajo una apariencia diferente. Esta situación hace la actividad de las dos nuevas secciones de la CCI más peligrosa que en los países de Europa y Norteamérica.
Antes de su integración en la CCI, la sección en Filipinas ya tenía una página web en Tagalog (el idioma oficial del país) y en inglés (ampliamente empleado en Filipinas). Las condiciones presentes hacen imposible para los camaradas editar una prensa impresa regularmente (aparte de volantes ocasionales) y nuestra página web será el medio principal para difundir nuestras posiciones allí.
La sección en Turquía continuará publicando Dunya Devrimi, que se convierte ahora en la publicación de la CCI en ese país.
Como escribimos en la Revista Internacional nº 122: «Saludamos a estos camaradas que vienen hacia las posiciones comunistas y hacia nuestra organización. Nosotros les decimos: Habéis hecho una buena elección, la única elección posible si tenéis la perspectiva de integraros en el combate por le revolución proletaria. Pero no habéis elegido lo más fácil. No vais a ver éxitos rápidos, habréis de tener paciencia y tenacidad y no desmoralizaros cuando los resultados no estén a la altura de vuestras esperanzas. Pero no estaréis solos, los militantes actuales de la CCI estarán a vuestro lado y son conscientes de la responsabilidad que el paso que habéis dado representa para ellos» (XVIº congreso de la CCI, op. Cit.). Estas palabras se dirigían a todos los elementos y grupos que han elegido tomar a cargo la defensa de las posiciones de la Izquierda Comunista. Y se aplican primero y principal obviamente a las dos nuevas secciones que se han sumado a la organización.
A las dos nuevas secciones, a los camaradas que las forman, un sincero y fraternal saludo de bienvenida de toda la CCI.

 

CCI

 

 

 


[1] Revista Internacional nº 122, pag. 11, «Preparémonos para los combates de clase y el resurgir de nuevas fuerzas comunistas»

[2] Revista Internacional nº 130, «Resolución sobre la situación internacional»

[3] Revista Internacional nº 130, «Un fortalecimiento internacional del campo proletario»

[4] OPOP: Oposição Operária (Oposición obrera); SPA: Alianza Política Socialista; EKS: Enternasyonalist Komünist Sol (Izquierda Comunista Internacionalista); Internasyonalismo (Internacionalismo).

[5] Ver en nuestra página web: "Reunión Pública en República Dominicana: al encuentro de las posiciones de la Izquierda Comunista", "Reunión Pública de la CCI en Perú: Hacia la construcción de un medio de debate y clarificación" y "Reunion pública de la CCI en Ecuador: un momento del debate internacionalista".

[6] «La CCI ha acogido siempre con entusiasmo a los nuevos elementos que quieren integrarse en sus filas (...)Sin embargo, este entusiasmo no significa que tengamos una política de reclutamiento por reclutamiento como las organizaciones trotskistas. Nuestra política tampoco es la de integraciones prematuras sobre bases oportunistas (...)La CCI no es un cajón de sastre. No está interesada en el proselitismo. Tampoco somos mercaderes de ilusiones. Por eso nuestros lectores que se plantean la cuestión: «¿Qué hay que hacer para ser de la CCI?» tienen que comprender que integrarse en la CCI lleva tiempo. Todo camarada que plantea su candidatura tiene que armarse de paciencia para emprender un proceso de integración en nuestra organización. Es primero un medio para que el candidato verifique él mismo la profundidad de su convicción para que la decisión de ser militante no se tome a la ligera, por un momento de "inspiración". Es también y sobre todo, la mejor garantía que podemos ofrecerle para que su voluntad de compromiso militante no se salde por un fracaso o una desmoralización.»;

[7] Alemania, Bélgica, España, Francia, Gran Bretaña, Italia, Holanda, Suecia, Suiza

[8]  EEUU, Brasil, México, Venezuela

[9] Revista Internacional nº 31: «El proletariado de Europa Occidental en una posición central de la generalización de la lucha de clases»