Debate sobre crisis o estafa

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email 

Los compañeros del Colectivo de Trabajadores de Valencia organizan debates sobre temas que preocupan a muchos trabajadores y personas interesadas en general: Ciencia y Naturaleza Humana; las Elecciones del pasado noviembre; Voto No, Asamblea Si; la Autogestión; Asambleas versus Democracia etc.

Hay quien cree que todo eso del debate es pura especulación inútil, que lo que hay que hacer es actuar. Nosotros pensamos que la acción sin debate es algo ciego y sin perspectiva que nos convierte en juguetes de los planteamientos y trampas del Capital. Como pudo verse en las primeras semanas del 15 M,  una parte inseparable de la acción es el debate pues permite a los explotados generar no solamente una conciencia común sino una fuerza común: establecemos lazos mutuos, desarrollamos los sentimientos imprescindibles de solidaridad, empatía, confianza...

Los explotados no tenemos ni las porras de la policía ni los tanques del ejército, tampoco contamos con una maquinaria propagandística de manipulación e intoxicación, nuestras fuerzas son otras: la unidad, la solidaridad, el debate, la capacidad para actuar de forma colectiva y unitaria.

El debate sobre Crisis o Estafa fue muy participativo, prácticamente todos los asistentes intervinieron expresando lo que pensaban. Se inició con una corta presentación de 5 minutos para dar el máximo de tiempo a los asistentes. En un debate proletario no se dilucida quién gana y quién pierde, lo que se busca es la claridad y la determinación comunes,  nos enriquecemos con opiniones diferentes, quizá el debate no nos haya hecho cambiar de opinión pero NO SALIMOS CON LA MISMA VISION CON LA QUE HABIAMOS ENTRADO.

Vamos a hablar sobre algunas de las preocupaciones expresadas. Naturalmente este resumen está abierto a las observaciones, críticas o aportaciones que deseen realizar los asistentes.

Las causas de nuestra miseria

29% de los jóvenes están ya al borde la pobreza; casi 2 millones de hogares tienen a todos sus miembros en paro; recortes, reformas, llueven en un auténtico diluvio sobre nuestras cabezas... Y esto sucede a escala mundial, cada vez son menos los países donde se puede ganar la vida.

¿Cuál es la causa? ¿Cómo podemos explicarlo? En la reunión se expusieron diferentes explicaciones:

  • - la banca y las finanzas han provocado la crisis con su desbocada especulación
  • - el FMI y Alemania -la señora Merkel- han causado el desaguisado al imponer a los países políticas restrictivas que generan la recesión
  • - existe una conspiración de sociedades elitistas y secretas que han generado la crisis para quitarnos la democracia y "robarnos la cartera"

Otros participantes -entre los que nos encontrábamos- señalábamos que estas explicaciones aluden a hechos reales pero que constituyen síntomas o elementos parciales de la situación y que se hace necesario ir a la raíz.

La raíz se halla en el propio sistema capitalista que domina el mundo. Este sistema no produce para satisfacer necesidades humanas sino para vender y obtener una ganancia. Como es frenéticamente expansivo y competitivo produce siempre mucho más de lo que puede absorber el mercado pues la capacidad de compra de la gran mayoría de la población mundial se halla limitada por un salario que no puede ir más allá del límite representado por la ganancia siempre en aumento del capitalista[1].

Hace ahora más o menos un siglo, el capitalismo al formar el mercado mundial llegó a sus límites históricos y desde entonces se hunde en un laberinto de contradicciones. Su crisis no es únicamente económica, es política, guerrera, moral y especialmente medioambiental, amenaza con destruir el planeta. La crisis actual no es una tempestad en un cielo azul: es el resultado de 40 años de crisis larvada que ha intentado ser aplazada o contenida con medidas de endeudamiento que actualmente se ha convertido en un muro contra el que se estrella cualquier intento de solución.

Como se dijo en la reunión el capitalismo es un sistema absurdo. Es el primer sistema de la historia que entra en crisis no por penuria o escasez sino por SOBREPRODUCCION[2]. ¡Qué expresión más cruel e inhumana de esto que haya 3 millones de viviendas desocupadas en España mientras que al mismo tiempo se realizan más de 100 mil desahucios!

¿El voto expresa la voluntad popular?

Surgió otra discusión planteada por un participante: ¿cómo es posible que la gente vote al PP?

Para explicarlo es necesario abordar qué es el Estado. El Estado no expresa la voluntad de todos ni tampoco es un ente neutral por encima de las clases, es la máquina de dominación de la minoría privilegiada a su servicio exclusivo y excluyente. El Estado plebiscita su política cada 4 años con elecciones donde los candidatos nos atiborran de promesas u ocultan cuidadosamente su programa-como ha hecho Rajoy. Con campañas mediáticas, clientelismo, manipulaciones, votos de castigo[3] etc., logran que el resultado sea el que el Capital necesita en cada momento. El voto no es una decisión consciente, colectivamente pensada, sino la suma de "decisiones" de individuos atomizados. El voto no expresa la voluntad popular sino la voluntad de la minoría explotadora y privilegiada, el Capital.

¿Cómo podemos unirnos y qué papel juegan las minorías?

Los asistentes expresaron una clara voluntad de unidad. Unidad de todos los afectados: trabajadores del sector público, de la enseñanza y la sanidad, estudiantes, parados, jubilados... ¡nada de luchas sectoriales cada cual en su rincón! ¡Lucha unitaria y masiva!, como reclamó una compañera.

¿Cómo poner en práctica esa unidad? ¿Se trataría de una unidad de organizaciones sociales -sindicales y políticas? ¿Sería simplemente juntarse todos los colectivos que luchamos "por lo mismo"?

Pudo aclararse que el terreno de la unidad son las Asambleas Generales y abiertas a todos -parados, empleados, emigrantes, estudiantes. En ellas a través de un proceso en el que se cometerán muchos errores, nos unimos, vivimos prácticamente la solidaridad, discutimos, pensamos, aportamos, decidimos juntos y juntos lo aplicamos.

¿Quiere eso decir que no tendría sentido reuniones de minorías más activas y más conscientes? Se vio que no. Las minorías pueden reunirse aparte. Pero ¿Cuál es su función?

Ahí hay que rechazar de forma contundente la idea de que una minoría impone, decide, manipula y se erige en representante de la mayoría. Ese es un método propio del Estado, es un actuar burocrático y estatista.

La verdadera tarea de la minoría es propiciar el debate y la clarificación, proponer medidas y acciones, participar activamente en el combate como uno más. Constituir una levadura del proceso hacia la unidad y la lucha común.

¿Cambio general y /o cambio individual?

Una compañera planteó la cuestión moral. ¿Se puede hablar de "progreso" cuando en la India más del 50% de la población está en la pobreza más extrema? ¿Es ese un país de los que llaman "emergentes"? De forma más general ¿el crecimiento a todo precio cueste lo que cueste y caiga quien caiga sería la meta?

El capitalismo es un sistema social donde el "fin del crecimiento" justifica los medios más atroces e inhumanos, medios que comprometen el futuro de la humanidad, el futuro de la vida en este planeta.

Esa lógica de la ganancia a toda costa, de la obtención de resultados inmediatos, de "toma el dinero y corre", es un poderoso factor de destrucción no solamente de vidas humanas -sacrificadas en el altar de la producción y de la guerra- sino del medio ambiente y de toda moralidad.

En relación con ello la compañera aportó otra reflexión: ¿Cómo podemos cambiar el mundo si no nos cambiamos a nosotros mismos?

Se pudo esclarecer ante esta importante cuestión que el cambio al que aspira el proletariado y el conjunto de la humanidad oprimida, no es solamente un cambio político y económico, es también un cambio cultural, moral, humano. La mercancía, la esclavitud asalariada, la competencia, que constituyen el genoma del capitalismo, nos impone un modo de vida, de comportamiento, de relaciones humanas, de pensamiento, de consumo... Todos los aspectos de nuestra vida, incluso los más íntimos, son modelados por las leyes capitalistas de la acumulación y la mercancía.

En la lucha, en el movimiento mismo de agrupamiento y auto-organización de la mayoría explotada, no solo se cambia la relación de fuerzas entre las clases sino igualmente la clase explotada empieza a cambiarse a si misma, su conducta, sus prioridades, su forma de ser y de vivir.

De ahí que tengan mucha importancia las reivindicaciones y los medios de lucha. Ni unos ni otros son neutrales. Por limitarse a los segundos, los medios de lucha que propician la unidad, la solidaridad, el debate, la inclusión, son medios que refuerzan la lucha proletaria y simultáneamente animan un cambio de conducta y actitud de sus participantes mismos. En cambio, medios de lucha que favorecen la división y el enfrentamiento, la violencia ciega, que refuerzan el agravio comparativo, encadenan aún más a los participantes a las estructuras capitalistas.


[1] Esa capacidad de compra se puede estirar con el consumismo (publicidad etc.) y el crédito pero -como hemos visto- se estira tanto que al final se rompe y la burbuja estalla.

[2] Se planteó otro tema a propósito de la crisis. Un asistente pensaba que de esta crisis se saldría con una degradación tremenda de las condiciones de vida de los trabajadores siguiendo el ejemplo del que parece ser el "gran triunfador": China.

[3] El efecto "voto de castigo" hace que una parte de votantes pase de un partido a otro. En España el PSOE ha provocado tal decepción que incluso a regañadientes una franja de votantes se pasa al otro partido gobernante, el PP. En Francia parece ser que se operará un cambio en sentido contrario: Sarkozy, la derecha, es tan denostado, que muchos pasarán al campo socialista. Ese baile de votos que se repite cada 4 años ¿tiene algún valor real?