Siria: El horror de uno de los campos de guerra imperialista