Paro, miseria, desahucios, recortes: Necesitamos una respuesta masiva y contundente

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Quieren echar a la calle 15000 interinos de la educación en toda España, una cifra similar se plantea en Sanidad, cerca de 10000 en las administraciones autonómicas y ayuntamientos, despidos igualmente en televisiones autonómicas y otras empresas públicas, un nuevo ERE se anuncia en General Motors de Zaragoza, empresas del metal como Lear (Rioja) o Válvulas Arcos (Valencia) cierran la persiana provocando aún más despidos. Esos despidos acompañan la eliminación de servicios públicos básicos en Sanidad, Educación, prestaciones sociales... y simultáneamente, representan una agravación de la carga de trabajo para los "privilegiados" que todavía conserva su puesto...

Hay 5 millones de parados, casi un tercio de las familias malviven por debajo del índice de pobreza, las colas en las instituciones de caridad -sopas populares, bancos de alimentos- se hacen interminables. Las estrecheces, las penurias, la miseria creciente, se multiplican, jubilados que ven amargarse el último tramo de su vida, jóvenes y no tan jóvenes malviviendo a salto de mata dada la precariedad generalizada, las hipotecas cayendo como una losa imposible sobre muchas familias, 300000 desahucios... Capas de trabajadores que tenían un cierto desahogo lo pierden a ojos vistas, capas medias que gozaban de una vida acomodada se proletarizan... Estamos asistiendo a la peor agravación de las condiciones de vida en al menos medio siglo...

Y esta situación no es una exclusiva española ni tampoco griega, es un problema mundial. Estamos viendo como la crisis de la deuda soberana, la amenaza de quiebras bancarias, la desaceleración productiva, llevan el planeta a una nueva recesión, algunos hablan de Depresión pura y dura.

La única respuesta es la lucha masiva

Ante ello, poco a poco nos va quedando claro que Gobierno, partidos y sindicatos, no nos defienden ni nos representan. Ellos defienden y representan al Capital, a la minoría que ante la crisis de su sistema de explotación no tienen más respuesta que despidos, recortes sociales, ajustes de caballo, es decir, "sangre, sudor y lágrimas" como dice Cameron en Gran Bretaña, atraparnos en un torbellino de sufrimientos, angustia, incertidumbre, desesperación.

Sólo podemos contar con nosotros mismos. El movimiento 15 M -que se ha extendido a Grecia e Israel- nos ha proporcionado una primera respuesta, todavía tímida, con limitaciones, errores, contradicciones...

Necesitamos una respuesta masiva y general y el movimiento nos ha aportado dos palancas imprescindibles:

-       Las Asambleas donde unirnos, darnos un mínimo de organización, crear y vivir la solidaridad, pensar, discutir y discutir juntos sintiéndonos una fuerza colectiva;

-       La Acción unitaria: en lugar de luchas aisladas en la empresa, el sector, la categoría..., lucha de conjunto donde todos, parados, activos, precarios, emigrantes, estudiantes, jubilados, confluyamos hasta formar una fuerza unida.

Solidaridad y Asambleas Generales, el camino para preparar una respuesta masiva y contundente

Asistimos en estos momentos al cierre de centros de salud, los despidos y cierre de servicios en hospitales de Cataluña con un recorte brutal de prestaciones y el despido de como mínimo 5000 interinos de la Sanidad. Simultáneamente en Madrid, la Señora Aguirre lanza contra los trabajadores de la educación el aumento de horas de clase y el simultáneo despido de 3000 interinos.

Estos compañeros han sido tomados como banco de pruebas, si logran derrotarlos y hacerles tragar el ricino previsto, en las demás autonomías harán lo mismo: recortes en enseñanza, educación y prestaciones sociales con despidos incluidos. Quieren imponernos la miseria paquete por paquete para quebrar nuestra resistencia y nuestra fuerza.

Los trabajadores han empezado a responder, han protagonizado acciones comunes con vecinos y usuarios en la Sanidad catalana y converger en asambleas conjuntas con padres, estudiantes, vecinos, en la enseñanza madrileña. Pero vemos que los Sindicatos -unidos como un solo hombre en el caso de Madrid donde CCOO y UGT andan cogidos de la mano con CSIF, AMPE etc.- están saboteando las Asambleas, están imponiendo con violento autoritarismo su calendario de "movilización" que es en realidad de desmovilización. Están impidiendo la necesaria unión de profesores, padres y estudiantes. En suma, a los trabajadores se les quiere llevar a la derrota con la famosa "pinza": en un lado aprieta la ultra-derechista Señora Aguirre con la complicidad del Gobierno "socialista", en el otro lado, los sindicatos.

¡Solidaridad para romper esa pinza! Esa solidaridad activa es la mejor manera de avanzar hacia una respuesta masiva y contundente en toda España contra los despidos y los recortes.

Esa respuesta masiva y contundente no puede fiarse a una "huelga general" impotente y descafeinada como la del 29-S de triste memoria. Hay que prepararla desde hoy mismo sosteniendo a los que luchan en Madrid y Cataluña, haciendo de la solidaridad la fuerza para avanzar en una respuesta generalizada en todas las ciudades, autonomías y sectores. ¡Que no venzan a los de Madrid y Cataluña para que no acaben venciéndonos a todos!

Necesitamos volver a las Asambleas Generales en las plazas. Asambleas donde discutimos como manifestar la solidaridad con los compañeros que son hoy atacados, como damos respuesta a los recortes, despidos y miseria que ya están en curso, como nos unimos, como nos movilizamos en los centros de trabajo, valorando con realismo las fuerzas con las que contamos, buscando el mejor cimiento para que la gente se atreva a salir a la calle y ponerse en lucha: el debate, la solidaridad, el desarrollo de la confianza, la capacidad de compañerismo y unión.  Asambleas que nos permitan visualizar que todos -parados, activos, precarios, estudiantes, emigrantes, jubilados- unidos y solidarios formamos un solo bloque. Asambleas, en fin, que proporcionen un sentimiento de ánimo y fuerza a compañeros como precarios, trabajadores de pequeñas empresas, parados, autónomos, que por sus condiciones se sienten solos, atomizados y desprotegidos.

El 25 de septiembre en algunas ciudades la manifestación solidaria contra los desahucios tiene proyectado acabar en una Asamblea General. ¡Acudamos masivamente a la manifestación y las Asambleas y si no están previstas impongamos su celebración!

El capitalismo no tiene futuro, el futuro está en nuestras manos

Esta sociedad amenaza ruina y su progresivo deterioro está arruinando nuestras vidas. Necesitamos tomar el futuro en nuestras manos.

Esta sociedad se basa en la producción para la ganancia de una minoría explotadora. Si el mercado se satura y tiene pérdidas o no obtiene los beneficios deseados, se lanza a recortarlo todo y echarnos al paro. Hemos de luchar por una sociedad donde la producción sea para la plena satisfacción de nuestras necesidades y las reivindicaciones que planteemos en las luchas actuales avancen en esa dirección: si no nos dan trabajo queremos subsidio vivir porque no somos una mercancía que se arroja a la miseria y el hambre; no podemos trabajar en condiciones cada vez más brutales hasta el punto de arruinar nuestra salud; no podemos tolerar que los bienes de salud, cultura, educación, sean cada vez peores y más escasos...

Esta sociedad se basa en la competencia a muerte entre naciones y empresas y ello se traslada a cada individuo, lo que provoca el "todos contra todos", el "quítate tú para ponerme yo", el "cada cual a la suya"... todo lo cual dificulta nuestra unión, dificulta la solidaridad necesaria no solo para luchar sino para aspirar a una sociedad donde la ley no sea la competencia sino la solidaridad mutua, la comunidad humana mundial.

Esta sociedad se basa en que los que trabajan, los que producimos la mayoría de las riquezas sociales, somos consideramos como fracasados, egoístas, incapaces, y que, por tanto, deberíamos encomendarnos a las manos expertas de políticos, empresarios, sindicalistas etc., que ellos "si que saben". ¡Ya vemos el mundo que sale de su "sabiduría"! ¡Hemos de tomar todos nuestros asuntos, todos los asuntos del mundo, en nuestras manos! A través de las Asambleas hemos de expresar y desarrollar nuestra capacidad: de pensamiento, de acción, de iniciativa, de creatividad. La emancipación de los trabajadores será obra de los propios trabajadores o no será, decía la Primera Internacional. El mundo ha de cambiar su base los nada de hoy todo han de ser, decía el himno de la Primera Internacional. Los que hoy no somos nada tenemos en nuestras manos la destrucción del capitalismo en todos los países y crear una nueva sociedad. El camino será muy largo, difícil y lleno de obstáculos, pero ¡no hay otro camino!

Corriente Comunista Internacional 16-9-11

 

Para todo contacto, debate, colaboración o desarrollo de iniciativas en común, escríbenos a espana@internationalism.org Nuestra Web es es.internationalism.org