Ante los ataques brutales contra los trabajadores, el enfrentamiento con la burguesía es inevitable