Terremoto en Haití: Los Estados capitalistas son todos unos carroñeros