¿Por qué tantos ataques y tan escasas luchas?

Versión para impresiónSend by email

 

 

Llevamos dos años y medio de recesión económica que muestra
la brutalidad e inhumanidad del capitalismo en descomposición. Frente a los
cantos de sirena de la burguesía española en un primer momento de que a España
no le afectaba la crisis financiera de las "hipotecas basura" y que el sistema
financiero español era el más solvente del mundo mundial, nos encontramos con
más de 4 millones de trabajadores parados (el 20% de la población activa).
Desde mediados del 2007 y con el desplome de la burbuja inmobiliaria el aumento
masivo del paro afectó al colectivo de trabajadores inmigrantes, pero en un
segundo momento, durante este último año no hay ningún sector productivo donde
no hayan habido quiebras de empresas, ERES definitivos y "temporales",
regulaciones de empleo, chantajes del eje gobierno-empresario-sindicatos
(verdadero sindicato del crimen de la burguesía) para congelar salarios e
incluso bajarlos con la falsa cantinela de que así por lo menos se mantiene el
puesto de trabajo... A pesar de que nos prometen de que ya han empezado los
famosos "brotes verdes", que por otra parte nadie vislumbra, y de que está
empezando la recuperación, dentro de la clase trabajadora se va desarrollando
la conciencia de que este modo de producción moribundo y en descomposición nos
lleva a la barbarie y al caos.

Muchos compañeros piensan que con la que está cayendo la
clase trabajadora no está a la altura de las circunstancias, pero tenemos que
pensar que la lucha de clases no es como el perro de Paulov como nos demuestra
la historia. Por ejemplo, la burguesía consiguió embarcar al proletariado en
1914 en la primera carnicería mundial, y no fue más que después de tres años de
reflexión contra la guerra y sus consecuencias que estalló la Revolución Rusa
de 1917 y la Primera Oleada
Revolucionaria Mundial.

Actualmente dentro de la clase trabajadora se va
desarrollando la toma de conciencia que a pesar de todas las dificultades será
el germen del desarrollo de luchas futuras, que además se plantearán cada vez
más la necesidad de acabar con este modo de producción que como en el mundo
antiguo necesita para mantener los privilegios de la clase dominante inmolar a
toda la humanidad ante el altar de las ganancias capitalistas.

¿Por qué casi
no hay ninguna reacción? (1), ¿Porqué hay muy pocas huelgas y luchas?

Es a esta
pregunta crucial que responde en gran parte el correo de AL, lector de nuestra
prensa, que publicamos enseguida. (2).

http://es.internationalism.org/rm/2000s/2010s/2010/114_porque

Vida de la CCI: