La solidaridad proletaria es una potencialidad cada vez más posible