Declaración de Internasyonalismo como nueva sección de la CCI en Filipinas

Versión para impresiónEnviar por email

Guerra o revolución. Barbarie o socialismo. En nuestra época, estas son las únicas alternativas a las que se confronta el movimiento proletario internacional.

 

Ya que nosotros elegimos revolución y socialismo, elegimos integrarnos en la CCI. Para hacer de la revolución proletaria una realidad y llegar al comunismo, los comunistas deben tener una organización que sea mundial tanto por sus objetivos como por su amplitud. Pero sobre todo, una organización  que tenga una plataforma marxista clara y coherente.

 

Hemos emprendido un largo proceso colectivo y serio de clarificación teórica, basándonos en la experiencia del movimiento obrero internacional y sobre nuestra propia experiencia en Filipinas como militantes del movimiento proletario. Esto no ha sido fácil para nosotros cuando se considera que no ha habido ninguna influencia de la Izquierda Comunista en Filipinas durante 80 años. Mientras que casi durante un siglo nos han inculcado, a nosotros y a todo el movimiento obrero que el estalinismo-maoísmo era la "teoría del comunismo".

 

Para nosotros lo más importante es la clarificación teórica y la discusión para el reagrupamiento de los revolucionarios. Ser numerosos en una organización no sirve para nada si no está construida sobre fundamentos teóricos claros y sólidos, basados en más de doscientos años de experiencia del proletariado en todo el mundo.

 

Es un gran paso para las minorías revolucionarias comprender la teoría de la decadencia del capitalismo como forma de mantener el marxismo vivo en la época del imperialismo. La teoría de la decadencia es la base de lo que nos ha convencido que la CCI tiene la posición más correcta y la plataforma marxista más sólida en el cuadro de la evolución real del capitalismo y al mismo tiempo la síntesis de las lecciones de la práctica del proletariado internacional después de más de dos siglos.

 

Sin embargo la plataforma de la CCI no es una plataforma cerrada, es una plataforma viva, frente al examen de la dinámica real de la lucha de clases y de la evolución del capitalismo. Por esto es muy importante continuar y extender el debate interno no solamente al interior de la CCI sino también en el campo proletario en general. Nosotros hemos visto como la CCI suscita y practica este debate.

 

Nuestra comprensión de la Izquierda Comunista no puede ser tan profunda como la de nuestros camaradas en Europa donde reside la clase obrera que tiene la más larga y la más rica experiencia. Pero confiamos en el hecho de que la clarificación teórica a la que hemos llegado es suficiente para integrarnos en una organización comunista internacional.

 

En tanto que nueva sección de una organización internacional centralizada y unitaria -la CCI-, la continuación de discusiones vivas y de debates con los comunistas para analizar y estudiar las cuestiones cruciales para el avance de la revolución comunista mundial será más organizada, más centralizada y más amplia. Y sobretodo, las intervenciones de las minorías revolucionarias serán más eficaces.

 

Sabemos que vamos a correr un gran riesgo en Filipinas porque defendemos firmemente la revolución comunista y el internacionalismo. La derecha y la izquierda de la burguesía en Filipinas, con sus organizaciones armadas, odian tanto una como otra a los revolucionarios marxistas porque somos un obstáculo frente a sus mistificaciones y a sus mentiras para desviar las luchas del proletariado filipino del camino de la revolución proletaria internacional. Los comunistas de izquierda son los enemigos mortales de todas las fracciones de la burguesía filipina.

 

Es este el desafío para los comunistas internacionalistas en Filipinas: vencer todas las dificultades y continuar la clarificación teórica, las intervenciones en las luchas obreras en Filipinas y estar en contacto con todos los camaradas comunistas, en particular en Asia.

 

Queremos también enviar nuestros saludos más calurosos a los camaradas en Turquía (EKS) que se integran en la CCI como nueva sección en este país. La formación de dos nuevas secciones de CCI, en Filipinas y en Turquía -al mismo tiempo que el sistema está en una crisis muy profunda y hay una resistencia de la clase obrera ampliamente extendida- es una indicación concreta de que se desarrollan por todo el mundo los elementos y los grupos en búsqueda de una alternativa revolucionaria al capitalismo decadente y en descomposición; los elementos que son conscientes que el nacionalismo, la democracia, el parlamentarismo y el sindicalismo no son más que mentiras y mistificaciones.

 

Internasyonalismo (13 febrero 2009).