Reunión Pública en Argentina

Versión para impresiónSend by email

Varios
asistentes expresaron su agradable sorpresa por la discusión
viva y animada, con participación activa de los presentes,
que tuvo lugar. Lo veían en los antípodas de las
reuniones de grupos de izquierda o extrema izquierda del capital,
adonde un orador (o varios turnándose) sueltan discursos
interminables que cansan a la gente que acaba yéndose a su
casa desmoralizada. En contra de todo eso, se demostró
palpablemente que la Reunión Pública de la CCI es un
lugar donde se puede discutir, se pueden contraponer argumentos,
todo ello en vistas a la clarificación, la claridad es un
arma de la clase obrera, del fuego del debate nace la luz de la
claridad.

La
decadencia del capitalismo amenaza la supervivencia de la
humanidad

La
presentación planteó: ¿cómo explicar
dos guerras mundiales, interminables guerras regionales y las
guerras caóticas actuales acompañadas de un
terrorismo ciego y bárbaro? ¿Cómo explicar la
degradación imparable de las condiciones de vida de todos
los trabajadores del mundo incluidos los “privilegiados”
de Alemania, Francia, USA etc.? ¿Cómo explicar el
hambre galopante en el mundo, las epidemias y las enfermedades más
espantosas? ¿Cómo explicar la creciente dislocación
de las relaciones sociales que lleva consigo la inseguridad, la
degradación moral, las drogas, el irracionalismo, la más
abyecta barbarie? ¿Cómo explicar la amenaza cada vez
mayor de enormes catástrofes ecológicas?

La
burguesía, en todas sus variantes nos ofrece toda clase de
falsas explicaciones: habría una crisis de reestructuración
del capitalismo, un capitalismo “reformado” con una
intervención del Estado para corregir sus tendencias más
negativas haría que otro mundo sería posible etc.

Frente
a ello, la explicación de la CCI es que el capitalismo es
un sistema social decadente que desde la primera guerra mundial se
ha convertido en una traba para el desarrollo de la humanidad y
que la continuación de su supervivencia conlleva la amenaza
de destrucción del género humano. Como dijo la
Internacional Comunista en su primer congreso (marzo1919): «el
período actual es el de la descomposición y el
hundimiento de todo el sistema capitalista mundial y será
el del hundimiento de la civilización europea en general si
no se destruye el capitalismo con sus contradicciones
insolubles»
.1

La clase
obrera es la única clase social que puede destruir el
capitalismo

Esta
presentación que se ciñó a 20 minutos para
dar el mayor tiempo posible a la discusión no fue puesta en
cuestión abiertamente por ninguno de los presentes. La
discusión se centró en 2 cuestiones:

•¿Quién
puede destruir el capitalismo?

•¿Qué
son verdaderamente la revolución proletaria y el comunismo?

De
forma general, los asistentes estaban de acuerdo en que el
proletariado es la clase revolucionaria que tiene en sus manos la
lucha por la destrucción del capitalismo. Sin embargo, se
plantearon algunas dudas que la propia discusión clarificó:

•¿No
sería el proletariado actual completamente diferente del
proletariado de finales del siglo XIX y principios del XX y por
tanto no tendría ni la posibilidad ni la necesidad -dado su
supuesto mayor acomodamiento en la sociedad - de destruir el
capitalismo?

•¿Al
haberse cerrado tantas fábricas, al caer en el desempleo
muchos obreros, no habría perdido el proletariado sus armas
clásicas de lucha entre ellas la huelga?

Aunque
no podemos extendernos demasiado en las respuestas que la propia
reunión dio a estas cuestiones, quedó claro que el
proletariado seguía siendo el productor colectivo de las
principales riquezas de la sociedad capitalista, que esta no podía
existir sin la explotación del proletariado, y que este
tenía como principales armas su unidad, su conciencia y su
capacidad para organizarse masivamente, al servicio de las cuales
se supeditaba el arma de la huelga2.

El
comunismo nada tiene que ver con el capitalismo de Estado de la
antigua URSS, Cuba, China etc.

Dos
asistentes defendieron como “análisis marxista”
el supuesto carácter “socialista” o “como
paso al socialismo” de regímenes como los de la
antigua URSS, Corea del Norte, Cuba etc. Dijeron que allí
había habido “revoluciones socialistas”. Otros
asistentes les respondieron de forma contundente:

• El
“socialismo en un solo país” es una traición
al proletariado. Su revolución será mundial o no
será. El comunismo solo podrá empezar a construirse
a partir de la destrucción del capitalismo en todos los
países.

• En
Rusia, China, Cuba, Corea del Norte etc., lo que reina es una
forma particular del capitalismo de Estado, tendencia general que
domina todo el capitalismo mundial y que se impone bajo diversas
formas en todos los países: en USA por ejemplo el
capitalismo de Estado toma la forma “liberal” de una
combinación entre la burguesía privada clásica
y la intervención muy fuerte del Estado en todos los campos
de vida económica, social, militar etc.

• La
única revolución proletaria que ha existido en el
siglo XX es la revolución rusa y la oleada revolucionaria
que le siguió y que llegó hasta la Argentina (la
Semana Trágica). Fue la derrota del proletariado en los
demás países –principalmente en Alemania- lo
que llevó al bastión proletario en Rusia a un
trágico aislamiento y a una degeneración que
desembocó en la contrarrevolución estalinista.

• Esta
contrarrevolución se hizo en nombre del “comunismo”,
de la “dictadura del proletariado” y del partido
bolchevique que había estado en la vanguardia de la
revolución. La mentira del “comunismo” en Rusia
ha hecho mucho daño a las generaciones proletarias
posteriores que han caído en una desconfianza en sus
propias fuerzas y en una duda sobre su perspectiva comunista.

La
reunión tuvo que acabar por limitaciones de tiempo y varios
asistentes manifestaron la necesidad de proseguir el debate. En
particular, uno de ellos propuso discutir qué es la
dictadura del proletariado y cómo luchar hoy por ella. Se
convino igualmente en que una síntesis de la reunión
se publicaría en Internet para poder continuar la discusión
por este medio.

Corriente
Comunista Internacional

Geografía: 

Vida de la CCI: 

Herencia de la Izquierda Comunista: