Llamamiento de un simpatizante a los grupos de la Izquierda Comunista

Versión para impresiónSend by email

Presentamos
a continuación amplios extractos del llamamiento que dirige
un lector, simpatizante de la CCI y de toda la Izquierda
Comunista, a la unidad y el trabajo en común de los grupos
de la Izquierda Comunista.

Nosotros apoyamos en lo esencial este
llamamiento, particularmente la indignación que expresa
frente a la incapacidad de los grupos de la Izquierda Comunista de
superar el sectarismo para plantear una respuesta de clase unida
frente a la guerra;  aunque hay formulaciones concretas y
análisis que, como nuestros lectores conocen por nuestras
publicaciones, planteamos en otros términos. El lector
tiene toda la razón cuando dice que todos los grupos de la
Izquierda Comunista estamos unidos por el internacionalismo y que
ello traza una frontera de clase respecto a los grupos de la
burguesía. Hay organizaciones dentro del aparato político
de la burguesía que dicen reclamarse del “cambio de
sociedad” y la “liberación de la humanidad”
pero que en realidad sirven al interés nacional del
capital, a la guerra y a la explotación, es decir, a todo
lo contrario de lo que proclaman: actúan por la
conservación de esta sociedad de explotación y por
la opresión de la humanidad. Son los grupos
estalinistas, maoístas o los que dicen reclamarse de
Trotski pero también el movimiento “anti-globalización”
o “alter-mundialización”, que proclama
vagamente que “otro mundo es posible” para
convencernos de que “otro capitalismo es posible”.
Por eso es muy importante que los grupos de la Izquierda Comunista
sepan trazar la línea roja que los separa de todos esos
falsificadores y embaucadores, a pesar de que el anquilosamiento
en un comportamiento sectario ha hecho imposible que puedan
plantearse (como pide nuestro lector) Conferencias Internacionales
hoy, y de que, por otra parte, la formación de un Partido
Comunista Internacional (que también menciona) no sea una
perspectiva a corto plazo.

Es cierto que los grupos de la Izquierda
Comunista tienen entre sí muchas diferencias pero esas
diferencias se ubican dentro de un marco común que es el
programa que les une de lucha contra el capitalismo, contra la
guerra, contra el interés nacional del capital. Es sectario
e irresponsable enarbolar las diferencias para ocultar lo que nos
une y evitar un debate franco y sistemático sobre ellas
para lograr su clarificación.

Es una irresponsabilidad tremenda como denuncia
justamente el lector el no trabajar en común invocando esas
diferencias, que en realidad se ponen como pretexto, olvidando y
dejando de lado los puntos de unión. Es una
irresponsabilidad terrible frente a las guerras imperialistas que
se suceden y que amenazan ser cada vez más destructivas, es
una irresponsabilidad suicida frente a la agravación de la
crisis del capitalismo, es una irresponsabilidad ciega ante la
realidad que madura en el proletariado de luchas y de desarrollo
de nuevas minorías que buscan una perspectiva
revolucionaria. Es algo por lo que elementos revolucionarios como
este lector o grupos nuevos que surgen en el proletariado
internacional pedirán cuentas, pues la situación
histórica se va agravando y, como señala el lector,
está en juego la disyuntiva Revolución Comunista
Mundial o Destrucción de la Humanidad.

De manera serena y tenaz, hemos de luchar por
conseguir que los grupos de la Izquierda Comunista se doten de un
marco donde poder colaborar frente al enemigo común y poder
debatir y clarificar las divergencias. Este combate es una de las
orientaciones centrales de la actividad de la CCI[1].

LLAMAMIENTO DE
UN LECTOR A LOS GRUPOS DEL MEDIO POLITICO PROLETARIO

España
/ País Vasco / 12 noviembre 2003

Estimados camaradas:

Después de mirar con frialdad la guerra de
EE.UU. en Irak veo con pena la labor que ha hecho la Izquierda
Comunista. Me parece increíble la falta de unión que
han demostrado las diferentes organizaciones revolucionarias en
esta guerra contra Irak. Todas las organizaciones cada cual en su
rincón sin buscar una unión con las otras y unir las
pocas fuerzas militantes que tenemos. Creo que se podría
haber hecho una hoja conjunta entre todas las organizaciones de la
Izquierda Comunista. Pero ha podido más el orgullo herido y
la soberbia, el temor a que nos puedan quitar algún
militante, el tener a cada cual encerrado en su capilla, el evitar
que los militantes se relacionen con las otras organizaciones
revolucionarias.

Es una pena que cada grupo fuera con su hoja a
las manifestaciones contra la guerra cuando se podría haber
repartido una hoja común que habría dado más
fuerza y solidaridad. Pero cada grupo se cree el ombligo del mundo
y que los demás no son nada.

¿Por qué tanta discordia, unos
grupos criticando a otros, sin saber lo que realmente dijeron,
sino simplemente zinzaneando unos contra otros? ¡Así
no se consigue nada! Hay varios grupos que se consideran el único
partido y que los demás no son nada. ¡Al menos
podrían unirse ellos, esclarecer lo que los junta y lo que
los separa y formar un Partido Comunista Internacional de verdad!

El PCI, el BIPR, la CCI, podrían debatir
en torno a una mesa qué les separa y qué les une.
Una vez hecho esto se podría discutir lo que les separa
para ver las posibilidades de limar las diferencias.

Con la guerra de Irak se ha visto que todos los
grupos son internacionalistas y que eso es lo más
importante frente a los grupos de la burguesía. ¿Por
qué no organizar Conferencias Internacionales de la
Izquierda Comunista?

Hay que reaccionar pues la siguiente guerra nos
va a hacer más daño y además la burguesía
está preparando ataques muy fuertes contra la clase obrera
de todo el mundo. Sí las minorías revolucionarias de
la clase obrera no se van unificando iremos de guerra en guerra y
eso nos va a quemar, nos irán destruyendo ideológicamente
y luego nos destruirán físicamente. Por eso os pido
que os unáis. ¡Esa unidad que tanto necesita el
proletariado para desarrollar su conciencia!

Yo, como simpatizante de todas las organizaciones
de la Izquierda Comunista, os ruego que hagáis Conferencias
Internacionales. Hay que hacer un frente común contra la
burguesía imperialista y destruir de una vez el
capitalismo, sediento de sangre obrera y queriendo destruir la
humanidad. ¡Por eso tenemos que destruir el capitalismo para
que no destruya a la humanidad!

Se que hay muchas dificultades para unirse pero
se podría hacer un esfuerzo, porque hay que partir de lo
que más nos une que es el Internacionalismo que nos
diferencia de los trotskistas, los maoístas y los
estalinistas, porque esos grupos defienden el nacionalismo de la
misma forma que los grupos terroristas de toda calaña.

Se que os pido mucho pero debemos debatir las
cuestiones que nos unen y las que nos separan pues hoy el
capitalismo está moribundo y nos destruirá porque
solo busca el Beneficio y sacar la máxima plusvalía
a la clase obrera pero eso tropieza con que cada vez hay más
sobreproducción y más destrucción de la
humanidad.

Solo la clase obrera y sus minorías
revolucionarias pueden enfrentarse contra la burguesía y su
capitalismo de Estado. Los órganos de la burguesía
son sus partidos, los sindicatos –que se meten dentro de la
clase obrera-, su policía y su ejército. Todos
colaboran para destruir el proletariado. El poder de la burguesía
se defiende mediante los medios de comunicación que alienan
la mente de la clase obrera. Y, sin embargo, sus minorías
revolucionarias dispersas y desmoralizadas, cada una en su rincón,
sin contacto con las demás. ¿Cómo pueden así
contribuir a la única solución que es la Revolución
Proletaria Mundial que destruya el capitalismo desde arriba hasta
abajo y una la clase obrera mundial, la única que puede
hacerlo, en Consejos Obreros en todo el planeta?

Hoy el planeta Tierra tiene que defenderse de la
amenaza de su destrucción. Puede que las futuras
generaciones se encuentren con la destrucción de la Tierra
sin ningún signo de supervivencia. Por una parte, cada
Estado masacra al proletariado pero, por otro lado, cada Estado se
enfrenta con los demás en una guerra imperialista. Ahora
bien, si la clase obrera se niega a la guerra y se levanta por sus
propios intereses entonces todos los Estados son capaces de unirse
contra el proletariado porque éste es la única clase
revolucionaria.

Todos los proletarios tienen que unirse en su
propio país y en el mundo entero. Proletarios de todos los
países ¡uníos! Revolucionarios de todos los
países ¡uníos! Porque no hay otra solución
que Revolución Comunista Mundial o Destrucción de la
Humanidad.

Saludos comunistas a todos los grupos de la
Izquierda Comunista

Salud camaradas

SOC

[1]
Ver nuestras propuestas cara a la guerra de Irak y las respuestas
recibidas en la REVISTA INTERNACIONAL nº 113

Vida de la CCI: