Balance del Círculo Obrero de Barcelona

Versión para impresiónSend by email

Presentamos
a continuación el balance de su actividad que nos ha hecho
llegar el círculo obrero de Barcelona. La lectura de dicho
balance muestra de forma elocuente el trabajo de discusión
y clarificación sobre los problemas fundamentales del
movimiento obrero y la humanidad que han realizado los compañeros
de una forma seria y exhaustiva.

El proceso de toma de conciencia del proletariado es un proceso
mundial e histórico que tiene una serie de canales
relacionados entre si y que se influyen mutuamente: las
organizaciones comunistas constituyen el medio más
sistemático, coherente y avanzado. Pero ellas no
constituyen el único lugar del proceso de toma de
conciencia. Las luchas aportan valiosas experiencias que permiten
la clarificación de las posiciones comunistas y contribuyen
a su extensión en el seno de la clase. También,
elementos de la clase se reúnen en círculos de
discusión donde clarifican los problemas más
importantes y se van delimitando contra las posiciones de la
burguesía y en dirección hacia las del proletariado.
Esa es la labor que han realizado los compañeros, que han
sido capaces de llegar a conclusiones militantes: plantean
la necesidad de continuar la intervención en las luchas y
los esfuerzos de conciencia de la clase, y por tanto, se proponen
claramente continuar con su propio desarrollo político.

Pero al mismo tiempo los compañeros son capaces de ver
los límites de los círculos de discusión:
estos son un medio temporal para alcanzar el fin de la
clarificación y la intervención sistemática y
organizada sobre una base histórica y mundial. Y esto no se
puede realizar desde los círculos de discusión que
cumplen un papel transitorio, por eso los compañeros han
sido capaces de darle un fin al círculo y de sacar la
conclusión más consecuente: « hay que
profundizar más en la perspectiva de una mayor implicación
en las posiciones de clase pero ya en el marco de las
organizaciones revolucionarias en la perspectiva de la
militancia»
, como ellos mismo señalan. Únicamente
las organizaciones políticas pertenecientes a la corriente
histórica de la Izquierda Comunista pueden ofrecer el marco
adecuado y fructífero para contribuir a las luchas de la
clase, al desarrollo de su conciencia y al avance hacia la
formación del partido mundial del proletariado. La
Izquierda Comunista es la corriente que supo luchar contra la
degeneración de la Internacional Comunista y el paso de los
partidos comunistas al campo del capital, que sacó
lecciones de la derrota de la revolución de Octubre y la
terrible contrarrevolución capitalista que se abatió
contra el proletariado en los años 20 y 30, y que mantuvo
viva la continuidad histórica de las posiciones de clase
comprendiendo los procesos que se han venido operando desde
entonces en el capitalismo y en la clase obrera.

El esfuerzo de las generaciones actuales de minorías
revolucionarias que hoy está segregando la clase obrera no
puede hacerse partiendo de cero, creyendo que se está
descubriendo por primera vez el mundo y pretendiendo elaborar
desde las experiencias particulares del momento actual un conjunto
de posiciones. Eso llevaría al despilfarro de esas energías
revolucionarias, a su disgregación y esterilización,
con las consecuencias nefastas que tendría para la lucha de
la clase obrera y para el futuro de la humanidad cada vez más
amenazado por la barbarie creciente del capitalismo. Es necesario
integrar ese esfuerzo de toma de conciencia en el marco sólido
de la continuidad histórica de las posiciones de clase del
proletariado que defienden las organizaciones de la Izquierda
Comunista. El proletariado no es una clase inmediata que reacciona
como el perro de Pavlov ante los impulsos que le provocan las
convulsiones del capitalismo, el proletariado es una clase
histórica y mundial capaz de integrar las experiencias de
cada época en el marco de su continuidad histórica y
mundial. Y ello es lo único que puede darle la claridad y
la fuerza para comprender sus derrotas, sus dificultades, sus
errores, de tal forma que generen la conciencia, la unidad y la
voluntad capaz de enfrentarse con el capitalismo y destruirlo.

Por eso sostenemos el llamamiento que realizan los compañeros:
«Animamos a las nuevas generaciones de obreros a la
constitución de círculos como este. Estamos
dispuestos a trabajar con ellos lo mismo que seguiremos trabajando
al lado de las organizaciones revolucionarias»
. Formar
círculos de discusión con el método y la
orientación que han desgajado los compañeros de
Barcelona, ES NECESARIO Y POSIBLE.

Por último, queremos denunciar a la llamada FICCI que en
el número 22 de su boletín dedican unos comentarios
insultantes al Círculo de Barcelona. Estos señores
que se dedican a hacer de soplones y provocadores (Ver APs nº
168 y 172), continúan su labor atacando y provocando a
elementos obreros que hacen un esfuerzo de clarificación.
Así del Círculo de Barcelona dicen: «es
sintomático que este ‘círculo de discusión’
familiar se haga conocer internacionalmente justamente sobre ese
sujeto[1].
¡Y con qué arrogancia! Pero sin duda no tienen nada
que decir sobre las cuestiones políticas generales»
.

El Balance que publicamos a continuación desmiente
rotundamente las insinuaciones de la FICCI. Los compañeros
han hecho un estudio exhaustivo sobre “las cuestiones
políticas generales”. Por otra parte, los lectores
pueden ver el comunicado de Acción Proletaria nº 173
para comprobar la prudencia y la seriedad de la toma de posición
del círculo lo que desmiente la “arrogancia”
que les atribuye la FICCI. ¡La FICCI solo existe para
destruir, atacar, provocar, denunciar, todos los esfuerzos que
hace la clase obrera!.

BALANCE DEL CIRCULO OBRERO DE BARCELONA

A
lo largo de los últimos 4 años nos hemos estado
reuniendo con regularidad casi mensual en Barcelona un grupo de
trabajadores a raíz de nuestra participación en unas
jornadas sobre la guerra de Bosnia convocadas por la CCI, y en
cierta manera impulsados por la mayor claridad política de
esta organización, decidimos formar un grupo de discusión
que permitiera seguir profundizando las posiciones históricas
del movimiento obrero y entre ellas las de la Izquierda Comunista.

El grupo, como decidimos desde el principio, ha estado abierto a
todos aquellos que estuviesen dispuestos a discutir cuestiones que
atañen al marxismo, la lucha de clases, la historia del
movimiento obrero, la perspectiva comunista… El grupo que
llegó a contar hasta 8 compañeros y quedó
reducido al final a 4, contó siempre con la presencia de la
CCI que colaboró con nosotros en la preparación de
los temas y en la discusión.

Desde luego ha sido fundamental la regularidad, el rigor, la
seriedad de las discusiones y la responsabilidad de los compañeros
para prepararlas. Durante todo este tiempo hemos venido analizando
tanto la historia del movimiento obrero (periodo ascendente del
capitalismo) como las luchas actuales de nuestra clase en el
actual periodo histórico (decadencia y descomposición).

Hemos tratado lo más profundamente posible temas y
cuestiones tan fundamentales de conocer y comprender para la clase
obrera como:

¿Qué significa el marxismo para la clase obrera?
El método marxista de análisis: teoría y
práctica

El Estado (incluida la cuestión del Estado en el Periodo
de Transición), el parlamentarismo, la cuestión
sindical, la cuestión nacional y el imperialismo

Revolución proletaria en Rusia. La Tercera
Internacional. Derrota del proletariado en Alemania. Derrota de la
Revolución de Octubre. La degeneración de la
Internacional Comunista

El Estalinismo. Las Izquierdas Comunistas

Lucha reivindicativa y lucha política.

La organización política de la clase obrera. La
cuestión del Partido: la relación partido –clase.
La cuestión organizativa en el Segundo Congreso del POSDR.
El Uno paso adelante, dos atrás de Lenin.

Los periodos históricos del capitalismo

Las dificultades que tiene hoy la clase obrera para
constituirse en clase para si y retomar su programa histórico
y formar el partido mundial del proletariado; y las
mistificaciones pequeño burguesas a que se ve sometido el
proletariado en este periodo. A lo cual cooperan toda clase de
movimientos interclasistas con la difusión de ideologías
como la antiglobalización, el ecologismo… apoyados
de todo tipo de fracciones y grupos de la Izquierda del Capital
que como ellos intentan desviar al proletariado y las minorías
revolucionarias o los elementos en búsqueda de las
posiciones de clase del proletariado.

Estos encuentros, a quienes hemos trabajado en ellos, nos han
ido formando no sólo en el conocimiento y comprensión
de la historia de la clase obrera, con sus avances, sus derrotas y
su toma de conciencia de clase histórica explotada y
revolucionaria; sino también a conocer la necesidad de
luchar contra el Estado burgués y sus aliados: sindicatos,
partidos de la Izquierda del Capital, y las ideologías que
destilan: nacionalismo, reformismo, sindicalismo, parlamentarismo,
pacifismo, estalinismo = comunismo… Hemos llegado a la
conclusión después de varios años de
discusión que sólo la clase obrera puede acabar con
el sistema capitalista, que el objetivo final de sus combates no
es obtener victorias parciales, mejoras salariales inmediatas…
sino que sin dejar de luchar por estas, el objetivo final de sus
combates es la destrucción del capitalismo por medio de la
insurrección proletaria y la revolución mundial que
abra la perspectiva, a través de un periodo de transición,
de la sociedad comunista.

Los compañeros del círculo hemos llegado a la
conclusión de que el círculo se nos queda corto para
seguir el desarrollo político, que hay que profundizar más
en la perspectiva de una mayor implicación en las
posiciones de clase pero ya en el marco de las organizaciones
revolucionarias en la perspectiva de la militancia.

El círculo ha cumplido la función que nos dimos
para la formación colectiva hasta un cierto nivel. Sabíamos
desde que lo formamos que tendría una vida. Hoy hemos
decidido darle fin.

Animamos a las nuevas generaciones de obreros a la constitución
de círculos como este. Estamos dispuestos a trabajar con
ellos lo mismo que seguiremos trabajando al lado de las
organizaciones revolucionarias.

Barcelona 7.11.2003

[1]
Se refiere al comunicado que el círculo de Barcelona emitió
– y que publicamos en Acción Proletaria nº 173-
sobre el comportamiento intolerable de soplones y provocadores de
los señores de la FICCI.

Herencia de la Izquierda Comunista: