Balance de nuestra intervención en SEAT

Versión para impresiónEnviar por email

Publicamos a continuación un balance de nuestra intervención en la lucha de los trabajadores de SEAT contra los despidos. Esta intervención ha tenido como eje principal apoyar el comienzo de una lucha obrera auténtica y denunciar el sabotaje sindical de esa manifestación de combatividad y solidaridad obreras. Si publicamos una reseña de lo que nuestra organización ha defendido a las puertas de las fábricas, en las asambleas, en las manifestaciones de estos compañeros, es precisamente para demostrar que la disyuntiva: acatar lo que organicen los sindicatos o quedarse rumiando la impotencia y la desmoralización, es totalmente falsa. También es falsa la idea de que la actividad de una organización revolucionaria sea una especie de club de debates estériles y distantes. Nuestra intervención en la lucha de SEAT demuestra que nuestras posiciones políticas, lecciones de más de 200 años de lucha obrera contra la explotación, pueden y deben concretarse en propuestas y orientaciones para fortalecer la lucha de los trabajadores de hoy y de mañana y para advertirles contra las trampas de sus enemigos. Algunos nos han recriminado que hayamos aparecido ante los trabajadores de SEAT como “oportunistas” o “buitres” tratando de sacar tajada del río revuelto. Nuestra intervención demuestra que no hemos ido a las manifestaciones y asambleas, a los corrillos de los trabajadores para “disputar” ninguna representación, ni para captar adeptos desengañados. Hemos ido a decirles a los trabajadores: “Haced asambleas para dirigir vosotros mismos la lucha” “No dejéis que os dividan” “No dejéis que trunquen vuestra combatividad con movilizaciones que os debilitan y aíslan, y que vuelven a haceros confiar en quién os ha vendido”, …

Hemos dicho, pues, en voz alta, lo que un buen número de trabajadores, de SEAT o de cualquier otro sector o país, piensan para sus adentros, sin atreverse a expresarlo abiertamente. Y lo seguiremos haciendo porque esas son las bases de la verdadera lucha obrera, la del día 23 en SEAT y las de las luchas en las empresas del automóvil en Alemania en 2004, las de Argentina el pasado año,… Son la única forma que la clase explotada tiene de ganar solidaridad, fuerza y confianza en si misma para oponerse al capitalismo.

Eso es lo que hemos defendido desde el primer momento de nuestra intervención como se refleja en el primer comunicado que hicimos en los primeros días de Enero, del que, a continuación reproducimos algunos extractos.


Intervención de la CCI en Solidaridad con los trabajadores de SEAT


Con nuestras fuerzas limitadas nos hemos movilizado para apoyar a los trabajadores de SEAT y aportar nuestra contribución. El lunes 2 de enero a las 5,30 de la mañana, el primer día tras el paréntesis vacacional, hemos acudido a las puertas de SEAT a repartir nuestra hoja «PARA LUCHAR HAY QUE ENFRENTAR EL SABOTAJE SINDICAL» (ver ccionline/solidaridad.htm).

Con esta acción hemos continuado nuestra presencia activa en la lucha de SEAT: primero a las puertas de la fábrica desde octubre, después en las manifestaciones realizadas (ver nuestra hoja: «SEAT: Salvar la empresa significa despidos y contratos basura. ¡La respuesta es la lucha obrera!» en http://es.internationalism.org/AP/185_SEAT.htm) y el propio día 23 de diciembre cuando se produjo la huelga espontánea de los compañeros.

A las puertas de la factoría había un grupo de despedidos de SEAT. Es una iniciativa muy buena, de no quedarse en casa, de luchar, de dirigirse a los compañeros que más pronto o más tarde también serán víctimas de los despidos. Gritaban “No a los despidos”, “Hoy somos nosotros mañana podéis ser vosotros”, denunciaban a los sindicatos firmantes del pacto de los 660 despidos. Es muy importante que no se produzca la separación entre compañeros despedidos y compañeros que se quedan. Es necesaria la unidad y esta acción va en el sentido de defenderla. Los despedidos no pueden quedarse aislados, hay que rechazar medidas de aislamiento, de cada uno a la suya, como las de ir a los tribunales a reclamar el despido individualmente, caso por caso.

Apoyamos a los compañeros: READMISION DE LOS DESPEDIDOS. NINGUN DESPIDO. Una idea que podría ser útil: organizar delegaciones a otras fábricas, a barrios, a otros centros de trabajo, a plantear el problema de los despidos en SEAT pidiendo la verdadera solidaridad: hoy por mi mañana por ti, luchar para impedir hoy los despidos en SEAT es desarrollar fuerzas para luchar contra futuros despidos en otras empresas o en otros sectores. Muchos trabajadores están pendientes de lo que hagan los compañeros de SEAT y se sienten estimulados por su lucha.

  • Otros compañeros se suman a nuestra intervención

Hemos recibido correos de apoyo de compañeros que han mostrado su disposición para ayudarnos en nuestra intervención solidaria. Hay compañeros que van a colaborar en nuestros repartos de hojas en fábricas y en barrios. Un compañero ha enviado la siguiente toma de posición:

Queridos compañeros: Hoy mismo, día 28, recibo vuestro correo con la hoja de intervención adjunta sobre el tema de SEAT, lo que paso a responder brevemente:

La hoja de intervención recoge, a mi juicio, de forma profunda los acontecimientos de SEAT siendo el análisis completamente justo, sobre todo la importancia cualitativa del intento de los trabajadores por emprender su lucha autónoma y romper con las bridas de los sindicatos y el resto del aparato estatal y patronal que están detrás de ellos. Por tanto saludo la intervención, me solidarizo con su contenido y con los trabajadores que, a pesar de la policía sindical, se han declarado en huelga espontánea, esto último es lo verdaderamente significativo. La CGT no creo que salga tan fortalecida como algunos piensan de este envite, porque los trabajadores se están desengañando no solo de los sindicatos sino del sindicalismo. Estar afiliado a un sindicato ya no sirve ni como garantía para que no te incluyan en un ERE. Habrá una reflexión en los trabajadores sobre esto. Hay que denunciar especialmente el sindicalismo radical, incluso proponiendo entre los trabajadores que los delegados dimitan de los comité de empresa, de las mesas negociadoras, etc.”, Firmado: Germán”.

Esta movilización de compañeros nos llena de alegría y nos da fuerzas para continuar el combate. La agradecemos profundamente.

A la “Carta” que los despedidos y despedidas de SEAT han dirigido al presidente de la empresa hemos enviado la siguiente respuesta:

Compañeros:

Primero que nada expresaros nuestra más total SOLIDARIDAD. Sumar nuestra voz para que el grito READMISION DE LOS DESPIDOS. NINGUN DESPIDO MAS, se haga oír lo más fuerte posible.

En segundo lugar, proponer una sugerencia: ¿Por qué no se hace una CARTA A TODOS LOS TRABAJADORES? Esto lo solían hacer los despedidos en las luchas de los años 70 y sería una tradición que podríamos recuperar. Una carta señalando que los despidos de SEAT son el remate de muchos despidos que ha habido antes: por ejemplo en Gearbox, en Unidad Hermética, en Papelera etc., y el anuncio de muchos más en otras empresas y en LA PROPIA SEAT como el Presidente anunció con toda la cara dura una vez firmado el acuerdo de la vergüenza el pasado 15 de diciembre. Una carta para decir que hoy sois vosotros pero mañana pueden ser otros muchos. Una carta para pedir la SOLIDARIDAD de todos los trabajadores en el sentido que tiene la verdadera solidaridad: hoy por ti mañana por mí, hoy por los compañeros de SEAT para que mañana se tengan fuerzas ante nuevos despidos. Esta solidaridad se podría concretar en la convocatoria de una manifestación en el centro de Barcelona adonde puedan acudir trabajadores de todas las empresas sin distinción de empresa, sector, sexo o nacionalidad. Una manifestación unitaria para decirle claramente a la Patronal, al Gobierno y a los sindicatos mayoritarios que los trabajadores están hartos y ya no se van a dejar atropellar, una manifestación para poder sentir en la práctica la fuerza de los trabajadores.

En vuestra carta se da la siguiente idea: “y deje que SEAT sea lo que fue siempre, una empresa ESPAÑOLA, realmente COMPETITIVA, con sus problemas pero SIN DESPIDOS”. Vivimos en una sociedad donde la competencia es la ley. Las naciones compiten a muerte entre ellas por el reparto del mercado mundial haciendo suyo el eslogan de Hitler de “Exportar o morir”. Del mismo modo, las empresas compiten ferozmente por el sector. En esa competencia unos Estado ganan y otros pierden, unas empresas se imponen en detrimento de otras. Sin embargo, tanto en los perdedores como en los ganadores hay unos que SIEMPRE PIERDEN: los trabajadores y la gran mayoría de la humanidad. En los ganadores porque para ser competitivos necesitan despedir, extender la precariedad, rebajar sueldos, imponer horarios infernales recurriendo a trucos como las “bolsas de horas”. En los perdedores porque cierran fábricas, despiden gente para mantenerse a flote. La competitividad es la causa de los despidos, de la precariedad, del ataque a nuestras condiciones de vida. Los trabajadores, como la gran mayoría de seres humanos, tenemos unas necesidades de comer, vestir, una vivienda digna, un futuro para los hijos, que no podemos supeditar a que España o la empresa sean competitivas. El capitalismo es un sistema donde la vida se sacrifica a la producción mientras que la sociedad a la que aspiramos los trabajadores se basa en que la producción esté al servicio de la vida. A SU COMPETITIVIDAD DEBEMOS OPONER NUESTRA SOLIDARIDAD.

Saludos compañeros, ¡Solidaridad y lucha!”


Como mostramos en el artículo de este mismo AP: «Lecciones de la lucha de SEAT,...», los sindicatos que habían estado retrasando y escamoteando la verdadera lucha ¡desde Septiembre!, contaban con la desmovilización por las vacaciones navideñas para que la indignación y la combatividad del día 23 de Diciembre se fuera diluyendo. La CGT que había asumido el “padrinazgo” de los despedidos, relegó toda reunión de trabajadores de SEAT, hasta el día 3 de Enero (¡10 días más tarde!) a una reunión alejada de la factoría, y en la que sólo podrían tomar parte los despedidos. Aún así acudimos también a difundir nuestras hojas y a discutir con quienes acudieron a esa asamblea, y produjimos a continuación un segundo comunicado sobre nuestra intervención que resumimos a continuación



Continuación de la Intervención de la CCI sobre los despidos de SEAT


Este pequeño texto no tiene la pretensión de hacer un análisis sino de informar sobre cómo hemos continuado la intervención ante la situación de despidos creada en SEAT.

El día 3 estaba convocado una Asamblea de Despedidos/as de SEAT. Esta Asamblea había sido organizada por CGT y se planteó de la siguiente forma: «La CGT nos informó ayer que a la reunión asistirán los compañeros/as despedidos/as y serán ellos los que decidan que tipo de acciones realizar. Los demás compañeros/as de CGT o de otros sindicatos y organizaciones anticapitalistas entendemos debemos estar presentes en el exterior del recinto como forma de apoyo a esos compañeros y como muestra que si bien la lucha la deberán dar ellos no están solos. La mayoría de compañeros consultados piensan que una vez estos decidan que acciones realizar el resto de personas podremos mostrar nuestra solidaridad » (Kaosenlared 2-1-06). En el Foro Alasbarricadas una persona que firmaba “Cegetero” señalaba: «Ojo: la asamblea de SEAT no está clara la convocatoria. El cartel EN CABEZA Y EN TORNO AL DIBUJO pone: contra los despidos de SEAT ¡no faltes! Pero en la cabecera de la noticia del Rojo y negro dice: ASAMBLEA DE DESPEDIDAS/OS DE SEAT. Luego según esto no es ni tan siquiera de toda la plantilla de SEAT, sino de las personas despedidas. Después más abajo, pone que no se permitirá la entrada de afiliado/as de CGT que no sean de SEAT».

Los trabajadores deben decidir por sí mismos. Pero eso no quiere decir en absoluto que no puedan contar con la participación, la contribución y el apoyo activo de compañeros de otros sectores, la aportación de militantes organizados etc. La presencia de otros sectores de la clase obrera, da ánimos, permite atreverse a emprender acciones para las que solos y aislados sentimos que no tenemos fuerza. Además, los asuntos de un sector de la clase obrera son asunto de toda la clase obrera pues son problemas que no son ajenos: despidos, precariedad, bajos salarios etc.

Aquí ¡no se permite la entrada a trabajadores de la propia SEAT que no estén despedidos! ¿Qué unidad puede desarrollarse con ellos en tales condiciones? Por otro lado, ni siquiera a afiliados/as de otros sectores y empresas tienen autorizada la entrada.

El argumento parece muy “democrático”: que decidan únicamente los afectados. Pero ¿es que acaso los trabajadores no tienen el suficiente criterio para discernir qué propuestas les convienen y cuales no? ¿Por qué habría que “protegerlos” de “influencias externas”?

Todo esto lo que trae es el encierro y el aislamiento de los despedidos, su separación del resto de la clase obrera y de sus propios compañeros de SEAT. Esto no puede sino llevarles a la impotencia, a un sentimiento de abandono y soledad, a la idea tan corriente en esta sociedad de individualismo y competencia de “¡qué cada cual se las apañe como pueda!”, a la desconfianza hacia “el resto del mundo” que “no debería inmiscuirse”.

En las puertas de la sala y en los distintos lugares donde se reunían compañeros, nuestros militantes repartieron nuestra hoja y defendieron que la única posibilidad que había de desarrollar una lucha era que todos los despedidos, juntos y en bloque, fueran a las puertas de la fábrica y plantearan al resto de compañeros (que mañana también pueden sufrir el despido) la necesidad de una lucha común alrededor del objetivo READMISION DE LOS DESPEDIDOS. NINGUN DESPIDO. Ese había sido el punto de partida de la huelga del 23 y ese era el único planteamiento válido para poder continuar la lucha.

¿Qué planteamientos se hicieron a la Asamblea? « En la segunda parte se ha realizado una exposición jurídica de la situación y de cómo se debería afrontar desde el punto de vista legal la lucha en defensa de los puestos de trabajo» (texto de relato de la Asamblea aparecido en Kaosenlared 3-1-06). ¿Qué quiere decir esto? Pues lo dice muy bien un compañero que firma “Treballador de SEAT” en un comentario colgado en respuesta al documento anterior: «Pero ahora, CGT hace una asamblea, lleva una abogada (que va a cobrar como todos y es justo porque también comen los abogados), acepta las condiciones de lo pactado por ugt y ccoo (aunque son muy malas) y recomiendan apuntarse a un reingreso que, según CGT, no existe. Aquí alguien o es muy incoherente o quiere hacer pasar gato por liebre. La única opción es la movilización permanente» (Kaosenlared 3-1-06).

El planteamiento que se llevó a la Asamblea no era pues de lucha común sino de ¡sálvese quien pueda!, por eso otro comentario firmado por Yolanda dice muy claramente: «(Así con mayúsculas) QUE VERGUENZA!!!!! TODO ESTO ES UNA MANIPULACION, COMO ESPOSA DE UNO DE LOS DESPEDIDOS, TAN SOLO DECIR QUE ES UNA VERGUENZA POR PARTE DE TODOS LOS SINDICATOS UGT, CCOO Y CGT, MI MARIDO ESTABA AFILIADO A ESTE ULTIMO, Y ESTA EN LA CALLE POR SER DE CGT, ME GUSTARIA VER MAS MOVIMIENTO POR PARTE DE ESTE SINDICATO, YA QUE LA REUNION DE AYER ME PARECIO UNA MENTIRA MAS, LO CIERTO ES QUE HAY 660 PERSONAS EN LA CALLE, LOS DEMAS ESTAN DENTRO, Y ES MUY FACIL HABLAR DESDE DENTRO, Y ES MUY TRISTE QUE TE ECHEN POR FALTA DE POLIVALENCIA..!MENTIRA!!!Y AHORA LLAMANDO A GENTE DE LA CALLE PARA ENTREVISTAS Y ENTRAR EN SEAT, ¡quien lo entienda me lo explique!, DEJAR YA DE APROVECHAROS DE LOS DESPEDIDOS NO OS HAGAIS TANTA PUBLICIDAD, Y LUCHAR DE VERDAD POR TODA ESTA GENTE QUE ESTA EN LA CALLE» (Kaosenlared 3-1-06).

La compañera tiene toda la razón y lo dice muy alto y claro. Por que, ¿aparte de las reclamaciones legales qué movilizaciones se propusieron? Pues el texto citado anteriormente señala que «La tercera parte ha consistido en la preparación de movilizaciones el debate ha sido amplio y se ha decido continuar con el día 12 de enero en el mismo lugar. Las propuestas han sido de lo más variado, sugerentes y decididas. Estás se harán públicas en el momento adecuado» (Kaosenlared 3-1-06). Es decir, absolutamente nada de nada. Esperemos al día 12. Y, sí aún nos quedan ganas: « se ha decidido participar en la manifestación y jornada de lucha de los trabajadores del sector de la automoción europeo que se realizará en Zaragoza el día 20 de enero».

Nos dicen que hay que impulsar una alternativa al sindicalismo traidor de CCOO y UGT. ¿Pero es esto realmente una “alternativa”? ¿No es más de lo mismo?

Los trabajadores debemos sacar una clara lección de todo esto: ningún tipo de sindicato nos va a defender, ni el amarillo de CCOO-UGT ni el rosáceo de CGT, ni ningún otro, la alternativa es organizar la lucha por nosotros mismos a través de Asambleas y Comités elegidos y revocables o ver como te llevan a la desmovilización y la derrota dejando las cosas en manos de esos “especialistas”.

Nuestra intervención que, recordémoslo, aportaba propuestas concretas de lucha, pareció molestar a un pequeño círculo de sindicalistas que se dirigieron a un compañero nuestro y le tiraron las hojas y le llamaron “vendido a la patronal”, después, ante la serenidad del compañero que no entró en sus provocaciones se dirigieron a una compañera. Esta tampoco entró al trapo del forcejeo y les pidió que dieran argumentos que demostraron en qué nuestras hojas o nuestras propuestas mostraban que estuviéramos vendidos a la patronal. Finalmente, optaron por retirarse.

Declaramos nuestra solidaridad total con nuestros compañeros y denunciamos estos actos de chulería y provocación. No nos vamos a amedrentar. Estamos abiertos a la discusión con compañeros que no comparten nuestras posiciones pero responderemos con firmeza a toda tentativa de insulto, calumnia o hacernos callar1.


Con la “asamblea” del día 3, se ha dado un golpe mortal a la lucha, se ha expoliado a los despedidos de su verdadera fuerza, es decir la movilización unitaria de todos los trabajadores contra los despidos, y en cambio se ata a estos compañeros a una rueda de “acciones” más aparentes que efectivas, que van a permitir a la CGT y cofrades representar el papel de campeones de la lucha cuando en realidad se han dedicado a sabotearla. Por ello ante la asamblea convocada el 12 de Enero, una auténtica “liquidación” definitiva de la lucha, nuestra organización ha decidido no intervenir por las razones que hemos explicado en un tercer comunicado



¿Por qué no hemos ido a intervenir en la Asamblea de Despedidos del día 12 de Enero?


Estuvimos en las manifestaciones de Noviembre, estuvimos con vosotros el día 23 cuando os comunicaron los 660 despidos y parasteis espontáneamente (¡nadie os convocó, ni lo “organizó”) en solidaridad con ellos y en protesta contra el acuerdo de UGT, CCOO y la Patronal. Estuvimos a primera hora del día 2 para ver si era posible continuar esa dinámica de lucha. También hemos estado en la Asamblea del día 3 en el Casinet de Hostafranchs. Esta misma semana hemos estado a las puertas de Zona Franca y Martorell para seguir mostrándoos nuestra solidaridad ante un ataque a las condiciones de vida que a todos nos afecta, y para explicar las que son, a nuestro juicio, las razones que han hecho posible ese hachazo a los trabajadores. Hemos estado en todas aquellas concentraciones, reuniones, en las que podía haber un mínimo, por mínimo que fuera, de dinámica de lucha colectiva de los trabajadores, con objeto de intentar impulsarla como puede verse en nuestros comunicados anteriores. Sin embargo no queremos ser cómplices de una reunión adonde se pretende reforzar la derrota y el entierro que se impusieron el día 3 de Enero.

El sindicalismo actúa de forma que cuando hay fuerza y combatividad de los trabajadores todo son excusas con objeto de retrasar la lucha, de diluir la combatividad, de debilitarla en definitiva. En cambio, cuando la lucha se acaba, cuando los trabajadores están abatidos y sienten la realidad de la derrota, el sindicalismo se pone “radical” y lanza propuestas “ultracombativas” tendentes en realidad a aumentar la desmoralización y la humillación de los trabajadores.

El 23 de Diciembre hubo una explosión de solidaridad y combatividad de los trabajadores contra los 660 despidos. ¿Qué hicieron los sindicatos? No digamos UGT y CCOO que se limitaron a esconderse. La propia CGT que dice “comprometerse” en luchar contra los despidos veía pegas por todas partes: que si los paros eran ilegales, que si nada se podía hacer hasta el día 3 de Enero,...

El día 2 de Enero todavía pende en el aire la incógnita de sí los trabajadores van a continuar lo que dejaron el día 23, o si por el contrario la desmovilización navideña organizada con la complicidad de los sindicatos, que no convocan acto alguno en esos días va a pesar más. ¿Qué se encuentran los trabajadores de SEAT? Una convocatoria de CGT no a las puertas de la fábrica, sino en un local en Barcelona. Los sindicatos dicen que son necesarios para nuestra lucha porque tienen “poder de convocatoria”, porque disponen de locales y medios organizativos para los obreros. En la lucha de SEAT se ha demostrado, una vez más, que ese aparato sindical no está al servicio de la lucha de los trabajadores, sino más bien para impedir una verdadera lucha.

La asamblea del día 3 es un mazazo brutal. Los despedidos deben pasar por las oficinas de la compañía para firmar el enterado de los despidos y a esperar a una nueva convocatoria, ¡otros diez días más tarde!, el 12 de Enero… ¿Y, mientras tanto? LA NADA. Y todo esto es presentado por la CGT, con total cinismo, como «un gran ambiente de lucha».

Del 3 al 12 de Enero se recorre el camino entre la nada y la miseria. El día 12, prácticamente un mes después del acuerdo por el que 660 compañeros se van a la calle como resultado del pacto firmado por la Patronal, los sindicatos CCOO y UGT, y el Gobierno Tripartito de Cataluña, con la aquiescencia de la inmensa mayoría de organizaciones izquierdistas que le respaldan, la gran propuesta de solidaridad que se les hace a los despedidos es la creación de un Comité de Solidaridad con los despedidos de SEAT «unitario, abierto a las redes, plataformas, organizaciones, movimientos y entidades sociales, sindicales, políticas y ciudadanas, con el objeto de organizar la solidaridad con los despedidos/as de SEAT, movilizarse por su readmisión, y oponerse a la ofensiva de la patronal que busca precarizar todavía más el empleo y abaratar los despidos»(publicado en KaosenlaRed). A esto se suman propuestas tan peregrinas y estériles como “acciones” contra los concesionarios de la marca,…

En resumidas cuentas sofocar por todos los medios lo que pudiera quedar de verdadera respuesta masiva y unitaria de los trabajadores, y echar fango para tratar de enterrar las verdaderas lecciones de la lucha de SEAT. Si los obreros pudieron comprobar con las 660 cartas de despido del día 23 que de nada sirvieron las “movilizaciones” para sensibilizar a la opinión pública como las manifestaciones de Noviembre, la propuesta que ahora se les hace es sencillamente más de lo mismo. Si el 23 de Diciembre, o el 2 de Enero, los trabajadores aprendieron en sus propias carnes que están solos, que sólo pueden confiar en su lucha de clase, en su solidaridad de clase; ahora se les vuelve a vender la moto de que la intercesión de la ciudadanía, de los organismos políticos y sindicales, pueden conseguir la readmisión de los despedidos. Y pretenden hacerlo además arrogándose la continuación de la lucha de los obreros de SEAT contra los despidos.

Entre la lucha obrera del día 23 y la pantomima del Comité ciudadano de Solidaridad media un abismo como el que separa el día de la noche. Lo primero es una tentativa sincera y solidaria de los trabajadores de solidarizarse con sus compañeros despedidos, lo segundo es una burla cínica de la solidaridad de clase.

Por eso no hemos querido participar en ese simulacro de solidaridad. Por ello defendemos que la verdadera solidaridad con los despedidos de SEAT consiste en que los trabajadores saquemos las verdaderas lecciones de su derrota. Estas lecciones nos van a servir para preparar nuevas luchas pues nadie puede llamarse a engaño: los despidos van a llover en el textil, en el automóvil y en la propia SEAT; la precariedad se va a reforzar con la nueva “reforma” laboral. Necesitamos luchar con fuerza combatiendo el sabotaje sindical.


CCI (14 de Enero de 2006).


1 Agradecemos por lo que representan manifestaciones de solidaridad, como la que ha dado a conocer “Germán” y que trascribimos a continuación:

«SOLIDARIDAD ACTIVA CON LOS MILITANTES Y SIMPATIZANTES DE LA “CORRIENTE COMUNISTA INTERNACIONAL” (CCI) Y CONTRA LAS PROVOCACIONES Y AMENAZAS DE LA “PIOVRA” SINDICALERA.

Hoy mismo recibo la información, vía Internet, de las provocaciones sufridas por unos militantes de la CCI por parte de elementos sindicalistas, intentando reprimir por la fuerza la difusión de una hoja sobre el conflicto en SEAT, que conozco y con la que estoy de acuerdo, ya que pone las cosas en su sitio y, además, boicoteando la intervención oral de los compañeros.

Es una vergüenza que las “fuerzas especiales” del sindicalismo tengan que recurrir a estos métodos viles para enmudecer a unos militantes obreros que querían solidarizarse con los compañeros despedidos y discutir con ellos como luchar contra esos despidos, para contribuir a la necesaria claridad que consiste en que los trabajadores tomemos conciencia de que no podemos luchar por representación ni por apoderados de unas elecciones sindicales convocadas y reglamentadas por el estado capitalista, sino que solo y exclusivamente podemos confiar en nuestras propias fuerzas, en la autoorganización, en la extensión de la lucha, ya que su aislamiento supone siempre la derrota y el triunfo de la patronal y sus fieles servidores los sindicatos por muy ultra revolucionarios que se digan. ¿Qué se han creído estos caballeretes? ¿Qué tienen el monopolio y la exclusiva de la movilización? ¡de eso nada¡ todo lo contrario son los especialistas consumados en anestesiar las luchas encerrándolas en los legalismos impuestos por los capitalistas y su estado totalitario con el principal objetivo de crear entre los obreros un sentimiento de impotencia y, al mismo tiempo, de dependencia de los sindicatos. No tengo ninguna evidencia de que los provocadores sean dirigentes de CGT u otro sindicato, pero creo que entre los trabajadores en general, incluidos los que están sindicados, empieza a cundir la impresión de que el sindicalismo ya no es un arma de los obreros sino de la patronal, por esa profunda razón la jet sindical se ponen muy nerviosas cuando algunos compañeros que no evitan la discusión sino al contrario, que la promueven, porque la discusión abierta es un arma de la clase obrera, ya que temen como el mismo sistema la reflexión de los obreros. ¿Por qué los jefes sindicales tienen miedo de hablar públicamente del sindicalismo? Desde ahora y a raíz de la lucha de SEAT propongo un debate en todos los foros sobre la naturaleza de los sindicatos hoy, es decir, ¿son órganos de la clase obrera o del estado y el capital?

Disculpad la brevedad de mi intervención producto de una rápida toma de postura y de mi enojo por los comportamientos de los jefes sindicales con los militantes objeto de la provocación (por cierto, a ver si los vemos emplear esta “valentía” en defensa de los trabajadores ante la patronal).

Envío mi solidaridad más cálida con todos los compañeros de SEAT despedidos y con los militantes y simpatizantes de la CCI provocados y/o amenazados.

Barcelona, 5/1/2006. German.»